Un capítulo corto... (el más corto hasta ahora) pero he estado muy ocupada con un nuevo proyecto... (una historia totalmente diferente a las demás, pronto la subiré)

Pues...

Espero que disfruten este capítulo...

Y no olviden comentar :)

Otra cosa: me acabo de dar cuenta de que las separaciones que ponía entre "escena" y "escena" ya no se ven...

Intentaré cambiar las de todos los capítulos, pero no creo que eso sea posible pronto... Así que, para los que apenas empezaron a leer: perdón si no se entiende bien.


Unos débiles rayos de luz que se filtraban a través de sus cortinas blancas lo despertaron a las 8 de la mañana. Se estiró sobre su cama, y prendió la tele.

- Aquí estamos con Shelly Mellor, la mejor detective de la ciudad, que acaba de aceptar un trabajo del multimillonario Simmons, – decía la señora rubia oxigenada que daba las noticias de la mañana. – Shelly, ¿que nos dices acerca del caso?

- Pues, lo único que puedo decir es que debo de atrapar al que se hace llamar "El Abandonador" – le respondió la detective, mirando fijamente a la cámara con sus penetrantes ojos rojos.

Will se impactó ante esa escena. Había oído hablar de la famosa detective en múltiples ocasiones, pero nunca la había visto físicamente. No era como se la imaginaba. Su cabello verde cortado en capas caía, no muy largo ni corto, sobre sus hombros, y cubría uno de sus ojos rojos. Traía puesta una chamarra de cuero, pantalones negros y botas militares. En su regazo se encontraba un sombrero negro.

- Si alguien tiene alguna información sobre el caso, comuníquese conmigo personalmente. – así finalizó la detective con la entrevista, de una forma muy cortante.

- Gracias Shelly, esperamos volverte a ver en nuestro programa. – le respondió la señora rubia.

Ante esto, Shelly simplemente se levantó, se puso el sombrero y se alejó. Una sonrisa malvada se asomó en los finos labios de Will.

Shelly Mellor: nosotros nos llevaremos muy bien.

.O.

- Y, ¿Cómo te fue en la entrevista? – preguntó Ben en cuanto su compañera de departamento entró con una cara de fatiga.

Ella gruñó como respuesta, y se sentó en el sillón a su lado.

- No sabía que habías aceptado, ¿Jet tiene algo que ver?

- No, no fue por Jet. El señor Simmons me llamó a las 6 para decirme que eligiera en ese momento. Me dijo que todos los medios de comunicación escucharían mi respuesta, y que si esta era negativa, él mismo se encargaría de dejarme sin trabajo.

Todo eso lo soltó en un tono demasiado calmado, por lo que Ben la volteó a ver, desconcertado.

-Sí, lo sé, está loco. ¿Vamos a desayunar?

Ben seguía impactado por la reacción de su amiga, pero un desayuno no sonaba tan mal, por lo que respondió "si" inmediatamente.

El control salió volando por los aires hasta estrellarse en la televisión de plasma. La tele hizo un extraño ruido metálico, y la imagen de Shelly Mellor desapareció de la pantalla.

Sólo vio un pequeño pedazo de la entrevista. Ni siquiera vio el nombre de la persona entrevistada. Sólo oyó lo suficiente para enfadarse al máximo: 'debo de atrapar al que se hace llamar "El Abandonador"'

No puede ser, la policía no puede estar siguiéndome. Lo que hago ni siquiera se puede considerar un delito menor. ¿Quién se cree que es?

En ese momento se arrepintió de no haber oído el nombre de la entrevistada.

Tengo que encontrarla. Tengo que saber quién es. Si me atrapa, ser el "Abandonador" será el menor de mis problemas…

Sally seguía dormida a eso de las 11 de la mañana. Unos pequeños ruidos en su ventana intentaron despertarla, pero fallaron totalmente. La chica seguía roncando fuertemente.

Un chico de pelo claro y ojos negros subió por la enredadera que daba justo a la ventana de su amiga.

- ¡Sally! – gritó en cuanto estaba a la altura de la ventana.

La chica se despertó con el grito, pero no se movió. Esta sería parte de la venganza que planeaba contra Will.

- ¡Sally! – volvió a gritar su amigo.

Ella apenas pudo contener la risa.

No, espera un poco más, veamos que hará…

El chico maldijo internamente, y trató de forzar la cerradura de la ventana, pero falló estrepitosamente. Will terminó tirado en el pasto y con un agudo dolor en la espalda.

La chica ya no pudo contener la risa. Y riendo a carcajadas, abrió la ventana para su mejor amigo.

- ¡Will! ¿Estás bien?

Como respuesta, él simplemente la miró asesinamente.

- Te abriré la puerta…

Unos segundos mas tarde, Sally apareció en la puerta de entrada, dejando pasar a su mejor amigo a la casa.

- Eso fue por abandonarme ayer – le reclamó Sally.

- Si, lo siento. Pero te alegrarás al saber que ya tengo novia. – esto lo dijo sin la felicidad que estas palabras normalmente son acompañadas.

- ¿Christine?

-Sí, Christine

- Wow, ¡felicidades! – Sally mostraba mucho más entusiasmo que su amigo - ¿Ella sabe lo de…?

La pregunta la acompañó moviendo su mano alrededor de sus ojos.

- No, no tiene porque saberlo. Ella piensa que tener los ojos completamente negros es algo normal.

Sally bufó, sorprendiéndose un poco por la ignorancia de la novia de su mejor amigo.

- Sólo espero que no te haga estar mucho tiempo al aire libre.

- ¿Tus padres no están? – preguntó Will al notar la extraña tranquilidad en la casa de la chica.

- No… Hubieras tocado el timbre, no hay nadie más que yo. Mi hermana salió con ellos.

Will refunfuñó algo y se fue a sentar a la mesa de la cocina.

- Por cierto, que raro que me visites un sábado por la mañana..

- Em… sí, sobre eso… - Will se interrumpió a sí mismo tosiendo – tenía que preguntarte algo…

- ¡Pregunta!

- ¿Te molesta si le doy a Shelly Mellor información sobre tu nuevo "amigo"?

- ¿Shelly Mellor? ¿Hablas en serio? ¿La mejor detective de la ciudad?

- Sí…

- Como gustes Will, Shelly seguro no escuchará lo que tengas que decirle. De seguro está ocupada con algún caso verdaderamente importante.

Una sonrisa maliciosa se formó en el interior del chico.

- Entonces, ¿no te enojas si voy con ella, delato a tu amigo, y lo encarcelan? – hizo que su pregunta sonara como la cosa más absurda del universo.

- Puff, para nada, de seguro ni te dará cita…

- ¿Cita? ¿Da citas a las personas que quieren contratarla?

- Will, deja de hacer tus absurdas preguntas, y llámala si quieres – le contestó Sally dándole la tarjeta presentación de Shelly Mellor.

El chico salió corriendo a trompicones de la casa de su amiga. Tenía un plan que no podía fallar.


Un último aviso: Muchisimas gracias a todos los que me han leído y comentado (wow, ya 50 reviews :)

Y espero poder publicar un poco mas seguido... (lamentablemente, no puedo prometer nada)