N.A: Para saber más de los personajes, la novela y para soportar la espera durante la semana, por si un domingo no actualizo... pasen por mi Tumblr. Está dedicado a mis dos proyectos actuales.

http:// belwatson .tumblr .com/
(quiten los espacios de entremedio)


Epílogo

·

Cinco años más tarde.

Becca salió del baño y caminó tranquilamente de vuelta a la cocina donde Jack la esperaba. En cuanto la vio aparece, él le sonrió y se acercó a ella para abrazarla por la cintura. Le sonrió en respuesta y le dio un suave besos en los labios.

Había pasado mucho tiempo desde que habían iniciado una relación formal. Habían tenido sus altibajos, como todas las parejas, pero, de alguna manera, siempre lo solucionaban. Vivían juntos hacía tres años, el mismo tiempo que Sarah y Eric llevaban casados y viviendo en una bella y sencilla casa en Brooklyn. Hacía unos meses, la pareja había pasado por su primera crisis matrimonial, pero habían logrado superarlo y estaban más juntos que nunca.

Becca había sido la madrina en esa boda y Sarah cumplió su sueño de verla vestida de rosado. Smith había querido morir de vergüenza, había sentido que todo el mundo la miraba como bicho raro, pero Jack le había dicho que concordaba con ella, que debía sacarse ese vestido lo antes posible y él la ayudó a hacerlo… cuando estuvieron solos en una habitación.

Había sido una ceremonia preciosa, sin muchos invitados, pero lo habían pasado excelente. Después de eso, el señor y la señora Davis se habían ido de luna de miel a Hawaii. Todo lo que Sarah le había contado a Becca la hizo ahorrar dinero para ir ella también a conocer semejante paraíso. Claro, fue con Avner y lo que más recordaba de su viaje, eran las noches que pasó con él.

En todo ese tiempo, Alex había crecido, aprendido a caminar, hablaba y encantaba a todo el mundo. No dejaba de pedirle a Sarah y Becca un amigo para jugar porque se aburría solo. Esos comentarios volvían loca a Sarah de emoción y expectación, generalmente después de ver a Alex, Sarah se llevaba lejos a Eric y no se les volvía a ver después de horas. Becca se ponía extremadamente incómoda y Jack siempre se reía de ella, a veces le lanzaba bromas diciéndole que deberían intentarlo, concederle el deseo a su hermanito. Pero ella, por nada del mundo, quería tener hijos. Aunque fuera con Jack. No creía que la maternidad fuera algo en lo que ella pudiera desempeñarse.

En los temas de negocios, los talleres de la familia de Jack y Becca se habían unido, formando una nueva y gran franquicia que empezaban a distribuir por el país siendo los primeros puntos Nueva York y Los Angeles. Les iba muy bien y obtenían más ganancias que antes.

En las carreras… hasta el día de hoy, no se sabía quién era mejor corredor, si Becca o Jack. Siempre empataban, no importaba lo que hicieran por evitarlo. Así que habían decidido compartir el título, así como compartían su vida. Por lo que eran, el rey y la reina de las carreras en Nueva York, por que sí, Becca no había vuelto a ocultarse en el anonimato, daba la cara y les demostraba a todos que una mujer podía ser tan buen o mejor corredor que cualquier hombre. Jack estaba muy orgulloso de ella.

Becca se alejó de Avner para ir por un vaso con gaseosa. Él se le acercó y la volvió a abrazar por la espalda.

—En serio, ¿las bodas no te dan ganas de casarte? —preguntó él y Becca rodó los ojos.

No era la primera vez que Jack planteaba el tema del matrimonio, pero ella no quería casarse, no importaba de quien se tratara. No le gustaba el matrimonio, no le gustaban las relaciones tan serias porque siempre tenía un poco de miedo. Aún le costaba asumir que llevaba cinco años con Jack y que su corazón seguía entero, siempre bien cuidado por él.

—Ya sabes que no me quiero casar, me gusta como estamos ahora —dijo ella, acariciando las manos de él que descansaban sobre su vientre.

