Esta es una historia sin nombre ni nombres; de pocos personajes, en un ambiente solitario.

Salió ella al amanecer, caminó por la calle vestida con simpleza y un semblante serio; parecía cargarse una capa espectral que no dejaba ver lo que su alama ocultaba.

Sopló el viento y acarició su rostro, llevó la brisa frescura a aquel amanecer. Pero ella no sonreía.

A su vez, acompañando su andar, el mundo seguía, gente nueva y gente que se iba, pero ella sólo seguía con su cara seria, la espalda erguida. El viento soplando al ritmo de sus pasos.

No había nadie en esas calles, aunque tenía presente que unas cuantas calles más hacia el mar ya habría algunas personas ejercitándose rutinariamente. Se sintió feliz ante tal idea. Ella no existía, no para ellos; y sin saberlo, para nadie ya...

Tres violines comenzaron a sonar en sus recuerdos. Tres desafinados violines intentando tocar una popular melodía. Y ella, sentada detrás de los otros pequeños violinistas, con un maltratado xilófono, golpeando las placas de madera desgastadas por las generaciones de niños que antes estudiaran aquel curso de música, siguiendo una partitura que no comprendía del todo, y una maestra joven, frente a todos los principiantes integrantes de la orquesta de la academia de arte, moviendo su batuta en el aire, mirándolos a todos, destacando los errores de sus alumnos frunciendo el ceño una y otra vez. Uno de los tantos recuerdos de su poco potencial para alguna materia; ni en los deportes, ni en la música... ¡Ni en las ciencias! Y así, volviéndose insoportable seguir recordando, dejó de hacerlo y echó a volar el pensamiento.

Miró al cielo y notó que el sol alumbraba ya la costa. Pudo apenas dar unos pasos de vuelta a casa- preguntándose hacia dónde estaba esta-, cuando chocó con una persona que extraordinariamente caminaba en rumbo opuesto al suyo, para caer ambos al suelo. Abrió ella los ojos con pesadez, y, sin usar sus manos, se puso de pie. Miró a la otra persona que aún no se levantaba. Y, para su sorpresa, lo conocía. Y esa persona la miraba igualmente sorprendida.

Era él, casi horrorizado...

Al ver esto, ella no pudo evitar preguntarse qué era¿Acaso sus ojos acerados¿O el color oscuro un tanto azulado un tanto grisáceo de su cabello¿Su ropa? Pero no podía ser su apariencia casi bizarra la que causara tal reacción del joven frente a ella; porque a él siempre le habían gustado las mujeres inusuales. Él se puso de pie, rechazando la mano que ella le había tendido. Una mueca de duda se dibujó en ambos rostros. Entonces él caminó hacia ella, que aún extrañada intentó hablarle. Pero antes de poder siquiera emitir sonido alguno, él se fue, atravesando el cuerpo de ectoplasma que le permitía permanecer en este mundo humano, caminando calle abajo, encontrándose con otra persona, quien le hiciera ver que estaba tan pálido como si hubiera visto un fantasma.

-Recuerdas a la chica de la que estaba enamorado hace un poco más de un año?- preguntó él a quien le acompañaba. Esta persona respondió que sí la recordaba, a aquella niña callada pero fascinante. ¿La había visto?-. No sé, se le parecía al menos...-

Y ella, ahí parada frente a ellos escuchaba, y ellos parecían no verla. Sus parpados temblaban, al igual que sus labios; las lágrimas comenzaron a correr en gruesos hilos por sus mejillas y las comisuras de sus labios. Sin querer escuchar una palabra más, corrió lejos, a cualquier lugar, bajo la luz del día, con todos viendo pero siendo invisible. Y corrió así hasta que no pudo más y no tenía más por qué llorar.

Alentó su paso... y ese día terminó, los días siguientes también pasaron y pasaban fluyendo el tiempo para el resto del mundo. Gente nueva y gente que se iba. Y ella ya se iba. Sonrió. sonrió por primera vez desde el día de su muerte. Lo sabía y estaba arrepentida, porque pudo estar con él, si tan sólo no se hubiera idao, si no se hubiera rendido... Si en vida le hubiera sonreído.


Feliz Cumpleaños, Mónica. Espero que te haya gustado xD está bien emo jajaja, en fin. Y por si alguien más lo lee, sólo soy una aficionada -.- pero se aprecian los comentarios :D jaja, gracias por leer, dewa...