« Mayday, mayday.
Esto lo escribí para P. hace mucho y buéh, estaba en la libreta. Así se ve más bonito, la verdad. Pero para que nadie sospeche nada, vamos a decir que el dude me gustaba a mí. (?) Oh, pues no y ya.
Anda, cópialo. Hazlo y te cortaré la cabeza. Graciasdenada.

.

He's something beautiful

« Te veo y entonces lo sé: eres lo que siempre esperé.
Lo que nunca podré tener »

.

Él te mira. Sus ojos verdes te sonríen y sus pecas dicen (te quiero).

Él es suspiros bajos, alegría por la mañana y risitas nerviosas. Es un rostro (serio y hermoso) que destila armonía. Es misterio alrededor del mundo y manos ansiosas. Es el saber que siempre habrá algo por lo qué levantarse por la mañana y es con lo que soñarás todas las noches. Es brillante. Es un ángel (y es plateado), sabe que es guapo y sin embargo se esconde. Sabe que es maravilloso y le gusta que se lo confirmes.

(«Eres hermoso, hermoso...»)y te duele.

Es diferente, superior, etéreo, (especial), y a veces se ríe en tu oído en voz baja, notas musicales bajo la lluvia, dulces, dulces como un caramelo, (como sus ojos). Entonces, escondido tras tus párpados (con palabras bonitas deslizándose por sus rosados labios) lo piensa, lo sabe y juega.

Él es aún mejor. (Mejor que Narciso, mejor que cualquiera).

Es una caricia, sedosa y linda. Es inocencia en un frasco azul y los amaneceres de cielo rosa. Es miel bajo tu lengua y respiraciones lánguidas y entrecortadas. Él es calidez de ojos esmeraldas, (pecas en piel de leche) y una tensa línea como una extraña sonrisa. (Es paz y música de piano, besos bajo el agua, y murmullos jadeantes).

A veces, (cuando sueñas que te besa), abres los ojos y lo imaginas junto a sus amigos, hablándoles emocionado de una chica tan hermosa, muy hermosa, más aún que la misma Afrodita, (una chica por la que mataría) y por la que rechazaría a Helena de Troya. Una joven alegre, de manos vivas y sonrisas de chocolate. (Una mujer orgullosa, tenaz y completamente sublime).

Sufres, lloras y aún así te gusta. Él. Todo. (En secreto, bajo las sábanas de tu cama). Porque lo quieres, mucho (junto a ti). Quieres que te pertenezca y lo susurras bajito, sólo para ti, contra tu almohada. (Pero suena más como un grito, como una súplica). Porque quieres en silencio y añoras con las manos entrelazadas.

«Por favor, ven a mí. No te vayas, regresa. Y quiéreme.Quiéreme. Hoy y siempre. Regálame un por siempre jamás».

(Él siempre ha sido) el indicado. El mejor. El elegido entre los hombres. El que no conoces y sabes que te hará feliz. El que te hará murmurar su nombre entre sueños y en quien pensarás mientras caminas. Lo quieres, lo tendrás y todo es confuso. Su nombre está sobre tu piel y tu amor entre sus manos.

(Los ojos verdes están ahí. Te hacen llorar y suplicar, pero ya no hay más lágrimas. No hay nada más que dar).

No sabes qué pasará, pero sabes que sucederá.