Poema bilioso para el infame amigo de mi amiga

Bolsa hueca, saco agujerado

Inútil receptáculo, tipo adinerado.

Mente de juguete, espíritu sangrón,

Dos veces demente, terrible corazón

En vano aprecio apilas y muestras de perdón

De a gratis das palabras y cartas y canción.

Su cara permanece impávida inhumor,

Ridículos resultan tus gestos y tu voz

Prefiero ahogarme en Lago, que ver tu complexión

Mejor es morir quemado, que oírte, socarrón.

Mejor no me molesto, insecto reptador,

Yo pues te compadezco, y aguanto tu hedor.

Aunque mil venenos escupas, y tu hiel me hagas tomar

Y aunque vil carroña de buitre tu mano me haga tragar

Yo tranquila y fiel permanezco, alimentándome de lastima

Nutriéndome de dominio propio, cubriéndome con táctica.

Perdonando tu grave esquizofrenia, tus ataques de crueldad.

Siendo tu triste y pobre terapeuta, a mi paciente hay que sedar.

Cubriendo con amor tus miserias, cuidando la ética profesional

Pasando por alto la ofensa, y por medio de la libreta, verso y pluma, mis cuitas apaciguar.