(AVISO: Este capitulo, en su forma original, contiene partes en las q podría ser para mayores de 13 años. Lo hemos solucionado "avisando" antes en esos trozos, quizás no aptos. Simplemente se los saltan (puesto q FictionPress no deja cambiarlo de color para q se lea menos). Los q no quieran q no lo lean!!. Quedan avisados. Perdonen las moléstias!).

Capitulo 18

Orlando dejó caer la chaqueta que aun tenía entre las manos para sujetarme fuertemente junto a él. Yo di una patada a la puerta y ésta se cerró dando un portazo. Pero Orlando ni se inmutó, estaba demasiado ocupado con mi cuello. Noté que me lo succionaba con la boca(1). Me miró y sonriente me dijo:

Orlando: Ahora eres mía y de nadie más. –yo le capturé la boca y le di un beso, lo solté y le contesté:

Ángela: Piensa que tú también lo eres… –y sonreí malevolamente– mío por esta noche y por todas las demás.

Orlando¡Ah! Así que solo me quieres por las noches…y-…

Dejé de hablar y pasé a la acción. Ya no aguantaba más y mi cuerpo me solicitaba más del suyo, y más de sus caricias. Le saqué la camiseta y la tiré por el salón. Y con las piernas le rodeé la cintura. Orlando me cogió por el trasero y empezó a andar hacia la habitación mientras me decía:

Orlando: Más vale que vayamos a la habitación si no quieres hacerlo aquí mismo en el suelo…

Desvié mi atención hacia su oreja y se la lamí. Él gimió y me apretó más contra él. Noté que ya estaba excitado. Volvió a coger mi cuello y a llenarlo una vez más de besos ardientes de deseo.

Sus labios eran finos y cálidos. Temblé de placer y fui recorriendo el camino que había desde su oreja hasta su boca, pasando por su cuello. Al llegar a la habitación me soltó, y yo le empujé tirándolo a la cama y colocándome encima de él. Sentada sobre sus caderas me quité la camiseta, quedándome en ropa interior. Inclinándome hacia delante, lo besé desenfrenadamente.

-------------------------------------------------------------- Trozo, quizás no apto. Estan avisados :3---------------------------------------------------

Deslicé mis manos sobre su torso desnudo, se lo lamí. Y Orlando giró la cabeza hacía un lado cerrando los ojos de placer. Le desabroché el cinturón a toda prisa, quería sentirlo dentro de mí. Orlando me cogió las manos y esperó a que lo mirara. Entonces me dijo:

Orlando: Tenemos toda la noche por delante… –yo me sonrojé de golpe.

Acabé de desabrocharle el pantalón, pero ahora más despacio y disfrutando de cada sensación. Puse delicadamente mi mano sobre su miembro a través de los calzoncillos. Y lo acaricié de arriba a bajo. Orlando volvió a girar la cabeza hacia un lado y jadeó. Me cogió la mano e hizo que parara. Cogiéndome de los hombros me tiró sobre el colchón y se colocó encima de mí, entrelazando nuestras piernas. Mis cabellos quedaron esparcidos sobre la almohada. Notaba, junto a mis muslos, como su pene ya estaba muy animado, mientras recorría mi cuerpo con su boca. Me atrajo hacía él levantándome de la cama. Y casi sin que me diera cuenta ya tenía el sujetador fuera y tirado en medio de la habitación. Enterró su cara en mis pechos y los abordó con su lengua. Yo le sujeté la cabeza con mis manos. Enterrando mis dedos dentro de su pelo ondulado. Y cogiendo su rostro lo atraje hasta mi boca. Rodeé con mis brazos su cuello y nos besamos largo rato. Indagando con nuestras lenguas el espacio del otro.

Volvió a atacar mis pechos con sus labios, pero ahora con más anhelo que antes, dejé de jadear y sonreí ampliamente. Orlando al no escucharme me miró desde abajo, subiendo sus ojos hasta mi rostro y deteniéndose en mis ojos.

Ángela: Sabes… tenemos toda la noche por delante… –le dije entre risas. Él también estaba ansioso por poseerme.

