12

El Arcángel Negro.

-¡¡¡RAZIER!!! ¿Donde estas?- gritó Araki.

-Vaya… ¿Quien lo diría? mi hermanito ha venido a visitarme- dijo la voz de Razier con un sarcasmo odioso -¿Qué haces con la asquerosa ropa del idiota de nuestro padre?-

-¿Cómo osas referirte así a nuestro creador?- replicó Araki.

-¡Araki!- dijo Alex con voz fuerte –me dijiste que Razier estaba bajo la influencia de la gema oscura, tú más que nadie sabes que esas palabras no vienen de él.

-Bravo, sabias palabras joven humano, lastima que no tengan validez- un ser apareció de la nada frente a ellos, era muy semejante a un humano adulto, su cuerpo estaba cubierto por una armadura negra que destellaba con la luz de luna que se filtraba por el agujero del techo, su cabello parecía azabache por lo oscuro que era a diferencia del de Araki, enormes alas con plumas negras en su espalda y, cubriendo sus ojos, una pieza semejante a unos anteojos, en el centro de aquella pieza había una estrella de cuatro puntas girada que asemejaba a una X –Yo soy, he sido, y seré el ser al que llaman Razier- dijo el arcángel negro con aquella voz odiosa que arrastraba las palabras.

-¡No!- le gritó Araki -Tú eres solo una esencia maligna que controla el cuerpo de mi hermano, Razier tiene un alma noble y bondadosa, trata a los demás como semejantes y no como basura.

-Hermanito, por esa razón solo llegaste a ser un simple guardián… como se nota que no has dejado de ser un ¡POBRE TONTO!- dijo Razier y con una rapidez increíble agitó su brazo y una onda de color negro salió disparada hacia Araki golpeándolo y lanzándolo contra el muro que se encontraba detrás de él.

-¡Araki!- exclamó Alex al ver volar a su amigo –Esto no te lo permitiré Razier- antes de darse cuenta, Alex corría a híper velocidad hacia Razier con el puño alzado, pero el Arcángel lo atajó por el cuello y lo sostuvo con tal facilidad que parecía que hubiese visto claramente a Alex corriendo incluso a esa velocidad. Razier apretó fuertemente el cuello de Alex, subió hasta su frente la pieza que cubría sus ojos revelando unas pupilas rojas como la sangre.

-Estúpido humano, esto te pasa por entrometerte en lo que no debes- dijo Razier y apretó el cuello de Alex con mas fuerza, el chico empezó a sentirse ahogado, fue entonces que comenzó a sentir como si un impulso quisiera salir de su garganta –Hay poderes de luz en tu interior, pero eres inexperto, no sabes usarlos bien, eres tan patético como todos los demás humanos- dijo y apretó aún mas el cuello de Alex –Por mas que lo medito no logro entender como una raza tan débil y asquerosa fue creada para poblar y dominar este mundo.

Razier siguió apretando cada vez con mas fuerza el cuello de Alex, y este sentía como aquel impulso presionaba en su garganta intentando salir por su boca pero Alex se empeñaba en que eso, fuese lo que fuese, no saliese de su garganta, sin embargo, Razier apretaba mas su cuello tratando de hacerlo sufrir lo mas posible y esto no ayudaba para nada.

-Je je je je je… Te duele ¿verdad?- se burlaba Razier mientras observaba como Alex agonizaba por la falta de oxigeno –No te preocupes, dentro de muy poco acabaré con tu miserable vida, humano- Entonces Razier apretó con todas sus fuerzas y Alex no pudo seguir deteniendo el paso de aquel impulso, así que este se liberó y lo que salió por su boca fue un ruido ensordecedor tan potente que formaba ondas que parecían desestabilizar la atmosfera a su alrededor.

