Luego de leer por un buen tiempo a Tinta Invisible y De Anécdotas Y Pensamientos me comenzó a surgir la inquietud de hacer mi propia colección de drabbles acerca de lo que pasa en mi mente y fuera de ella.

Siendo hoy 31 de octubre, día en que los wiccanos festejan su Samhain, o la muerte de su dios. Es una fecha para la meditación y el recuerdo de los que ya no están. Así que consideré que éste era el momento más adecuado.



Lo perdido

Supongo que para empezar debería elegir un tema alegre, inofensivo, fácil de digerir. Pero prefiero que sea diferente.

Todos, sin excepción hemos sabido lo que es perder algo que creímos nos duraría mucho más tiempo, prácticamente para siempre. Bien pudo ser nuestra pareja, nuestros padres, el trabajo, una mascota o el disco compacto autografiado del artista del momento.

Duele. Y mucho.

Pareciera que nunca se podrá salir de ese estado. Y lo más contrariante de todo es que el mundo sigue girando: las demás personas siguen trabajando, estudiando, paseando sonriendo. Tal y como si nada hubiera pasado.

No existe ningún discurso o razón que pueda quitarnos ese sentimiento instantáneamente. Pero es muy confortante el saber que tienes gente a tu alrededor que, con sus muchas o pocas posibilidades te ofrecen su ayuda. Ellos no saben lo que tú sientes. Nadie lo sabe. Sólo tú. Y nadie más que tú podrá seguir adelante y se agradece de corazón toparse con esas manos amigas, el poder reconocerlas proviniendo de aquellos que bien pueden ser nuestras íntimas amistades o personas con quienes convivimos poco. Ahí, en los momentos difíciles, es cuando caes en la cuenta de con quiénes puedes contar verdaderamente.

Por todas esas personas que nos brindan su apoyo y por quienes no están con nosotros en este momento, dedico este drabble con mucho cariño.


Cualquier comentario constructivo será bien recibido.