13 de Octubre

No se suponía que doliese tanto

No se suponía que doliese tanto. Si yo sabía qué iba a pasar. Si yo sabía tu respuesta.

Pero sin embargo duele, y no te imaginás cuanto.

Duele porque sos la persona de la cual no debía enamorarme y no podía enamorarme, porque éramos re "amigos", según vos me dijiste, y aunque nunca se me ocurrió que pensaras así de mí, de verdad me hizo muy feliz saberlo.

Porque parecía que no teníamos más que una relación de compañeros de clase, la de aquellos que a veces cuando llegan temprano se saludan con un beso como con los demás y apenas se hablan, además de que se sientan en lados opuestos del salón.

Pero vos me dijiste que éramos re amigos, aunque nunca me habías visto como algo más.

"Perdon"

No puedo enojarme, no puedo odiarte, solamente puedo sentirme triste porque duele, duele, duele, duele, duele, duele, duele, duele muchísimo, por más que yo sabía que no me ibas a decir que sí, duele porque antes podía imaginar porque tenía alguna remota esperanza, todo el mundo puede soñar, pero ahora por más que mi mente sigue imaginando y mi corazón sigue enamorado, siempre me acuerdo de tu "perdón" y se que es imposible porque me lo dijiste, y no es NO.

Tampoco puedo hacer nada para cambiar tu afirmación porque estoy totalmente segura de que no me mentiste, de que no me podes mirar de otra forma que no sea como amiga y esa es tu única razón. ¿Qué significa? Que no importa lo que yo cambie en mí, que aunque me vuelva tan dulce, tan amable, tan linda, tan delgada, tan delicada, tan inocente como tu princesa, tu manera de verme no va a cambiar. Eso también duele, porque sé que no tengo la culpa, entonces no tengo la posibilidad de hacer nada para que cambies de opinión.

Me duele tanto…

Y me siento más sola que nunca.

Y no sé que hacer.

¿Qué puedo hacer? Además de llorar un poco y quererte… y seguir enseñándote japonés.

--

Flowers That Do Not Fall