Pues, primero que nada, ya sé que el ritmo de actualizaciones de todas mis historias ha decaído un montón... pero, afortunadamente, ¡ya terminé el último capítulo de mi tesina! Sólo falta revisarlo con ayuda de mi asesora y prepararme para el infierno que va a ser mi examen profesional, pero todavía tengo tiempo para eso.

Y bueno, ¡disfruten este capítulo!


85. Y después de ese fiasco

« The best time for you to hold your tongue is the time you feel you must say something or burst. »

Josh Billings

Al día siguiente de la obra, en lo que parecía ser la última clase de inglés ante de vacaciones, Amaro se encontraba discutiendo con sus alumnos el desastre que había sido su presentación. Con mucha paciencia, eso si.

"Pues no estuvo tan mal; excepto en los cambios de escena, en donde todo fue un desmán," le decía el profesor a su clase en esos momentos.

"¿Entonces todos pasamos el bimestre?" Preguntó un alma valiente con cierta esperanza de no tener uqe presentar un examen semestral.

Amaro frunció el seño.

"Dije que no estuvo tan mal, no que fue un éxito en taquilla. Punto extra por participar y digan que les fue bien."

"Oiga, algunos de nosotros nos esforzamos—a diferencia de Kakeru."

"Primero, no contradigas a tu dios; y segundo, no quiero escuchar eso de la persona que dejo puesta 'Let It Snow' en el funeral de la protagonista."

"¡Yo creo que nos quedo bien! ¡Hasta deberíamos presentarnos en el festival de fin de año!" Mintió Kakeru descaradamente, estando consciente de que él seria el primero en enfermarse de gripe aviar dado el caso.

El festival de fin de año, como podrán imaginar, era una pequeña exposición de todos los talleres y clases, cada uno demostrando aquello en lo que habían trabajado todo el año escolar, ya fuera bailes, obras, dibujos, maquetas, y un amplio etcétera. Y Amaro, quien no tenía intención alguna de crearse una mala reputación entre los padres de familia por culpa de los errores garrafales de sus alumnos, catalogó esa idea inmediatamente como una de las peores que había escuchado ese semestre (y eso ya era decir algo).

"Eso sólo ocurriría sobre mi cadáver."

"Eso se arregla fácil," ofreció el castaño solicito y luciendo muy entusiasmado ante la idea, antes de ser interrumpido por un codazo de parte de Goldier.

"¿Qué dijiste?"

"Eugh… que lo quiero mucho, profe."

Amaro puso cara de 'nada más porque me pagan' y respondió con un muy digno:

"Fuck off."