Las ondas golpearon de frente a Razier quien soltó el cuello de Alex y fue lanzado con tanta fuerza que su cuerpo quedó incrustado en la pared que tenía detrás de él, varias rocas cayeron y la luz de la luna iluminó el pálido (casi gris) rostro de Razier, estaba aparentemente inconsciente, entonces sus ojos rojos se abrieron de par en par y el arcángel negro levitó y se puso en pié nuevamente.

-Una bomba de sonido, la verdad no me lo esperaba, bien hecho humano, creo que te subestimé un poco ¿Cómo te llamas?- dijo Razier.

-Alex… Alex… Kaisen- respondió Alex jadeando.

-Ese fue un buen movimiento, sin embargo fue de principiante, te mostraré la bomba de sonido de un arcángel.

Razier abrió su boca, pero el sonido que salió de ella fue mucho mas grave y potente que el que hizo Alex, tan potente que las ondas se expandían mucho mas y causaban que toda la estructura de la sala temblara, las ondas golpearon a Alex empujándolo hacia atrás contra un muro, varias rocas de gran tamaño se desprendieron del techo y cayeron justo encima de Alex antes de que este pudiese reaccionar.

-¡¡¡ALEX!!!- gritaron Araki junto con Marcus quien lo ayudaba a levantarse.

-Tonto humano, realmente no pensabas que ibas a superar a un guerrero élite como yo ¿o si?- dijo Razier y rió proclamando su victoria, no habían pasado dos segundos cuando la voz de Alex se escuchó tan claramente que parecía provenir de toda la sala.

-No solo creo que puedo superarte, sino que te lo demostraré en tu cara- dijo. Una explosión plateada bajo aquellas rocas hizo que las mismas salieran volando dejando visible a Alex, allí de pie con su ropa rasgada, varias heridas en su cara y brazos, un aura plateada rodeaba ahora su cuerpo –Ahora Razier, es hora de que luchemos en serio- dijo Alex, entonces las heridas que cubrían su cuerpo comenzaron a sanar solas a una velocidad impresionante hasta acabar selladas como si nunca hubiesen estado allí.

Alex observó a sus compañeros, Marcus ayudaba a Araki a mantenerse en pie, Arkles estaba cerca de ellos pero preparado para defenderlos y Cam estaba solo en un rincón, se veía mucho menos sorprendido de lo que Alex habría imaginado.

-Araki, Marcus, Cam, Arkles, quédense atrás- dijo Alex en forma rotunda –Y tu Razier, ahora te enseñaré a no meterte con mis amigos, te juro que te golpearé hasta derrotarte así tenga que sacarte a golpes de ese lado oscuro.

-Hahahahaha…- se burló Razier como si le hablaran de algo completamente absurdo –Quiero ver como lo intentas, humano.

-De acuerdo, te mostraré de lo que soy capaz.

Alex levantó su mano derecha al nivel de su cintura, pequeños relámpagos empezaron a chispear de ella.

-Quiero verlo…- dijo Razier.

Una carga de rayos en forma de esfera apareció en la mano de Alex y cuando se preparaba para lanzar su ataque de Trueno Lústrico sintió como la potencia de la carga de la esfera se duplicaba y sin provocarle ninguna perdida de energía, el hechizo de trueno de Alex había evolucionado gracias al deseo de proteger a sus amigos, ya no era un Trueno Lústrico, se había convertido en un trueno mayor.

-Razier… ¡Este es mi Trueno Centurión!- exclamó Alex y lanzó la esfera con todas sus fuerzas, ya parecía que su ataque sería efectivo, pero cuando estuvo a dos centímetros de golpear a su objetivo, Razier desapareció con su velocidad para aparecer nuevamente después de que la esfera relampagueante chocara contra una pared.

-¡Oye! Hiciste un hueco en la pared… je je…- dijo Razier de forma sarcástica burlándose de Alex -¿Eso es todo?

–Solo estoy calentando.

Alex comenzó a lanzar sus ataques más rápidamente, pero Razier los evadía con extrema facilidad.

-Necesitarás más que eso si no quieres que ese juramento tuyo sea en vano.

