Ellos También Tienen Derechos

Porque ellos también tienen derechos, y deben ser aceptados como lo que son: personas.

Un homenaje a los homosexuales, a quienes admiro increíblemente y sin rodeos. Otro texto escrito en el aula, un texto argumentativo para la clase de Lengua en la que expresé mi opinión.


La Homosexualidad

La homosexualidad es la orientación sexual (excitación erógena o atracción romántica) hacia individuos del mismo sexo. La palabra puede designar tanto la orientación entre hombres como entre mujeres.

Conceptos relacionados a la homosexualidad que no deben confundirse son el transformismo, el travesti y el transexual, ya que no es lo mismo una persona homosexual (atraída por su mismo sexo), que una persona que no se siente identificada con su sexo (transexual).

La homosexualidad femenina se llama también lesbianismo o lesbianidad (calidad de lesbiana). El adjetivo correspondiente es lésbico. Este término hace referencia a la isla de Lesbos (actual Mitilene) en Grecia y a la poetisa Safo, por sus poemas apasionados (dedicados a sus amigas) y la vida rodeada de otras mujeres, lo cual le valió la reputación de homosexual.

La terminación "ismo" en homosexualismo implicaba (las palabras terminadas en ismo indican "partidario de...") la idea de que la organización comunitaria de los homosexuales tendía a la promoción de sus conductas; al irse apartando la sociedad de la creencia de que la homosexualidad es voluntaria, se fue imponiendo "homosexualidad" sobre "homosexualismo". Varios estudios sostienen que la homosexualidad ha existido desde el principio de la humanidad, en todas las razas, en ambos sexos, en cualquier nivel social.

El debate radica en las diferentes opiniones. Hay algo que es un hecho, y es que las personas homosexuales siguen siendo seres humanos al igual que lo son las personas heterosexuales, de modo que deberían gozar de los mismos derechos que cualquier otro ser humano, sin recibir acusaciones ni criticas de ningún tipo en lo referente a su orientación sexual. Cada cual es libre de hacer, pensar o decir lo que quiera siempre y cuando no interfiera con la libertad del otro. Por ese motivo, creo que nadie puede cambiar mi perspectiva frente a las personas homosexuales, puesto que en mi opinión son unas de las pocas personas que merecen el respeto de los demás. O al menos mi respeto. Se preguntarán entonces¿por qué pienso así? Simple, el amor es una materia incomprensible en todos los aspectos. Le llega a uno de diferente manera y en diferentes circunstancias que como le llega a otro, pero lo que se comparte en todas las situaciones y sino, venga alguien a decirme lo contrario, es el sufrimiento y/o la felicidad de las partes involucradas. Es así, que las personas homosexuales pasan toda una vida luchando porque se les permita aunque sea un mínimo espacio de expresión, y hasta podría decirse que la mayor parte de su tiempo lo gastan en demostrar que no son tan diferentes de los demás.

En la actualidad, la palabra homosexualidad sigue siendo tabú, es decir, un tema que no tiene demasiada aceptación entre los individuos de la sociedad. Pero¿por qué se le tiene tanto repudio a un tema que es tan común hoy en día?

Hay muchas respuestas para éste interrogatorio, porque aunque hoy se emplea de forma generalizada, la existencia del calificativo homosexual en sí mismo, aplicado a personas, es objeto de contestación desde diferentes puntos ideológicos.

Uno de ellos es, desde el aspecto religioso, los ideales que la Iglesia Católica viene imponiendo en la sociedad desde la Edad Media, cometiendo herejías y castigos totalmente injustos, como quemar a los homosexuales vivos en la hoguera por su "pecado contra natural", y todo eso ¿en nombre de Díos?

Incluso aseguraban que: "cuando un hombre se recuesta con un varón igual a como uno se recuesta con una mujer, ambos han hecho una cosa detestable. Deben ser muertos sin falta. Su propia sangre está sobre ellos." Esta última frase relativa a "su propia sangre" significa que debían ser sus familiares los encargados de ajusticiarlos. Obviamente una total masacre sin razón justificativa.

Claro. Desde hace tiempo, el Vaticano viene defendiendo una tesis absurda: que la homosexualidad y los actos homosexuales son contra la naturaleza. Lo cierto es que los homosexuales son obra de Dios, como todo el universo, según las creencias del cristianismo, y por lo tanto con derecho a existir y actuar de acuerdo a su natural inclinación.

Por otro lado, el Vaticano también expresa que "el hombre, imagen de Dios, ha sido creado varón y hembra"¿de modo que la hembra es hombre? Esa es una cuestión no muy bien explícita.

Además, la homosexualidad existe desde que el mundo es mundo, sino discútanselo al rey David, quien a la muerte de su amado Jonatan contra los filisteos en la famosa y desastrosa batalla del monte Guilboa, compone un canto fúnebre, en parte del cual expresa con llanto en los ojos diciendo "tu amor fue para mi más dulce que el amor de las mujeres", según lo señala la misma Biblia. Éste caso podría interpretarse también como de bisexualidad.

