Manos Frías

« You make me wanna scream
You're so fabulous
You're so good to me »

Se besan, ríen, deslizan sus manos sobre el cuerpo del otro sin atreverse a mirarse, solo tienen quince años después de todo. Cloe se estremece y Franz sonríe creyendo que el es el causante de esa sensación aunque lo es, por supuesto, no de la forma en que él lo piensa.

Él recorre su espalda, tratando de desabrocharle a ciegas el brassier. Ella reprime un grito al sentir como coloca sus manos heladas encima de sus pechos –después de todo, están en el armario donde se guarda el equipo deportivo ahí cualquiera podría escucharle y entonces vaya que se armaría una buena.

Ya se imagina a su tío Armand dándole uno de sus interminables sermones mientras Anthony se burla de ella porque la pillaron en el armario del instituto besuqueándose y haciendo sabrá que más con un chico al cual por cierto detesta.

Reprime otro grito, y es que ahora Franz le acaricia las piernas por debajo de los pequeños shorts deportivos que lleva puestos.

― ¿Por qué demoran tanto? ― pregunta una chica de su clase de gimnasia a la cual han mandado a averiguar porque sus compañeros llevan quince minutos de retraso, solo les han mandado por unos balones de soccer. No contestan, es más, ni siquiera respiran, ya tienen experiencia en eso, después de todo, han pasado dos años de su primera vez juntos en aquel mismo lugar.

Ahora tienen diecisiete y están en su último año, a punto de salir al mundo universitario, un mundo en el que, con suerte, jamás volverán a verse la cara. Pero siempre es bueno recordar los buenos tiempos, además, ahora saben que esperar por parte del otro.

Ninguna palabra dulce, ningún sonrojo o risita estúpida. Solo sus labios de color carmín marcando cada centímetro de la piel de Franz mientras sus manos eternamente heladas recorren su espalda.

Porque Franz tiene las manos frías. Las manos frías y la mente demasiado caliente para alguien de su edad. Desde siempre ha sido así. Si lo sabrá ella, después de todo, algo tendría que haber aprendido después de dos años teniendo sexo en ese viejo y polvoriento armario.


Notas de la Autora: Me ha quedado más raro de lo que esperaba, pero dentro de todo me gusto. Es que últimamente le he cogido cariño a las parejas Crack dentro de mi historia xD (Creo que eso es aún más raro) Y el Cloe x Franz no dejo de dar vueltas en mi cabeza y en cuanto leí Manos Frías en la tabla de LJ simplemente vino a mi la idea.

Nos leemos pronto.

Y recuerden, un review no cuesta nada y me da inspiración para continuar.