-Te dije que solo estoy CALENTANDO- dijo Alex y el aura plateada apareció nuevamente sobre él -¡VELOCIDAD ESTELAR!- exclamó.

Ahora Alex podía disparar sus esferas de Trueno Centurión tan rápido que sus manos parecían ametralladoras lanzando cargas de trueno como gotas de lluvia a un índice de aproximadamente treinta por segundo, mientras tanto, a Razier se le estaba complicando la labor de evadir los ataques, y aunque se moviera de izquierda a derecha, de un lado a otro, los truenos de Alex cada vez se acercaban mas y mas, hasta que finalmente una de las tantas cargas lanzadas golpeó la pierna de Razier, a esta le siguió una que golpeó su ala izquierda, esto hizo que el arcángel no pudiera moverse , luego de eso, cuatro cargas mas golpearan en su pecho, los relámpagos se extendieron por todo su cuerpo y en medio de los agonizantes gritos de Razier se creó una explosión.

Alex jadeaba por el esfuerzo realizado, estuvo a punto de creer que había terminado, pero las batallas anteriores le habían enseñado que nada era tan fácil.

-Levántate Razier- dijo Alex –No es posible que el gran arcángel de clase élite sea vencido tan fácilmente.

Entonces Razier se levantó poco a poco y su risa empezó a escucharse por toda la sala.

-Aprendes rápido humano- dijo Razier mientras reía –ya hasta puedes usar dos hechizos de luz a la vez, pero sigues siendo un novato- Razier levantó su mano y en ella apareció una esfera negra con una llama azul brillante dentro –Es mi turno de nuevo, prueba mi Granada de Fuego Oscuro- dijo y lanzó aquella esfera negra y esta voló hacia Alex a gran velocidad.

-Pues combatiré tu fuego con fuego ¡Estrella de Fuego!- llamó Alex y extendió su brazo izquierdo, pero algo extraño paso, no sintió el débil calambre en su brazo ni a la gema que se suponía aparecería en su mano.

Ya era muy tarde, la esfera negra golpeó a Alex en el pecho, este sintió como si un cristal se rompiera, y aquella flama azul se extendió por todo el cuerpo de Alex.

Luego de varios segundos, las llamas azules finalmente se dispersaron, Alex cayó hacia delante, muchas quemaduras de aspecto grave habían aparecido en su cuerpo.

-Realmente está empezando a gustarme esta pelea jeje…- dijo Razier de forma odiosa –¿Te gustó mi fuego oscuro? Su especialidad es quemar desde adentro.

Alex intentó levantarse haciendo un gran esfuerzo por el intenso dolor en todo su cuerpo, pero era demasiado el daño, a pesar de su esfuerzo solo pudo alzar su cabeza.

-¿Por qué Estrella de Fuego no vino a mi llamado?- se preguntó en voz baja mientras veía como Razier sonreía triunfante.

-Oh, ¿Es que acaso no te lo mencione?- preguntó Razier que, sorprendentemente logró escuchar lo que Alex dijo -En el territorio que yo domine puedo negar la magia de cualquier elemento que no sea luz, y créeme, puedes usar luz solo porque su magia es casi tan infinita como la oscuridad, por eso no soy capaz de rechazarla.

-Eres un bastardo, eso no es justo- dijo Marcus en voz alta desde donde se encontraba.

-¡Silencio humano!- gritó Razier a Marcus -Nunca dije que pelearíamos en condiciones justas- dijo con cinismo, Alex ya había logrado ponerse en pie a duras penas.

-Está bien Marcus, no hay problema, desde un principio sabía que algo así pasaría- dijo Alex y el aura plateada apareció una vez mas a su alrededor –Pero no me dejaré vencer tan fácilmente.

Las quemaduras en el cuerpo de Alex se regeneraron al instante haciéndolo sentirse revitalizado nuevamente.