Aún después de todo, existen numerosas asociaciones homosexuales que manifiestan su pertenencia a una religión y a menudo ayudan a otros creyentes a vivir su propia homosexualidad enseñándoles que no es incompatible con su creencia.

Como Charles Ortleb define: "La homosexualidad no tiene necesariamente que ver con pecado, enfermedad o falla. Es una forma diferente de cumplir el plan de Dios. Supuestamente, el pecado por el cual Dios destruyo Sodoma fue la homosexualidad. Ese es el gran mito. Yo he descubierto a través de investigación que esto no es cierto." Yo, particularmente me aferraría a su punto de vista.

Algo que quiero destacar a partir de esta cita, es también lo que se expresa al principio y con mucha razón. "La homosexualidad no tiene necesariamente que ver con pecado, enfermedad o falla". A decir verdad, se debería invertir un poco cambiando la frase a "la homosexualidad no debe verse como un pecado, enfermedad o falla". Muchos defienden de manera errónea lo contrario.

Otra de las posibilidades por las que se demuestre un desprecio particular por el tema es porque tal vez un alto porcentaje de los individuos en desacuerdo a este estilo de vida, demuestra que muchos padecen de homofobia. Por tanto son homofóbicos. La homofobia es una enfermedad que se basa en el miedo, odio, desprecio y la repulsión dirigidos a los homosexuales. Las causas pueden ser psicológicas, psiquiátricas, o sociológicas y están íntimamente relacionadas con las estructuras sexistas de la sociedad, es una enfermedad personal o social y con frecuencia los homofóbicos no respetan los derechos de los homosexuales como el derecho a la vida, y la integridad personal, a la educación y trabajo, a la privacidad, al desarrollo de la sexualidad, a expresar amor y a formar una familia.

Cada cual tiene sus razones, pero si se está en contra¿qué se puede decir con respecto a la antigüedad?

En épocas anteriores, como en la época de los nazis en Alemania, miles y cientos de homosexuales fueron torturados, abusados y ejecutados en campos de concentración. Pero lo más grave a destacar, es que muchos de los responsables, entre jefes militares nazis y soldados, tenían una orientación plenamente homosexual y sin embargo, jamás recibieron castigo alguno por ello. ¿Es eso justo? Erinque Tierno Galván, alcalde socialista de Madrid, opina: "No creo que se les deba castigar. Pero no soy partidario de conceder libertad ni de hacer propaganda del homosexualismo. Hay que poner límites a este tipo de desviaciones.", termina con cierta sequedad para mi gusto.

Sin ir mas lejos, hoy en la actualidad aún quedan regiones en las que se está penalizado por la ley el ser homosexual, como en Nicaragua, en América Latina.

Pero si se va más atrás en el tiempo, es inevitable demostrar que los homosexuales no se veían perjudicados y que gozaban de una vida plena de derechos y demás.

En la Grecia antigua, por ejemplo, fue considerado normal que un muchacho (entre la pubertad y el crecimiento de la barba) fuera el amante de un hombre mayor, el cual se ocupaba de la educación política, social, científica y moral del amado. Pero se consideraba más extraño que dos hombres adultos mantuviesen una relación amorosa (aunque paralelamente hubiera podido ser bien considerada, en las conjeturables y/o probables relaciones homosexuales entre Aquiles y Patroclo, o en las parejas de soldados tebanos y hasta en la relación entre Alejandro Magno y Hefestión). La situación de la mujer, al contrario de lo que podría pensarse, era muy diferente y la homosexualidad femenina no estaba bien vista. Se preguntarán ¿por qué? La máxima griega era, a este respecto, que la mujer era para la reproducción, pero el hombre para el placer.

Incluso se dice que Leonardo Da Vinci era homosexual, puesto que tenía a su cargo a un joven adolescente que bien podría haber sido su ayudante, pero este hecho nunca se comprobó.

Y aún después de todos éstos ejemplos, ha quedado uno que sin duda impacta más que el resto y es el del gran genio militar, creador del Imperio, Julio César, puesto que se dice que era vir omnia mulieris et mulier omnia virorum, esto es, "el hombre de todas las mujeres y la mujer de todos los hombres". Claro que ésta acotación llevaría a críticas y opiniones de todo tipo, pero no es eso a lo que apunta éste texto.

Pero volviendo al tema principal, la actividad sexual con una persona del mismo sexo no se considera necesariamente homosexualidad como orientación sexual, sino comportamiento homosexual. No todos los que desean a personas del mismo sexo se identifican como homosexuales o bisexuales. Algunos tienen relaciones sexuales a menudo con personas del mismo sexo pero son y se definen como heterosexuales. Es entonces importante distinguir entre comportamiento, deseo e identidad homosexual, los cuales no siempre coinciden. Por ejemplo, en algunos sitios segregados por sexo, pueden aparecer relaciones homosexuales "situacionales", aunque el comportamiento sea heterosexual fuera de allí.

