Lentes Desenfocados

Creo que no soy el único en usar lentes en este salón. Entra al aula esa chica, tiene el nombre real de la Casa de las Ideas. Mis lentes se empañan, veo mi aliento salir y nublar mi vista.

Nos saludamos.

Es la razón por la que llego temprano a clases, aparte de evitar el tránsito pesado de las seis. Detrás de estos lentes, estúpida miopía, hay un muchacho más, si, voy más allá de ser el único que medio entiende esta materia. Todo un Peter Parker. Además debo aprovechar estos limitados minutos que tenemos en hablar, antes de que lleguen los demás que ven esta materia con nosotros.

¿Me ofreces chocolate? Que cosas digo, soy el único aquí contigo.

Esto no puede mejorar. Parte de tu nombre es de la compañía de comics que respeto mucho, a pesar de sus últimos desastres que se han vendido como pan caliente y su reciente adquisición por parte de esa compañía con parques de atracciones en Florida y películas animadas que son un éxito inexplicable ¿Qué importa mi tendencia a diabetes y que hace rato me tome un refresco? Este tipo de ofertas no se rechazan.

Que importa que este momento haya durado poco.

¿En donde estas?

¿Cómo no se me había ocurrido?

Te has sentado cerca.

Que importa si tienes novio y yo una chica que me gusta.

Mirar es gratis.

Y ya sabes que existo.

Y que voy más allá de ser el que te explica, tu compañero de trabajo para esta materia y de clases.

Y ahora a tratar a descifrar la clase para luego explicar a medio salón, y por supuesto, a ti.