-Incluso has dominado el Resplandor de Curación, no cabe duda que has sabido aprovechar el poder de la gema de la luz- dijo Razier, otra esfera negra apareció en su mano y comenzó a jugar con ella -¡Listo para más?- preguntó y sin esperar respuesta lanzó a Alex la granada de fuego oscuro.

Nuevamente Alex vió como la esfera se acercaba a él, pero no sabía que hacer, la única reacción que tuvo fue cerrar sus ojos y cubrirse con sus brazos como si intentara bloquear el ataque solo con eso, aún sabiendo que no funcionaría. De pronto se oyó un estruendo, Alex abrió sus ojos y se sorprendió al ver frente a él una barrera de color plateado brillante semi-transparente que se había interpuesto entre él y el fuego oscuro de Razier.

-Maldición ¿Cómo puede un mocoso tener tanta suerte? El Defensor Plateado te ha protegido de mi ataque, te aseguro que no volverá a funcionar- dijo Razier molesto.

-Defensor… ¿Plateado?- preguntó Alex confundido –Ya veo… este escudo es…

Miles de ideas, miles de hechizos llegaban a la mente de Alex sin control, uno en particular llamó su atención: Podía acumular energía de la luz en su mano y lanzarla en forma de esfera para atacar, lo había visto antes, el dios Bairon de la Luz lo usó contra el dios Kair de la Oscuridad en la lucha que Araki le había hecho presenciar. Era la "Fuerza de Luz".

-Veamos como te llevas con esto- dijo Alex y en su mano apareció un cúmulo de luz que comenzó a formar una bola plateada –Fuerza… ¡DE LUZ!- exclamó y sin dudar ni un segundo lanzó con rapidez la esfera hacia Razier, al arcángel negro ni siquiera le dio tiempo de esquivar el ataque y la bola de luz golpeó de lleno en su pecho desintegrándose al contacto, parecía que el golpe hubiese fallado, pero Razier tenía una expresión de dolor en su rostro, se inclinó hacia delante llevándose la mano al pecho y escupiendo una cantidad considerable de sangre al suelo.

-¡Pequeño bastardo! ¿Cómo…? ¿Cuándo aprendiste eso?- decía Razier con rabia en medio de su dolor.

-Te duele que te saquen ventaja ¿Eh?- dijo Alex –Pues prepárate, porque así como tú, yo tampoco tendré piedad ¡Fuerza de Luz!

Alex lanzó un nuevo ataque, pero a pesar de estar débil Razier se alzó en vuelo con sus alas negras intentando evadir la esfera de luz, pero esta lo siguió como si estuviese teledirigida, cuando el arcángel se percató de esto sacó de una dunda en su espalda una reluciente espada negra con filo de sierra y rápidamente cortó la bola de luz por la mitad, esta se desintegró en medio de una pequeña explosión pero no logró alcanzar a Razier.

-Muy bien, creo que ya te he dejado jugar lo suficiente, es hora de darte tu merecido- dijo Razier, su espada se envolvió en un resplandor negro -¡Relámpago Negro!- exclamó, y agitó su espada haciendo un corte en el aire.

Aquel corte creó una onda negra envuelta en rayos que voló hacia Alex a una velocidad impresionante, Alex casi no tuvo tiempo, pero logró elevarse en el aire esquivando el Relámpago Negro, un instante después, Razier se abalanzó hacia él y lo golpeó brutalmente en el estomago con la empuñadura de la espada, el impacto empujó a Alex unos cuantos metros, pero este se frenó en el aire y contraatacó lanzándose hacia Razier, no tenía armas como su oponente, pero con su Fuerza Ultimaria podría golpearlo con mas potencia.

-AAAARGGG ¡FUERZA ULTIMARIA!- gritó y entonces PAF.

Alex logró golpear de lleno a Razier en la cara, este dio tres vueltas hacia atrás en el aire hasta que cayó al suelo derribando una columna, las rocas cayeron sobre él.

