Pues les presento mi historia, enverdad espero que les guste este primer one-shot, estoy trabajando en los demas aunke aun no estoy segura de cuantos van a ser. Las historias son mias, aunque estan inspiradas un poco en canciones de mi banda favorita BLUE OCTOBER, el titulo del capitulo es el titulo de la cancion. Espero que lo disfruten.


INTO THE OCEAN

Toda historia debe iniciar primero por un final…

- Prométeme que seguirás, que no te dejaras caer por nada –

- No me pidas algo que no puedo cumplir –

- Si puedes yo que si, por favor necesito que me lo prometas –

- Ali… -

- Prométemelo –

- Esta bien, te lo prometo –

-Te quiero pedir otra cosa, sigue con tu vida, pero no me olvides, que ni estando muerta podría soportar que me olvidaras, mantenme siempre en tu corazón –

-Tonta, no tienes ni que pedir eso, jamás podría olvidarte Ali, jamás. Te amo con toda el alma mi sirenita. Te amo más que a nada en este mundo –

- Te amo –

No hay nada más difícil que presenciar el ultimo respiro y el ultimo latido del amor de tu vida, ver como su vida se consume, y con ella la tuya. Se fue. Dejándome con solo un recuerdo para vivir, como pretende que siga? Sin ella el oxigeno no me sirve mas y los latidos de mi corazón dejaron de tener sentido.

Después del final, la historia sigue su camino…

- Justin, no puedes seguir así, me preocupas –

- Déjame tranquilo Lisa, quiero estar solo –

- Llevas solo mucho tiempo, te vas a enfermar, no es sano –

- No me importa Lis, de verdad que ya nada me importa –

- Justin sabes lo mucho que me importas y no quiero que nada malo te pase –

- Ali se fue! Que otra cosa me puede pasar que sea peor! –

- Yo se que te duele demasiado, se lo mucho que la querías, pero Justin, tienes que seguir con tu vida no puedes dejarte caer así –

- Es que no entiendes, ella lo era todo para mi, todo –

- Lo se pero ella ya no esta…-

- Y crees que no lo se! Que no me acuerdo de eso cada segundo! Crees que estuviera así si no supiera que ella ya no esta, que no la tengo a mi lado! Mi vida no seria el desastre que es si ella estuviera aquí con migo y lo ultimo que necesito es que tu vengas a restregarme en mi cara que esta muerta! Así que por favor déjame solo-

- Justin, perdón es solo que yo… -

- Lisa vete! No quiero verte, no quiero escucharte, quiero estar solo! Que parte de eso no has entendido? –

- Justin… -

- Lárgate Lisa vete! –

Y se fue, y me quede ahí parado viendo como la segunda mujer mas importante para mí salía de mi vida, como mi mejor amiga salía corriendo de mi departamento con los ojos inundados en lágrimas.

Durante el camino, sin duda encontraremos odio, soledad, dolor y desesperación

Le había gritado muy feo a Lisa, pensé en llamarla y pedirle perdón, pero eso solo la traería de regreso a mi casa y no tengo ánimos de que me este recordando la muerte de Ali, como si no tuviera suficiente con mi fastidioso corazón que no hace mas que llorar y gritar su nombre.

Y es que ella no entiende! Nadie lo entiende! Que se supone que haga sin mi Ali… la necesito, la necesito tanto…

Regrese a la oscuridad de mi habitación, la que había sido mi guarida todo este tiempo, Lisa tenía razón en algo, no había dejado ese lugar. Ella me llevaba comida todos los días que a veces comía y otras no y era la única persona con la que había tenido contacto, tantito me asomaba a la ventana y el sol me quemaba los ojos ya tan acostumbrados a la oscuridad, no recordaba cuantas veces me había bañado, o si me había bañado y mi reflejo se veía mas pálido, flaco y demacrado que nunca, el tipo del espejo era una persona tan distinta a mi, o al yo que era antes de que Ali se llevara mi corazón con ella a la tumba. No hacia más que tomar hasta quedarme dormido, procuraba dormir tanto tiempo como pudiera.

