"Lluvia" 10/09/2005

Y sus sueños cayeron al suelo, rodaron por las escaleras, llegaron a la calle y se fundieron con la lluvia que caía intensamente.

Su mano temblorosa hizo lo que debía, el brillo plateado absorbió la luz, y la sangre se unió a los sueños, y los sueños seguían fluyendo con la lluvia.

¿Qué no dejara cadáveres detrás, dijiste? Muy bien, el mío será el último, tranquila.

El sonido de las gotas chocando contra la ventana se esfumó, dando paso al silencio del último aliento.

Vuela, pequeña, vuela tan lejos como tu alma te lleve... Muy lejos, hacia el infinito, hacia la oscuridad eterna... Pero no dejes que te hagan daño, y tampoco lo hagas tú.

El sol se escondió junto a la esperanza...

El sol regresó junto a la desesperación...

Y vieron que la princesa estaba en paz, en libertad, durmiendo sola.

Entonces ellos también lloraron, y sus lágrimas se unieron a la sangre de ella, y la sangre se unió a sus sueños... Y sus sueños se perdieron en el mar.

Pero no llovió nunca más.