Diavolo Nuovo es una serie original de Producciones Gran Torre, se prohíbe su reproducción o uso por terceros salvo para material de Fan Fics, Fan Arts y Juegos de Rol.

Pd

Si alguien hace un Rol de esto que me avisen para entrar XD.

Capitulo 43

Juicio Final

Serie: Diavolo Nuovo.

Género: Sátira religiosa.

Fecha de inicio: 04/04/2012, 11:17 am.

Fecha de término: 05/04/2012, 6:02 pm.

Autora: Silvia Vega Gutiérrez, directora jefe de Producciones Gran Torre.

-o-

Emanuel se miro las manos contemplando los estigmas, de nuevo miraba su apariencia real como Jesús, levanto los ojos tratando de adivinar donde estaba pero solo veía blanco en todas direcciones y una niebla que le llegaba a las rodillas, de pronto su pie le dio a algo y ese algo se quejo, se aparto de un salto cuando vio levantarse de la niebla a una mujer muy hermosa y de larga cabellera negra, no cayó en la cuenta de quién era hasta que noto sus ojos rojos.

-¿Demian?-pregunto, ella le miro como si acabara de despertar.

-¿Por qué me miras…-empezó, se tapo la boca notando un timbre de voz diferente y procedió a mirarse- ¿Qué diablos?

-Disculpa-se hinco a su lado-¿estás herida, te ayudo?

-No seas condescendiente conmigo ¬¬, que me vea como una dulce angelita no me hace menos fuerte.

-No dije eso… ¿Dónde estamos?

-Permíteme- tomo aire- ¡¿Padre, ahora que estás haciendo?-La respuesta vino del aire, algo como una ráfaga de viento golpeo a Lilith como si le abofeteara fuerte, Emanuel le atrapo.

-"Es la última vez que se burlan de mi"

Y Dios apareció frente a ellos de la forma en la que siempre le veían, sentado en su trono, el torso perdido en alturas inconcebibles y ese aire de volcán a punto de hacer erupción que ponía tensos a todos a su alrededor, frente al trono apareció una cruz de madera, cadenas sujetaron a Lilith arrancándosela de las manos a Emanuel y la sujetaron a la cruz, cuando intento recuperarla otras cadenas le sujetaron al suelo.

-¿Burlarnos de ti?-dijo ella intentando liberarse-¿lo dices porque te ganamos?

-"Ustedes no me ganaron"-dijo Dios, por primera vez Emanuel percibió en su voz algo parecido al enojo, siempre parecía muy neutral-"la guerra se dio, duro poco pero no pudieron evitarla"

-¿Y que con eso?-pregunto Emanuel, ver a su hermana en la misma cruz donde él había estado le horrorizaba- ¡la detuvimos!

-Eso mismo- dijo Lilith ella- haz con nosotros lo que quieras pero deja en paz a mis demonios, tomamos una decisión y aceptamos las consecuencias.

-"¿Todas las consecuencias?"

-No, espera-dijo Emanuel- se que tenias un acuerdo con ella pero por favor, ¿arder por mil años?, eso es demasiado, ¿acaso no te ha demostrado que merece tu perdón?

-Primero-le interrumpió Lilith-yo no le estoy pidiendo perdón a nadie, segundo, vamos, Padre, al menos me merezco una flama menos caliente :3-parpadeo coquetamente.

-¿Te das cuenta de donde te tienen?, ¿Qué estás haciendo?

-Aprovecho la cara linda D.

-"XD"-Dios se rio fuerte-"nunca dejas de divertirme, Lilith, tu hermano tiene razón, a raíz de los últimos acontecimientos debería reconsiderar lo de tu castigo"

-¿Y entonces porque estamos atados?

-"Ustedes dos juntos hacen un par peligroso, debo estar seguro de esto, para no equivocarme"

-Sí, claro, piénsalo… ¿equivocarte?-aun seguía tratando de zafarse de la cruz pero se detuvo al oír eso-¿Cómo que equivocarte?, tú no te equivocas, eres Dios, digo…no puedes.

