Reviews for SIN GLORIA
Cris Snape chapter 1 . 9/26
Hola, holita :)

Pues al fin estoy por aquí. Mira que le ha costado al cerebro acomodarse ahí dentro y ponerse a leer en condiciones :P

El capítulo es cortito y de presentación. Veremos qué pasa a continuación. Siempre me sale la vena psicópata cuando pienso en las guerras y me da más pena el patrimonio destruido que las personas. Debería hacérmelo mirar XD.

Esperemos a que haya más.

Besetes.
El Critico Destripador chapter 1 . 9/21
¡Buenos días!

Soy el Crítico Destripador y vengo a detallarte un review sobre tu historia. ¡Comencemos!

LA PREMISA Y LA HISTORIA

Me ha llamado mucho la atención la premisa que planteas en tu historia. Sobre todo, por lo extraño de la petición: una historia basada en «la guerra civil española sin elementos de política de por medio». Esta es una petición extraña dado que, por definición, todo es política. No hay manera de desenlazar ningún elemento de la vida cotidiana de la política, aunque admito que hay situaciones sociales donde esta empapa bastante más que otras. Esto se debe a que somos personas con ideas, ideologías y opiniones. Y nuestros personajes, si queremos que tengan un mínimo de personalidad, tienen ideas, ideologías y opiniones también, aunque no necesariamente han de reflejar las nuestras como escritoras.

Sin embargo, ¿hay algo más político que una guerra? Las motivaciones de una guerra son políticas. Las consecuencias son políticas. El transcurso de esta es política. Es IMPOSIBLE crear un relato sobre una guerra donde no se hable de política, ya sea real o ficticia. Me da igual que hablemos de Gondor contra Mordor que fascistas atentando contra un gobierno democráticamente electo por el pueblo y legitimado por este.

Por tanto, siento que en tu historia has partido (y vendes) una premisa totalmente falsa: has construido un relato totalmente político, de claras tendencias no equidistantes (como intentas plantear en el último párrafo de tu historia). Hay dos opciones, o realmente quieres engañarnos, o a pesar de la supuesta equidistancia que has intentado meter en el último momento te han traicionado tus ideas, ideologías y opiniones, empapando las de los personajes, ya sea en el párrafo final o en el cuerpo de la historia (ya que son totalmente contradictorias).

Por otro lado, no me parece casual el episodio escogido. Hay muchísimas historias de expolios realizados por las tropas nacionalistas. Hay muchísimas historias de supuestos expolios y quemas realizados por las tropas republicanas. Es obvio que ambas tuvieron que existir (no, las guerras no son delicadas, son terribles, violentas y desastrosas), pero se percibe en tu premisa el leve tufillo de los años de propaganda fascista. Aun así, has elegido el único episodio que, aparentemente y por ahora (al fin y al cabo, data de 2008 su constatación) parece fidedigno y no propaganda política.
Esta posición por parte del autor es interesante, ya que nada es casual (aunque sea no intencionado), y no es lo mismo contar la guerra de las Galias desde el punto de vista de Julio César que desde el de Vercingetórix.

En esta línea, es importante elegir cómo contamos nuestra historia. No es lo mismo, por poner un ejemplo más análogo, contar una historia sobre nazis (hola, Ley de Godwin) desde el punto de vista de Hitler, justificando y dando alas a sus pensamientos políticos que hacerlo desde el punto de vista del judío que hacía fotografías en Mathausen. El punto de vista que el autor o autora elige para contar su historia es importante, VITAL. Hay razones por las cuales las películas sobre la II Guerra Mundial se cuentan desde el punto de vista del bando vencedor o de las víctimas del Holocausto. Razones muy importantes.

Creo que tú no has entendido esto y pasas toda la historia blanqueando un golpe de estado contra un Estado democrático. Antes de que entremos a valorar las implicaciones políticas del tipo de democracia que sustentaba la II República, aclaro que no hay NINGUNA excusa que justifique un golpe de estado militar y violento y que toda sublevación militar de un ejército (y no rebelión, que no es un sinónimo y que tiene implicaciones de legitimidad contra un estado opresor) es ilegítima y atenta contra la libertad.