Era mejor estar dormido, más fácil, ya que gracias al alcohol no tenia sueños, simplemente caía inconciente. No pensaba, no sentía y sobretodo no me acordaba de ella. Por desgracia, ese vendito estado de inconciencia no duraba mucho, me despertaba y todos los recuerdos volvían a mí de golpe como cientos de caballos a todo galope, mi corazón se encogía, mi cabeza daba vueltas.

Me sentía tan cansado, tan mal todo el tiempo el dolor de su partida era insufrible quería arrancarme la cabeza para dejar de pensar en ella y sacarme el corazón para no sentir más. Mi dolor era tan fuerte que necesitaba apagarlo con algo y había ocasiones que llegaba a ser tan insoportable que el alcohol ya no me servía de nada y requería de algo más fuerte. Solo tenía dos opciones para estar relativamente calmado caer inconsciente para olvidarla, o traerla conmigo, sentirla junto a mí. Lo segundo no era lo mejor, una vez la traje de regreso y me dejo nuevamente, quise intentarlo de nuevo y se volvió a ir, me propuse no hacerlo de nuevo y optar por la inconsciencia que producía el alcohol, pero mi necesidad de estar con ella se fue haciendo mas y mas grande que no me quedaba de otra, si quería seguir con vida debía tenerla con migo. Así que me sentaba a fumar para calmar mis ansias y en poco tiempo ella estaba con migo.

Tan hermosa como siempre, como aquellas sirenas que cantaban a los marineros y los enamoraban para guiarlos a su fin. Eso me había hecho ella, me había hechizado condenadome a amarla toda mi vida, a seguirla a donde sea que ella fuera, incluso al fondo del mar si ahí es a donde quería ir. Su cuerpo, sus ojos, su sonrisa, su dulce voz, toda ella me invitaba a seguirla y no había nada en este mundo que evitara que yo lo hiciera. Me estiraba para alcanzar su mano, la tocaba, la abrazaba y la besaba, sentía su cuerpo junto al mío. Me deleitaba de su aroma respirando profundamente disfrutando cada una de sus caricias y justo cuando me sentía vivo de nuevo, cuando sentía que había llegado al paraíso ella se marchaba, me dejaba otra vez esfumándose entre mis brazos, tirándose al mar y llevándome con ella.

El agua helada contra mi cuerpo era una sensación vigorizante, por segundos me sentía consiente, con la mente clara y todos mis sentidos agudizados. Pero cuando el efecto pasaba el frio comenzaba a entumecer mi cuerpo y el fuerte movimiento del mar me jalaba al fondo. Por más que luchaba las olas me jalaban y me hacia presa de la desesperación, con urgencia la buscaba entre las olas, buscaba algo con que soportarme lo que fuese pero no había nada, solo el inmenso mar que me rodeaba. Trataba de nadar, de salir de ahí pero no podía, no había una sola luz que me indicara que la tierra estaba cerca. Mis brazos, mis piernas, cada musculo de mi cuerpo me dolía por el esfuerzo, el oxigeno se me acaba y las olas me jalaba con mas furia cada vez. Mi mente se nublo al punto de no poder pensar en anda mas, era inútil, por más que tratara el océano era más fuerte que yo. Rogaba al cielo que esto terminase rápido, y como si hubieran escuchado mis suplicas entre la oscuridad logre divisar su rostro nadando hacia mí, me tome entre sus brazos y me llevo con ella. La calma, el silencio y la oscuridad me rodearon, y al fin todo había terminado.

Pero también descubriremos que hay amor, compasión y esperanza que nos ayudaran a seguir…

No podía abrir mis ojos ya que mis parpados parecían pesar toneladas, no sabía ni donde estaba no recordaba nada, mi mente seguía nublada y confusa. Al principio no escuchaba nada más que un molesto sonidito que provenía de quien sabe dónde, pero momentos después logro escuchar algo en el fondo, eran voces, al principio no eran claras pero de a poco pude comprender algo de lo que decían, aunque sin entender de que hablaban

- Tuvo suerte de encontrarlo a tiempo, un poco mas y habría sido demasiado tarde – era una voz masculina y totalmente desconocida – ya logramos estabilizarlo y esperamos que reaccione pronto, pero se encuentra usted bien? –

- Si yo estoy bien, solo sigo un poco espantada, aun no puedo creer que haya hecho algo así – esa voz en cambio me sonaba tan familiar y extraña a la vez, se escuchaba tan triste y apagada.

