"Nunca entendí lo que significaba Chump, más allá de una historieta, pero ahora lo entiendo. Ahora que he cometido la mayor estupidez de mi vida- Lauren.

I - Good Girl Gone Bad

Aquella secundaria era bastante amplia y Lauren, quien había ingresado hace una semana, se estaba adaptando poco a poco. Se adaptaba a todo incluso a aquellas personas que consideraba idiotas.

Lauren era una niña de diecisiete años muy hermosa. Era alta, morena y de penetrantes ojos negros. Su cabello era castaño, muy largo y brillante. A la edad de trece años fue contratada para unas sesiones de modelaje en una revista infantil. Naturalmente, no todo lo logrado fue debido a belleza natural, ya que solía utilizar muchos productos para el cuidado de piel y cabello, todo sumado a una diaria rutina de ejercicio. Siempre fue tan extremadamente pretenciosa, ya que con una buena apariencia se pueden lograr muchas cosas, pensaba. Pero, no sólo se preocupaba de su exterior, sino que también era muy inteligente y estudiosa. Para ella, el estudio era tan importante como tener una buena apariencia.

Pero todo cambió cuando un revés económico hizo que su familia se mudara a un nuevo distrito. Así tuvo que dejar aquel pequeño y cálido pueblo para vivir en una gran ciudad. Era bastante orgullosa y narcisista, cosa que hacía que ella detestara pasar desapercibida e ignorada por las demás personas. Le molestó profundamente ingresar a una secundaria pública donde la exigencia era tan baja, donde ni siquiera la infraestructura ayudaba. Pero eso no era todo. Su antiguo colegio era pequeño, pero los alumnos eran cariñosos y unidos, muy contrastado con este nuevo lugar donde nadie respetada a nadie. No sólo eso: por primera vez presenció el bullying. Veía que todo lo que le rodeaba era una especie de sociedad contraproducente donde las personas más tontas y abusivas tenían el control de todo, mientras los intelectuales constantemente recibían humillaciones.

Había tres cosas que temía. Primero, que al ser una alumna de buenas calificaciones, pudiera recibir abusos de otras personas. Segundo, odiaba su impulsiva y, al mismo tiempo, tímida personalidad; temía no poder defenderse de manera adecuada cuando se presentase la oportunidad.

¿Qué debería hacer?, pensó desde que se percató de la situación. Sabía que la primera impresión en las personas era muy importante, por ello mostrar su auténtica personalidad sólo le traería problemas; y estaba acostumbrada a siempre brillar de una u otra forma. Ella quería tener "popularidad" y ganar el respeto de los demás. Ella tenía algo que los demás no tenían: un cerebro calculador. ¿De qué sirve la inteligencia si no se aplica? Se le hizo tan obvio lo que debía hacer: acercarse a las personas "populares" y "respetadas".

Buscó y buscó, hasta encontrar al grupo de personas idóneas. Eran tres chicas, "rubias" y "tontas". No le era muy difícil comprender la manera de pensar de ellas, es por eso que paulatinamente se acercó. Lea era la que lideraba aquel grupo, y con razón ya que tenía una gran personalidad dominante, mientras las otras, Susan y Mary, sólo la seguían. Ya, habiendo, pasado una semana, se ganó la confianza de ellas. Pensaba en eso, cuando las susodichas aparecieron.

- Te buscaba. Tenemos una invitación a la gran PartyLoop, y quiero que tú también vengas – le dijo Lea.

- Lo siento, aún tengo que terminar de desempacar mis cosas en casa – le respondió fingiendo decepción.

- Bueno, pero si quieres ahora te ayudo y luego vamos a...

- ¡No! – interrumpió Lauren – me daría pena que la vieras así, en pleno proceso de mudanza.

- Es una lástima - dijo Lea subiéndose a su automóvil - Mike me pidió que te convenciera. Él está muy interesado en ti.

- Lo siento. Adiós, Lea. - Se despidió Lauren. Sin duda, no era el tipo de amistad que ella esperaba. De hecho, sus antiguos amigos eran personas de bajo perfil.

En realidad, no tenía ningún tipo de compromiso, ni ella ni su familia debían desempacar, pues ya lo habían hecho. Entonces, ¿por qué impidió que Lea fuese?

Se trataba de la tercera cosa que temía. En su habitación guardaba muchas cosas que no te quería mostrar en público. Incluso al llegar a su habitación se encontraba intranquila.

¡Era la habitación más "friki" que pudieses haber imaginado! Caricaturas por montones, figuras, espadas láser. trajes de "cosplay", historietas, mangas y muchas cosas compradas con su trabajo. Si Lea veía eso sin duda se burlaría y le contaría a todo el mundo.