No habían pasado tres segundos cuando una figura negra salió a toda velocidad desde las rocas bajo las cuales estaba Razier, era el mismo arcángel negro quien se dirigía hacia Alex PAFy una vez mas Alex fue golpeado y esta vez era él quien salió dando vueltas hacia atrás, sin embargo, cuando estuvo a punto de llegar a la pared se repuso y se impulso hacia Razier apoyándose de esta, Razier a su vez se impulso hacia Alex.

-¡Aaaaaarg!- gritó Alex.

Alex y Razier volaban el uno hacia el otro, ambos con su puño derecho alzado, cada vez mas cerca y entonces BUM El golpe de Alex impactó en el puño de Razier y viceversa, el impacto de ambas fuerzas provocó una onda de choque que empujó tanto a Alex como a Razier hacia atrás contra los muros del salón dejándolos incrustados en ellos, aunque el golpe fue muy doloroso Alex no podía descuidarse, intentó separarse de la pared, pero antes de siquiera intentarlo Razier se había impulsado con toda su velocidad hacia él golpeándole en el estomago sacándole el aire y dejándolo casi inconsciente.

Razier se apartó y dejó que Alex cayera desde aproximadamente quince metros.

-Je je je… La victoria es mía- declaró Razier al ver a Alex chocar contra el suelo.

Sin embargo, Alex empezó a moverse intentando levantarse, había una herida grande en su frente, pero esta no sanaba, el Resplandor de Curación ya no estaba actuando, Alex ya se sentía muy débil, a duras penas logró levantarse.

-¿Es que acaso no te piensas morir?- preguntó Razier.

-No mientras… aún me quede… un respiro- dijo Alex entre jadeos.

-Entonces haré que dejes de respirar.

Alex se concentró y logró elevarse nuevamente al nivel de Razier pero a unos veinte metros de distancia, una vez mas los contendientes se impulsaron a toda velocidad con sus puños alzados, pero esta vez ninguno acertó a su objetivo, sin embargo repitieron su embestida unas doce veces, eran tan rápidos que ni Marcus, ni Araki, ni Cam lograban ver mas que un destello que se producía cuando Alex y Razier se rozaban, luego de aquellos seis intentos ambos luchadores se percataron que esa forma de ataque no volvería a funcionar, así que de nuevo quedaron frente a frente suspendidos en el aire a unos veinte metros de distancia.

Tanto Razier como Alex ya estaban agotados y se podía notar a simple vista que la batalla ya estaba en sus últimas.

-Eres sorprendente Razier- dijo Alex –A pesar de todo el daño que te he hecho puedes seguir luchando con tal fuerza.

-Tú también eres muy bueno humano, te subestimé antes, pero ahora debo reconocer que eres un excelente adversario- respondió Razier.

-Es una lastima que te hayas dejado corromper por el poder oscuro, seguirías siendo el gran arcángel que una vez fuiste.

-Alguna vez fui un gran arcángel, pero ahora soy muy superior a eso ¡Relámpago Negro!- exclamó Razier y agitó su espada una vez mas, del filo salió una onda relampagueante en forma de boomerang, Alex podía verlo venir, pero si trataba de desviarlo solo se haría mas daño; una visión llegó a su mente, si no lanzaba el poder del trueno, si lo asimilaba en su mano y además usaba Fuerza Ultimaria podría desviar el Relámpago Negro de Razier.

Alex sostuvo a Pureza Blanca en su mano y dejó que los truenos salieran de su puño derecho, Fuerza Ultimaria era el paso final y cuando el relámpago negro estuvo a su alcance de Alex, este exclamó.

-¡Martillo de Rayos!-

Alex golpeó la onda de trueno de Razier, sintió un fuerte calambre en su mano, pero logró desviar haciéndolo chocar contra una pared. De la mano de Alex cayeron dos gotas de sangre, aunque había evitado el golpe directo de aquel ataque, se había lastimado seriamente la mano, y como no podía usar el resplandor de curación estaba seguro de que no le sería posible usar nuevamente el Martillo de Rayos.

