Orus es una serie original de Producciones Gran Torre, se prohíbe su reproducción o uso por terceros salvo para material de Fan Fics, Fan Arts y Juegos de Rol.

Pd

Si alguien hace un Rol de esto que me avisen para entrar XD.

Capitulo 92

El Núcleo

(Primera Parte)

Serie: Orus.

Género: Ciencia Ficción Mecánica.

Fecha de inicio: 07/10/2012, 9:35 am.

Fecha de término: 14/10/2012, 6:11 pm.

Autora: Silvia Vega Gutiérrez, directora jefe de Producciones Gran Torre.

-o-

-¿Hola?-trato de abrir la puerta sin resultado- ¡Hola!, ¿Alguien me escucha?, ¿Doctora Archangélica?

Empezaba a desesperarse, tomo la silla y la arrojo contra la puerta sin hacerle mella, no había cerradura por dentro, se habría por fuera, ¿Qué estaba pasando?, lo último que recordaba era sufrir un terrible ataque de parte del Nox atrapado en su cabeza, luego todo era demasiado confuso y ahora despertaba allí, debía haber algo que le dejara comunicarse con el exterior, un botón de ayuda o algo, busco cerca de la cama que era lo más común, nada, busco en el librero que estaba lleno de libros sobre mecánica y nada, en el escritorio había papel para planos y lápices nuevos, también encontró un pequeño espejo y al mirarse se llevo un sobresalto, su armadura había vuelto a la normalidad, sus ojos igual, eso le hizo detenerse a reflexionar, quizás ya no estaba en Akron.

-¿Nox?-se atrevió a llamar.

-¿Ya viste suficiente?-escucho desde la puerta, esta hizo ruido de abrir varios cerrojos y se abrió.

Se apresuro a salir, vio entonces que la puerta tenía seis cerrojos, busco a quien le había liberado y lo encontró a unos tres metros en el pasillo, no era Fort Nox, era él mismo en la armadura oscura, allí estaba pasando algo muy extraño.

-¿Por qué te vez así?

-¿Cómo voy a saberlo?, es tu mente, yo solo me adapto-se fue.

-¡Espera!-lo siguió-no son mis recuerdos, ¿Qué es este lugar?

-Industrial Engineering, es el lugar donde me crearon, esa era mi habitación…digamos que no era de su entera confianza.

-La verdad no me extraña =/-se detuvieron.

-No estamos aquí para que me juzgues, Orus, estamos aquí porque quieres respuestas y yo estoy dispuesto a dártelas, comprendo que dada nuestra historia no te sea fácil creerme pero tendrás que hacer lo que te diga o nunca saldrás de aquí, ¿me he expresado con claridad?

-¿Nadie te ha dicho que usas demasiadas palabras para algo fácil?- se rio- 0.0 ¡Ey!, ¿eso fue…?

-Estamos en tu cabeza, puedes volver a ser tu mismo sin obstáculos, ahora sígueme, tenemos mucho camino por recorrer.

El pasillo era largo y no se veía el final, a los lados había puertas iguales a la de la habitación y al asomarse por las ventanas se veían habitaciones idénticas salvo leves cambios, una estaba dominada por una gran mesa con planos y material para construir, otra estaba desvalijada salvo el armazón de la cama, en otra había una lámpara de pie pequeña en el escritorio, misma habitación, diferentes periodos en la memoria de Nox, este solo les daba un vistazo antes de seguir; llevaban un rato así cuando las puertas dejaron de aparecer, no se detuvieron mientras el pasillo se agrandaba y cambiaba de forma, quien sabe de donde salió una multitud de gente en batas de médicos, técnicos y trabajadores con la apariencia de fantasmas traslucidos que pasaban a través de ellos sin mirarlos, eran siluetas de viejos recuerdos y Nox les ignoraba igual aunque mostraba una cierta aprensión, iba apretando los puños, Orus se sentía acobardado cuando creyó ver a su madre entre los fantasmas, lucia diferente pero parecía contenta, tan pronto como inicio los fantasmas pasaron y el pasillo se estrecho otra vez, Nox se relajo.

-Siempre odie este lugar-dijo-aquí solo era un sujeto de pruebas, un experimento, jamás habría salido de no haberme librado de Asimo, pero no iba a permitir que me quitaran mi destino.