Rápidamente comenzó a hacer sus quehaceres escolares aunque le fue difícil concentrarse. Sabía que tarde o temprano, la impertinencia de Lea vendría a su casa y por ello, sólo pensaba en alguna solución.

Hace bastante tiempo que sentía gran fascinación por esas historias. Amaba cada una de sus cosas con demasiado ímpetu, las observaba con gran cariño y no quería sacrificarlas por culpa de una secundaria de bajo perfil. Antes, no tenía problemas con eso, ya que la gente era muy respetuosa, pero sabía que las cosas serían diferentes ahora.

En ese momento, tomó una de sus series preferidas, Chump, y comenzó a leerla. Aun cuando no comprendía del todo la relación del nombre con la historia, le fascinaban los personajes. Era una clásica historia de luchas y aventuras que salía la última semana del mes. En síntesis consistía en un grupo de viajantes, liderados por un tipo llamado George, que estaban encomendados en una misión. Su gran popularidad nació tras comenzar una saga donde conocían a dos niñas, parecidas físicamente, pero de personalidad opuestas cuyos nombres eran Viki y Miki. Lauren adoraba a Viki por considerarla dulce y tierna, es por ello que hizo un cosplay de ella un año atrás. Por otro lado, detestaba a Miki, porque, según ella, era insoportable y "tsundere". El capítulo 57, del mes de diciembre, en resumen, trató de lo siguiente:

"George, herido por una batalla, recibe tratamiento de Viki, pero ella le dice que Miki es la idónea para curarlo. Él le dice que no se lleva muy bien con ella, pero Viki insiste y luego se retira. Miki después viene, un tanto molesta, y comienza a curarlo. En medio de la escena, George observa que ella en el fondo también es dulce y se sonroja..."

- ¡Ahh! - gritó al leerlo - Querida Viki ¿por qué los dejaste solos? Tú debías curar a George, tú le amas.

- Deja de gritar, Lauren - le dice su madre al escucharla gritar – Hija, tu padre quiere hablar contigo.

Lauren rápidamente fue a verle, ya que sabía que debía de ausentarse varias semanas por cuestión de trabajo.

- Lauren, mi pequeña princesa, ya has crecido. Con ese uniforme te ves muy linda.

- Gracias pa..pa ¡No te vayas! – dijo entre sollozos.

- Lo siento, es necesario. Pero volveré en seis meses. Sólo quiero que en este tiempo te comportes bien, como lo has hecho hasta ahora. Sigue siendo una niña tranquila, y juntate con gente tranquila. Recuerda lo que digo, un mentiroso…

-… es peor que un parásito. Sabes que también odio las mentiras.

- Pero por sobre todas las cosas, cuida tu temperamento. Eres muy impulsiva, y eso te nubla el cerebro. Cuando quieras hacer algo estúpido, piénsalo bien. Cuando sientas aquel frío en el pecho, ¡no hagas nada!

Le costó conciliar el sueño, por alguna razón su padre siempre le daba buenos consejos. Quizás porque era hombre, y así podría comprender la manera de pensar de uno. Todo daba igual, sólo quería que esos seis meses pasaran rápido.

El día siguiente, le pareció tan aburrido como de costumbre. El comedor era tan bullicioso, y parecía un gran sistema de castas, donde las mesas clasificaban a las personas. ¡Qué estupidez! Se sentó junto a Lea, naturalmente. Observaba las demás mesas; no había nadie interesante de todas formas.

- Debiste haber visto ese vestido verde, era perfecto. Recuerden que el tema ahora será "Green Love" - dijo Lea.

- Es verdad. El festival de las flores será en pocos días - replicó Mary.

- ¿Festival de las Flores? – preguntó Lauren mientras comía, aunque no le interesaba mayormente.

- Vaya, no creí que no lo conocieses – respondió Lea – Es el único evento decente de este horrible lugar. Ya sabes, un festival de cosas de acuerdo a un color. Y lo mejor, al final se escoge una Lady y un Lord…

- ¡Yo no puedo creer que no tenga nada verde! - se quejaba Susan

- Queda una semana y aún no se preparan - dijo Lea nuevamente - Yo conseguí mi vestido verde hace varias semanas. Susan, tu caso es urgente

- ¿Festival de colores?- pensaba Lauren - ¡Qué estupidez! Esperen ¿Cómo es eso de los Lord y las Lady?

- Es una votación, naturalmente - dijo ahora Susan – Sabes, Lea ya lo ha ganado tres veces.

- Haremos una junta extraordinaria- mencionó Lea - Por cierto, Lauren, escuché que Mike te invitará.

