COMBATES


No hay plazo que no se cumpla, ni fecha que no llegue. Así pues me encontraba ultimando los detalles para mi viaje a Monterrey.

-Amor, ya vámonos o te iras conmigo-señalo Bruno divertido por mi actitud medio desquiciada.

-Si, ya voy; solo reviso que todo este en orden- señale dando el último vistazo a mi cuarto. Salí directo a la puerta.

-¿Lista?- pregunto al pie de la puerta.

-Si, lista-señale para robarle un beso y bajar directo al Skyline.

Apenas subimos al auto, fuimos directo a la central de autobuses, algunos ya se encontraban ahí.

Bajamos para recargarnos en el sky para esperar la llegada de los demás.

-¿A que hora saldrás?- interrogue mientras me recargaba en su hombro.

-En unas dos horas, solo iré a recoger algunas cosas a mi cuarto, paso por mi maleta al depa y parto; te aseguro que llegare primero que ustedes- señalo divertido, pero a mi la idea no me agrado.

-Bruno, por favor conduce con cuidado; no es necesario que llegues antes, además sabes que debo permanecer con el equipo- dije de inmediato mientras lo miraba fijamente.

-Claro que tendré cuidado, no te preocupes por eso; y lo de que no puedas salir un poco no me agrada- señalo con una media sonrisa.

-Si puedo salir, pero no se cuando ni cuanto tiempo nos darán; llegaremos justo para el registro. Yo creo que mañana tendremos la tarde libre, pero no se si lo usemos para entrenar o nos dejen conocer la ciudad- señale divertida.

Vi como se acercaba a mí.

-¿Conocer la ciudad?,… y que quiere que le muestre, yo puedo ser su guía- señalo en un susurro con voz increíblemente ronca, un escalofrió me recorrió de pies a cabeza.

-Muchas gracias, pero conozco la ciudad a la perfección- fijé sonriente.

Me miro ceñudo.

-Pero podemos ir a recorrerla juntos- expuse para terminar con una caricia de mis labios en su nariz.

-Eso sería perfecto- menciono alegremente.

Me aproxime a el y recargue mi cabeza en su hombro, enseguida me envolvió con sus brazos.

Una voz a mis espaldas me hizo separarme de él.

-Milena, ya llego el autobús; hay que ir a registrarnos y guardar las maletas- señalo Lorena.

-Gracias Lore, ahora voy- indique con una rápida sonrisa.

Regrese la vista a mi novio.

-Ya es tiempo- apunte sonriente, aunque la verdad era que no me alegraba nada dejarlo solo.

-Si, ya es hora- me dio un beso en la frente para ir por mis maletas.

Era increíble que para un simple fin de semana, ocupara dos maletas; pero la mas grande era la de mi equipo, la cual contenía dos pares de espinilleras, dos de guantes y dos cintas, todos esto colores rojo y azul. Mi cinta oficial, ósea una café. Dos uniformes blancos y una pechera.

-No se como puedes cargar todo esto cuando yo no estoy- comento mientras avanzábamos al autobús.

-Sabes, justo pensaba en eso, la maleta mas pesada es la del equipo; pero esa solo la cargo para los torneos, en los entrenamientos a veces ni llevo equipo- dije divertida.

-Pues espero que a la larga no tengas que usar bastón porque te lastimaste la espalda- dijo y pude ver que peleaba por contener la risa.

-Muy gracioso,… lo mismo digo, ese equipo tuyo pesa una tonelada; y tu si lo ocupas para tus entrenamientos- le mire divertida para darle un codazo.

De inmediato me rodeo con su brazo y me estrecho fuertemente, lo imite de inmediato; amaba estos momentos de juego.

Tome un respiro y me separe de el.

-Bien… te veo en unas horas- dije mirándolo fijamente.

-Si, abrochas el cinturón, ok; y llamas a tu casa en cuanto llegues y a mi- dijo alegremente.

-Si papa… claro que lo hare, lo mismo digo; maneja con cuidado, abrocha tu cinturón, no uses el celular mientras conduces y no te distraigas del camino- dije mientras estrechaba su mano.

La alzo y beso el dorso.

-Claro,... solo cuídate quieres- dijo para abrazarme y darnos el ultimo beso del día.

Tome las maletas y fui a registrarme para poder guardar las maletas.

