SONRÍE

Por Natsumi Niikura

Hubo un tiempo en el que vivir no era nada más que una terrible pesadilla. Todos querían que fueses alguien que no eras. Que si no te vistas así, que si no hagas esto, que si haz aquello, sonríe…

¡Qué demonios! ¿Por qué todos se creen con derecho a gobernar mi vida? Y lo peor era cuando te decían: quiero que seas tú misma. Qué irónico ¿no? No puedo hacer, vestir ni hablar como quiero pero tengo que ser yo misma, y digo yo ¿cómo demonios se hace eso? Si aplastas mi identidad como puedo ser yo misma…

Sinceramente la hipocresía de quien pretende aconsejar "se tú misma" y por otro lado quiere que vivas la vida que ellos desean, me da rabia, mucha rabia. Es cruel, cruel y desagradable.

Quiero una vida, mi propia vida, sin normas ridículas, sin reglas absurdas impuestas por una parte que puede saltárselas y a ti te oprimen, algo mío, algo que me pertenezca, algo que me incite a vivir y me saque del abismo en el que vivo.

No sonrío, y no lo hago por que no tengo ni las ganas ni motivos para sonreír, no quiero sonreír, así que deja de pedirlo. Tampoco quiero camisetas con flores ni de colores vivos, no quiero minifaldas ni zapatos de tacón, sólo quiero ser yo.

No me odio a mi misma, ni tengo complejo alguno, no me falta autoestima, no pido nada imposible…

Sólo quiero una vida.

Y entonces llegas tú, con tu mirada inocente y tu sonrisa traviesa, tu morena cabellera despeinada y tus ojos oscuros.

Sonríes y me tiendes la mano.

Sé lo que dirán, sé lo que pensaran y sé también lo que acarreará mi decisión, pero nada importa.

Te tomo la mano impaciente, esperando que me rescates de mi prisión de cristal, el mundo rosa en el que dicen que vivo.

Mueves los labios y escucho tu armónica voz decirme:

—Sólo sonríe.

Y eso hago, sonrió y esta vez… lo hago de corazón.

Fin

Debo dejar de registrar mis viejas libretas. Esto lo escribí a finales de 1998 o principios de 1999 cuando estaba cabreada con el mundo o me había levantado con el pie izquierdo, si os soy sincera no recuerdo por que lo escribí y menos aún quien era el tipo del final, pero si recuerdo lo bien que me sentí tras escribirlo jajajaja. Creo que pasaré a ordenador algunos más y los subiré, algo más alegre, lo prometo. Estoy abierta a todo tipo de críticas. Saludos.