Es noche cerrada, y se oyen aullidos de lobos, muy lejanos, tenues, etéricos.

Y el viento sopla suave, casi imperceptible aunque inquietante, entre las ramas de los árboles, a la vez que leves rayos de luna se escapan entre ellas.

Ella se abraza a su amado con fuerza, y él, sonríe.

Ninguno de los dos sabe que esa será la noche...

Siguen caminando, y ya están perdidos en ese oscuro y desconocido bosque. Saben perfectamente que será muy díficil, sino imposible, encontrar el camino de regreso.

Y están asustados, pero no les importa demasiado ya que están juntos.

En un instante, ella tropieza y cae al suelo.

Él la mira, y la ayuda a levantarse. En ese momento descubren lo que sienten. Se aman como nunca han amado, y nunca se separarán.

Pero ninguno de los dos sabe que esa será la noche.

Comienzan a andar de nuevo, y él la toma de la mano. Se aman, nada ni nadie los separará.

Ahora se sienten mejor. Pero los ruidos de la noche se hacen cada vez más espeluznantes.

El terror se empieza a internar en sus almas, y ya no pueden dar un paso sin temer lo peor. Sus corazones laten cada vez con más fuerza, cada vez más rápido, sus respiraciones se entrecortan.

Y ninguno de los dos sabe que esa será la noche.

De pronto, un aullido, un golpe, un gemido, y caen desvanecidos al húmedo suelo...

Se toman de las manos como pueden, y mirándose a los ojos se dicen que se aman...

Todo desaparece y sus espíritus se unen en la eternidad.

Ninguno de los sabía que esa era la noche en la que morirían, pero se aman, y ya nunca, nunca, se separarán.

----------------------------------------------------------------------

Ehem, triste, lo sé. ¿Dejen reviews? -