Antes de subir le di un ultimo vistazo. Se veía perfecto, tan lindo y solo mío. Sonreí antes de subir. Al buscar mi asiento me tope con David.

-Hola- salude alegre, la verdad esto era algo nuevo para mi, otro tipo de viaje.

-Hola, lista para tu primer nacional como miembro del equipo- pregunto sonriente.

-La verdad aun no lo creo, sin mencionar que mi cuñada ya me amenazo con cosas como porras y playeras- dije divertida.

-Oh, tendrás admiradores… eso es bueno; yo antes tenia, pero con el paso de los torneos a algunos les aburre y mis padres pues están trabajando- comento sonriente, y yo me sentí mal por él.

-Yo no se como convenció a todos de esa locura, pero déjame decirte que es la primera vez que me verán en vivo, solo mi hermano y Bruno y… un amigo- apunte y en ese momento me vino a la mente Fernando.

-¿Un amigo, o un ex?- cuestiono de inmediato.

-En serio que a ti no se te va una, si un ex novio- dije algo incomoda. De inmediato sonrió.

-No te preocupes, yo también lleve a novias a torneos, pero la verdad a la mayoría les aburre; ahora ya no las invito, a decir verdad a veces ya ni menciono que entreno karate… creo que las incomoda- dijo con una media sonrisa.

-Eso depende de que tipo de chica busques,… por que si conozco algunas que son algo "delicadas", pero no al grado de que no les guste un karateca; en cambio si saben que yo lo practico piensan que es muy tosco, agresivo, muy poco femenino, etc.- dije y de inmediato mi némesis Jimena vino a mi mente, si supiera lo bien que utilizaría mis habilidades con ella.

-Pues si tu lo has dicho, a la mayoría eso les atrae, pero creo que ya las han apartado a todas, últimamente solo encuentro a aquellas que huyen; creo que piensan que me gusta golpear a diestra y siniestra- dijo para terminar carcajeándose.

-Puede ser- dije sonriente.

-Bien tomen su asiento por favor, que ya nos vamos- interrumpió Santillan en medio del pasillo y se hizo una ovación por parte de todos los presentes incluyéndonos nosotros.

-Monterrey haya vamos…tal vez encuentre a alguna valiente que no le asuste mi pasatiempo- dijo alegre mientras sonreía de oreja a oreja.

El viaje fue tranquilo, me extraño que David se quedara en el lugar junto a mi, pero bueno considerando lo bien que nos llevábamos hasta se me hizo algo lógico.

El sueño me vino un par de horas después, quise enviarle un mensaje a Bruno, pero recordando mis propios consejos, pensé en no distraerlo con el celular.

Cuando abrí mis ojos me encontraba en la calle caminaba distraída mientras oía que alguien me llamaba a lo lejos, pero no le prestaba atención; yo estaba interesada en lo que vería frente a mi, seguía avanzando y ahí estaba el amor de mi vida; tan guapo como siempre recargado en su inseparable auto, cuando nuestras miradas se cruzaban me regalaba una de esas sonrisas. Corría a su encuentro.

-Peque- decía en cuanto me veía.

-Amor- decía yo para besarlo, pero entonces su alegría se transformaba en confusión.

-Milena déjate de bromas,… amor, si claro; es buena para recibirme- decía divertido, y la confusión de inmediato me invadía.

-¿Broma?-

-Si, que otra cosa puede ser viniendo de mi mejor amiga… Tristán, como estas- decía despreocupado para terminar saludando a mi hermano.

-Yo no soy tu mejor amiga… bueno lo soy, pero también soy tu novia; tu peque- decía desesperada intentando que el dejara la broma.

-Hermana de que hablas, déjate de juegos si ya de por si creo que eres extraña; no apoyes a mi teoría-

Comenzaba a alejarme de ellos, esto era una pesadilla; lo sabia, tenia que despertar.

Alguien zarandeándome me saco de ella.

-¿Milena… estas bien?- dijo una voz y sin pensarlo me aferre a el.

-Lo siento- dije en cuanto me percate que era David y no mi niño a quien abrazaba, me separe de él de lo más apenada.

-No te preocupes, pero dime estas bien;… tenias una pesadilla cierto- interrogo y mi pena se hizo mas grande.

-Si, de verdad lo siento; espero no haberte despertado- dije y en ese momento solo quería meter mi cabeza en la tierra.