-"¿Y cómo le llamarías a ciertas ocurrencias mías?, tu para empezar, tu hermano ha estado haciendo maravillosos descubrimientos sobre mí, aun le falta el más grande, el que podría convencerme de perdonarte, tengo curiosidad de si lo lograra"

-Emanuel, ya me perdí, ¿de qué está hablando?

-No…estoy seguro…antes de enfrentarnos me di cuenta de que Él no podía controlar el futuro, que lo miraba conforme se hacía con algo de antelación y por eso podíamos cambiar lo destinado siempre que no interfiriera, le pedí que me dejara hablarte y decidir sobre la guerra y terminamos luchando pero no tuvo que ver con Padre, ¿verdad?

-"Cumplí mi palabra, Jesús, aunque para ser honestos muy raramente interfiero en la vida de los seres, me gusta ver lo que cada persona hace con alma porque solo así pueden responsabilizarse de sus vidas, pero ustedes…se suponía que aceptarían el resultado de su decisión y el resultado fue que la guerra se dio, de pronto algo sucede y se atreven a frenar todo con un tecnicismo"-Tres grandes clavos aparecieron flotando ante la cruz, apuntando a las palmas y los pies-no estoy feliz.

-Ya lo imagino-dijo Lilith burlándose del peligro-te arruinamos la diversión y no lo toleras.

-Demian, ya deja de provocarlo, no sabes lo que puede hacerte.

-"Deberías oírlo, Jesús sabe bien en qué posición te encuentras"

-¡Al diablo!, no podrías lastimarme más, solo quiero asegurarme de que mi gente va a estar a salvo.

-"Me asombra tu devoción, la buena noticia es que no acabare con esa raza, Mammon necesitara a sus seguidores"

-D: ¿Mi hijo?-acababan de darle en el punto, ya no pudo mostrarse tranquila- ¿Qué vas a hacerle?, iba a heredar el Infierno si yo ganaba pero no paso, no lo necesitas, déjalo en paz.

-"Te equivocas, lo necesito más que nunca, arruinaron mi apocalipsis y voy a tener que empezar todo de nuevo"

-¿¡Que!-Emanuel no podía dar crédito a lo que escuchaba, ¿empezar TODO de nuevo?

-"No crean que no los oí, reemplazar a los reyes es una propuesta interesante, estoy seguro de que Mammon con su poder hará un mejor papel como Diablo y una vez eche hacia atrás el reloj de la Tierra solo tendré que esperar unas generaciones humanas para preparar a otro Mesías, tengo la teoría de que una mujer haría mejor el trabajo"

-¿Echar atrás el reloj de la Tierra?-pregunto Lilith atónita.

-"¿Qué posibilidades hay de que las cosas se repitan?, podría incluso dejar vivos a los dinosaurios si vuelve a darse, tantas posibilidades, solo eso les agradezco, ¡Hay tantas cosas nuevas que puedo probar XD!"

-Pero…pero… ¿Por qué?, ¡Dime porque!

-"Jesús…no es divertido jugar sin un oponente"

Lilith y Emanuel se miraron, ambos pensaban lo mismo, Dios era un demente que jugaba con todos en el universo, había creído poder vencerlo pero solo habían transferido el problema a alguien más y dentro de milenios quizás Mammon tendría que dirigir otra guerra no porque quisiera sino porque a Dios no le gustaba jugar solo, Emanuel parpadeo, acababa de pensar en algo…"no es divertido jugar sin un oponente", el primer oponente había sido el Diablo Original, el que según Mammon estaba congelado al fondo del Noveno Circulo, su padre…si tan solo pudiera saber más…

-"Escucho lo que piensas, Jesús"

-D=

-"Jejeje, aun tenemos pendiente lo de tu hermana, ¿ha demostrado suficiente buen corazón en sus últimos actos como para olvidar los siglos de maldad?"

-¡Espera!, dijiste que había algo sobre ti que iba a descubrir, algo que te convencería, dame la oportunidad de averiguar que es.

