Tócame
con
tu arrullo.

Téjeme
una manta
de
la sombra de
Deseo.

Y déjame
dormir.
Dormir, siempre.