-No, no me despertaste; en los viajes casi nunca duermo- comento sonriente.

-Bueno eso me tranquiliza un poco mas- dije y no sabía como despedirme de nuevo.

-¿Quieres hablar de tu sueño?- interrogo y quería hundirme aun mas profundo en ese hueco.

-No es nada… la verdad ya no recuerdo de que se trataba, deben ser los nervios- dije y espere que con eso se conformara.

-Bien, si seguramente son los nervios; trata de dormir que el camino es aun largo… bueno tu sabes de ello- dijo sonriente.

-Tienes razón aun falta mucho, espero que descanses aunque sea un poco- respondí sonriente para girarme a la ventana y tratar de verdad de dormir. Esas "benditas" pesadillas de verdad cada vez me molestaban más.

El sueño regreso a mi, y gracias al cielo sin pesadillas esta vez.

Al llegar era muy temprano, pero justo para nuestro registro en el torneo, el cual solo nos tomo una hora aproximadamente.

-Bien ahora iremos al hotel y si nuestra guía nos muestra los lugares más representativos de su ciudad estaríamos más que encantados- apunto Santillan.

-Claro, por mi encantada- dije sonriente, y recordé avisarle a Bruno que no lo vería en el día.

Nos dieron nuestras habitaciones y de ahí, fuimos a recorrer el centro, la verdad era que no tenia el mas amplio conocimiento, pero la mayoría de las atracciones se encontraban ahí, el día fue espectacular, como lo dije era una nueva experiencia, nos la pasamos entre fotos y bromas.

Por la noche, estuvimos libres lo que de inmediato informe a mi novio, que no tardo más de una hora en pasar por mí para ir a pasear.

-Te extrañe mucho- comente en cuanto lo vi.

-Y yo a ti- dijo divertido.

Fuimos a ver a mis padres que se deshicieron en abrazos y felicitaciones, luego el rol continuo a su casa donde todos nuestros amigos nos esperaban para una cálida y muy muy entusiasta bienvenida.

-¡PEQUE¡- gritaron todos en cuanto entre a la sala.

Todos estaban ahí, incluso Fernando; lo que en un segundo me preocupo, pero recordando mis propias palabras me tranquilice enseguida, el ya no era objeto de molestia para Bruno.

Aprovechando de nuestra libertad y mayoría de edad no lo pensamos dos veces y fuimos a un antro. Le envié un mensaje a Lorena preguntando si querían ver un poco de la vida nocturna de mi ciudad, sin pasar ni diez minutos la respuesta que esperaba llego.

-Chicos vamos a pasar a mi hotel, para llevar a algunos de mis compañeros con nosotros- anuncie alegre.

-Chicas golpeadoras como tu,… bueno; espero que al menos sean guapas- apunto Alex y no pude evitar darle una mirada asesina.

-Si continuas diciendo eso, les diré que eres gay – lo amenace y de inmediato su semblante cambio.

-Ok, me comportare; pero no me levantes un falso como ese, chica por dios cuido mi imagen-señalo preocupado y todos estallamos en risas.

Envié un mensaje de respuesta para que estuvieran listos en unos 40 minutos para pasar por ellos.

Salimos para acomodarnos en los carros, ahora contábamos con tres; el de Alex, mi hermano y el sky de mi novio. Vi como Fer se quedaba rezagado, fui con él.

-¿Vendrás cierto?- interrogue alegre, esto era de lo mejor combinaría dos de mis grupos de amistades.

-Si, claro; solo que yo los veo haya, díganme a que lugar irán… es que… iré a recoger a alguien- dijo nervioso.

-Alguien y no me habías dicho, eso no se hace- apunte aparentemente seria.

-Te lo iba a comentar, pero nunca te encontraba, no creas que te lo estaba ocultando…-

Estalle en risas.

-Fer, en serio; no tienes porque darme ninguna explicación, me alegro por ti, de verdad y me encantaría conocerla… bueno no estoy tan segura de ello, no quiero cometer alguna indiscreción-señale y me sentí de lo mas extraña con la conversación que sostenía, a decir verdad esta situación me estaba tomando por sorpresa.

-No es para tanto, apenas he salido algunas veces con ella; y de hecho ya había quedado de salir con ella hoy, solo nos uniremos a su caravana; un dato ella no sabe que eres mi ex, si no comentaras eso seria lo mejor- dijo sonriente y yo enrojecí de inmediato.