Y era cierto. Le encantaba vivir con él, estar a su lado, compartir su vida. No creía que fuera necesario cambiar su estado civil. Era una costumbre de la sociedad el querer casarse, no un requerimiento para continuar una relación. Ella no lo amaría más por casarse con él, ni él a ella. ¿Cuál era el punto, entonces?

—Se supone que es la mujer la que siempre quiere casarse, no el hombre. ¿No te parece raro que con nosotros sea al revés?

—Nop. Me parece que somos originales —sonrió ella mientras se giraba para darle un beso en los labios—. Además, estamos en la boda de Daniel y Peny, sólo ellos deberían pensar en matrimonio y esas cosas, no tú.

Así era, estaban en la boda de uno de sus grandes amigos —porque aunque Daniel se había ido a Nueva Orleans, ellos habían mantenido siempre el contacto— con una de sus autoras favoritas. ¿Quién lo diría?

Era una boda sencilla y preciosa, por primera vez había visto a Penélope con un vestido blanco. Pero a Becca le constaba que desde que ellos dos estaban juntos, la escritora había empezado a usar más color. Aún así, nunca exageró y siempre prefería los oscuros.

Él suspiró y la abrazó más fuerte, sabiendo que convencer a Becca era más difícil que convencerse a sí mismo. Él podría hacer todo un montaje y pedirle matrimonio oficialmente, sabía que ella no podría negarse, más si lo hacía frente a público, pero no quería forzarla a contraer el vínculo sagrado, sin importar cuanto él lo quisiera. Por eso que le planteaba el tema constantemente, para que ella fuera aceptándolo poco a poco hasta que quisiera también unirse a él de forma definitiva. Pero Becca se mantenía en sus trece y no daba el brazo a torcer en ese aspecto. Jack, en ocasiones, pensaba que ella nunca aceptaría.

—Está bien. Nada de matrimonios para hoy, pero la próxima vez que me pregunten «¿Y cuándo se casarán ustedes?» te dejaré a ti contestar y enfrentarte a sus caras de asombro y hasta reprobación. Sobre todo te dejaré enfrentar a Suzanne a ti sola. ¿Sabías que ella es la que más insiste en que nos casemos?

Becca suspiró. Su madrastra era la más feliz con el hecho de que ella tuviera una relación seria. Adoraba a Jack y Becca había escuchado más de una vez como Suzanne le pedía a Avner que le diera un nieto. A veces, Rebecca sentía que todos confabulaban en su contra.

—Pero que te quede claro, que si un día quedas embarazada —amenazó él— no podrás decirme que no. Te lo propondré y no me cansaré hasta obtener un sí. Ya sabes cuán determinado soy.

Becca se removió incómoda ante las palabras. Jack pensó que quizás no debió decirle ello. Si de por sí Becca era renuente a pensar en hijos, con lo que había dicho de seguro se operaba para no quedar embarazada.

—Esto… —balbuceó ella después de girarse entre los brazos de él para mirarlo a los ojos— Creo que deberás ir a comprar un anillo entonces.

Jack quedó estupefacto. ¿Había entendido bien? ¿Becca acababa de insinuar que estaba embarazada?

—¿Me estás… me estás diciendo que estás… que tú…?

Ella asintió mientras lo abrazaba por el cuello. Se veía nerviosa, muy nerviosa, pero a la vez emocionada y feliz.

—Bueno, a veces los métodos anticonceptivos fallan y, ya sabes, esas cosas pasan… Como sea, vamos a ser papás —confirmó ella y Jack sintió que el pecho se le llenaba de orgullo y felicidad.

Iban a ser padres. ¡Iban a ser padres!

Él se puso a reír de pura felicidad mientras abrazaba más fuerte a Becca y la alzaba en brazos. Cuando la bajó, la besó intensamente y después la miró a los ojos.

—Me has hecho el hombre más feliz del planeta —dijo él.

Becca estaba asustada, no sabía si iba a ser una buena madre, pero confiaba en Jack, sabía que él estaría a su lado, que la ayudara a enfrentarse a sus miedos y no la dejaría sola. Él siempre hacía eso, siempre estaba a su lado para apoyarla, sujetar su mano en cada paso.

