Las letras bailaban, las líneas se confundían y cada vez sentía más fuerte el presentimiento de ¡que estaba leyendo la misma maldita línea una y otra vez!

Tenía cuatro metas antes de que dieran las siete de la mañana y me tuviera que ir al purgatoria que a la gente le gusta llamar escuela o colegio y también liceo.

1-Terminar el maldito trabajo de final de semestre que nos dieron en historia

2-No tomarme todo el café que hay en casa (mamá me mata)

3-No fumarme más de dos cajetillas de veinte

4-Sacarme esos malditos ojos café de la cabeza

Mm, ¿Qué demonios estaba escribiendo? Los pueblos germanos, si era eso. Bien veamos:

Los pueblos germanos utilizaron varias cosas del legado romano…

Un trago de café caliente atravesó mi garganta.00:45. Otro cigarrillo. Ojos cafés.

"NOO, ya basta, sácate esos recontra malditos ojos de tu cabeza es imposible que sea él, el trabajo de historia eso es importante, sí eso…"

1:00.más café. Otro cigarrillo. Acerque mi cuaderno de lo que me gusta llamar dibujos y busque esos ojos.

"¿Qué acaso soy tan terca para no hacerme caso a mi misma? Parece que si" Hastiado lancé el cuaderno a quien sabe donde, Más café. El cuaderno resuenó en alguna parte del caos donde dormía

Utilizaron un sistema de gobierno monárquico basado en el de la roma etrusca

Volteo la taza, ni una gota cae. Otra taza de café se fue .La cafetera está vacía.

Me levanté a preparar más café pero mi teoría de que el destino me odia se hace enorme otra vez, mi cuaderno de dibujo cayó abierto en dos hojas donde están retratados dos ojos café enmarcados por una cabellera negra. Los mismos del chico que me había salvado de ahogarme en ese mar de personas. Los mismos de ese personaje de mi historia.

Pero no podía ser, era imposible y siempre lo seria "¿Pero como sabe tantas cosas de lo que escribo si puedo contar con los dedos de una mano las persona que saben que lo hago?"

El dibujo me trasladó unas horas atrás cuando salía del Liceo.


"Malditos idiotas ¿por qué no van y se juntan en la plaza si tienen el suficiente espacio para no estorbar? A si ya sé, porque les gusta molestar"

-no hay día en que esto este vacío, si siempre lo babosos se juntan acá y las muy idiotas les modelan como vendiéndose al mejor postor, si como diría mi abuelita en estos días ya no hay recato ¡por di…auu-un codazo extremadamente fuerte llega a mi costado haciéndome, estoy segura, sangrar internamente y perder el muy común pero necesitado aire dejándome parada cómo y con la misma cara de una estúpida .

Una mano agarró firmemente mi brazo arrastrándome hasta la esquina.

-¿Quién eres?-pregunte con la escasez de aire en mis pulmones mirándolo.

-de nada, no tienes por qué agradecerme a decir verdad solo lo hice para pagar mi cuota de acciones buenas del día-lo miro fijamente extrañada hay algo tan…familiar en el.

-¿no te enseñaron que mirar tan fijamente y sin pestañear es de mala educación?-parpadeé y seguí mirándolo. No era posible que me resultara familiar, nunca lo había visto en mi vida

-Está bien eso es inteligente soluciona lo del pestañeo pero no lo de fijamente

-perdón pero… ¿te he visto antes?

-tal vez si tal vez no-me respondió sonriendo misteriosamente dándome ganas de golpearlo en la cara.

-debo decirte que en estos momentos tengo ganas de romperte la nariz, necesito un respuesta concreta

-si me has visto a no solo tú puedes saberlo, tal como Alba es la única que puede saber si lo que Luna le dijo era verdad o no.

"¿Que mierda? ¿Cómo sabe eso?" Como no tenía mejor opción decidí preguntarle.

-¿Cómo sabes eso?

-¿Lo de que solo tú puedes saberlo? Eso es fácil es por q-

-lo otro –interrumpí. Necesitaba la respuesta.

-aaaa lo de Alba, tengo mis contactos acá y allá-seguía creyendo que lo había visto en alguna parte, sus gestos y la forma de hablar simplemente se me hacía familiares pero ¿Por qué?

-Puede que hasta ella me lo haya dicho –Eso era imposible, no había forma de que Alba viviera fuera de mi cabeza más que plasmándola en papel.

-Es más ella lo hizo –ya cansada de todo, lo tomo del brazo y lo arrastre a una pizzería cercana

-rica pizza-comento comiendo

-Si que bueno, ¿Cómo te llamas?

-tu me invitaste y no sabes mi nombre ¿sabes lo peligroso que pudo ser? Pude ser un violador, un psicópata o un asesino- pues que aprenda que nadie me regaña…solo mis padres.