-"Esperaba que lo pidieras, tendremos un último juego los tres :D, te dejare hacerme tres preguntas pero por cada que conteste enterrare uno de estos clavos en el cuerpo de tu hermana"

-¡¿Qué cosa?-grito Lilith.

-"Si luego de estas tres preguntas puedes decirme lo que espero escuchar entonces dejare que ambos se vayan, tendrán lo que quisieron siempre: sus vidas, si fallan o no juegan ella será castigada como se planeo y tu tendrás que ser nuevamente mi mesías para la siguiente guerra, vivirás con lo que hagas…"

Emanuel empezó a sudar frio, no podía, no podía hacerle eso a Demian, pero si no lo hacía sería el fin para ambos, al menos si no jugaba le ahorraría el dolor de la crucifixión, no podía decidir pero entonces le miro y ella asintió con valentía, había que tomar esa oportunidad, la única que les quedaba, Emanuel pensó que Lilith debía tenerle mucha fe para permitírselo, no debía fallarle, tenía que hacer las preguntas correctas y la primera que hizo era la que más le atormentaba.

-¿Por qué no puedes solo dejarla ir?-Lilith parpadeo como si pensara que era una pregunta tonta pero un clavo se enterró en su mano haciéndola gritar- _

-"Por lo mismo que no intente regresarla al lado del bien cuando se marcho por su cuenta, no importa si le doy todo lo que quiere, será feliz y estará conforme pero un día mirara hacia acá recordando faltas antiguas y querrá desafiarme de nuevo, su naturaleza es destructiva y abrazadora como el fuego del que está hecha, mientras tenga una sola excusa para odiarme no va a dejarme en paz"

-¿Quién era el Diablo Original?-otro clavo a la palma, otro grito desgarrador- X(

-"Era mi hermano mayor"

-¿Ma…mayor…?-musito Lilith, Emanuel se dio cuenta de que hablaba por él, para que no desperdiciara su última pregunta por accidente, el esfuerzo debía estarla matando-es…plicate…

-"Yo fui el algo en medio de la nada, pero la nada era él y ya estaba allí, supongo que eso lo hace el mayor, es un principio común, de la oscuridad surge la luz…nunca nos llevamos bien, tenia mal carácter, destruía todo lo que yo creaba, salía huyendo de mi presencia y eso me entristecía, era todo cuanto conocía y no podíamos estar en el mismo sitio sin pelearnos, finalmente entendí que no era su culpa, sabía que si llegábamos a tocarnos ambos desapareceríamos, trataba de tocar lo que yo hacía sin mala intención pero esas cosas tenían mi esencia y no sobrevivían a su presencia"

-¿Qué…que hicieron…entonces…?-pregunto Lilith, estaba sudorosa y jadeaba por el esfuerzo, sus palmas sangraban, Dios cayo unos momentos como evaluando lo que ella hacía para ayudar a Emanuel en su prueba, el tercer clavo seguía flotando en su posición.

-"Un día nos juntamos para hablar, a una distancia prudente, claro, entre nosotros apareció una franja gris, me gusto ese color, un poco de él, un poco de mi, discutimos porque yo le puse su nombre, me dijo que estaba muy molesto porque destruía todo lo que tocaba, no quería estar solo para siempre y yo lo entendía, a mi me hacía sentir solo el que se alejara y por eso intentaba crear cosas, entonces le concedí el fuego como materia, me dijo que deseaba crear algo vivo pero no podía, la vida le era ajena asique acordamos hacerlo juntos y por cada flama que el encendía yo tomaba su luz, así…"

Una flama apareció entre ellos, una flama muy brillante, luego algo sustrajo el brillo separándolo en una esfera de luz mientras que el fuego seguía ardiendo pero ahora solo producía una muy tenue luz, a continuación fuego y luz adquirieron forma, uno dio la silueta de un diablillo con su piel oscura que dejaba ver el calor interno, el otro dio la silueta de un querubín de pálida y brillante aura, parecían distintos a primera vista pero los dos tenían sus alas y el mismo nivel de presencia, solo que en lo que en uno era divina en el otro era profana, palabras y formas distintas para describir un mismo origen.