-Ok, no te preocupes;… y se los diré a los demás, no quiero complicarte las cosas- señale para despedirme de el con un beso en la mejilla.

-Me avisas en donde estarán cuando lo decidan-

-Claro-

En cuanto subimos al auto di el aviso.

-¿Es enserio, el bueno de tu ex llevara a la nueva?- interrogo Alex y casi lo mato.

-Si, y ya deja de decir eso; todos sabemos que es mi ex, no hay necesidad de que lo digas además me alegra que sigamos siendo parte de sus amigos, por lo que pido… NO, suplico que nadie habrá la boca respecto a mi antigua relación con el, ok- declare sería, lo que menos quería era perjudicar a Fernando.

Ok señorita molestia…entendido y copiado, has el favor de informar a los del otro vehículo con las ultimas noticias- señalo divertido Alex.

Seguí su consejo y llame a Ariz, que iba en el otro auto, le informe y de nuevo la misma protesta vino.

Cuando finalmente decidimos el lugar al que iríamos, le informe a Fer. Llegamos sin más percances al hotel, y la concurrencia solo contaba con un invitado no deseado, y no por mi; si no por mi novio. David y otros seis compañeros más nos aguardaban en la entrada del hotel.

Nos acomodamos como pudimos en los autos y yo me mantuve alejada de David con el fin de evitar algún percance, hoy quería que fuera perfecto.

En el antro todo estaba tranquilo, apenas comenzaba la noche; pero cuando de nuevo mire el lugar, todo estaba lleno. Una hora después llego Fernando con una chica, linda debo reconocer; se veía algo tímida, pero considerando que se encontraba con un gran grupo de desconocidos era comprensible.

-Hola, tu debes ser la mejor amiga- saludo y yo no supe que decir, ¿Fernando le había hablado de mí?.

-Un gusto conocerte, y lo de mejor amiga es una exageración; soy Milena y tu-

-Oh claro, disculpa …Valentina; y no exagero tanto Fer como Ángel te mencionan un poco, se que eres Milena, vi una foto tuya y de Fer en su celular- comento algo seria, ¿Acaso ya sabia que era su ex?.

-Si, me imagino; le gusta tener fotos de sus amigos- explique y suplique porque Fernando regresara de inmediato de la barra con sus bebidas.

-De sus amigos… no querrás decir de su ex novia,… si, se que eres su ex y no me lo dijo el; pero no es necesario, la manera en que habla de ti lo deja descubierto- señalo y yo quería salir corriendo de ahí.

No sabía que decir.

-No le digas que lo se, ok; se que me lo dirá cuando este listo- señalo y no supe que hacer.

-Lo siento, pero mi lealtad es con el; y te aseguro que entre el y yo solo hay una amistad, lo estimo mucho y ambos guardamos con alegría el tiempo que fuimos novios- explique.

En cuanto vino Fer me sorprendió verlo charlando con Bruno, tal vez me encontraba en la dimensión desconocida; los mire extraño.

-Ok, que hacen ustedes dos hablando y segundo Valentina ya sabe que salimos-

-Hablamos de mi nuevo objeto de odio- señalo Bruno. Touché, Fer había revelado información.

-Sabias que ella fui mi novia- pregunto Fernando a su acompañante, amiga,… o sea lo que fuera.

-Si, si querer vi una foto suya, y hablas mas de la cuenta para que solo fuera una amiga-

-Bien, creo que nosotros vamos por…. Unos tragos, verdad Bruno- dije a mi novio para dejar a mi amigo en su conversación.

-Con que habla de ti- dijo Bruno con una media sonrisa que no me gusto nada.

-No empecemos con eso, por favor… mejor vamos a bailar-dije tratando de calmar el ambiente.

-Bien, vayamos a bailar un poco-

Y así sin más percances paso la noche, por desgracia yo tenia que regresar al hotel con el equipo. Casi nos dio un infarto cuando vimos la hora, eran las dos de la madrugada y teníamos que estar para la lista a las ocho; si lo pensábamos bien seis horas era buen tiempo para descansar, pero la verdad era que en las circunstancias en las que habíamos invertido ese tiempo eran demasiado desgastantes, pero aun así no la cambiaria por nada.


Sorry, mi inter fallo y no me dejaba entrar; pero aqui esta el capi. Saluditos