- "¿Saben qué sería bueno? Ser invitada por George..." – comenzó a fantasear – George, vestido de verde… Tengo un fanart en mente.

- Mike es bastante apuesto - decía Susan - Lauren, eres afortunada.

El famoso Mike le tenía sin cuidado. Más trascendental le parecía el capítulo de Chump, pero en fin, sólo esperaba no conocerle jamás. Continuó en aquella mesa escuchando más cosas sobre el dichoso festival, cuando una pequeña conversación en la mesa contigua le llamó atención

- Yo opino que Miki es mucho mejor que Viki - mencionó una niña un tanto subida de peso. Por alguna razón aquel grupo le causó repugnacia a Lauren.

- Estoy de acuerdo contigo - le respondió un tipo gordo que estaba junto a la niña - Viki es demasiado "amable", no es un personaje realista.

- Te he dicho que el verde musgo no es vintage… - continuaba Susan.

- "Mi capacidad de concentrarme en las conversaciones de dos mesas es extraordinaria" - pensaba Lauren, mientras intentaba voltear la cabeza y observar al grupo de la otra mesa.

- Yo creo que Viki es mejor, me parece más dulce - mencionó un tercer tipo desde la mesa contigua. Lauren volteó para observarle, ya que cualquier persona que defendiese a Viki era motivo de admiración. Fue una total decepción verle; un tipo rubio de apariencia muy descuidada y utilizaba anteojos.

- Lea, chicas- dijo Susan- Ahí viene Mike.

Nuevamente volteó para ver al chico del que tanto hablaron y, el cual, por alguna razón tomó interés en ella. Le observó unos instantes: cabello oscuro, tez blanca y con ropa bastante moderna. No iba negarlo, de apariencia era bastante atractivo, pero seguía sin interesarlo en lo más mínimo. Aunque le alegraba que un chico como él se fijara en ello, era claro signo de la popularidad que iba ganando.

- "No aguanto las ganas de destrozarle la cara a ese par de gordos de la otra mesa. ¿Cómo pueden decirle esas cosas a Viki?" – pensó en cuanto volvió la mirada hacia la mesa contigua.

- Tan sólo faltan tres días para que aparezca el capítulo 58 - dijo el de anteojos.

- Eso no es justo. Eres muy afortunado al recibir los capítulos a principios de mes - dijo la niña nuevamente llamando la atención de Lauren. Escuchó claramente como aquel tipo lograría leer aquel capítulo en tres días, cosa que le parecía injusta.

Pero se perturbó de sobremanera cuando Mike y los demás se acercaron a aquella mesa. Éste adrede arrojó su bandeja de almuerzo sobre la ropa del de anteojos. Tan rápido como un rayo, todas las personas del lugar voltearon a ver.

- Oye, no molestes a Luke. No busques pleito, no te hemos hecho nada –dijo el tipo gordo.

- Mike anda de buen humor hoy ¿no? - le dijo a Mary a Lauren mientras se acercaban al lugar - Es una lástima por esos tres.

- ¡Qué diablos le ocurre a Mike… - dijo Lea mientras observaba.

- Últimamente los perdedores se están rebelando - dijo Mike irónicamente y arrojó a aquel tipo sobre la mesa lastimando a la niña también.

- ¡oye, ya basta! - gritó el tipo llamado Luke- Puedes golpear a Justin o a mí, pero muestra más respeto las mujeres.

- Lauren, creo que intenta impresionarte – dijo Lea

- "Un hombre que se comporta de esa manera lo que menos hace es impresionarme " – pensaba un tanto asustada por esos tres.

- Lo siento, no me di cuenta que era mujer - dijo Mike - Pero, ¿a quién le importa? Todos son iguales de perdedores

- Ya basta - se levantó Luke y le respondió - Deja de tratar así a los demás. Creo que en el fondo tú eres peor porque necesitas llamar la atención para ser respetado.

El silencio en el lugar se hizo latente, y Lauren observaba como todo hablaban entre sí sobre lo ocurrido. Por alguna razón, todo eso le pareció cómido y soltó una risita. Con aquel silencio, todos se percataron de su gesto y voltearon a verla, incluyendo a Mike y Luke. Éste último mostró un mirada irónica sobre Mike, cosa que éste tomó de manera muy personal. Mike sin pensarlo, lo arrastró hacia afuera. Lauren los observó irse, preguntándose quizás que otras cosas harían.

- Nunca imaginé que alguien le hablara así a Mike - dijo Susan - Claro, excepto Lea.

- Cállate Susan - dijo Lea en voz baja y procedió intentando desviar el tema- Yo creo que fue grosero de parte de Lauren reirse de él.

