Desesperación - . – .

Bueno, mis…lectores, aquí les traigo un poema que escribí hace un tiempo ya. Estuve renuente a publicarlo porque es imperfecto, pero una etapa de mi vida se vio vertida aquí, así que decidí por fin publicarlo. Espero lo disfruten. Yo sé que es corto, pero está lleno de sentimientos.

Frederik C. Autumn

- . – . - . – . - . – . - . – . - . – . - . – . - . – . - . – . - . – . - . – . - . – . - . – .-

Dime, apoyado sobre mi hombro, oh, venerable Dios mío, ¿Estás aquí para pretender quedarte o te quedas para pretender estar aquí?

Si te quedas, ¿Por qué no me presentas tus mitigantes excusas?

Si es que estás, ¿Por qué no siento tu dulce silencio?

Si tanto me amas, ¿Por qué mi pasado tan cruento?

Si tanto a mí me proteges, ¿Por qué nunca mi umbral atrevido cruzas?

A mí lado te posas callado,

Y dejas que la vida tome su curso,

Cuál sedemdipia maldita mi juicio se ve obnubilado,

Ante tus irrebatibles designios, tu excusable abuso.

Abrázame, Señor mío,

Déjame pensar que soy amado,

Si tú te apartas de mi lado,

No podré jamás vivir con mi usual brío…

Perdóname, mi Señor, mi Dios sempiterno,

Por haberte, con mis palabras blasfemas, ofendido,

Aún cuando mi frustración, a mi ser timorato haya abatido

Ante ti me postro, pues eres mi soporte eterno…