-Oye-dijo Orus desviando el tema-si estamos en mi cabeza, ¿qué paso con mi cuerpo?

-No estás muerto si es lo que te preocupa.

-¿Qué se supone que estamos buscando?

-Buscamos la información que quieres, mi memoria esta mesclada y revuelta con la tuya, no sé donde quedaron esos datos pero si llegamos al centro de datos será fácil orientarse.

-¿Centro de datos?

-Lo entenderás cuando lleguemos allí-dijo enigmáticamente.

-…No intentes nada, ¿está bien?, te sigo porque no tengo otra opción-el pasillo se dividió, del otro lado se veía una luz al final, se detuvo- oye, ¿deberíamos seguir por aquí?

-Tú quieres saber y yo quiero ayudar, no nos llevarían por el camino equivocado, andando.

Asique tomaron el nuevo pasillo hacia la luz, este desembocaba en un amplísimo prado cubierto de niebla y al salir su ruta desapareció dejándolos en medio de este, Nox evaluó un momento su posición antes de seguir la marcha en línea recta, a paso rápido pero preciso con Orus a la zaga, el chico pensaba que si le dejaba estaría completamente perdido pero le era imposible no distraerse, sus emociones estaban de vuelta y se sentía muy despierto, el campo abierto le recordaba al pequeño pueblo de Weizen, nunca hasta entonces se había dado cuenta de lo mucho que extrañaba la sencillez de su primer hogar, entonces vio un ojo rojo enorme a la distancia, brillante y risueño.

-¿Papá?-la silueta del Spider se destaco, parecía esperarle con los brazos abiertos-:D ¡Papá!-salió corriendo a su encuentro- ¡Papá!

-¡Orus, al suelo!-se lanzo sobre este derribándolo, casi al instante la tierra empezó a saltar a su alrededor golpeada por balas.

-D: ¿Qué está pasando?-trato de mirar, a la derecha habían aparecido tres grandes tanques con torretas móviles que disparaban a discreción sin atinarles por suerte, creyó ver al verdadero objetivo pero Nox le cubrió los ojos.

-¡No te muevas!, no necesitas ver eso.

-¡Papá!-llamo angustiado.

Por cómo se movió para tratar de liberarse al abrir los ojos miraba en otra dirección, se hallo de frente a frente con 27 pero no era el recuerdo de este recibiéndole alegremente cuando volvía del campo sino la maquina caída y desesperada que había dejado en medio de la carretera al escapar para internarse en Akron, su mirada suplicante le partía el corazón, no reparo en que cesaba el fuego y las sombras de viejas memorias desaparecían.

-…Papá…

-Ya paso-dijo Nox levantándose-hay que seguir y por favor, mantén la compostura, no voy a estarte salvando siempre.

-…Aun no asimilo del todo esto…extraño a mi familia, tuve que dejarlos a todos por qué no era seguro-se levanto- tu me convertiste en una amenaza, es todo tu culpa.

-Por favor madura, desde el momento en que supe que existías busque como sacarte de mi camino, alejarte, pero insististe en enfrentarme, en todo caso eres un desastre emocional asique no perderé mi tiempo diciéndote lo obvio-se puso a caminar.

-¿Lo obvio?-le siguió-¿me quitaste mis emociones porque creíste que eran un problema?

-Trataba de hacerte ver claro pero ni entonces funciono, tus percepciones infantiles te impiden separar lo importante, tu dichosa "familia", por ejemplo, ¡Es una farsa!

-¡Con ellos no te metas!

-Si no quieres oírme deja de hostigare, N° 27 es una maquina, no puede amarte realmente y menos ser tu padre, y tus hermanas, no hay vinculo consanguíneo que lo apruebe, eres solo una propiedad, una mascota con suerte, eso es lo que todos los androides son…en...

-¿Que es ese ruido?

Algo como un montón de cacerolas grandes que saltaba se estaba acercando y lo que fuera había puesto sobre alerta a su acompañante, de entre la bruma surgió un Stinger algo diferente a los que Orus conocía, con una letra A, se acerco a Nox y se quedo observándole como un ave curiosa, Orus se sorprendió al ver reflejada verdadera pena en su cara.

-¿Quién era?-pregunto.

-…Alfa…-trato de tocarle pero era otro fantasma y no pudo-yo mismo lo hice, fue la primera vez que cree algo con mis propias manos y no pude estar más orgulloso…

-¿Qué le paso?

