OLVIDADOS

(2da Parte)

Cuando finalmente regrese a casa recordé que debía haber llamado a Santillan, sin embargo Emmanuel me informo que lo localizaron e informaron que yo regresaría por mi cuenta; lo cual agradecí enormemente, no me sentía con cabeza para hablar con nadie.

Me encerré en mi habitación, o lo que había sido mi dormitorio hasta hacia poco más de un año. ¡Dios¡ parecía una eternidad y a la vez me parecía demasiado poco para todo lo que había pasado en tan solo unos dieciocho meses.

Al recostarme en la cama me permití vislumbrar algunos de mis nuevos recuerdos, algo no tan difícil al menos a mi parecer.

-¿Quieres comer?- pregunte

-No, ya me voy a mi casa; ya te quite mucho tiempo-

- Si ya se, es súper tarde y no he hecho nada- dije sarcásticamente.

Soltó una pequeña risa, nos levantamos y bajamos las escaleras yo le di una pequeña patada en la espalda.

-Ay, que agresividad la tuya- me dijo

-Ya sabes, me gusta golear gente- le recordé alegre

-Y hablando de eso, ya no piensas ir a entrenar- pregunto

-Si, claro; sabes que amo el Karate, porque preguntas-

-Nada mas, es que como no habías mencionado el tema pensé que te ibas a retirar – dijo pensativo

-Todavía no he pensado en el retiro, pero cuando lo haga te lo haré saber- dije alegre

En ese momento sonó su celular.

Así que ahí estaba la prueba de que el había estado en mi habitación anteriormente como me lo dijo. Instintivamente sentí que no debía retroceder más en ese día.

Seguí "mirando".

Metí todo a la bolsa y salí para ir en busca de Jenna, vivía a dos cuadras de mi casa y a siete de la de Mela. Ya casi llegaba cuando mi bebe sonó, era Bruno, lo sabia por el timbre, era una canción de Blink 182, rápido busque mi cel. en la bolsa y conteste.

-Diga- dije alegremente.

-He, ¿Que pacho vas a venir al partido verdad?- pregunto.

-¿Es hoy?- pregunte simulando indiferencia.

-Si, no te acuerdas; ayer te dije- me recordó con voz frustrada.

-Ah… es cierto, no creo ya quede con las chicas- dije para que todo el plan fuera una total sorpresa para él.

-Ah, pues que vengas todas- me sugirió

-No se, a ver si quieren,…por si no te veo ojalá ganen, mucha suerte- deje alegre

-Gracias, y ojala las convenzas- dijo esperanzado

-A ver que puedo hacer, chao- dije con voz alegre. Colgó, me reí de lo mala que habla sido al no decirle la verdad, pero así disfrutaría más de la sorpresa.

Llegue a casa de Jenna, toque el timbre y esta salió, fuimos con Mela.

Sin darme cuenta el sueño me venció.

En cuanto desperté baje dispuesta a ordenar mis cosas y pedir que me llevaran a la central.

-No te puedes ir en ese estado- protesto mi madre de inmediato.

-Mama no puedo evadir mis responsabilidades en la escuela, solo tengo una semana para estudiar, los exámenes están próximos… estaré bien- explique tratando de que comprendiera, lo mejor era volver a "la normalidad". Normalidad con un grandísimo cambio, no tendría a Bruno.

-Mañana… por favor solo quédate esta noche, mañana te llevaremos. No puedes pedirme que permanezca tan tranquila después del susto que nos diste y las noticias de tu memoria-.

-Esta bien, no creo que un día afecte mucho- respondí con un intento de sonrisa tratando de animarla.

-Te llamo Fernando, no le comente lo de tu desmayo pero pidió que le llamaras en cuanto pudieras- dijo Emmanuel a mis espaldas.

-Gracias Emma… le llamare ahora- subí a mi cuarto y le telefonee.

-Buenas tardes ¿Se encuentra Fernando?- pregunte de inmediato.

-He…Si, de parte de quien- respondió una joven voz.

Valentina.

Colgué de inmediato.

Ella estaba en su casa… en su casa, conocía a su madre.