- La droga que consume es bastante fuerte y más encima si las usa con alcohol, su uso prolongado puede causar alucinaciones, delirios y cambios drásticos en el estado de ánimo como una fuerte depresión, al parecer ingirió una gran cantidad de droga, lo que le provoco la sobredosis –

- Pero va a estar bien verdad? –

- Esperamos que si, logramos actuar a tiempo y de esta se salvo, pero va a necesitar mucha ayuda si queremos que esto no se repita. Pero será complicado, la droga es altamente adictiva y los pacientes que la consumen muestran un severo caso del síndrome de abstinencia –

- Entiendo –

- Segura que se encuentra usted bien? Luce muy pálida –

- Si ya se lo dije fue solo el susto -

- Muy bien, entonces yo me retiro, cualquier cosa no dude en avisarme –

- Muchas gracias –

Tarde en reconocer la voz, pero ahora no tenia duda sobre de quien se trataba, se escucharon unos pasos y una puerta que se cerraba e inmediatamente después la persona que se encontraba a mi lado comenzó a llorar. Era un llanto de angustia y sentí la necesidad de consolarla, reuní todas las fuerzas que pude y con un gran esfuerzo logre abrir mis ojos. La luz me cegó por un momento y después pude ver a mi amiga llorando con sus manos cubriendo su rostro.

- No llores lisy, por favor no llores –

- Justin despertaste! Como estas como te sientes? –

- Molido. Que me paso? Dónde estoy? –

- Estas en el hospital. No recuerdas que paso? –

- No –

- Esta bien, no te preocupes todo va estar bien te lo prometo, yo estoy aquí contigo y no voy a dejarte solo nunca. Yo te voy a ayudar y todo va a salir bien. Luego te explico que paso, ahorita descansa si? Cierra los ojos y descansa, yo aquí voy a estar –

- Gracias, Lisa yo… –

- Shh, no digas nada, duerme –

Tomo mi mano débil entre las suyas y comenzó a susurrar una canción que no conocía, las energías que había juntado se me fueron todas y volví a caer dormido.

Hasta que por fin logramos llegar al gran comienzo…

- Perdona que haya dejado pasar tanto tiempo para venir a verte, pero se me caía la cara de vergüenza, después de lo que paso. Me olvide por completo de ti y permití que el dolor me controlara, se que estuve mal, ahora lo entiendo y créeme que he hecho todo lo que está en mis manos para salir del hoyo en el que yo solo me metí, no ha sido fácil sabes? Me las he visto negras y aun no logro salir por completo, pero sigo luchando y no me voy a rendir. –

El cementerio se encontraba vacío, era una mañana fresca y clara. Hoy, hacia dos años que Alison había muerto y hasta hoy logre reunir el valor necesario para venir a visitarla a su tumba. Habían sido dos años muy difíciles, dos años de lucha para superar mi adicción y mi depresión. Por un momento había olvidado las promesas que le había hecho a Ali, pero ya no, ahora las tenía más presentes que nunca y las iba a cumplir.

- Te prometí dos cosas, que no me dejaría caer y estoy luchando con todas mis fuerzas para no hacerlo, también prometí que no te olvidaría, yo pensaba que eso significaba no amar a nadie más después de ti, pero me doy cuenta que también en eso me equivoque. Jamás te voy a olvidar Ali, fuiste alguien muy importante en mi vida y siempre estarás en mi corazón, pero creo que ya es tiempo de dejarte ir y darme la oportunidad de enamorarme de otra persona. –

Me agache a colocar en su tumba sus flores favoritas. Ali había significado tanto para mí, llego a ser mi vida entera pero ahora ya no estaba y yo tenía que dejarla ir, así descansaba en paz ella y vivía en paz yo.

- Adiós Alison –

Y sin más me di la vuelta y empecé a caminar, dirigiéndome hacia quien me esperaba y me había está esperando pacientemente estos años, quien no me había dejado cuando más necesitaba de alguien.

Necesitaba cerrar esta capitulo en mi vida, para así poder empezar de nuevo.