Me juntó los brazos sobre mi cabeza, para luego con una mano ir explorando mi cuerpo y cada parte de él con sus finas manos y sus cálidos besos, lentamente. Recorrió todo mi cuerpo con su mano, como si quisiera recordar cada centímetro y grabarlo en su memoria. Pasó de la parte exterior a la interior. Acariciándome sugerentemente la parte interior de mis muslos. Respingué y me agarré a sus fuertes brazos. Orlando me miró complacido y subió aun más su mano, deslizándola dentro de mis bragas. Introdujo uno de sus dedos y lo movió dentro de mí. Ahogué un grito. Entonces me miró satisfecho y con las dos manos me quitó las bragas y las dejó caer al suelo.

------------------------------------------ A partir de aquí puedes seguir, sentimos las moléstias!! -------------------------------------------------

Me besó tan apasionadamente que sentí como si se hubiera llevado una parte de mí junto a él. Y entre jadeos le pregunté:

Ángela¿Por-… por qué nunca antes me habías besado así? –él se quedó unos segundos mirándome, sin esperarse aquella pregunta, y entonces me contestó:

Orlando: Porque antes no sabía cuanto te amaba –y yo pregunté ingenua:

Ángela¿Y ahora ya lo sabes? –Orlando trazó una media sonrisa y me volvió a besar como antes.

Mi alma se volvió a partir en dos. Mientras él me sujetaba con una mano el cuello, con la otra recorrió mi silueta hasta llegar a mis caderas,

-------------------------------------------------------------- Trozo, quizás no apto. Estan avisados :3 --------------------------------------------------

que acarició, y con un movimiento rápido introdujo su miembro dentro de mí(2). Arqueé la espalda y eché la cabeza hacia atrás. Unas gotas de sudor recorrieron mi rostro y se perdieron entre las sábanas. Una de sus manos me cogió la pierna, acariciándola tiernamente, haciendo que la doblara. Para así poder introducirse más dentro de mí. Inició un movimiento cada vez más rápido, gimiendo cada vez con más intensidad. Yo elevé mi cintura y empecé a moverme junto a él. Arañé su espalda y gemí cerrando los ojos y dejándome engullir por el placer que estaba sintiendo. Sin que me importara nada más.

------------------------------------------ A partir de aquí puedes seguir, sentimos las moléstias!! -------------------------------------------------

Al llegar al máximo se desplomó sobre mí, exhausto y lleno de sudor. Con la respiración aun agitada. A los dos nos faltaba el aire, y lo cogíamos a grandes bocanadas. En ese instante sentí los latidos de su corazón junto a los míos. Y no podría asegurar cual de los dos iba más deprisa. Lo que si sé es que al final de la noche latían al unísono.

Abrí los ojos y me encontré con los suyos, que me miraban con eterna devoción. Me sentí tan feliz que no pude más y lo abracé como si me fuera la vida en ello. Y le susurré a la oreja:

Ángela: Esto no es un sueño¿verdad? Si es así…no quiero despertar nunca Orlando a escasos centímetros de mi boca, contestó:

Orlando: Nunca antes había sentido tantas emociones en un mismo instante…

Teníamos tanta pasión dentro que nos desbordaba el corazón. Y ese ímpetu se transformaba en miedo a perder esa misma pasión. Porque ni haciendo el amor cien veces, podría llegar nunca a transmitirle todo el amor que sentía yo por él. Pero no sabía que Orlando también se sentía igual que yo. Me atrajo hacia él y me dió un tierno beso, que poco a poco se fue transformando en más hondo y más intenso. Después de que nuestras lenguas se separasen, me dijo:

Orlando: Ahora me doy cuenta de lo mucho que lo deseaba, pero no sabía que tú también lo desearas tanto. –me ruboricé y desvié la mirada hacia la ventana, tenía toda la razón del mundo ¿Sabes qué…? –puso los dedos en mi barbilla e hizo que lo mirara otra vez– …Ahora he entendido que te quiero.

