Capítulo 5 parte 1

Lo que voy a contar sucedió en el viaje hacia Isla Royal. Y aun me pregunto ¿Quién encontró a quien?

—Creo que he visto tu cara con anterioridad; pero no recuerdo en donde—me comentó Jesica.

Comencé a sudar. Más de lo acostumbrado. Es el problema de tener glándulas sudoríparas hiperactivas. Hasta el desodorante se estaba saliendo de su lugar. Como odio cuando eso pasa, es señal que algo malo se acerca a mí, es mi versión del famoso "sentido arácnido"

— ¡Que pequeño es el mundo! ¿No lo crees? Una actriz juvenil es ayudada por un antiguo actor infantil, cuya fama duró y ahora es detective. Saliste en el show "La Familia T" después en películas serie B y el único que sabía actuar en los culebrones de una televisora local.

Me agarró por donde más me dolía, en sentido figurado.

— ¿A dónde quieres llegar con ese comentario?

Me miró fijamente y me respondió con una sonrisa en su delicado rostro.

—Con tan extraño historial eres un singular detective privado. Es más, podrías dedicarte a los asuntos de las celebridades.

Éramos parecidos, de alguna forma. Me dijo que la etiqueta de estrella juvenil en los actores es difícil de borrar, ala par que la de infantil, y el morbo de ver una persona con esas marcas intentar repetir éxito que tuvo, no tiene igual. Cuando me encuentre nuevamente con Josh voy a preguntarle al respecto.

—Realmente ¿Josh es un patán?

Me preguntó cambiando el tema. Creo que dedujo que no me agradaba del todo hablar de ese asunto.

—No, y eso que conozco a Josh un poco mejor que cualquiera que escribe chismes. Admito que en muchas cosas no es precisamente alguien cuerdo, pero es un buen muchacho, lástima los padres, aunque en el medio, es normal padres así de aprovechados.

Luego de la respuesta, creo que cambió su opinión sobre el buen muchachón con quien una vez actué. Creo que andaba buscando algo en concreto sobre él, o quizás sobre mi y mi pasado como actor.

De repente, sonó el teléfono móvil de Jesica, salió un momento, buscando un lugar calmado donde atender la llamada, nos encontrábamos en el mejor sitio del ferri, su feria de comida, un sitio genial pero demasiado ruidoso y lleno de personas atragantándose.

Y cuando regresó, su rostro mostró un matiz diferente. Un momento que se podría decir que pude "leerla" como ella me "leyó" a mi persona. Pero no era el momento para hacerlo, ni tampoco quise abordarla, preguntándole a que se debía su cambio tan repentino.

A los pocos minutos llegamos a nuestro destino. Y el paso del tiempo no afectó a la comunidad que vive en la isla, todo estaba igual que hace años, cuando hice mi única visita. Que lastima que no me llevé la cámara digital, para sacar unas fotos y que las viera mi hermano.

— ¿Qué opinas del sitio?

Me preguntó Jesica mientras caminábamos por el lugar, cual turistas de un país extranjero. De tienda en tienda y preguntando precios para luego no comprar nada. Una diversión que también hacía mi familia en los viajes, y aumentó cuando me hice de algo de fama.

—Tal como lo recuerdo. Vine aquí hace tiempo. Antes de que mi familia se separase.

Le respondí tranquilamente.

—Lo siento no era mi intención…

Comentó apenada. Pensando que había tocado otra fibra sensible de mi persona nuevamente, como lo hizo en el viaje.

—No te preocupes.

Luego de eso, tomamos rumbo al centro económico de la isla, el parque de diversiones, el primero que se abrió en el estado. Recuerdo que siempre hablaban de ese sitio mis padres, cuando no había dinero y se acercaban las vacaciones, antes de las peleas, cuando no estaba dentro de la pantalla boba. Cuando éramos una familia normal.

Y ha resistido huracanes, tormentas, quiebras, alcaldes corruptos, malos planes económicos, demandas de insalubridad, una invasión de ratas, protestas del sindicato de payasos y un sinfín más de calamidades, pero sigue ahí.

Todos creímos que con la huelga de los payasos y obreros del mantenimiento, el parque cerraría sus puertas, pero no pasó gracias a la oportuna actuación del actual alcalde de la zona. Creo que entre payasos se entienden.

Parte 2

No creí lo que vieron mis ojos, Jesica y el hermano de Alejandra juntos. Habían pautado verse en la Isla Royal. Todo el caso se redujo a una escapada de enamorados, fui el perro detrás de uno.

Pero luego me aclararon todo.

Alejandra necesitaba desesperadamente una estrella, sin importar si debía entrometerse en su carrera, desde la salida de Judith Recife de la lista de clientes, el negocio comenzó a decaer. Jesica levantó la agencia, lo suficiente como para salir de las deudas y otros compromisos.

Christopher sabía esto, por eso le pidió resistirse a todo, ya que para poder generar ingresos Jesica debía dejar de ser la sensata y abrazar la polémica.

La estrategia de Christopher funcionó, una polémica para tapar otra. Aunque esto le causaría problemas legales; el muchacho resultó un manager bueno después de todo.

Querían verse, estar juntos ya que lo que les tocaría no sería fácil. Era como la calma antes de la tormenta.

Por supuesto, debo mencionar que otra persona también desconocía este asunto, la hermana de Jesica. Tenía tiempo sin saber de su hermana menor.

Luego volvimos a nuestros hogares.

De ellos se estuvo hablando largo tiempo. Christopher y Jesica alargaron sus minutos de fama hasta que se fueron del país y montaron un pequeño estudio de filmación.

Alejandra sigue activa en el negocio, pero se enfocó en modelos para revistas eróticas como la Playboy.

"Amor Embotellado" fue editado en DVD con material extra, según me cuenta Estefanía. Aunque estos días consiguió el guion original de la telenovela en una subasta por internet.

Sigo como detective privado, pero me dan casos relacionados con famosos, estrellas del cine pornográfico y toda aquella persona que se filma cantando una canción sobre un día de la semana.

Fin


Nota del Autor: Este fue el primer caso del detective de celebridades (y otros engendros) Kevin Clancy; una mini serie de cinco episodios, y mi primer acercamiento a la novela policíaca con algo de humor. Es posible que en un futuro veamos como este detective resuelve otro caso y más de mis intentos (fallidos) por hacer comedia. Agradezco a dos personas; primero a mi editor/socio/amigo el buen Anthony Tesla por el impulso que le ha hecho a esta historia, además de que es un spin off de su best seller Conozcan a Josh (que de por si ha sido un gran apoyo y reitero, amigo); A Lusy san; para mí no importa que seas la única que hayas leido esta historia, cada vez que le dices a Kevin Kelvin, me recuerdas que hay un jugador de baseball con ese nombre originario de mi país, y siempre es agradable saber que alguien me lee, así sea una persona.