-"Para asegurar nuestro acuerdo pidió que nuestra primera creación se quedara entera y esa flama brillante que combina en si lo que hay de oscuro y de claro fue nuestra Lilith, él me dejo llevármela pero lo sabía, ambos lo sabíamos, algún día iba a volver con él, hice todo lo que pude por mantenerla lejos pero mi hermano es la única cosa con la que no puedo lidiar, cuando la perdí di a los humanos la posibilidad de ser como ella, me inspire en aquella línea gris que se formaba cuando estábamos muy cerca, quería saber si eso siempre pasaría, si al darle a alguien la capacidad de elegir siempre elegirían alejarse de mí"

Entonces las siluetas del diablillo y el querubín se combinaron y formaron la silueta de un bebe humano, luz y oscuridad en una precaria armonía, la ilusión desapareció.

-"Los humanos son fascinantes, a pesar de todas sus limitaciones tienen un gran potencial, algunos, si, se alejan, otros me buscan, ninguno es igual a otro y por ello me enfoque en ellos pero luego de millones de años aun no tengo la respuesta que busco, por eso lo hare otra vez y otra vez hasta que sea necesario"-Lilith se rio-"¿disculpa?"

-¿Eso es?... ¿has jugado…con billones de…seres…solo para saber…si pueden…amarte…?, jeje…es increíble…en verdad…increíble…

-"Mis motivos no te competen y ahora, me parece que queda solo una pregunta"

Emanuel trago saliva, aun no tenía ni idea de cuál era esa gran revelación que salvaría a su hermana y estaba muy alterado por todo lo que acababa de saber, no quería ser responsable de condenar a Lilith ni enterrar ese tercer clavo en su carne pero debía hacer una última pregunta, le temblaban las piernas asique se hinco y cerró los ojos intentando recuperar la calma y pensar.

-¿Estas…perdido…?

Arrugo el entrecejo, ¿Por qué le hacia esa pregunta?, claro que estaba perdido, perdido como un niño, oyó que preguntaba de nuevo, ¿Qué pasaba con ella?, estaba agonizando, no era momento para hacer preguntas estúpidas, que si estaba perdido, no se había sentido tan extraviado desde que siendo niño de doce años sus padres le llevara a Jerusalén por las fiestas de Pascua y se fueron sin notar que se había quedado allí, de hecho se quedo allí como cuatro días y hubieran sido cuatro días muy malos de no ser porque alguien le ayudo, una niña que…

Flashback

-¿Estás perdido?-pregunto una vocecita, una niña de cabello oscuro y ojos grandes.

-Mis padres-dijo Emanuel buscando entre la gente que iba y venía- no los encuentro :(

-Quizás se marcharon con la caravana y pensaron que ibas allí, pasa a menudo, habiendo tanta gente junta…

-Pero van a volver, ¿verdad?

-No se-dijo ella desinteresaba, luego vio que el chico parecía estar por llorar- oye, calma, seguro si vuelven pero no puedes quedarte en la calle, hay gente muy rara que aprovecha para celebrar cuando se apagan las antorchas.

Emanuel le miro sin entender pero ella tomo su mano y la siguió.

-¿Cómo te llamas?

-Emanuel…pero casi todo el mundo me dije Jesús.

-Yo te voy a decir Emanuel.

-¿A dónde vamos?

-Al templo, puedes quedarte allí y cuando tus padres vuelvan te encontraran sin problemas.

-:D Gracias, ¿crees que tarden mucho?

-Ni idea, pero te prometo esto, por cada día que no lleguen yo vendré y charlaremos, jugaremos juntos.

Emanuel ya estaba en esa etapa de la vida donde se van dejando los juegos pero asintió encantado, la niña no revelo su nombre, le dejo en el templo y se fue, regreso al día siguiente para ver si ya lo habían encontrado y como no fue así salieron a jugar entre los pilares del edificio, lo mismo paso el día siguiente y el siguiente, el cuarto día ella vino más temprano de lo usual y en vez de jugar se sentaron afuera y charlaron, Emanuel había notado que se mantenía fuera del templo e incluso rehuía de su sombra.

