Una pequeña entrega con dos poemas concernientes a la amistad como sentimiento infinito.

Están muy lejos de ser bellos, pero son una breve descripción, que se queda corta por supuesto, de lo que siento por dos personas que son mi hermano y mi hermana, sin ser hijos de mi madre.

Espero que les agrade, aunque sea minúsculamente, y que se tomen el tiempo de dejar un review.

Sin más por el momento, y ya que la migraña no me deja escribir más…aquí lo tienen.

- 1 -

Amigo mío,

Tengo una necesidad irrefragable de evocarte en mi pensamiento.

Pero no desciende ésta de adolecer si en tu presencia no puedo,

Llamar a la distancia y decirle que para nosotros no existe.

Amigo mío,

Eres parte muy íntima de mí,

En ti soy puro, y me siento limpio.

Mi amor fraterno no es producto de impíos deseos, o de básicas irracionalidades,

Es dilección meditada, llena de candor y bonhomía.

Es espíritu de cristal, es perfecto y a la vez tortuoso, pero circunspecto.

¿Qué eres entonces, para mí?

Diáfano rayo de pureza y libertad. Isla sobre el piélago de maldad infinita.

No me juzgas, aun cuando sé que disto de merecer tus palabras.

Tu amor reside en aceptar lo que soy, sin importar qué tan perdido me encuentre,

Pues eres mapa, y yo en ti encuentro el camino.

Amigo, si supieras tan sólo la felicidad que produces cuando te asomas en mi pensamiento…

No me tienes que dar nada porque te quiera, pues yo mismo te ofrezco libaciones.

¡Qué raro e invaluable el momento en que supe que te había encontrado!

¡Supe desde aquel fugaz instante, que te querría siempre, y que tesoro serías!

No espero nada de ti. Lo juro.

Nuestra cita es espiritual, inmarcesible y alba.

Nos es tácito el sentido de nuestro vínculo, y en el jardín que cultivamos, podemos ver sol, luna y brío.

¡Innumerables veces he bendecido el momento en que puedo verte!

Sin embargo, bendigo también cuando te marchas, pues tenerte a mi lado sin hipocresía es dulce liberación y fiel vendimia.

Eres mi felicidad máxima, apacible alivio para las penas del reconcomio en el que parezco ahogarme.

¡Oh, amigo, tengo necesidad de ti, y por eso, no tienes obligación para conmigo!,

Cuando el amor es honesto, la felicidad brota en los corazones que ya no son objeto de dilección, si es que el amigo se marcha.

A Dios gracias, sea contigo y conmigo.

- 2 -

Estabas en mi sueño, amiga.

Así como parte de mi vida eres, también en mi subconsciente pareces estar dormida.

¡¿Podrás comprender alguna vez la magnitud del sentimiento que me incendia?!

Un abrazo es mil veces más puro que el banal deseo.

Te quité la venda con la que apareciste ciega, y aún así no quieres ver.

¡Te amo, amiga! Y es una emoción tan cálida, tan pura y cristalina que me atemoriza pensar en ella.

¿No puedes ver que el calor del cuerpo no es ni remotamente bello si lo comparas con el susurro del alma?

¡Has experimentado tantas veces la caricia del viento en tu cabello, y aún no aprendes que ni siquiera eso es gratuito!

Pues te ofrezco algo que no es infundado, algo que carece de perfección, pero no de anhelos. Tómalo, pues es mi vida. Tómalo, pues es mi amistad.

Quiero que comprendas. La hipocresía que puede rodearnos es cruel, y es aciaga, pero las sonrisas que a ti te dedico no tienen atisbo de falsa reconvención. Para ti, es verdad y luz. Por ti me apago, con tal que tú brilles.

Amiga, no encuentro cómo expresarte lo que me haces sentir. Eres amada, y eres feliz, aunque no quieras aceptarlo.

Ínfimo resulta mi sacrificio si lo comparo con el regalo de tu mirada, e infinita paréceme la suerte, por haberte encontrado.

Pues, amada amiga mía, llevas el secreto de mi felicidad, magna e intranquila, como agua escurriendo entre las manos tuyas.

Bésame, con ternura de niño, y dime, ¿No es perfecto el amor que idealizamos?

- , -

Gracias por leer.

Los reviews son agradecidos.

Frederik C. Autumn de Olavarrieta.