Crónica I, Blackwood

Bienvenida seas, muerte
transforma este viejo e inerte
cuerpo en tu instrumento
En tu vida, en mi desconcierto
Lleváme de tu mano a trabajar
Déjame hoy valorar
mi ilusión, tu obra
y así tu solo maniobra
Con tu siervo y sirviente
Quien seguro y valiente
Caminará y tu trabajo, ahora, terminará...