¡Hola, Gente!

Este cuento lo hice para aglaiacallia en el LJ, por el día del amor y la amistad. ¡Espero les guste en algo!

OoOoO

Las tazas

Por alguna razón, había empezado a esperar pasar por esa ventana a la salida del trabajo, de camino a la estación. Simplemente para verlas y sonreír.

Las tazas, grandes y coloridas, justas como para un chocolate caliente en una noche fría de invierno, o para una gran taza de café mientras se leía un libro; venían en llamativos colores, o de todos los colores. Pero eso no era lo importantes de esas tazas, sino que todas tenían unas caras sonrientes, todas con un ligero rubor y ojos negros que miraban sin mirar. Esa ventana, con la mitad llena de esas tazas, se convertía en un amasijo multicolor de sonrisas. Era algo hasta casi mágico, color, sonrisas, luz; exhibiéndose para ella. Esa simple ventana hacía que trabajar 12 horas en una maquila no cansara tanto, al menos por un segundo.

Se imaginaba que debía tener una vida muy simple o muy vacía o… no, no quería decir patética, pero eso de las tazas le alegraba el día y, cuando llegaba a la casa a ver sus tres hijos y esposo, tener que hacer la cena no era algo que le amargara como antes.

Muchas veces, había deseado entrar para comprarse algunas, para todos en la familia y una en el trabajo. Pero le era imposible porque, por su horario, la tienda siempre estaba cerrada cuando pasaba delante de ella.

Así las cosas, se daba a la idea de que algún día, pasaría por la tienda y ésta habría cambiado su fachada… y no, su vida no era patética por entristecerse de solo pensarlo.

Pero ese día llegó. Y ella fue hacia su casa, después de 12 horas trabajando cociendo las mismas mangas y con dolor de espalda, a hacer la comida de su familia… lo mismo por seis días a la semana.

A los pocos días, en la mesada de la cocina, se encontró con una vieja taza, algo agrietada, pero la más honda y redonda de la casa. Tenía la carita feliz, pintada con pilot indeleble y formas infantiles en ella, mirándole y sonriendo.

Su niño, el del medio le dijo:

—¡Feliz cumpleaños mami!

Desde ese día, esa fue la taza más cuidada y usada por ella.

OoOoO

Pues eso, ¿algún comentario?