-Lo derribaron durante la guerra, solo quedo su gorro-Alfa se desvaneció-lo quería como a un hijo pero no podía permitir que me viesen sufrir por él asique me lo guarde…me dije a mi mismo que no debía formar lazos fuertes con nadie nunca más…

-Era tu familia…

-Deja de usar esa palabra, yo nunca he tenido algo parecido a una familia.

-¿Te hubiera gustado tener una?

-…Nunca me lo permitieron…U.U pareciera que no aprendo la lección, las relaciones son obstáculos que hacen más doloroso el camino.

-¿Tanto te hirieron?

El paisaje cambiaba sin aviso y al gusto de modo que ahora estaban en una calle de ciudad cuyos edificios combinaban desde rascacielos de una New York pasada a las torres aceradas de Mecanopolis, Nox tenía baja la mirada, parecía que había logrado tocar el botón adecuado.

-Has hecho demasiadas cosas para conseguir que todo el mundo te odie pero según Gid y mi madre no siempre fuiste así, incluso dicen que te empujaron a esto, ¿es en serio?

-¿Qué sentido tendría hablar de eso ahora?-volvió a caminar.

-Quizás ninguno pero me gustaría saberlo, es muy frustrante lidiar con alguien a quien no sabes si debes respetar o detestar, déjame ver el panorama completo anquen sea.

-Dios, tu sintaxis es terrible.

-¿Te improviso un discurso?

-¡Ok! ¬¬ Hablare pero trata de no hacer que nos detengamos de nuevo, cada segundo es valioso.

-Hecho, te escucho.

Apresuro el paso para ir junto a él, estaba ensimismado como si organizara sus ideas antes de empezar, el interés por saber de su pasado bastaba para que Orus ignorase a los fantasmas de gente vista por ambos, en la calle maquinas y personas de épocas distintas iban sin rumbo hasta desaparecer.

-Ciertamente-empezó-en mis comienzos era todo un idealista, aun cuando me entere pronto de que era casi la única maquina inteligente sobre la faz de la tierra soñaba con un futuro donde estas y las personas convivieran en igualdad y armonía.

-Eso se oye hermoso.

-Como un cuento de hadas y era igual de fantasioso, yo solo era el plan B si mi hermano fallaba y creo que lo hubiera hecho aun sin mi intervención, Asimo puede ser muy correcto y madurar pero carece de la determinación y la flexibilidad moral que hacen falta para dirigir a sus semejantes, prefiere protegerse de la opinión publica antes de lidiar con ella.

-Triste pero cierto, en verdad esperaba que hiciera algo cuando supo lo del Área 51…

-Pocos sabrían manejar algo así, quizás yo, siendo como era, no habría dudado en tomar medidas pero ahora soy el culpable, no el defensor, cuando tome la decisión de sacarlo del camino me dije que seria por un bien mayor pero nada volvería a ser igual, ya no era el mismo, ya no me sentía tan justo…-suspiro-sin embargo aun tenia fe, trate, trate con todas mis fuerzas de mostrarles el camino correcto, hice su mundo más seguro, más dinámico, me deshice de sus errores pero solo parecía lograr verdaderos resultados cuando alguien salía herido, eso me enloquecía.

-¿Nunca se te ocurrió que esperabas demasiado?

-¿Disculpa?

-Mira, puede que yo solo sea un androide pero me consta que buscar la perfección es inútil, pudiste dejarlo todo en un límite aceptable, al menos que funcionara, en lugar de eso armaste todo un complot, ocasionaste una guerra y barriste con la raza humana, y no me hagas entrar en el tema de las Geo.

-…En síntesis estas diciendo que exagere a lo grande…

-Justamente-Nox le miro un momento en ademan de reproche y luego volvió a bajar la mirada.

-No sé que es peor, no poder rebatir tu argumento o admitir que puedes tener la razón.

-Va siendo lo mismo…

-U¬¬ Quizás…quizás pude solo dejarlo pero abandonar no esta en mi naturaleza, queme cada puente que tuve que cruzar para llegar a donde estoy, no me arrepiento del mundo que pude crear solo porque me aseguraba de cargar en mi conciencia con las montañas de escombros que produje en el camino, era lo mínimo que podía hacer…

-¿Pero que paso luego?, yo también siempre creí que eras como un villano arrepentido pero después de que fuimos a Marte te perdí por completo.

