Una tormenta azotaba contra su ventana...

El chico se revolvia en su cama, presa quiza de alguna pesadilla. Apenas es un adolescente, de piel tan clara que parece destacar en la oscuridad de la noche.

De repente un rayo ilumina la habitación, el joven se levanta de golpe dirigiendo su mirada verde hacia la ventana. Por un segundo vislumbra una silueta recortada contra su ventana.

Un nuevo rayo le muestra la figura de una joven recargada contra la ventana, podria tener lo mismo 17 años que 21, con el cabello largo y brillante, ataviada solo con un vestido negro.

Él se frota los ojos convencido de estar viendo una ilusión y en efecto al retirar sus manos ella ya no esta.

Frustrado, esta a punto de dejarse caer de nuevo a su cama, pero una fina caricia por su espalda lo detiene. Gira el rostro lo suficiente para verla sentada junto a él. Su rostro esta sereno, y quiza esta un poco palida.

Él quiere decir muchas cosas, preguntarle tantas inquietudes, pero todas su palabras se le atoraron el la garganta cuando ella lo besó.

Y entonces no le importo nada... Ni lo raro de la situación, ni lo estupidamente irreal... Lo unico que importa es que la esta besando y tiene sus manos colocadas en la cintura.

En esos momentos de oscuridad y...¿Lujuria? Lo ultimo que siente antes de dormirse es una presión suave contra su cuello...

Y que la tormenta siga azotando afuera...

Cuando llega la mañana, se levanta cansado e inconsientemente la busca con la mirada. Aunque sabe que no esta ahi. Abré la ventana y se encuentra con la imagen de una calle vacía y completamente seca...

Va al baño y al mirarse en el espejo, se encuentra con una marca roja en su cuello.

Quiza no solo fue un sueño...o ¿si?