- Lo siento, pero ¿no les pareció gracioso? - respondió Lauren impulsivamente a lo que dijo Lea.

- Gracioso es lo que hizo y hará Mike ahora.

- ¿qué le harán a aquel tipo? - le dijo Lauren.

- ¿Realmente importa? - respondió Lea - Sinceramente no deberías haberte reído de él porque, a menos que tengas a Brad Pitt en tu lista de pretendientes, él es lo mejor que hay.

- Lo siento. Pero, no entiendo ¿qué le hizo el de anteojos a Mike?

- Es obvio Lauren - agregó Susan - nacer como perdedores. Esa gente sólo piensa en videojuegos, en leer historietas y demás cosas. Mike sólo mantiene el orden.

- Basta ya - dijo Lea - sólo preocupémonos de los vestidos verdes. Lauren, en poco tiempo lo entenderás y también odiarás a esos perdedores.

Lauren nunca se había sentido tan perturbada. Las palabras de las chicas hicieron que corrieran escalofríos por todo su cuerpo. El miedo al abuso nuevamente comenzó a brotar. Aquella sensación de "Ese pude haber sido yo" comenzó a brotar. No sabía a donde pararía todo esto, pero se dio cuenta que su conciencia se seguía insensibilizando. Ahora las mujeres la respetaban y los hombre la deseaban; no quería perdero eso.

Luego de unos momentos, Mike regresó al comedor. Lauren, salió de manera silenciosa del lugar. Quería evitar a Mike, porque no le agradó en lo más mínimo. Salió hacia unos de los pasillos, evitando ser encontrada. Por impulso decidió meterse a su aula, pero mayúscula fue su sorpresa al observar que Luke estaba ahí.

Estaba sentado sobre una mesa, curando una herida que le propinó. Observó a Lauren y continuó en los suyo. Todo aquello provocó unos minutos de silencio incómodo, hasta que Lauren recordó que aquel chico era su compañero de clases y que él conseguía los episodios de Chump antes que nadie. Vio en ese momento la única oportunidad para averiguar de qué forma lo hacía. Nadie la observaba, y no quería que fuese vista con un tipo como ese.

- Vi cómo te trató Mike, creo que fue muy cruel - le dijo Lauren intentando parecer amable y se acercó a él. Él la miró unos momentos y dijo:

- A mí me causó gracia la forma en que te reíste de él. No es secreto para nadie que está interesado en ti. Debe ser muy humillante que la chica a la que quieres impresionar se burle de ti ¿no?

- ¿Quién sabe? A mí no me interesa él - le respondió Lauren, mientras sacaba un pañuelo de su bolso y le limpiaba la herida. Ella no quería ayudarle ni nada, de hecho tenía miedo de que alguien entrase a la sala y observase aquella perturbadora escena. Pero, por otro lado, se sintió feliz al ver que alguien que no tiene ningún tipo de relación con ella supiera tantas cosas. Es obvio que su popularidad en tan sólo una semana se estaba incrementando. Sin embargo, en ese instante notó que Luke se había sonrojado al ver como ella lo curaba. Eso sin duda le molestó, pero también comprendía que él quizás nunca había tenido a una chica como ella curando sus heridas. Inevitablemente se avergonzó de ello y giró la cabeza para que él no notara lo incómoda que estaba. Entonces Luke dijo:

- Sabes, este momento me recuerda mucho a una escena de una historieta.

Aquellas palabras le molestaron aún más. Sabía perfectamente a qué escena se refería y le disgustaba la idea de sólo pensar en que cosas pasarían por la cabeza de ese perdedor. Pero al observar que estaba ganando su confianza dijo:

- Por casualidad oí que conseguías los episodios de Chump antes que salieran al mercado.

- Pues sí, tengo una membresía especial, por ser fan.

- ¡A mi sobrino le encanta! y me gustaría regalarle algo dentro de esta semana.

- ¿Tu sobrino? Si lo quieres conseguir debes obtener esa membresía, pero lleva tiempo ya que debes tener cinco mil comentarios en una página.

- ¡cinco mil comentarios! Eso es mucho. No podré darle el regalo a mi sobrino, eso me pone triste - dijo Lauren inclinando su cabeza hacia su hombro. Él, como acto reflejo la abrazó y dijo:

- S-si quieres, después de leerla, te puedo dar mi copia.

- ¡En serio! - dijo Lauren emocionada - Mi sobrino será muy feliz.

- Pero te la daré con una condición.

- ¿Condición? ¿Cuál?

- Me gustaría que fuéramos al festival de las flores juntos.

- ¡Eh!


¿Qué les parecio?

Espero sus comentarios :)