24-Marzo2006

espero les guste, dejen reviews porfavor

Lesly

Las gotas frías de lluvia caían rápidas y pesadas al lodoso suelo, estrellándose contra las hojas y produciendo al tiempo una alegre melodía al repiquetear contra las ventanas y tejas de la pequeña casa que se erguía orgullosa en el bosque; la luz gris que se había conseguida filtrar mientras había caído la lluvia, brillo en hermosos tonos dorados a través de los huecos en el follaje por los que podías divisar el cielo todavía nublado, de no haber tantos árboles se hubiera podido apreciar en su esplendor el arco iris que surcaba la bóveda celeste.

En la pequeña casa de madera con tejas rojas y suelo de tierra el ambiente combinaba con el bosque, la alegría era palpable, casi se podía sentir emanar de las tres personas sentadas en las rústicas sillas y deslustrada mesa que hacían el papel de comedor.

¡Oh! ¡No puedo esperar a conocer a Lesly!, Al fin tendré con quién jugar.- la voz pertenecía a un pequeño de no mas de 4 años, sus ojos brillaban con entusiasmo

Tranquilo Diego, que ella no llegara hasta mañana - dijo la voz de la madre del pequeño. A su lado se pudo escuchar una risa suave

Seguro que se llevaran bien- sentenció la voz del padre de Diego, el era un señor alto y delgado con cabello oscuro y una piel tostada por el sol.

- Pero espero…-dijo repentinamente mas serio- que no la molestes, esa pobre pequeña ha sufrido mucho.

¿Por qué, qué le pasó?-preguntó Diego, su voz reflejaba la inocente curiosidad propia de su edad. Su madre sonrió

Solo promete que la cuidarás, ¿sí?, ella es más pequeña que tu y debes cuidarla.

Sí mami.

Al día siguiente Lesly estaba ahí, era una niña de 4 años que parecía muy pequeña para su edad, tenía unos grandes ojos cafés, expresivos y enrojecidos de sueño y de llorar, veía su entorno con una mirada distraída, su vista se posó en la pequeña casa y en los parientes que tenía delante; sus ojos se volvieron brillantes, ella no quería estar ahí, quería estar en su casa, con su mamá, jugando con sus muñecas, pero no la habían dejado volver, cerro los ojos con coraje, los hombres de azul y los de blanco la habían mandado a un lugar lleno de niños groseros donde le rompieron la muñeca que traía desde el día anterior, los hombres de blanco no la habían dejado ver a su mamá, decían que era por su bien y solo la habían dejado salir de ese lugar que ellos llamaron orfanato cuando llego un pariente, ella esperaba que fuera su papa, aunque le daba miedo, casi no lo veía nunca, solo los domingos.

Lo que menos comprendio fue cuando un hombre de piel oscura y cabello negro que decía ser su tio, hermano de su madre venía por ella.

Después de un largo viaje llegaron a una pequeña casa, rodeada de árboles, la única persona que tenía ahora para jugar era a un niño de su edad, tenía piel clara, y ojos del color del pasto.

-Hola Lesly- la voz de Diego sonaba excitada mientras sostenía torpemente su pequeña mano en forma de saludo de la misma manera que lo hacía su padre, una imitación tan perfecta que de cierto modo resultaba cómica-yo soy Diego y tengo cuatro años.

Lesly no contesto de inmediato, clavo sus ojos cafés en Diego y le dijo- Vamos a jugar. Mostrando la primera sonrisa desde hacia varios dias...

Los dias habian ido pasando tranquilos;ella y Diego se la pasaban jugando en los alrededores de la cabaña, Diego ya le habia mostrado cada arbol raro, montaña, barranco y precipicio en al menos un kilometro a la redonda; la forma en que se las arreglaba el pequeño para que no los vieran alejarse y para explicarle todo con datos no inventados como se esperaría por su edad, sino con datos reales era un misterio aun mayor…

Había pasado ya una semana desde que Lesly llegara cuando en la mañana preguntó- ¿Cuándo van a venir por mi?, no es que no quiera jugar, es que extraño mucho a mi mamá- le dijo esto ultimo a Diego que había desviado su mirada de su desayuno hacia ella con ojos de tristeza, pensando que quizas su prima ya no quería jugar con el, y se quedaría de nuevo solo, pero al escuchar la rápida replica de Lesly dirigida a el, asintió con un movimiento leve de la cabeza y volvió la vista a su madre, pues el se había preguntado mas de una vez donde estaría la mamá de Lesly, más no había preguntado por temor a un regaño…

-Lesly…- la voz de su tía sonaba debutativa, la niña levantó la vista y la miró expectante- es que no te vas a ir porque….-

-Sí me voy a ir, mi mama vendrá por mí- la voz de Lesly reflejaba tal seguridad en ese hecho, que a su tía se le hizo un nudo en la garganta al comprender que seria ella quien le daría tal noticia…

-Diego por favor sal al jardín.. Lesly, linda tu mamá no va a poder venir por ti, tu madre murió…- dijo lo último con tal suavidad que era casi imposible oírla, había tomado en sus manos la cara de Lesly que empezó a negar y a querer alejarse.

-¡No!, ¡mi mamá no está muerta, va a venir por mí!

Los brazos fuertes de la madre de Diego rodearon con cariño la pequeña figura de Lesly como queriéndola proteger de la noticia, tratando de confortarla; mientras esta seguía negando cada vez más histérica, hasta que logro zafarse del brazo de su tía y corrió hacia el bosque, sus pasos se oían amortiguados en el suelo aun mojado por el sereno de la noche anterior, sus pasos se perdieron en el bosque, cada ves alejándose mas del sendero y la zona clara, podía oír detrás de ella un sonido distante que supuso seria su tía tratando de alcanzarla, pero ella quería alejarse, quería estar con su mamá, de repente sintió cómo su pie resbalaba con un guijarro, el suelo cedió, dio paso a una sensación de vacío, pudo oír un grito asustado llamándola que se perdió en el vacío.

Todo el lugar estaba inundado de luz dorada, el suelo y cielo parecían fusionarse, pero Lesly no miraba su entorno, corría con todas sus fuerzas a la persona delante de ella, una joven de unos veinticinco años con un hermoso y largo cabello color chocolate que la recibió con los brazos abiertos y la apretó contra sí, su mirada reflejaba tristeza de que su hija ya no sabría de la alegría de vivir y que nunca podría experimentar una alegría como la que ella sintió cuando la vio por primera vez. Pero ya no había vuelta atrás, no había forma de cambiar el pasado, su Lesly ya estaba ahí, la abrazo con mas fuerza mientras escucho como débilmente Lesly le susurro en el oído.

-Mami te extrañaba.


notas de la autora.

este cuento lo escribi hace unos meses pero el sistema no me dejaba subir la historia, este cuento es originalmente el producto de una tares para mi clase de español, por eso es tan corto, espero les guste, y por ultimo les dire que escogi el nombre de Lesly y el bosque como esenario en honor a "Brigde to Terabithia", una novela preciosa a mi parecer, no recuerdo el nombre de la autora, y la novela esta en ingles en español ignora si ya la sacaron, pero si llegan a tener oportunidad de leerla la recomiendo encarecidamente, y el nombre de Diego, pues es en honor a "Diego de la Vega," el legendarioZorro, uno de mis personajes favoritos, y el Zorro es hesta el momento mi novela favorita de Isabell Allende, si pueden leerla haganlo.