-Eres demasiado descuidado- dijo Razier –Aunque pudiste evadir mi ataque te aseguraste de eliminar el único método que tenías para volverlo a hacer, que triste ¡Relámpago Negro!-exclamó y agitó su espada. Otra onda negra salió de la espada y una vez mas Alex logró ver el ataque, pero no podía usar el martillo de rayos, solo le quedaba intentar una cosa.

-¡Defensor Plateado!- gritó.

Una barrera plateada, semi-transparente y cuadrada se extendió frente a Alex deteniendo el ataque de Razier; Alex estaba a salvo, por ahora, pero necesitaba hacer algo con la espada de Razier, pues solo con ella el arcángel usaba el Relámpago Negro.

Alex se preparó para recibir el nuevo ataque, su intención era romper la espada de Razier, se acercó flotando lentamente a Razier, de pronto Razier lanzó un nuevo ataque con su espada, Alex logró esquivarlo velozmente, era su oportunidad, se lanzó rápidamente hacia Razier pero este ya lo esperaba e iba a cortar a Alex con su espada, Alex no encontró mas opción que atajar la espada con su mano izquierda y sostenerla firmemente, entonces la espada emitió una potente descarga.

-¡Aaaaaaaaarrrhhh!- gritó Alex tratando de soportar aquel dolor sin soltar la espada. A pesar del dolor, Alex podía seguir analizando sus ideas, solo una podía funcionar, tenía que romper esa espada y solo el Martillo de Rayos tenía esa potencia. Alex cargó su puño derecho con el poder del rayo, en ese instante sintió un horrible calambre en su brazo, pero ya no podía detenerse, no tendría otra oportunidad, Razier por su parte se enfocaba tanto en intensificar el dolor de Alex que no se dio cuenta de que este preparaba su ataque, y entonces en un arrebato de fuerza de voluntad Alex gritó –¡MARTILLO DE RAYOS!- y lanzó su poderoso golpe contra la hoja de la espada negra, se oyó un fuerte "CRACK" y la espada con filo de sierra de Razier se partió por la mitad, Alex descendió nuevamente a tierra sintiendo un dolor incalculable en su brazo derecho, al parecer este se partió de tanto esfuerzo en el momento que golpeó la espada.

Alex agonizaba del dolor y el resplandor de curación no funcionaba estando él tan débil, unos segundos mas tarde Razier aterrizó justo frente a él.

-Eres fuerte y valiente Alex Kaisen, pero tus movimientos son torpes e inseguros- dijo Razier y pateó a Alex haciéndolo salir impulsado hacia atrás, Alex cayó de espaldas al suelo, intentó levantarse pero le era muy difícil en su estado, sin embargo logró ponerse de rodillas –Ahora estás indefenso y vulnerable, puedo acabarte como me plazca ¡no te parece estupendo?- dijo Razier y abrió sus alas lo mas que pudo -¡Flechas Negras!- exclamó y de sus alas salieron disparadas cientos de plumas que volaban hacia Alex.

-¡Defensor Plateado!- exclamó Alex extendiendo la única mano que le quedaba sana, una vez mas la barrera plateada apareció frente a Alex, pero algo fallaba, las flechas traspasaban el escudo como si nada, cortando, rasgando y clavándose en el cuerpo de Alex quien cayó nuevamente de espaldas, indefenso y malherido.

Alex intentó levantarse una vez más mientras que Razier avanzaba lentamente hacia él.

-Fuiste un excelente contendiente, y diste una buena pelea, es una lastima que esto tenga que acabar- dijo Razier.

El arcángel negro se impulsó velozmente volando hacia Alex, estaba perdido, Alex cerró fuertemente los ojos preparándose para su muerte, les había fallado a todos. De pronto una voz en su mente le dijo Inténtalo y casi automáticamente, Pureza Blanca apareció en su mano izquierda y esta se elevó, cuando la visión llegó a la mente de Alex y entendió lo que le indicaba la gema cerró su puño apuntando a Razier.

