El amor de mi vida

Este es fanfic de romance. Escribir en este género no es lo que yo acostumbro, así que lo haré pronto antes de que me arrepienta.

Conozco las reglas de esta pagina. No se preocupen, en cuanto aparezca Cuentos irracionales en FanFiction, en la categoría Libros, lo pondré ahí.


Aclaración: Cuentos Irracionales y todos sus personajes pertenecen a Esciam.

Género: Romance

Subgénero: Sobrenatural

Clasificación: T (por cuestiones de temáticas sexuales)

Especificaciones:

AU= (La historia se desarrolla en un universo alterno al original)

OC=(Algunos personajes que aparecen en la historia son originales o, mejor dicho, no aparecen en la historia original)

OOC=(Me gustaría decir que no, pero admito que es posible que un personaje actúe de una manera que, según su personalidad, no debería actuar)


Se escuchan muchos aplausos en el estudio. Luego, la cámara se enfoca en la joven conductora, que porta un traje sastre color lavanda y unos lentes del mismo color:

— ¡Bienvenidos todos!. Soy Esciam, y estamos en un nuevo programa de El amor de mi vida! —comienza a decir ella. —Como saben, a nuestro programa han venido pintores, músicos, escritores y cantantes. Pero, esta vez, tenemos a una invitada diferente que nos hablará sobre su vida amorosa, cuando estaba viva, claro. —Luego, volteando hacia la parte oscura del escenario, dice: — Haznos los honores, Markelo.

Aparece un joven de unos 20 años, portando un traje de cuero negro con chapucha. Algunos detalles de metal como aros y cadenas lo adornan. Sin dejar ver su rostro se coloca en el centro del escenario, junta sus manos a la altura de su pecho y, con los ojos entrecerrados, comienza a recitar unas palabras:

Lorem ipsum ad his

scripta blandit partiendo eum

fastidii accumsan euripidis in

eum liber hendrerit an.

De inmediato, aparece un círculo luminoso con signos extraños, alrededor de él.

Al instante, la luz se concreta en una flama verde azulada que danza a poco pocos centímetros de su rostro. Markelo se recorre unos pasos hacia atrás y le hace una reverencia.

El fuego se dirige hacia donde está Esciam, hasta chocar contra un asiento al lado de ella. La conductora le da un soplido y en lugar de la flama aparece una mujer semitransparente de edad avanzada y rostro tranquilo.

— Démosle un fuerte aplauso a Dreya.

El público, de inmediato, responde.

— Gracias por este cuerpo. Aunque sea una ilusión, extrañaba que pudieran verme.

— No hay de qué —contesta la conductora amablemente. — Por cierto, se ha hablado mucho de ti en estas últimas semanas, sobre todos los aportes que diste a la igualdad de derechos y obligaciones entre practicantes de magia y humanos comunes.

—Lo sé. Hasta El otro mundo se escucha el bullicio que hacen.

La conductora asiente con una sonrisa y luego continúa:

— Sin embargo, en esta ocasión nos gustaría que compartieras con nosotros una parte de tu vida que pocas veces logramos conocer.

—Sé por dónde va esto. Pregunta lo que quieras saber, que yo te responderé lo que necesites. En donde estoy, ya no tiene sentido guardar secretos.

—Dime, ¿qué recuerdas de Gill?

—¡Uuh!. De eso ya hacen varios ayeres. Gill era un vecino mío cuando yo estudiaba la secundaria. Yo era muy joven. Él era rubio, con una encantadora sonrisa y un poco mayor que yo, así que, sin pensarlo, me enamoré de él.

—¿Qué pasó entre ustedes?

—Nada —sentenció con tranquilidad. —Al final, quedamos sólo como conocidos. De repente, nos saludábamos pero hasta ahí.

—OK. ¿Y Qué hay sobre Dorian?

Una risa se le escapa a Dreya.

—Para finales de la preparatoria me enrollé con él —responde finalmente. — Tuvimos lo que se dice una relación abierta. Él podría divertirse con quién quisiera y yo igual. Pero terminamos eso cuando uno de nosotros decidió formalizar con alguien más.

—¿Quién de los dos fue?

—Esa es la parte curiosa. Él fue quien eligió eso. Al principio yo me resistí a aceptarlo. Pero, tuve el apoyo ideal para eso —agrego sonriendo al decir ésta última parte.

—Creo que nos podemos imaginar a quién te refieres.

—Sí, Gen me dio fuerzas para lograr superar eso y alcanzar varias de mis metas que yo tenía en vida.

—Recuérdanos, ¿cómo se conocieron ustedes dos?

—Fue en la universidad. Ambos estudiábamos Leyes y compartíamos un profundo interés por todo lo referente a la equidad. Y el hecho de que él fuera practicante (de magia) y yo no, nos acercó mucho, en lugar de separarnos.

—¿Cuándo te diste cuenta que estabas enamorada de él?

Dreya respira hondo y luego responde:

—Luego de aquel incidente automovilístico. Estuve una semana entera hospitalizada. Eso me dio tiempo para pensar. Dicen que las cosas pasan por algo. Y el tener una segunda oportunidad me ayudó a ordenar las prioridades de mi vida y darme cuenta de a quién quería yo tener a mi lado el resto de ella.

—¿Qué pasó después?

—En mi estancia en el hospital, él fue a visitarme con frecuencia. Y decidí dar el paso. Le propuse que fuéramos novios. Si pudiera volver a nacer esa sería una cosa que yo definitivamente haría de nuevo. El tiempo que pasé a su lado, fueron los mejores momentos de mi vida.

—Sé que esto puede sonar un poco extraño, pero ya sabes cómo funciona este programa. —Luego de que la invitada asiente con la cabeza, la conductora continúa: —Mirando hacia atrás, ¿quién dirías que fue el amor de tu vida?

—Eso no necesito pensarlo: Gen, por supuesto.

—Puedes pasar —comenta Esciam, aparentemente a nadie en particular.

Y, al decir eso, un hombre de cabello castaño sale de atrás del escenario, abrazando a Dreya y atravesando sin querer su transparente cuerpo.

—¡Te extrañé mucho, Gen!—susurra el espíritu.

Él mira el suelo, hacia su izquierda, y nota que algo brilla. Se agacha, recoge algo y se lo entrega a la conductora.

—¡Oh! —expresó, tomando en su mano una pequeño lente de cristal y luego tocando un espacio vacío en sus anteojos. —Gracias. —Luego volteando hacia la cámara, sentenció diciendo: —Eso es todo por hoy, estimados televidentes. Lo espero la próxima semana. Y, recuerden que el amor de su vida se conoce, luego de haberla vivido.

Nota del autor: El hechizo que recita Markelo es un fragmento de Lorem Ipsum, un texto sin significado escrito en ninguna lengua (aunque pueda parecer lo contrario) usado en el diseño editorial.