Casualmente ahora caminaban por la superficie naranja del planeta rojo, acercándose a la gigantesca nave alienígena de Xiazd, Orus pensó que mientras más recientes eran las imágenes que les rodeaban más cerca debían estar de su objetivo, cualquiera que este fuera, Nox callaba, seguía con la vista al suelo, probablemente reflexionando si debía decirle lo que quería saber.

-Aquí me paso algo…-dijo.

-Lo se, que te conectaran a esta cosa debió cruzarte los cables.

-No, no, estas equivocado, dio paso a que ocurriera pero no es la verdadera causa de que anulara mis emociones, la verdad…

-¿La verdad…?

-U.U La cosa es que…es tan extraño que me apena hablar de ello, aun hoy no se si fue real o solo la forma en que mi cerebro lo racionalizo, es una historia confusa.

-¿Cuándo llevamos caminando?, no se tu pero yo siento que tenemos todo el tiempo del mundo y si lo único que vamos a hacer es andar al menos charlemos para matar el rato.

-Es aceptable, igual ya no tengo nada que perder…pero antes de ir al grano debo dar algunas explicaciones, todo comienza con una pesadilla remota…

Mientras tanto, afuera nadie hubiera ni imaginado la aventura en la que Orus estaba en el interior de sus recuerdos, su cuerpo estaba postrado en una sala de análisis en Akron, unido a un soporte de vida y bajo constante monitoreo, Angélica llevaba el tratamiento sin una brillante idea que le permitiera recuperarlo como antes, de nuevo la parte eléctrica de su cerebro funcionaba a alta velocidad pero la parte biológica casi le igualaba el paso asique era peligroso intentar modificar cualquiera de las dos.

-Los signos vitales están estables.

-Pulso y ritmo cardiaco normales.

-Todo está normal-hizo notar Angélica con cansancio-todo salvo que lleva inconsciente dos días y su actividad cerebral esta por las nubes…no hay caso-se levanto-infórmenme si hay cambios y comuníquenme con la bóveda.

-Sí, directora.

Se coloco un audífono de manos libres y se dirigió al bloque de media seguridad, de camino solicito a la bóveda que sacaran el casco y el brazo de Gid-Eón, solo había una persona que quizás podría solucionar todo eso y tendría que tragarse su orgullo si quería salvar a su paciente.

En la celda Gid se ocupaba, apenas Nox terminaba de descifrar una hoja del manual y la transcribía, Gid la tomaba y hacia sus propios cálculos mientras llenaba de datos y textos un cuaderno que Lirist le había llevado, estaban tan concentrados que ambos de sobresaltaron cuando la celda se abrió y vieron a Angélica afuera, Gid no se inmuto, la esperaba, Nox no la recordaba asique solo se encogió en su sitio pues era una figura de autoridad en el lugar.

-¿Se te acabaron las ideas, verdad?

-Por favor…morirá si no hacemos algo, ¿puedes salvarlo?

-Puedo y lo hare-dijo levantándose-pero Nox viene conmigo.

-¿Yo?-pregunto Nox tan desconcertado como ella.

-¿Él?, ¿Por qué?

-No hay tiempo para explicaciones, si quieres salvarlo tendrán que confiar en mí, ¿de acuerdo?

-…Muy bien, ¿que necesitas?

-Mi brazo y mi casco-salieron inmediatamente.

-Ya están afuera, ¿Qué más?

-Trasládenlo a una sala más grande, quiero tomografías, un escaneo cerebral y todo lo que se necesite para una intervención de asistencia remota, vamos a meternos en su cabeza y sacarlo de allí.

-Eso se oye peligroso…-dijo Nox con cautela.

-Créelo, serás tu quien se meta.

-O_O

Gid apenas dio tiempo a breves explicaciones, antes de darse cuenta tenían a Nox en una segunda cama de espalda a espalda con Orus, le habían abierto el pecho y metido cables en su procesador que iban de este a la placa en el pecho del androide, donde se hundían como en gelatina, Gid le aseguraba contantemente que todo estaría bien y que mantuviera la calma, cuando los preparativos estuvieron listo se posiciono con Angélica detrás de una pared espejo con computadoras.