El timbre de mi celular me asusto. Era el.

-Hey, ¿Porque colgaste?- pregunto evidentemente confuso.

-Se corto… ¿Para que me llamabas?- respondí y de inmediato trate de evadir el tema.

-¿Cómo estas? ¿Ya fuiste al doctor?- pregunto con evidente preocupación.

-Si, ayer… tuve que ir, estoy "bien" dentro de lo cabe-

-¿Tuviste?... por que-

-…un pequeño desmayo, nada de importancia. ¿Por que la urgencia de mi llamada?-

-Buenas noticias…creo… tengo un curso-

La noticia me confundió un poco, me alegraba por ello; pero no le veía la relación conmigo.

-…En México- Ahí estaba mi respuesta.

-¿En serio?... eso es genial, y ¿Cuando te veré por aquellos rumbos?- pregunte alegre, verdaderamente seria grato tener gente a mi alrededor.

-Salgo el martes en la noche, estaré por una semana-

-¿Tienes que ir con tu grupo o puedes ir por tu cuenta?- pregunte.

-Cada quien va por su cuenta-

-¿Te interesa una compañera de viaje?- pregunte de inmediato.

-¿Esa es una propuesta por tu parte?-

-…He, si… mi equipo ya me abandono, iba a regresar mañana pero la idea de un compañero de viaje suena mejor… ¿Qué me dice Sr. Márquez?-

-Digo que seria grandioso tener tan grata compañera para un viaje tan largo-

Esas simples palabras me llenaron de tanta alegría como no la tuve en estos últimos días. La cual se nublo por la idea de estar haciendo algo mal… Valentina seguro querría ir con él.

-…Y Valentina también viene, me imagino- comente curiosa.

-No, ella no estudia medicina; ella es administradora- respondió tranquilamente y yo me pregunte como se conocían.

-OH- fue todo lo que pude responder.

-Bueno que te parece si paso por ti y vamos a comprar los pases- pregunto.

Dude un poco.

-Bueno…deja checo, tal vez mi hermano ya compro el mío- trate de excusarme.

-Si, claro... puedo preguntar por… -aclaro su garganta- Bruno-

Mi estomago se revolvió.

-La verdad no, no quiero tocar ese tema y menos contigo…pero gracias por preocuparte; nos vemos-

-Disculpa, y ya sabes que aquí me tienes-

-Gracias Fer…saluda a Vale de mi parte-

-Si, claro; yo le digo- fue su despedida.

Me sentí increíblemente extraña después de eso, despedirme de la posible novia de mi ex si que era extraño.

Emmanuel hizo el favor de recoger mis cosas del hotel antes de que el equipo saliera.

Revise la maleta y al parecer no faltaba nada, tratando de distraerme un poco me dedique a lavar mi ropa puesto que no conservaba nada aquí.

La actividad realmente no fue en lo mas mínimo relajante, solo trajo recuerdos de mi vida a su lado, comprobando una vez mas que mi vida era él.

Me recosté y no volví a abrir los ojos hasta el día siguiente. Y mi primer pensamiento fue para él, como era mi costumbre; abría salido ya para México; lo volvería a ver, infinidad de esas preguntas me inundaron, hasta que mi madre vino a ver como seguía.

Me obligue a sonreír para no mortificarla mas, por fuera parecía normal, pero por dentro estaba destrozada, incluso dude viajar con Fer, no quería que el viera mi dolor.

Pero el pensar estar sola tanto tiempo, me ayudo a decidir. Le mande un mensaje.

"Te veo en la central para comprar esos boletos, Nos vemos"

Nos vimos por la tarde y compramos los dichosos boletos.

Regrese y metí todas mis cosas en la maleta sin ningún cuidado. Lo único que quería era irme ya, lo mas pronto; antes de romperme en mil pedazos.

Comprobando que todo estuviera guardado, deje que Emma me llevara a la central donde un alegre Fernando me aguardaba.

-lista- pregunto mi amigo.

-Claro...¿Porque no iba a estarlo?-

Mi hermano se aclaro la garganta.