-Hoy vienen unos doctores al templo-le comento-deberías charlar con ellos.

-¿Por qué?, soy solo un niño, no tendría nada que decirles.

-Eso no lo sabes, tu perspectiva es diferente, además-suspiro con tristeza- es necesario que estés con las cosas de tu Padre…

-O.O Tu…-estaba asombrado, el sabia de su origen pero pensaba que aparte de sus padres aun mantenía el secreto.

-Lo sé, eres hijo de Él.

-Sí, pero también soy hijo de José el carpintero-dijo con orgullo, era pareció sorprendida-la familia es muy importante, me siento orgulloso de mis padres y creo que es tan importante hablar de ellos como de Dios.

-¿Aunque te perdieran?

-Fue un accidente, me asuste pero ya estoy bien, todos cometemos errores…además te conocí n_n eres una persona especial.

-¿Tú crees…que soy especial?-se sonrojo- ¿en serio lo crees n/n?

-Claro, me has ayudado mucho, eres mi mejor amiga-tomo su mano- ¿Cómo te llamas?, ¿Dónde vives?

-Yo…no puedo decírtelo-aparto la mano y se levanto-prométeme que veras a los doctores.

-Te lo prometo, ¿te veré de nuevo?

-Casi seguro…-se alejo unos pasos y entonces dio la vuelta-déjame darte un consejo: no te dejes llevar por las apariencias y nunca confíes en nadie por completo, si, las personas son buenas, pero la luz únicamente repele la oscuridad, no la hace desaparecer, ¿entiendes?

-Eso creo…

Fin de Flashback

En realidad no lo había entendido del todo esa vez, pero ahora creía hacerlo, abrió los ojos y vio que Lilith le sonreía, era ella, ella era la niña que le había rescatado cuando estaba perdido, ahora sabía cual era la pregunta que debía hacer, se sentía cerca de la respuesta.

-Tú eres luz…él oscuridad… ¿Eso en que te convierte?

-¡!-el tercer clavo atravesó sus pies, su cabeza cayó sobre su pecho, estaba a punto de desmayarse de dolor.

-"En la mitad de un todo…"

Silencio, el cerebro de Emanuel funcionando a toda pastilla, tratando de atar los cabos sueltos y dar con la solución a tan gran enigma, súbitamente el suelo tembló y empezó a agrietarse alrededor de la cruz, se abrió un gran boquete a su alrededor, el crucifijo se sostenía en medio de un foso ardiente.

-¡Espera, por favor!

-"Estoy esperando, yo tenga la eternidad… ella no"-su base empezó a desmenuzarse.

-¡Solo un momento, solo un poco de tiempo!-suplico tirando de sus cadenas.

-No…vale…la pena…-susurro Lilith con sus últimas fuerzas, entonces la cruz cayo por el agujero.

-¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

Puso todas sus fuerzas, tiro tan fuerte que logro romper las cadenas y lanzarse disparado por el hoyo, llego a su hermana y la abrazo pero solo siguió cayendo con ella, la cruz tenía el peso del mundo y se precipitaba a un rio de lava en las profundidades de un abismo, la aferro fuerte, si iba a caer caería con ella, sus lagrimas parecieron despertarla.

-¿E…manuel…?

-"Suéltala, Jesús, su destino esta sellado"

-¡Oblígame!

-Déjame…déjame ir…

-No, deja de decir eso.

-Debes…entender…nunca me…dejara…vivir…por favor…sálvate tu…

-¡No!, ¡Deja de compadecerte, así no eres tú!

-Hermano…

-Tú eres Demian, y Lilith, eres fuerte y nadie te dice que hacer, eres mi hermano y prefiero hundirme contigo en el fuego antes de abandonarte.

-¿Por…que…?

-"¿Por qué?"