-¡Impulso Plateado!- gritó una voz que no parecía la suya propia.

Del puño de Alex se extendió una onda plateada que se dirigió hacia Razier, la onda lo golpeó de lleno empujándolo con mucha fuerza hacia atrás, cuando golpeó la pared se oyó un fuerte ruido y muchas rocas cayeron sobre él.

Alex quedó varios segundos jadeando y con su puño extendido hacia el frente ¿había terminado por fin la lucha? Hubo un minuto de silencio total en el salón durante el cual no se sintió la presencia de Razier; Araki, Marcus, Cam y Arkles se acercaron a Alex y lo ayudaron a ponerse en pie. De pronto, del rincón en el que cayó Razier, se alzó un puño por sobre las rocas, al puño le siguió el brazo y el resto del cuerpo del arcángel negro, este se levantó con mucha dificultad, dio unos torpes pasos al frente y dijo:

-Alex Kaisen , esta batalla ya se termino para ti- ¿Era esa la sentencia de Razier? ¿Acaso ahora si acabaría con Alex? Pero entonces Razier cayó de rodillas.

-Has sido el vencedor…

Razier se tocó el vientre y fue entonces cuando Alex se percató del detalle, la punta partida de su espada estaba ahora incrustada en medio del cuerpo de Razier, en medio del ruido de las rocas nadie se percató de aquello.

-¡Razier!- gritó Araki y corrió hacia su hermano.

-Ara…kennon, perdona…me, este poder… fue mas fuerte… que yo- dijo con dificultad Razier.

-No hables Raz, guarda tu energía- le dijo Araki.

Una nueva visión llegó a la mente de Alex, un hechizo que se encargaría de eliminar la corrupción de Razier y lo convertiría nuevamente en un arcángel blanco, Mientras Araki continuaba sosteniendo a su hermano, Alex avanzó hacia él.

-No Razier, esto no ha acabado aún, no de esta forma.

Alex se detuvo a un par de metros de distancia de Razier y su mano izquierda se llenó de un intenso resplandor dorado.

-Hazte a un lado Araki, Razier ahora te liberaré de esa oscuridad que te aprisiona- dijo Alex y extendió su mano al frente, a partir de ese brillo, Alex dibujó un gran círculo de energía dorada -¡Resplandor del Edén!- exclamó Alex y empujo el círculo.

El trazado dorado se rellenó de aquel brillo mientras avanzaba hacia Razier purificando cada centímetro de oscuridad en al ambiente, cuando el circulo tocó al arcángel, la armadura negra comenzó a desintegrarse.

Razier gritaba de dolor mientras el Resplandor del Edén purificaba todo rastro de oscuridad de su cuerpo y alma, el circulo destruyó la armadura y las alas negras dejando al descubierto un par de brillantes alas plateadas, su cabello negro se tornó de un color rubio semejante al de Araki, la espada rota desapareció, la herida dejada por esta se sanó y sus ojos rojos se volvieron de un azul claro como el cielo diurno. Razier quedó vestido con una túnica similar a la que Araki usaba normalmente y finalmente, habiendo purificado por completo al arcángel el círculo dorado se desvaneció, los gritos de Razier cesaron y este terminó de caer inconsciente al suelo.

-¡Razier!- gritó Araki y tomó a su hermano entre sus brazos nuevamente. Alex estaba demasiado agotado y por poco se desmaya de no ser porque Marcus lo sostuvo, luego se acercaron a Araki quien estaba logrando hacer que Razier despertara.

-Vamos hermano, despierta, Razier…- decía Araki mientras le daba leves palmadas en la cara -Soy yo, tu hermano- entonces los ojos de Razier comenzaron a abrirse lentamente.

-Aargg- gruñó adolorido Razier -¿Donde estoy?- preguntó con una voz suave muy diferente a la voz con la que hablaba antes.