-Este es el objetivo-dijo Gid señalando en la tomografía-el Núcleo de Comandos en medio del Cuerpo Calloso, se encarga de sostener la comunicación en el cerebro androide convirtiendo las señales electroquímicas en electromagnéticas y viceversa.

-Con su cerebro tan excitado cualquier intento de cirugía seria demasiado riesgoso.

-Es por eso que tomaremos la ruta panorámica, gracias a las mutaciones de su armadura su sistema se ha vuelto compatible con el de Nox, podemos descargarle al microprocesador de Pandora y guiarlo desde allí hasta el núcleo de comandos.

-._. Gid…-desde donde estaba Nox escuchaba con creciente temor-¿Qué es lo que quieren que haga?

-No te alteres, es una operación de asistencia remota, te vigilaremos todo el camino.

-Odio decirlo pero tampoco sé que estamos haciendo-dijo Angélica en voz baja-Orus no es una maquina, la química del cerebro humano es aun un misterio, ¿Qué puede pasar si intentamos transferir un banco de datos como Nox?

-Nada o cualquier cosa, además de la química esta ese místico campo de sueños, recuerdos, imaginación, podemos lanzarnos a lo desconocido como los grandes descubridores o dejar todo como esta hasta que alcance su propio fin y aquí entre nos no me considero conformista, ¿Listo, Nox?

-Eso creo…

-Me mantendré contigo en todo momento, ¿preparada, doctora?

-Esto es una locura…muy bien, abran acceso, vamos a conectarnos.

Nox se sujeto a la mesa como si pensara que iba a caerse de esta, sintió una ligera descarga seguido de una especie de calor en su pecho antes de caer en estado de suspensión y quedar como flotando, en ese espacio vacío no percibía nada aparte de lo que parecía el latido de un corazón, era una vibración tan fuerte que la sentía en el aire, rodeándole.

Mientras tanto Orus y su homologo oscuro estaban a punto de llegar a destino, casualmente buscaban también el famoso Núcleo de Comandos pues toda la información del cerebro pasaba y era registrada desde allí, esos dos días le habían pasado a Orus como unas cuantas horas entre imágenes fantasmales y las historias de Nox.

La anécdota de Marte era tan extraña que de no ser porque sabia que las maquinas eran malas inventando cuentos no se la habría creído, explicarla era inútil asique solo le tomo la palabra, era una historia triste, Nox era buen narrador y después de eso creyó que era necesario contrarrestar el efecto asique le conto cosas más alegres o al menos interesantes, le conto de su relación con Margalef y como nunca había dejado de quererla contra sus celos y su orgullo, de hazañas de guerra y batallas ganadas con ingenio en vez de violencia, de los pocos momentos de su vida donde había sido realmente feliz sin lamentarlo y de como a pesar de haberle llamado enemigo desde el primer instante que le vio siendo solo un bebe había guardado siempre sentimientos de afecto hacia él, con el tiempo incluso respeto y admiración.

-¿Ósea que pudimos llevarnos mejor desde el principio?

-Quizás pero no podía estar cerca de ti sin sentir el estrés de un conflicto emocional, digamos que ambos teníamos nuestras dificultades, yo no sabia que pensar de ti y tu solo querías llevarme la contraria.

-No era eso, es que no podía evitar sentir que me amenazabas, incluso antes de que lo hicieras claramente y bueno…si, a veces soy un buscapleitos, no me gusta que me amenacen.

-Eso debió salir de tu padre…-Orus se detuvo asique hizo lo mismo-te dije que no parases…lo siento si te ofendí.

-¿Ya viste…donde estamos…?

El escenario materializado a su alrededor parecía ser el núcleo central de la G/4, allí era donde las mentes de ambos habían colisionado y de todos los lugares que habían visto hasta ese momento aquel sin duda era el más definido y claro en sus memorias, no había fantasmas, era un lugar firme, Nox se acercó al panel de control y vio que podía utilizarlo, sonrió y si Orus le hubiera visto quizás se hubiera preocupado.

-Llegamos.

-¿Aquí?, por su puesto, no podía ser un peor lugar…

-Ven, puedo usar los controles para buscar la información que quieres.

-No me gusta este lugar, ¿Cómo es que sabes lo que tienes que hacer?

-No se trata de saber, Orus, se trata de idear-le miro-te dije que ibas a pagarlo ˃=/

-0-