Otro punto de vista es que muchos consideran a la homosexualidad como un tercer género. Más sin embargo, los gays o las lesbianas no son un "género" sexual, géneros solo hay dos, masculino y femenino. Hay tres diferenciaciones básicas: el rol sexual, la orientación sexual y la identidad sexual. El rol sexual es el rol que una persona cumple en función de su sexo, es decir, algo muy cultural y por demás socializado. Ejemplo de esto, que las mujeres trabajen antes no era parte de su rol, ahora lo es. Identidad sexual es el sexo con el que una persona se identifica el cual por lo general está en relación con el cuerpo, pero no necesariamente, así, alguien que nace con cuerpo de hombre puede perfectamente identificarse como mujer y por ende "saberse una mujer". Esto no es lo mismo que la orientación sexual, que lo que hace es definir el sexo hacia el que va orientado el deseo, si le gustan los hombres o las mujeres. La identidad y la orientación sexual no están necesariamente relacionadas. En fin, he ahí la diferencia entre un transexual (se identifica con un sexo distinto a su sexo biológico) y un homosexual (su deseo está orientado hacia personas del sexo con el que se identifican a sí mismos).

Pero son aún más desconcertante o alarmantes otros argumentos, puesto no todo es lo que parece. Algunos estudios científicos, constataron que, analizados tanto comportamiento como identidad, la mayor parte de la población parece tener por lo menos alguna tendencia bisexual (atracción hacia personas tanto de uno como de otro sexo), aunque ordinariamente se prefiere un sexo u otro. Esto quiere decir, que las personas que generalmente tienen una orientación heterosexual pueden sentir deseos leves u ocasionales hacia personas del mismo sexo. Del mismo modo, que aquellos que generalmente tienen una orientación homosexual, pueden sentir deseos leves u ocasionales hacia personas del sexo opuesto. Apuesto a que este argumento ha dejado estupefacto a muchos, pues a mí también cuando lo leí, debo admitirlo. En fin, éstas podrían ser solo inquietudes del momento.

La aceptación de la homosexualidad es difícil para alguien que no está totalmente de acuerdo, pero ¿acaso piensan que es fácil para los padres de hijos homosexuales? Todos los casos son distintos, y todos llevan su debido tiempo para llegar a una buena y positiva aceptación por parte de los padres al hecho de que sus hijos o hijas tengan gustos distintos. Así, una madre de dos hijos varones homosexuales, dice: "Nosotros tenemos 3 hijos, 2 de ellos son homosexuales. Cuando nuestro hijo mayor cumplió 18, nos dijo que era gay. Siempre hemos sido una familia cariñosa y cercana, y me preocupé como se afectaría la relación con nuestro hijo mayor como resultado de su homosexualidad. De pronto me di cuenta que mi hijo era la misma persona que yo siempre habia conocido y amado, pero a través de su honestidad ahora sabia más acerca de él. Sin embargo, la fase de entendimiento vino después, cuando nuestro hijo nos llevo a una organización internacional para padres de homosexuales. Ya no me sentía sola, nuevas ventanas de entendimiento se abrieron a través de preguntas, escuchando y leyendo. Fue una fase difícil en mi vida pero muy positiva, que tomo tiempo y paciencia. Yo soy feliz al decir que hoy nuestra familia esta tan cerca como siempre pero nuestra relación es mas abierta y honesta que antes."

Y también un padre con una hija lesbiana: "Es difícil de decir. Fue una mezcla de sentimientos. Mi primer pensamiento fue que la vida iba a ser difícil para ella. Ella es diferente , entonces sufrirá las consecuencias de ser diferente: sospechas, miedo y rechazo por el llamado mundo "normal". A ella le pondrán un letrero que dirá: peligrosa y contagiosa, aléjate , protégete. Esto me hizo sentir triste al principio, luego furioso, luego protector. Conociendo más padres de otras personas gay me di cuenta que no estaba solo. Los mismos sentimientos de culpa, incapacidad , pesadumbre era compartido por muchos. Hubo un sentimiento que si no compartía. Algunos padres estaban disgustados con sus hijos por ser homosexuales, porque sentían que les habían traído vergüenza sobre ellos. Desde que mi hija nos contó que ella era lesbiana , mi esposa y yo hemos aprendido mas acerca de la orientación sexual, nos hemos acercado mucho mas a nuestra hija. Pero pienso que lo que mi hija una vez me dijo lo resume todo: "Papa, nunca he estado tan relajada y feliz como lo estoy ahora que ustedes saben y comprenden"."

Un hecho bastante emotivo y que es bueno nombrar, es que en 1973 la Asociación Psiquiátrica Estadounidense decidió eliminar la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales. A su vez, más tarde, el 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó la homosexualidad del Código Internacional de Enfermedades. Grupos LGBT escogieron esta fecha en 2005 para celebrar la Primera Jornada Mundial contra la Homofobia.

En conclusión, la homosexualidad es una orientación sexual y no una enfermedad que se pueda curar, puesto que se nace con ello. No es una falla del ser humano ni de la genética, puesto que es algo totalmente natural. Y por último, insisto, a toda persona homosexual se la debe tratar como se merece, respetando todos sus derechos.


Agradezco su atención. Admito opiniones diferentes, pero no críticas, puesto que es mi opinión. Y nadie va a cambiarla...