Insolencia}

"Yo no te amo"

Palideció al ver su sonrisa; y un escalofrío lo recorrió.

Vio como los ojos dorados rodaron hacía él, felices de haberse quitado un peso de encima.

La lluvia de murmullos no pudo alcanzarlo; seguía perdido en esa perfecta expresión que solo Arshes podía emular.

Y la música estalló de pronto en sus oídos; atrapando cada susurro en garganta ajena. Deteniendo la lluvia desbordante de los ojos de la fémina; cuando lo sintió: Una mano sobre la suya, la otra contra la cadera. Sus labios siendo asfixiados y ese embriagante aroma que amenazaba con desmayarlo.

Que grosero de Arshes, tocarlo sin siquiera avisar.