2

La bodega estaba tranquila, salimos hacia el vagón privado del señor Blake. Había un silencio pero estaban las luces encendidas del mismo.

Taylor tocó la puerta mientras yo le quitaba el seguro a mi diminuta arma. Escuchamos la voz de nuestro empleador y la puerta se abrió sola.

-Venimos a ver como está señor Blake.

Comentó con un tono de voz alto Taylor.

Pasamos al vagón. Allí estaba nuestro empleador sentado al frente de nosotros, supongo que atendiendo sus asuntos.

-Como ven todo está tranquilo.

Responde el señor de cabello canoso.

-¿Qué es eso?

Le pregunto curioso.

Había un aparato enorme sobre el escritorio.

-Eso mi curioso amigo es un Transmisor Comunicador modelos Fénix 33. Me permite comunicarme con el comisario de Nueva Dallas y con otras personas que tengan uno de estos.

Me responde con una sonrisa.

-Y ¿Hay algo nuevo por la Meseta?

Pregunta Taylor curioso.

Personalmente prefiero usar el periódico. O mejor dicho comprar y leer la prensa.

-Capturaron al bandolero más temido, Falcón, en uno de esos lejanos pueblos. Los Confederados están muy contentos. Una preocupación menos en mi cabeza.

Responde el señor Blake con cara de satisfacción. No es para menos.

-¿Dicen algo de los responsables de la captura?

Le pregunto. Tienen que ser muy rudos o ingeniaron u plan muy bueno para haber capturado a ese criminal.

-Un cazador de recompensas y un joven extranjero. Es todo lo que dicen hasta ahora. El criminal será llevado a Oregón para darle juicio.

Me responde nuevamente el señor canoso. Para después preguntarnos a mi compañero a mí lo siguiente.

-¿Quieren algo de whisky? Es de los nacionales. Hecho en las destilerías del sur del país. Poco a poco ese lugar se está levantando del suelo ¿No lo creen?

Negamos cortésmente no beber del whisky que nos ofrecía antes de irnos.

Nuestro argumento fue que no era tiempo para beber, ni el momento indicado para hacerlo. Además no sabe quienes somos, ni nosotros sabemos muy bien quien es él, era preferible evitar malos ratos con el alcohol y un desconocido.

Además aún estábamos en servicio y no podemos tomarnos esas libertades.

-Muchas gracias señor Blake, nosotros nos retiramos a descansar un poco antes de nuestra llegada.

Se despide Taylor y voy detrás de él. De regreso a nuestros vagones a dormir un poco o por lo menos tratar.