-Bueno, llamas en cuanto llegues y si necesitas algo no dudes en decirme, ¿ok?- dijo entre molesto, preocupado y apenado.

-Por supuesto- le di un fuerte abrazo, me acerque a su oído- Gracias por ser tan buen hermano- dije para besar su mejilla y finalmente despedirnos.

Partimos directo y sin escalas a la Cd. de México.

El tiempo paso entre vanas conversaciones, donde Valeria salió a colación un par de veces, lo cual en un principio me pareció de lo mas extraño, pero con el paso de las horas me fue de lo mas normal oír que la nombrara y me dejo ver la sonrisa que se extendía por todo su rostro.

Me alegre por el, el merecía ser feliz, y al parecer Valentina realizaba muy bien esa labor.

Al llegar, no lo pensé dos veces y fuimos a mi departamento.

En cuanto entre mi corazón se oprimió...me percate de que faltaba algo, no lo veía, pero lo sabia. Sin pensarlo fui a mi cuarto... y fue cuando lo supe. Sus cosas ya no estaban, rebusque como loca en el armario, la cómoda; nada, solo estaban mis cosas.

-Se fue verdad- dice una voz a mis espaldas y es cuando regreso a la "realidad" me giro y cálidas gotas caen por mis mejillas.

-Si, creo que si- dije con voz entrecortada. De inmediato estaba rodeándome con sus brazos. Mi llanto se hizo más grande.

-Fer...que voy a hacer, el es mi vida; yo...yo- mi garganta se cerró y no pude más que descargar mis temores en los brazos de mi amigo.

No supe cuanto tiempo paso ni me interesaba cuando el teléfono sonó, corrí a contestar pensando que podría ser él.

-Si, diga- fue mi saludo.

-Milena, soy Mauricio...hola, solo llamaba para preguntar cuando puedo ir a entregarte tus llaves- dijo evidentemente nervioso.

-¿Mis llaves? ... ah ya veo, ni siquiera puede verme para eso, claro; que puedo esperar si saco sus cosas mientras yo no estaba, quédate con ellas Mau, simplemente cambiare la cerradura y listo. Dile que es un verdadero niño si esta actuando así, escondiéndose tras todo mundo... Espero estés bien y si me ves en la calle no me evadas, que tengas buen día, chao- colgué.

Un agudo y dolido grito salió de mí.

-¡Es un niño, un verdadero niño...mira que sacar sus cosas cuando no estuviera y luego mandar a su amigo a entregarme las llaves...Aaaaahhhhh!-

-Calma, ya vera que solo es cuestión de unos días; ambos imagino que dijeron muchas cosas... solo es cuestión de que ambos se calmen y vuelvan a hablarlo- dijo Fernando tratando de tranquilizarme.

-Yo espero Fer yo espero,...y disculpa las escenas, si de por si ya me siento una loca, ahora tu lo piensas- intento reír, pero solo es para no estallar en llanto.

-Siempre he sido consiente de que estas algo loquita, pero asi me gustas...gustabas-

La incomodidad no se tardo en aparecer, me salí por la tangente.

-¿Quieres almorzar algo?- pregunte al tiempo que me giraba para escapar de su mirada.

-Si claro... lo que tengas estará bien-

Ok, tal vez Valentina aun tenia trabajo que hacer; y mala hora en la que lo aparte de ella.


Hola !!!

Siento mi ausencia de una semana, pero la vida fue un caos total !!!

Primero: El viernes pasado, osea el 24, fue mi graduacion asi que ni tiempo de nada.

Segundo: Estoy en un Rol, y el fin pasado tuve junta pra ultimar detalles, puesto que iniciamos actividades....el caos total. Este asunto es muy demandante, pero verdaderamente relajante y divertido.

Trato de adaptarme y estirar mi tiempo, ahora mismo no tengo actividad en el rol, por lo que tecleare un poco de la novela....asi que tendran capi el prox fin !!!

El capitulo de A MITAD DE CAMINO, lo tendre para mañana, ya casi esta completo. !!!!

Nos leemos,

Atte. Hace mucho que no dejaba nota de autor, jijijijijiiji