-Es una larga historia Raz- le dijo Araki - ¿Sabes quien soy?

-Arakennon, mi hermano- dijo Razier y sonrió -sabía que algún día llegarías para salvarme.

-No podía estar tranquilo mientras mi familia sufría, sin embargo, fue el poder de mi amigo lo que realmente te salvó- explicó Araki -Ven Alex, quiero presentarte al verdadero Razier -Marcus ayudó a Alex a acercarse.

-Alex Kaisen, recuerdo que juraste sacarme del lado oscuro así fuese a golpes, gracias por cumplir ese juramento- dijo Razier mientras le sonreía.

-No fue nada, pero estabas poseído por la gema ¿Cómo lo recuerdas?- preguntó Alex.

-Así es, la esencia maligna de la gema dominaba mi cuerpo, pero yo podía ver todos los horrores que causaba, sin embargo no era capaz de recuperar el control.

-Lo importante es que ya estas a salvo y con tu hermano- dijo Alex.

Alex se dio media vuelta y miró directamente a la lápida con la estrella de seis puntas grabada, entonces Alex recordó algo.

-Oigan ¿Dónde está Cam?- preguntó.

-Yo que se, debe de andar por ahí- respondió Marcus sin mucho interés.

-Que extraño… Marcus, por favor ayúdame a llegar a la lápida.

-Claro.

Alex avanzó apoyado en Marcus, aún sentía un intenso dolor por su brazo roto y el resto de su cuerpo machacado, pero lo que mas le preocupaba en ese momento era la misteriosa desaparición de Cam ¿Cómo intentaría salir del templo? llegaron al lugar donde estaba la lápida, Alex se separó de Marcus y como en ocasiones anteriores colocó su mano en el hexágono central de la estrella, pero había algo diferente, Alex no sentía la energía de aquel poder al primer contacto.

-¿Qué sucede? ¿Por qué no reacciona?- preguntó Alex en voz baja.

¿Qué había de diferente ahora? En ocasiones anteriores Alex sintió los diferentes elementos de diferentes formas, el fuego era el valor que ardía en su interior, el viento era la fuerza serena y pasiva que circula constantemente en el alma, pero ¿Cuál era la oscuridad en su interior?

Alex pensó y pensó, no recordaba haber tenido un sentimiento que irradiara oscuridad, pero entonces halló un sentimiento que nunca creyó que sería tan importante como en ese momento, el odio, aquel que sentía cada vez que Eric se metía con él. Alex lo intentó una vez mas, colocó su mano en el hexágono central del grabado y pensó en todos aquellos arrebatos de odio y rencor que había sentido en otros instantes de su vida, pero era muy difícil, esos sentimientos eran tan vagos y ligeros que por mas que se concentrara en ellos la mano seguía sin penetrar el sello, fue un minuto mas tarde que su mano finalmente empezó a hundirse en la lápida, Alex cerró los ojos y se dejó llevar por la magia del sello hasta que su mano se hundió por completo, cuando sintió algo en su palma, cerró su mano, pero entonces sintió una extraña fuerza y abrió sus ojos. Alex solo alcanzó a ver como la lápida explotaba y lo siguiente que sintió fue como aquella explosión lo lanzaba hacia atrás haciéndolo caer de espaldas y arrastrándose por el impulso.

Marcus, Araki, Razier y Arkles se acercaron a Alex lo más rápido posible.

-Viejo, hoy no es tu día de suerte, un golpe mas y será un milagro si te queda algún hueso sano- dijo Marcus y ayudó a su amigo a levantarse, Alex abrió su mano chamuscada por la explosión y reveló la gema oscura, su forma era la de un rombo con un circulo semejante a un ojo de serpiente, y en el centro de ese ojo resaltaba el símbolo de la oscuridad.

-Esa es "Ojo de La Noche"- dijo Razier al verla -Es la gema oscura que me manipulaba.

15