-¡Porque la necesito!-grito-¡Porque la amo!, ¡Porque es tan parte de mí como tu hermano lo era de ti!, ¡Porque no puedo existir a su lado pero no puedo vivir sin ella!-de pronto se detuvieron- Porque sin ella…solo soy la mitad de un todo…:(

Estaban a escasos metros de la lava pero ya no caían, la cruz había quedado suspendida en el aire, Lilith lloraba quedamente y el torrente de fuego líquido rugía pero el resto era silencio, no por eso Emanuel dejo de aferrar a su hermana, no la soltaría jamás.

-"Necesitaba a mi hermano…no podíamos existir juntos pero lo necesitaba, ella era todo lo que me conectaba a él y le ayude a congelarlo para que no la destruyera…desde entonces me he sentido muy solo, sus intentos por imponerse a mi son lo que me hace sentir vivo pero cuando te conoció fue cambiando…tú la cambiaste, nunca se arriesgo por otros, nunca hizo nada noble o generoso sin obtener una ganancia, jamás tuvo fe en nadie…hasta que te conoció"

-Ella también necesitaba a su otra mitad y ese no eras tú.

-"Eras tú…lo vi venir, desde su primer encuentro, pensé que apartándote, llenando tu mente de odio…pero eres humano y si algo es cierto sobre ellos es que nunca sabes lo que harán, solo puedes mirarlos…y tener fe en ellos"

-Si lo entiendes entonces déjala vivir, castígame en su lugar.

-"Estaría cayendo en el mismo error…ya te lo he dicho, mientras tenga razones para odiarme no dejara de perseguirme"

-0.0 Entonces quítaselos, quítale cualquier motivo para odiarte, quítale todo excepto lo que realmente necesita y entonces mira, tendrás un futuro nuevo para contemplar, uno del que puedas sentirte orgulloso.

-"…Hijos míos…sean felices…porque su Padre les ama"

La luz les cubrió borrando la realidad.

-o

Lilith despertó como si solo hubiera tomado una siesta, tendida en la suave hierba, el aire olía dulce, el viento soplaba acariciando su cuerpo, se incorporo y contemplo el paisaje que el rodeaba, estaba en una colina con árboles que le resultaba vagamente familiar, se miro las manos y también los pies descalzos, tenía unas marcas pequeñas y como pintadas.

-¿Hola?-llamo, se sentía muy sola y eso la asustaba-de pronto se movió un arbusto y Mammon salió con un ramo de florecillas, ella le reconoció- Mammon…

-¡Mami!-exclamo el niño con una voz dulce y graciosa, corrió para abrazarla y darle las flores-para ti.

-Ou, gracias amor, que bonitas.

Lilith le estrecho fuerte, ahora se sentía mejor pero aun tenía la sensación de que algo le faltaba, recordaba muy pocas cosas, su nombre, su hijo, ¿Qué le faltaba?, Mammon se zafo de su abrazo y le tomo la mano, quería mostrarle algo, fueron al otro la de la colina y allí estaba otro ser humano, un hombre de aspecto mayor, con barba y túnica, giro al escucharlos venir y les sonrió, Lilith evito su mirada pero entonces él se acerco.

-No me temas-dijo-estas a salvo conmigo.

-¿Quién eres?-le miro de reojo.

-Me llamo Emanuel-tomo su mano y ella vio que tenía unas marcas idénticas a las suyas en las muñecas, se atrevió a mirarle a los ojos y aunque no pudo reconocerlo supo que era lo que le faltaba y que podía confiar en él hasta la muerte-¿Cómo te llamas?

-Lilith…y él…es mi hijo, Mammon.

-Hola n.n-saludo el niño.

-Vengan conmigo, yo voy a cuidarlos a ambos.

-Yo…no sé porque estoy aquí…

-Quizás es donde debes estar :)

Lilith sonrió sintiéndose segura, su espíritu estaba en paz finalmente, apretó su mano y los tres bajaron juntos la colina para adentrarse a aquel nuevo mundo, una tierra vacía donde solo se tenían uno al otro y donde finalmente serian dueños de sus vidas.

-0-