Me voy.

Amy

-¡¿¡Como que te vas!?!-explotó Dawson, saltando del banco como si lo hubiera electrocutado .No me extrañaba nada su reacción después de todo había quedado con el casi sin previo aviso y le había soltado esta bomba de noticia antes de siquiera haberle dicho "hola ".Y de todas formas era Dawson era imposible que hubiera reaccionado de otra manera.

-Como que me voy.-respondí.

Sus ojos echaban chispas, casi literalmente .Sus ojos de color caramelo estaban casi salidos de las orbitas .El pelo más claro que los ojos le caía sobre la frente de esa forma tan descuidada típica de él .Dawson tenia los hombros anchos y era más alto que yo, que mido un sesenta .Es realmente guapo.

-Pero, ¿Por qué?-pregunto ceñudo.

-La empresa de mi padre se va a fusionar con una de Irlanda.-le expliqué.

-¡¡¡¡Irlanda!!!!-casi gritó.

-Sí, ya se.

Me miraba fijamente. De repente se le ilumino la mirada y alzó las cejas.

-¿Por qué no te quedas como interna en el colegio? así no tendrás que irte.

Hice un mohín, ya sabía por qué éramos amigos desde que haremos un par de mocosos: teníamos siempre las mismas cosas en la cabeza…bueno o casi…

-Ya le propuse eso a mi padre…

-Déjame adivinar ni loco te dejaría interna en el colegio.-aventuró

-Por una vez no has acertado.-dije.

- No entiendo.-confesó.

-No me voy a quedar en el colegio de interna .Cuando se lo propuse a mi padre me preguntó si era lo que realmente quería y tras pensar un poco le dije que no.

Se quedo paralizado.

-¿Le dijiste que no estabas segura de querer quedarte? -Preguntó aturdido .Asentí.- ¿Por qué?

-Por que no quiero separarme de mi familia .Ya está bastante separada .Quiero quedarme aquí en el colegio, en mi casa, con mis amigos-dije mirándole fijamente mientras mis ojos se inundaban de lágrimas y estas resbalaban por mis mejillas.

A Dawson se le enterneció y asustó la mirada al mismo tiempo .Se acerco un poco más a mí y me atrajo hacia su pecho y yo lo abracé y hundí la cara en su pecho intentando apaciguar las lagrimas y los sollozos, como siempre solía hacer siempre cuando lloraba, como cuando me caía como cuando era una enana. Me hubiera gustado que lo hiciera por otros motivos…

-No será nada lo mismo el colegio y todo lo demás sin ti.-me soltó.

Levanté la cara para poder mirarlo a la cara durante un segundo en el cual él me miro y me sonrió, después yo baje la cabeza otra vez a su pecho e intente retener las lágrimas que intentaban huir de mis ojos.

¿Cuándo se iba a dar cuenta? ¿Cuándo?-Pensé triste-llevaba loca por él desde los 12 años y ya teníamos 16, había tenido señales y tiempo de sobra, ya no sabía qué hacer porque si le decía algo temía que me fuera a decir que no sentía lo mismo y dejáramos de ser amigos y eso era lo que yo más temía no el rechazo sino perder el contacto con él para siempre, o que dejara de contar todo y la situación se volviera incomoda por eso no me sinceraba por eso no le decía que lo quería, que adoraba su forma de hablar, de corregirme, de guiñar lo ojos, la forma en que siempre salía airoso de todo, la formo que tenia de abrazarme ¿Cuántas veces había soñado besarlo?¿cuántas veces había soñado poder sincérame.

Y sin embargo en esta ocasión deseaba tanto que en vez de decirme" No será nada lo mismo el colegio y todo lo demás sin ti" me hubiera dicho simplemente" te voy a echar de menos Amy"

Cuanto lo deseaba.