-por eso vinimos a un lugar concurrido y donde me conocen imbécil ¿Cómo te llamas?

-y sigues sin saber mi nombre en cambio yo si se el tuyo, en realidad tu apodo

-OK, ahora tengo dos preguntas ¿Cuál es mi apodo según tu? Y ¿Cómo mierda te llamas?

-Bells ese es tu apodo aunque aun no entiendo porque te dicen campanas-tamborileé los dedos impacientándome

-tu nombre por favor- si no me dice su nombre le tiro una pizza en la cara

-Daniel-sonríe el muy idiota sonríe

-¿Cuánto?

-Daniel-contesta

- si entendí te estoy pidiendo tu apellido

-Vas muy rápido ¿no crees?

-buen, adiós –ya no lo soportaba y con el tiempo había aprendido que antes de explotar era mucho mejor solo alejarse.

-te veo mañana- "y ahora quiere verme mañana el muy maldito"


"Terminar el maldito trabajo y hacer café es lo único que debería importarme ahora, nada de recuerdos, nada de fantasías".

Otro cigarrillo se fue mientras seguía escribiendo en el compu el trabajo y esperaba que el café estuviera listo.

Utilizando, el rey, un ejército cuidándolo…

Café listo. El pitido llego justo a tiempo a mis oídos, justo antes de ponerme a babear dormida en la laptop con una imagen pegada de esos ojos cafés en la mente.

Más café en mi taza.2:20. Faltaban exactamente cuatro horas y cuarenta minutos para las siete y me quedaba todavía dos mil palabras por escribir. Quemé mi gargantita y mi pobre lengua. Desperté del todo eso si.

Otra cosa de que legaron los germanos de los romanos fueron las leyes pero no tenían un código único.

"¿Cómo sabia el tipo ese de alba? Quítatelo de una vez de la cabeza, es imposible que sea uno de los amigos de ese personaje". Pero me parecío tan familiar, como si yo lo hubiera creado (cosa que era cierta si resultaba ser quien yo creía que era).

70 tazas de café más tarde, 17 cigarrillos y 3 horas el trabajo estaba terminado e imprimiéndose.

Mi cama nunca me pareció tan cómoda ¡por dios! Necesitaba tanto dormir…

Una negra espesura se coó entre mis parpados y tapó mis sentidos, sentía el ruido de la impresora tan lejos, como en otra dimensión y cuando solo escuchaba el murmullo del mundo me dejé caer de espaldas en la oscuridad.

Muchas imágenes, un tablero de ajedrez, una taza rompiéndose, ojos cafés, sangre en el tablero, ojos cafés, un grito, una sonrisa misteriosa del gato de Alicia en el país de las maravillas, la sonrisa de él, un pared derrumbándose , sus ojos, una molesta cancioncita irritante resonando en todos lados.

Busque la procedencia de ese sonido para arrojarlo por la ventana, hasta que recordé que era mi celu, que estaba en un quinto piso y que esa cosa era mi segundo hijo (el que viene después del compu)


-nunca encontré una mesa tan cómoda-le susurre a mi amiga

-Bells la profe te llama-me aviso ella

Me paré en busca del trabajo para después volver a mi sustito de cama

-¿Qué nota?

-siete y ahora déjame dormir

-¿Qué? Yo estuve toda la maldita semana haciendo el trabajo y estoy segura que con suerte doy al cuatro y tú lo hiciste, no me digas que no, te conozco, anoche y te sacas el único siete de la clase.

-umm

-¿Qué te pasa? Y no me digas nada que te conozco hace tiempo Bells.

-nada Ally.

-¿Qué te dije?

-¿Qué me conoces?

-que no dijeras nada.

-está bien ayer conocí a un chico

-¿enserio? y ¿cómo era?

-no es lo que piensas

-entonces…

-se llamaba Daniel, tenía los ojos cafés y el pelo negro, era arrogante y sabelotodo.

- y eso nos lleva a…

-que es idéntico a Daniel el amigo de Alba y ¡el sabia de mis historias!

-¿le viste la insignia?

-no, fui lo bastantemente tonta para no percatarme de ese detalle-un golpe resonó en la sala (mi cabeza contra la mesa por si quieren saber)

-lo siento amiga

-pero el dijo que me vería hoy.

-¿Dónde?

-no sé, lo grito cuando me iba yendo- me lamente casi sollozando.

-¿Dónde se vieron?

-en el paradero.

-espéralo allá.

Siguiendo el consejo de mi amiga lo esperé allí pero luego de diez minutos parada como imbécil decidí irme a mi casa, hasta que vi cruzando la calle un chico de ojos cafés.

Primer capitulo editado. Lo edite por que estaba leyendo la historia para hacer el proximo capitulo y me di cuenta de que algunas cosas simplemente no encajaban. Tal vez edite lo otros capitulos, ya veremos.

Bye