Lo amaba, era feliz a su lado. Incluso, se permitía ser cursi con él. En contadas situaciones, y esa era una de ellas.

—Tú me haces la mujer más feliz cada día.

Él sonrío de oreja a oreja. Le encantaba cuando ella se comportaba así, cuando se olvidaba de todo y todos para ser sólo ellos dos, para que no le importara lo que le podían decir los demás.

Eran felices juntos.

FIN


Y ese ha sido el final de Love Race. ¿Cursi? ¿Aburrido? ¿Querían más? Espero que me lo hagan saber. yo debo agradecerles enormemente el haber estado conmigo hasta el final, el leer esta historia. Gracias a quienes estuvieron desde el prólogo. Gracias a quienes se unieron más adelante, a aquellas que se dieron el trabajo de leer muchos capítulos seguidos. Muchas gracias. Esta novela no hubiese sido lo mismo sin ustedes. Sus comentarios, los muchos que dejaron, valen demasiado para mí.

Probablemente esperaban esta actualización para el domingo, pero decidí darles un regalo de navidad y subirla hoy. Mañana les daré otro regalo, sólo pasen por mi Tumblr a ver las cosas que voy a dejar ahí.

La verdad es que no pensé que esta historia iba a salir tan larga. O sea, como ya dije, partió como una idea en el aire y ahora es una saga. Sí, la saga Runners (ese es el nombre oficial). Ya empecé el segundo libro (Taken Flight) que pronto podrán leer. LR tiene portada nueva, pero la verán en mi Tumblr más adelante, cuando deje el archivo para descarga ;) Ya saben que siempre hago lo mismo.

Vuelvo a agradecer que hayan estado conmigo hasta hoy y espero que sigan leyendo esta saga. Creo que se van a enamorar de Matt y Emily (los protagonistas de TF). Espero contar con ustedes.

Si quieren decirme algo, sólo tienen que dejar un review y yo de alguna manera les contestaré, aunque no tengan cuenta.

* * *

Cataa: Gracias por leer y no matarme ;) sí, se que la ansiedad casi te mató a ti, pero me alegra saber que valió la pena. Gracias por leer, preciosa. Espero el epílogo también fuera de tu agrado.

Juli: Gracias por leer, cariño. Me alegra saber que te dejaron así de marcada estos protagonistas y ten por seguro que en el libro de Matt y Emily saldrán escenas de Becca y Jack. Además, tengo ya pensada una viñeta para esos dos. ¿Te acuerdas del tatuaje de Becca? sólo ese adelanto te doy hehehe.
Me causó mucha gracia lo de la carpa de Dan y Peny xddd' que gracioso que fue eso.

Lo:Lo mismo digo, primita, soy cursi pero no me gustan las canciones mamonas xdd' Gracias por leer, me alegra que te gustara el capítulo. Felices fiestas para ti también.

Luc: primero, hace tiempo quería decirte, para dejar tu correo tienes que poner espacios entremedio, así como se hace con los URL. Segundo, gracias por leer. Me hace feliz que te gustara el capítulo. Mira, poco falta para que conozcas a Emily, y desde ya te digo que se diferencia bastante de Becca. A mí me gusta mucho, es alegre, optimista y llena de vida. Gracias por leer, un beso para ti.

SophieK: ¿viste que hoy no hice chantaje? sí, es el regalo de navidad xddd' Gracias por leer y me pareció gracioso lo de Deny xdd viva el ocio.

Lu (cuyo apellido no es Kroeger): Gracias por leer :) en serio, me alegra que te gustara tanto la historia y los personajes. Como ya dije, la saga se llama Runners y se viene buena. O al menos para mí. no olvides revisar mañana mi Tumblr, encontrarás sorpresas tanto de LR como de TF.

Jess: Gracias por leer, y no te preocupes, mi plan es seguir escribiendo por mucho tiempo.

* * *

Nuevamente, gracias por leer. Les estaré eternamente agradecida. No olviden, mañana sorpresas sobre la saga Runners, todo en mi tumblr.

XOXO!