La Caída


Aquí traigo algo que realice hace ya un tiempo.

Se trata de un capítulo autoconclusivo

¡Que tengan una agradable lectura y recuerden dejar reviews!


Coro de niños:

A pares y nones

vamos a jugar

Y el que quede solo,

ése perderá.

(Mujer llorando)

Contuve tanto tiempo el aliento

en la espera de ese alguien

que me llevaría lejos de mí,

cruzando los océanos,

escalando las montañas,

y dando su vida para salvar la mía.

Besé a sapos, ranas y hasta ratas,

Intentando encontrarlo.

Todo en vano.

(Sollozos)

Ésta es la última vez que lloro

por no lograr dar contigo.

Tú no eres real, no puedes salvarme

de la tristeza, la soledad ni la rutina.

Sólo puedo confiar en mí misma

para lograr avanzar en esta selva.

Mis sueños de niña los cubría de porquería

con lo que otros anhelaban que yo fuese.

Ahora, los enjuagaré con estas lágrimas

para dejarlos limpios y brillantes,

Luego los llevaré siempre conmigo,

aquí en mi puño derecho,

de donde nunca saldrán

hasta que se hayan vuelto realidad.

Tú nunca serás tan real como mis sueños.

Me aferro a ellos porque me hacen flotar,

Porque me hacen saber que si estoy de mi lado

ya nunca más estaré sola.

Renuncio a jugar otra vez

a esperar que llegue alguien

a rescatarme de mi torre.

Prefiero arrojarme desde lo alto

antes de prostituir mi vida

como alguna vez lo hice.

(Sonrisa autocomplaciente)

No necesito de hadas ni genios

para cumplir mis deseos.

No necesito de un príncipe

para sentirme realizada,

ni para sentirme amada.

No te necesito para ser feliz.


NOTA ACLARATORIA: La canción del principio no me pertenece, es una ronda infantil mexicana de dominio popular. Los niños hace una rueda tomados de la manos, mientras cantan. Cuando la canción termina, corren a abrazarse por parejas. Quien se queda sin pareja, pierde.