No puedo expresar lo que sentí. Mi cara se iluminó más de lo que ya lo estaba, entornando los ojos, le dije en un susurro:

Ángela: Dímelo otra vez… –Orlando me atrajo hacia él, se acomodó en la cama y me abrazó. Yo me coloqué sobre su pecho y me repitió:

Orlando: Te quiero…, te quiero…, te quiero… –mientras iba acariciándome el pelo.

Y escuchando aquellas dos palabras de amor me dormí profundamente.

Me desperté cuando las primeras luces del sol ya despuntaban y ya no pude dormir más. Me quedé mirando al hermoso hombre que tenía a mi lado. Ni más ni menos que Orlando Bloom. Había pasado de ser mi gran ídolo a ser un buen amigo y ahora estaba en mi cama, abrazado a mí. Y había hecho el amor con él. Mientras lo contemplaba pensaba en "Como un hombre como él, me quisiera tanto… ¿a mí?. Él, que estaba tan acostumbrado a estar rodeado de mujeres bellas, no, muy bellas…". No podía comprender la suerte que había tenido, lo afortunada que era. Sin que me diera cuenta dije en un susurro:

Ángela: Estoy en un sueño increíble. –me tapé la boca con la mano, porque Orlando se movió.

Paré el despertador antes de que sonara. Era lunes, el fin de semana había pasado volando y tenía que volver a trabajar. Sin querer despertar a mi bello durmiente, salí de la cama y me vestí con lo primero que encontré. Me recogí, como siempre hacía al levantarme, el pelo con un pasador. Al llegar a la cocina intenté no hacer ruido y me serví mi batido de chocolate caliente. Estaba entretenida con mi batido cuando noté que me cogían la cintura por detrás. Di un respingo y la taza cayó al suelo, rompiéndose en mil pedazos y ensuciando todo el suelo.

Aparte a Orlando y me agaché para recoger aquel desastre. Miré a Orlando desde abajo. Él culpablemente dijo:

Orlando: Vaya… no quería asustarte… –yo miré complacida, ya que estaba en calzoncillos y era de buen ver por la mañana. Al mirarme, desvié la mirada y me sonrojé. Aun no podía creer que tuviera a aquél hombre solo para mí. Acabé de limpiar y le dije:

Ángela: Tengo que ir a trabajar, sírvete lo que quieras… ¿Qué planes tienes para hoy? –Orlando me contestó:

Orlando: Hemos quedado los chicos. ¿Os pasamos a recoger y vamos juntos a comer?

Sonreí y asentí. Me levanté de golpe y dije alarmada:

Ángela¡Buff! Qué tarde es, me voy corriendo… –pasé por el lado de Orlando y éste, cogiéndome de la mano, me atrajo hacía él y me propuso:

Orlando: No vayas a trabajar hoy… –me acarició la mejilla– Di que estás enferma… y quédate conmigo…

No quería desprenderme de sus brazos. Esos brazos que tan solo unas horas atrás los había aferrado con tanta fuerza. Deseando que no me soltaran nunca. Aunque la proposición me aparecía muy apetecible… Lo separé con un grandísimo esfuerzo, pensando "no seas malo". Cogí el bolso y salí por la puerta, sin mirar atrás, porque si lo hacía seguro que me quedaba. Pero volví a entrar en casa, me había dejado algo muy importante. Me acerqué a él y le di un beso de despedida:

Orlando¡Que tengas un buen día! –me chilló cuando yo ya estaba saliendo por la puerta.

Al llegar al trabajo, el encargado me miró mal y yo entré con la cabeza baja y me cambié en seguida. Me pasé toda la mañana sonriente, hasta Lin se percató que sonreía más de lo normal en mí. Sólo le dije que había dormido poco pero muy bien.

Nos vinieron a buscar y saludé con gran entusiasmo a Viggo y también a Adam. A Orlando solo le dije hola de lejos y casi sin mirarle a la cara. Comimos en un Frankfurt. Ocupamos nuestra mesa de siempre, sentados todos en redonda. Orlando me miraba fijamente, pero yo no podía hacerlo. Así que me pasé toda la comida evitando sus ojos. Y evitando que no estuviera cerca de mí. Por eso me puse al lado de Lin y de Viggo, que me contaron lo que habían hecho durante los días de fiesta. Viggo me dijo que Henry se había desilusionado porque tenía ganas de conocerme en persona, porque siempre habíamos hablado a través del teléfono.

