El Cazador

Caso Número 1 El Nacimiento

1

La reja se abrió, el implante ocular del policía iluminaba la oscura celda con una fuerte luz.

Este hace una pregunta seriamente, mientras los delincuentes se despiertan.

-¿Quién de ustedes es el reo 9x66?

Uno de los reos se levanta y responde.

-Soy yo.

El policía le comenta seriamente.

El alcaide quiere hablar contigo.

El reo replica con tono mordaz.

-¿Qué querrá esta ocasión?

El policía se molesta y replica.

-venga conmigo y no diga nada.

El reo y el policía salieron de la celda. Caminaron por un largo pasillo iluminado por luces blancas. Al final del mismo se encontraba una oficina.

Abrieron la puerta, el lugar estaba lleno de humo.

El alcaide comenta al ver a su visitante.

Te he estado esperando. Es muy necesario de que hablemos.

El delincuente le responde secamente.

-Después de dos años de encierro ¿Ahora es que quieres hablar conmigo?

El alcaide le replica diciéndole.

-Eliot hubo un error al juzgarte.

Eliot esta confundido con ese comentario. Le pregunta nuevamente al alcaide.

-¿Tienes prueba de ello?

Uno de los policías que se encontraba adentro de la oficina toma una navaja y le hace un corte en las venas al joven, pero de las mismas no brotaba sangre.

Eliot colérico le exclama.

-¿Acaso te volviste loco? Sabes bien que esto está mal.

El encargado de la cárcel le responde.

-he ahí tu prueba. Lo que sale de tus venas no es sangre.

Eliot toma una muestra con la mano derecha y ve asombrado. Le pregunta al alcaide nervioso.

-¿Qué es esto?

El alcaide expulsa el humo de su cigarrillo y le responde.

-Es Fluido X, el líquido vital de los androides. Como te comentaba fuiste juzgado como humano cuando en realidad no lo eres.

Un guardia le entrega a Eliot un venaje para que cierre la herida, nuevamente el reo pregunta.

-¿Cómo sucedió esto?

El alcaide active un proyector de hologramas y le dice.

-Ese es el responsable. Un robot llamado AL 134, reprogramado como criminal.

Eliot termina de vendar su herida y pregunta.

-¿Qué ganaba él colocándome tras las rejas?

El alcaide le responde.

-ahí es donde entras tú. No se ha podido capturar a ese robot y es un caso que no queremos que salga a luz pública. Existe una fuerza especial en la policía de esta ciudad llamada Los Cazadores y se dedican a resolver estos misterios. Te necesitamos como un Cazador.

Eliot acepta la propuesta. A cambio de trabajar como Cazador ganaba su libertad y poner tras rejas al responsable de sus dos años perdidos de vida.

El alcaide le indicó a Eliot pasar por una oficina en donde lo reclutarían como un agente especial y le darían lo necesario para salir a la calle.

Un hombre medio gordo ve a Eliot y le dice.

-Que bueno que llegaste, mi nombre es Arquímedes soy el armero de esta comisaría de los Sótanos de la ciudad.

El hombre coloca una pistola de mediano tamaño sobre la mesa con su respectiva pistolera, Eliot se encuentra callado mirándolo como va de un lado a otro.

Nuevamente comenta.

-Esta es la pistola Hércules calibre 48 milímetros. Presenta tres tipos de disparar. El primero como arma de fuego normal, el segundo genera descargas de 120 voltios disparando un cable de 2 centímetros de grosor y dos metros de largo, el tercero dispara como ametralladora, necesarias para detener en seco a los que estén corriendo. Por cierto a tu arsenal estos lentes con estos puedes mejorar tu rango de disparo y mejorar los ojos biónicos que tienes.

A Eliot también le entregaron ropas nuevas, le quitaron esos horribles trajes de presidiario por un Jean azul, una chaqueta del mismo material, una camisa manga larga negra, su palca policial que se le veía bien con su metro ochenta de estatura, cabello castaño, piel blanca y una ligera barba alrededor de sus facciones secas.

El alcaide lo ve y le indica.

-Voy a comentarte algo más sobre tu misión. No estarás solo. Todos los integrantes de estas fuerzas especiales tienen un compañero.

Eliot queda sorprendido y comenta.

-¿En serio? Y yo que pensé que trabajaría solo.

El alcaide agrega.

-Lo encontraras en los Sótanos de la Ciudad, al salir de aquí. Siendo mas específicos en la calle número 43. Es otro androide. Tranquilo él te reconocerá a ti.

Eliot comenta secamente.

-¿Algo más que agregar?

Su nuevo supervisor le responde.

-Trata de no llamar mucho la atención y de capturar al condenado robot rápidamente antes de que cause más estragos por aquí. Y tengo algo de expectativa sobre ti, no me decepciones.

Eliot tomó sus nuevas pertenencias y se marchó de la comisaría a pie.