¡Hola, Gente!

Éste cuento lo hice en una actividad de livejournal para mi querida elendoy, que para mí sí es Padawan.

Disclaimer: La Junta no me pertenece, todo salió de la imaginación de esta niña. Pero esta idea sí es mía.

OoOoO

¡No otra vez!

Valeria empezaba a creer que nunca, ¡jamás! Debería salir de su país natal.
Sólo así se podía explicar que, al ir a Texas y en la primera noche que durmiera en la cama que le prestó su tía, fuera despertada por… ¡Remy!

—¡Dios! ¿¡Qué haces aquí!? —gritó ella después de que, al despertarse siendo zarandeada y, a la luz de la lámpara de noche que había dejado prendida, se diera de bruces con la fisonomía de Remy Iriart, el francés con poderes que no debía estar ahí, en Texas y viéndola con premura, sino en… como un mundo alterno al humano con su amada, o algo así.

Se levantó negando con la cabeza, como intentando despertar del todo y entender, mientras él le decía algo que no lograba oír.

—¿Qué haces aquí? —articuló de nuevo, muy confundida. Es que ni siquiera parecía mayor, habían pasado cinco años desde la última vez que lo vio y no parecía que… El hombre la cogió de un hombro con fuerza y rapidez, sin dejarla seguir pensando.

—No tenemos tiempo —le habló… ¡En español!— Tenemos que irnos antes de que… —lo siguiente lo dijo con desesperanza y cerrando los ojos lentamente— Es demasiado tarde, ya te encontró.

Cuando se dio cuenta, una luz caliente estaba iluminando al hombre y su cuarto, mientras el brazo de él la hizo moverse a su espalda, poniéndose de escudo. AL finalizar todo Valeria no pudo abrir por un segundo los ojos, de lo encandilada que estaba pero, cuando lo hizo, se quedó estupefacta con lo poco que vio a su lado: Remy había crecido no sólo en altura, sino en musculatura, o al menos eso parecía por la armadura broncínea que había aparecido, de la nada, puesta en su cuerpo. Se dio cuenta, al seguir un fulgor metálico, de que tenía una espada enorme en la mano que no estaba usando para cubrirla a ella.

—Ve hacia el baño de abajo y espera a que yo regrese por ti…

De repente, algo explotó tan fuerte al frente de ellos, que la onda expansiva fue una fuerza gélida y física que la golpeó lo poco del cuerpo que no estaba siendo cubierto por Remy. El humo de los desperdicios de la pared maltrecha se filtró por su nariz, haciéndola cosquillear, pero Remy simplemente la hizo caminar hacia atrás y de lado, hacia la pared.

—Has lo que te dije —le replicó él.

Alguien, una presencia monstruosa a unos metros de ellos, habló en francés con una voz muy grave, por lo que ella no supo entender qué decía, aunque la forma en que habló le decía que no estaba brindándole los mejores deseos. Sin embargo, después de que Remy le dijera la orden y apenas llegaron a la puerta, sin recordar la seguridad de su tía, o en ni siquiera dejarse pensar en los sonidos de peleas que le llegaban desde arriba; Valeria bajó, entró al baño y esperó.

No supo cuanto después, la puerta se abrió y apareció Remy frente a ella, sin armadura, con un golpe en la frente que se desinflamaba y cerraba frente a sus ojos.
Se veía cansado, pero lo primero que hizo fue ir hacia ella y preguntarle:

—¿Estás bien?

—¿Qué sucede? —apenas pudo decir Valeria— ¿Qué haces aquí?

Remy pareció sopesarlo sólo un momento, antes de decir:

—Es largo de explicar, sólo te diré que están cazando a las personas que podrían ser guardianes. Ven conmigo, ya… le gané a ese tipo, pero esta dirección no es segura.

—Pero, mi tía…

—No te preocupes, iré donde ella a cambiarle la memoria. Será como si nunca hubieras estado aquí y creyera que… un tornado atacó su casa. Mientras no estés aquí, no habrá problemas para ella.

Y Valeria se puso en pie para seguirlo y, de nuevo, ser metida en los asuntos de unas personas con las que nunca creyó que fuera a volver a ver en la vida.

OoOoO

Y eso fue, espero les haya gustado en algo y chau!