Sin esperarlo Orlando se levantó de la silla, vino a mi lado y cogiéndome de la mano dijo:

Orlando: Si nos perdonáis un momento… –y tirando de mí me levantó y salimos fuera.

Al cerrar la puerta del local, me colocó delante de él y mirándome molesto, dijo:

Orlando: Se puede saber por qué me estas esquivando todo el rato… ¿Te pasa algo? Acaso no… –yo le miré con ternura y lo abracé sin previo aviso:

Ángela¡Perdóname! Creo que me da miedo que se vea reflejado en mis ojos cuanto te quiero. Y también me da vergüenza mirarte porque recuerdo lo de ayer por la noche, las emociones que sentí y las caritas que ponías al hacer el amor… y no puedo resistirme… –le dije avergonzada por mi comportamiento, entonces dijo divertido:

Orlando¿Crees que si nos vamos ahora se notará mucho?

Los dos nos echamos a reir, le besé con dulzura y entramos en el establecimiento. Sin decir nada más.

--------------------------------------------------

(1)Lo q se denomina normalmente "chupetón". xD

(2)En la Historia no lo he puesto, pero hay que hacerlo siempre con precaución. Con condón, ya sea normal o de sabores. JAJAJAJAJajajjaajaaaa xD.

(--Notas de la Autora--)

Espero q nadie lo tome a mal. Pues al final decidí poner el capi tal cual lo había escrito. Solo q poniendo en amarillo (como en los spoilers) lo q pueda ser dañino para algunos ojos sensibles XDXDD. Espero q os haya gustado y espero q no haya quejas!! Sed buenos!! ;P Quien quiera leerlo q lo lea y quien no, pues se lo salta!! Que vergüenza me dio pasarselo a mi editora XDD pero le gustó mucho!! Jejeje.

Sadhe

Arya: Bienvenida!! Me alegra mucho q te hayas incorporado!! Muchas gracias por escoger mi historia!! Gracias por los halagos pero es la primera cosa q escribo así q aun tengo q aprender mucho!! Espero q no te desanime y siga gustándote como hasta ahora . "Criticas"… pues… No hace falta q sean criticas. Podrías decirme cual personaje te gusta más. O si tú actuarías diferente, q opinas de Orlando (si eske ya lo conocías XD). Quiero saber q opinas!! Gracias de nuevo!!

Mahira: Tb bienvenida!! Es un Gran honor!! Jeje. Y gracias por leer mi historia q ilusión!! El mail, lo vi!! Jejje eske me emocioné escribiendo! Tranki tengo pensado engancharme a las demás )!! Un abrazoo!!

Mary-Dream: Espero q tus castos sentidos hayan sobrevivido... pues leyendo correctamente, pq sino... XDXDDD Sip! Ahora todo esta q arde!! Jejeje Mil Gracias por el cumplido!! WOW! Felicidades!! Pero de proyecto aun faltan unos años, ya estas pensando en eso!! Te regalaré 1 paquete de aspirinas ;D Ya me irás cotando ;D

Bishojo-scm: Jajaja! Sip! Pues a mi tb me causa mucha risa al imaginarme la escena de David en calzoncillos. Que por cierto el personaje, no se si ya lo dije pero... David fué el más dicifil de crear y de poner su nombre!! Pues la personalidad la tenia clara pero no su aspecto ni su nombre. Su primer dia de trabajo! Me alegro Ya me contará más la proxima vez, q quiero saber. Gracias por leerme incluso en el trabajo XD.

TrevinoGilberto: Jajajajjaja!! Gracias por volverte a pasar por estos mundos y gracias a tu paciencia q conseguió aguantar hasta aquí. Giro dramático!! Wow! Acabando de suceder algo tan importante y ya quieres más!! Eso si es intenso!! Ahora viene un autobus y los atropella a los dos XDXDD seria suficiente giro!! Jajajaja. Me alegro q sigas por aquí!! Un abrazo desde el otro lado del charco (famosa canción española XD).