'°'° Todo Menos Tú°'°'*
por Pau S. y Ale G.

Resumen:
Kali esta fastidiada de la vida, nada le importa, todos le caen mal y
cree que la boda de su prima Bianca es lo peor que le ha pasado.
No sabe que dicho evento contará con la presencia de la persona que menos espera:
Adrián Rivera, su ex-novio.


Prefacio

Era jueves cuando mi prima Bianca llamó para darme la noticia de que se casaba con—según ella—el "hombre de sus sueños". Esa historia ya la había escuchado antes en repetidas ocasiones, pero debo decir que el tono cursi en su voz, me decía que esta vez era en serio. Había encontrado al hombre ideal.

De hecho, me emocionaba saber que ella lograría ser feliz después de todo ya que sus relaciones pasadas habían sido un poco raras y obsesivas. Ya saben, de esas que incluían llamadas anónimas a las dos de la mañana y celos hasta de su madre. Ahora, por lo poco que ella me había contado, su novio era diferente a todos los hombres con lo que había estado. Según Bianca, él era una persona sumamente interesante y extremadamente apuesto, aunque eso sería confirmado hasta el momento en que conociera a la nueva adquisición de la familia Sainz.

Para mi mala suerte, yo era la única mujer menor de treinta y cinco años de la familia que cabía en el vestido decente, por lo tanto me había pedido que yo fuera su Dama de Honor. Eso era como una pesadilla para mí: pensar que tendría que ponerme un horrendo vestido color durazno o verde pistache, me hacía salir de mis casillas, pero como Bianca era mi única prima en el mundo, tuve que aceptar de inmediato por presión de mi tía Carmen.

Todo el asunto de la fastuosa y costosa boda, estaba muy apresurado, tanto que llegué a pensar que mi prima estaba embarazada, pero ella lo negó como pudo. Después de todo, ella vivía de su cuerpo, no podía darse el lujo de embarazarse así como así.

El magno evento tendría lugar en la capital en donde Bianca y su prometido trabajaban. Ella era de esas modelos que salen en los comerciales de pasta de dientes o en los catálogos de zapatos y ropa de las tiendas departamentales más lujosas del país. Si no la había hecho en el extranjero es porque no sabía ni decir "Hello, my name is Bianca" Su prometido era... la verdad yo aún no sabía nada. Bueno, tal vez si pero al ser yo tan distraída, se me había olvidado hasta su nombre.

Lo único que recordaba es que era guapo y eso, era algo que no se me olvidaba nunca. Bueno, también el tipo de zapatos que usaba la gente. No sé porque tengo esa fijación extraña.

En fin, al llegar a la terminal de autobuses, mi prima me recogería para llegar a tiempo al almuerzo del domingo con familiares y otra gente que por supuesto no conocía. Seguramente se trataba de la crema y nata de la ciudad, en donde Bianca era una celebridad de dientes relucientes y orgasmos prolongados (Salía también en un comercial de estimulantes femeninos). Yo rezaba para que ella usara su status e invitara a gente famosa. No lo sé, tal vez se me haría conocer a alguien con una larga y ancha carrera en las telenovelas.

No tuve que pedir permiso en el restaurant donde trabajaba ya que acababa de ser despedida. Fue lo mejor, ya que yo era una simple ayudante que, eso sí, tenía sus marcadas obligaciones: regar las plantas, alimentar al gato del Chef principal, y en ocasiones, hasta le hacía de Valet Parking. Sabía que un día al fin me dedicaría en verdad a la cocina, haría mis propios menús, todos me felicitarían por mi buen toque para la comida, me propondrían matrimonio por lo bien que cocinaba, en fin. Pero eso no pasaría, al menos no ahora cuando parecía irme ridículamente mal.

En fin, así era mi vida. Apestaba en muchos aspectos y esta semana se haría más evidente ese hecho comparándola con la fabulosa vida de Bianca Sainz, la estrella de un futuro cercano de la televisión.

Bajé del autobús con desgano, me dio mucha flojera pensar que todavía tenía que ir con Bianca a guardar las apariencias con un montón de tías besuconas con aliento a jerez de las que ya ni me acordaba. Caminé como estúpida por todo el pasillo después de recoger mi maleta, y como no quería lucir tonta buscando, me senté a ver pasar a la gente.

Miraba sin ánimo a la multitud que se amontonaba en el lugar como animales salvajes cuando lo vi. Tuve que pensar dos veces si era él pero estaba segurísima que conocía a un hombre que estaba formado en la fila donde se compraban los boletos de los taxis. Era muy absurdo pensar que podría ser él, pero eso no evitó que recordara las palabras que dijo la última vez que lo vi:

"Volveré por ti..." retumbó en mi mente como en película romántica pero, un grito chillón me sacó de mi letargo.

Me alegré demasiado, ya hasta había comenzado a babear.

¡Kali!, ¡ahí estás!—dijo Bianca con demasiado entusiasmo, al mismo tiempo que me daba un abrazo excesivamente efusivo.

Estuvimos a punto de mezclar hasta el ADN...más aún.

Ahí estaba Bianca. Alta, media rubia (De la cintura para arriba), ojos claros, perfecta, etc, etc.

Bipolar pensé, ya que ella no era normalmente así, o tal vez el amor hacia su prometido la había cambiado milagrosamente convirtiéndola de niña odiosa embustera a mujer carismática y genial.

Me jaló de la mano y me hizo correr por todo el pasillo para encontrarnos con su novio.

Ven, prima. Quiero que conozcas a mi prometido. Te va a caer genial—

Lo dudo—dije entre dientes.

Quien quiera que fuera su novio, seguro que era un idiota caliente para casarse con ella. ¿O de qué iban a hablar cuando están juntos? ¿De la crisis económica mundial? Sí, claro.

Pasamos por la fila de los boletos, así que tuve la esperanza de toparme a mi "conocido". Busqué disimuladamente mientras Bianca iba a buscar al novio y cuando lo encontró, tuvo que gritar para que él volteara a donde estábamos.

Cero discreción de por medio.

¡Adri-a-án!—gritó Bianca en un tono extraño.

¿Adri...qué?—no entendí nada.

En ese momento de confusión no me di cuenta de la coincidencia de las cosas, pero luego cuando vi que el tal Adri-a-án se daba la vuelta hacía nosotras, reafirmé que el mundo era un pañuelo y que la vida de mi prima era sin duda alguna mejor que la mía.

¡Moriré!


Hola a todas! Cómo están? Ahahaha, solo se los pregunto cuando subo nueva historia, no? (Yo, muy mal) XD En fin, esto es algo que escribí hace masomenos dos años junto con mi BFF Pau, mejor conocida como...pues como Pau. Decidimos adaptarla porque creemos que es una historia divertida y bueno, ojalá que les guste igual o más que Cecilia (Ay ajá, esa a nadie le gustó u.u) En fin, esperamos sus comentarios porque esta es la segunda historia larga que postearé por aquí así que nada, pongas sus alertas o algo, vale?

Les queremos y nos vemos el próximo capítulo!

Ale (y Pau también XD)