¡Hola, Gente!

Este cuento lo hice para mi hermana, la Solsido, en su cumpleaños. ¡Espero les guste en algo!

OoOoO

El mito de Sol y Mar

Se cuenta que, antes de que Luna se adentrara en la oscuridad y ahuyentara Lo Desconocido de ella; Mar amó al Sol.

Le amó tanto que, no feliz simplemente con poder oírle, reflejarle y jugar con su luz entre las muchas olas para bailar juntos; decidió que intentaría alcanzarle.

De esa manera, desde el mismo momento que la Oscuridad empezaba a ser espantada por Sol, Mar trataba de alcanzarle. Como no lo lograba, cada vez intentaba aún más fuerte, se arqueaba con mayor altura y caía más lejos, pesadamente, haciendo espuma del dolor y la rabia por la impotencia… cuanto más lejos estuviera Sol, más le intentaba alcanzar y, al finalizar el día, Mar se retiraba sin ganas de moverse, triste por no haber logrado su cometido.

Así pasó por más días y noches de lo que la gente podría recordar. Mar lo intentaba sin rendirse. Sus arqueos y brincos se hicieron cada vez más gigantescos, tanto que no le importaba si caía en el territorio de los humanos, destruyendo sus casas y arados, matando a sus animales y a los mismos humanos.

Muchas veces lo intentó, aunque los espíritus supieran que Sol no podía ser alcanzado. Se los dijo cuando le pidieron que le visitara para que se calmara. Sol juró que sólo le podía dar su luz para que Mar bailara con ella y hablarle, nada más.

… Mar empezó a enfurecerse en los días en su empeño, y a estar totalmente inmóvil en la noche de la tristeza.

Los demás espíritus se dieron cuenta de que la situación no podía seguir así. El mundo se estaba desequilibrando, la tierra recibía más agua de lo que necesitaba, los humanos empezaban a morir muchos más de lo que nacían y los animales también comenzaban a escasear. Entonces, decidieron preguntarle a Mar qué era lo que le gustaba de Sol para ver si se lo podían dar y que volviera a ser como siempre.

—Quiere bailar conmigo, ahuyenta a Lo Desconocido y me habla un poco de todo lo que ve desde arriba —Les contestó, y siguió con su denodado empeño en alcanzar a Sol.

Los demás espíritus del mundo pensaron mucho en lo que les dijo y decidieron crear a Luna: un ser que viviría dentro de Mar durante el día para que bailaran juntos y que, progresivamente, alumbraría en el cielo para ahuyentar a Lo Desconocido y decirle a Mar lo que veía desde ahí.

Y desde que se lo presentaron, Mar dejó de amar a Sol y empezó a bailar al ritmo de Luna.

OoOoO

Y eso fue, ¿comentarios?