Lo haces, como acabo de indicar, con el término REBELIÓN, que implica un pueblo levantándose legítimamente contra su opresión. No lo fue. El golpe de estado de Francisco Franco no provenía del pueblo llano, sino del ejército. Por eso existe la palabra sublevación o golpe de estado, que es algo ilegítimo. Un rebelde es bueno, un soldado sublevado contra quien debe proteger es malo. Malísimo. Y tú lo blanqueas y justificas. Diría que es un accidente, pero creo que el nivel de vocabulario que manejas es lo suficientemente alto como para que esto no sea una casualidad. Añade que te refieres constantemente a una GUERRA con adjetivos como situación delicada, preocupante… Una guerra no es preocupante. Y si eres un ciudadano que está intentando ser conquistado por un ejército represor que invalida tu democracia, es alto terrible, horroroso, un liberticidio, una atrocidad… No al blanqueo del fascismo, por favor. No contamos historias de nazis blanqueándolos, no lo hagamos con los fascistas de la dictadura franquista.

Por tanto, lo siento, tu premisa y tu sinopsis son FALSAS. Has escrito un relato totalmente político, con un apoyo bastante implícito y que queda claro a aquella persona que lee conociendo el panorama político español desde el año 1936 al año 1945 (año en que Juan Negrín deja de ser presidente de la II República en el exilio).

Por lo demás, creo que el episodio que has querido contar, una vez aceptamos que es un episodio eminentemente político y que trata de política y sobre todo es política, me parece MUY INTERESANTE. Creo que elegir un episodio oscuro de la II República, en un momento de tensión, es una elección bastante afortunada para contar una historia tensa y que preceda a un buen episodio de acción. Y has mostrado muy bien lo cruel que puede ser la guerra, tanto con el bando ganador como con el perdedor. La necesidad de recursos, el querer impedir al otro bando que llegue antes o coja ventaja, el descuido de la cultura, la historia y el patrimonio cuando una guerra estalla… Creo que todo eso sí está presente en tu historia. No voy a entrar más en si es una soflama política a favor del bando nacionalista o del bando republicano, pero desde luego es una crítica a la barbarie de la guerra y la violencia.

PERSONAJES

En primer lugar, felicitarte. Lo más habitual en este tipo de historias basadas en hechos reales es tender a ocultar a las mujeres, porque el tiempo las ha invisibilizado en pro de de las figuras masculinas, alentado por el patriarcado existente. Sin embargo, esas mujeres, invisibles o no, estaban allí y admiro que hayas escogido contar la historia desde el punto de vista de una mujer protagonista.

En cambio, creo que caes en todos los estereotipos posibles a la hora de escribir mujeres. Haces que Elena y Felipa mantengan una conversación inicial cuyo único objetivo es mostrarnos a Felipa como una mujer inteligente, decidida y fuerte. No lo consigues. Dibujas en primer lugar a una mujer borde y clasista, que no se digna a hablar con alguien de categoría inferior porque hay que venerar al Director (con mayúsculas, porque es un Señor, con mayúsculas también, y es más importante que cualquier mujer con preocupaciones mundanas). Además del machacamiento de clase, luego entras en machacamiento misógino: Felipa juzga a Elena por sus escarceos románticos. Y lo hace de manera repetitiva. Ni siquiera se digna a escuchar su petición, ni se para a hablar con ella. No es digna. Por mujer y por obrera. Se comporta con condescendencia hacia ella, suspirando ahogadamente mientras la ignora. Por no hablar de que Elena la muestras como una mujer exagerada, histriónica y encima, maltratas al personaje: te olvidas de ella el resto del relato. Como ha cumplido su misión (engrandecer y loar la figura de Felipa desde un punto de vista terrible y bastante indignante que habla muy mal de ella), desaparece por el foro del escenario tan indignamente como entró.

Al menos habría servido de algo si todo este trozo hubiese servido para dibujar a una Felipa antagonista. O una antiheroína. Pero no, acto seguido intentas hablarnos aun más de las bondades de Felipa: su castidad y virtud (en comparación con la de Elena), su formación (Doctora en Historia con Premio Extraordinario) y su inteligencia (no es tonta, sabe sumar dos y dos…). Pero decir las cosas no bastan. Sabemos que Felipa es una mojigata: conocemos sus pensamientos despreciativos hacia la sexualidad y romanticismo de Elena. Sin embargo, la inteligencia queda en entredicho: una estatua de 180cm que “baila” es un peligro patente y evidente que una Doctora en Historia con Premio Extraordinario, que no es tonta y sabe sumar dos y dos debería saber. Y conocer el principio de la palanca. Hay que hacer que los personajes SEAN, no contar lo contrario.

Los demás personajes caen en un fondo difuso. Llega a una habitación donde hay tres personas. Te molestas en presentarnos a dos (la otra es un cuñado que está ahí, de decorado) y a los dos personajes reales de la historia: Ossorio y Mateu. De Ossorio, a pesar de la importancia que le da Felipa toda la historia, apenas vemos nada. Entiendo que a veces hay autores que hacen esto como una trampa o celada, pero aquí no tiene sentido. Pasas medio relato hablando de El Director (con mayúsculas) para luego presentarnos un personaje deprisa y corriendo en el último momento.

Tiene sentido que sea Mateu quien explique la situación: fue quien intentó salvar la colección de numismática del Museo. Lo que no tiene sentido es que tras querer mostrarnos a una Felipe fuerte, decidida e inteligente y ¡haces que Mateu la trate de forma condescendiente! ¿Por qué? Has decidido poner a una mujer en un puesto prestigioso, darle la acción por la que Mateu pasaría a la historia y decides que después de tomarte todas esas licencias… la vas a tratar con condescendencia. Si todavía en los pensamientos de Felipa notásemos una rebelión, veríamos un personaje con inquietudes, con rebeldía (aquí sí)… Pero tenemos un personaje más esforzado en blanquear el golpe de estado y culpar a las víctimas («el Gobierno, LEJOS DE SER CAPAZ DE SOFOCAR de inmediato la rebelión, se había visto OBLIGADO a declarar el estado de guerra civil» sic, las mayúsculas son mías) y en lamer las botas de los hombres delante de ella que reafirmarse como eso que nos has intentado vender al inicio. Al final, ni inteligente, ni fuerte, ni decidida y encima fascista, clasista y misógina. Lo tiene todo la perla.

Mateu trata a Felipa como si fuese tonta. Esa condescendencia muestra una terrible falta de respeto hacia la otra persona. «Hola, Felipa. Tenemos este problema, necesitamos esto de ti» es tratar a un personaje con dignidad y respeto. «Hola, Felipa, vamos a hacerte adivinar qué estamos pensando y cuando por fin lo adivines te lo voy a explicar, que tú eres mujer y no sabes y tus lectores son tontos y no leen tus pensamientos». Odio que se trate como idiota a un personaje que se supone que no lo es (y el resto lo sabe) y sobre todo odio que se trate como tonto a quien lee.
Por cierto, la frase final sobre cazurros de uno u otro bando, huele sospechosamente a la equidistancia de los grupúsculos de derechas que tanto se esfuerzan en que no se cumplan leyes de memoria histórica. Y cuando digo huele, me refiero que te has tirado 1000 palabras diciendo que el golpe de estado bien y en el último momento dices: bueeeeeno, todos eran malos igualmente. Más o menos.

APARTADO TÉCNICO

En este apartado me temo que tengo que decir tantas cosas que no voy a poder hacerlo con todas. Intentaré detallarte algunas pero el texto necesita una corrección MUY URGENTE. Es un texto más propio de un alumno de primero o segundo de eso que de una persona adulta. No conozco tu edad, pero por el vocabulario utilizado y algunas de las expresiones deduzco que una adolescente no eres. Por tanto, mi recomendación es que leas mucho, escribas mucho y revises tus escritos tantas veces como haga falta. A veces es necesario que otra persona lo revise para ver cosas que a ti se te han escapado, pero a esa persona tiene que llegarle un texto más depurado que este.

Algunos consejos generales: El guion de diálogo es más largo que ese. En Word lo pone automáticamente, pero si no lo hace puedes hacerlo usando CtrlAlt- (el del teclado numérico). Deberías googlear (no puedo detallarlas aquí) las normas de puntuación en diálogos. Por ponerte la que tengo más cerca del cuadro de comentarios:

- Hay que ponerlo a salvo.- Concluyó el director del museo. Tienen que ser personajes de confianza, absolutamente leales al museo…- Dejó la frase en el aire envolviéndoles con la mirada.

Debería ser así:

—Hay que ponerlo a salvo —concluyó el director del museo—. Tienen que ser personajes de confianza, absolutamente leales al museo —dejó la frase en el aire envolviéndolos con la mirada.
Tienes erratas como «realdad», prácticamente ninguna coma está bien puesta (hay sitios donde sobran y sitios donde faltan), te faltan tildes por doquier (que el mismo corrector de Word puede solucionarte), ningún diálogo está bien escrito y mezcla narración con conversación, etc.

Creo que una buena presentación hace que una mala historia parezca decente y una mala presentación puede machacar una buena historia. No permitas que esto te ocurra, tus lectores se merecen lo mejor. Y si bien todas tenemos faltas, al menos una pasada por el corrector de Word puede mejorar bastante tus escritos, al menos mientras vas aprendiendo a escribir más correctamente. La práctica hace maestros ;)

Un cordial saludo.