VALS EN PILEDRIVER
por moi.

Resumen:
"La mañana en que partió a Piledriver, Archer estaba sumamente emocionado.
Regresaría al lugar que era para él un hogar, al lado de las personas que consideraba más familia que su propia familia.
Podría al fin estar al lado de la única mujer que había robado su corazón.
Ese era su motivo para volver a Piledriver: comprobar que no se había equivocado y que quizás después de todo, podría ser feliz"


I

El correo en Piledriver se había retrasado por los recientes disturbios en la capital del país. Hacía semanas que los habitantes de las zonas rurales no recibían noticias de sus seres queridos. Estaban prácticamente incomunicados y Rochester Aubrey no podía estar más feliz. Deseaba que su familia estuviera al margen de los problemas, y que trataran de vivir su vida lo más normal posible en su pequeña casa en Piledriver. Es por eso que cuando la entrega del correo al fin se regularizó, el señor Aubrey no pudo ocultar su sorpresa la tarde en que recibió una carta de James Archer, un entrañable amigo de la familia. La leyó ante la presencia de su mujer a la hora del té, cuando sus hijas se habían retirado de la mesa.

—¿Qué es lo que Archer te ha informado? La cara que has puesto me dice que no es algo bueno ¿Se trata de malas noticias en la ciudad?—Preguntó la señora.

El señor Aubrey encendió su pipa antes de contestarle a su esposa. Necesitaba algo para sopesar la extrañeza de la noticia que acababa de leer.

—Archer vendrá a visitarnos la semana entrante.

—Esa no puede ser una mala noticia, en absoluto. James siempre será bien recibido en esta casa, porque sin lugar a dudas, es prácticamente un miembro más de esta familia.

—Sé de antemano que tú y mis hijos le quieren al igual que yo, pero James esta solicitándome una reunión en privado en esta ocasión.

—¿En privado? ¿Qué asuntos tiene que tratar James que requieran de una audiencia privada? ¿No será acaso que ha pasado algo malo en la capital?

La señora comenzó a preocuparse. No quería ver a su marido involucrado en algún problema con los negocios que Archer le había propuesto. Aunque el semblante le cambió al escuchar los motivos de la visita:

—Al parecer viene a pedir la mano de nuestra hija—Respondió al fin el señor Aubrey.

La felicidad no cupo en su pequeño cuerpo, así que la señora explotó en alegría y antes de que el señor lo impidiera, corrió a avisarle a Mariet. Ella, su hija mayor, contaba con veinte años ya. Era soltera, y no era su mediocre status social lo que le había mantenido así, ya que su hermosura sobrepasaba el aspecto económico ante los hombres que la deseaban como esposa. Había rechazado varias propuestas de matrimonio desde temprana edad debido a que sabía que le esperaba un prospecto mejor para compartir el resto de su vida.

Sus padres pensaban lo mismo y al ver que era la única de sus hijas que aspiraba a tener un matrimonio bien avenido, habían gastado muchos de sus pocos recursos en su instrucción. No había sido en vano: Mariet era educada, habilidosa en cualquier cosa que hiciera, elocuente y sobre todo, contaba con una gracia que ni su padre o su madre le habían heredado. "Es una criatura extraordinaria", decía su madre orgullosa cada que tenía la oportunidad. No es que pensara que sus otros dos hijos no lo fueran, pero no estaba dispuesta a poner su fe en alguien que terminaría de decepcionarla tarde o temprano.

La tarde en que su madre le avisó de su futuro matrimonio, fue sin duda una de las más felices de la vida de Mariet. Estaba segura de que todo lo que alguna vez había soñado, se haría realidad al lado de James Archer. No podía pedir más al tenerlo como marido: él, además de contar con una gran reputación en la ciudad como negociante, tenía un maravilloso ingreso anual con el que ambos vivirían de manera holgada. Además, su futuro esposo era más apuesto que ningún hombre al que había conocido. Mariet aún recordaba la gallardía con la que Archer se paseaba, luciendo la ropa prestada de su padre durante el tiempo que vivió en Piledriver. Recordaba su risa, la forma en que olían sus manos y hasta el tono exacto del verde en sus ojos. A los catorce años había tenido un verano entero para aprenderse a James Archer de pies a cabeza, y sabía que desde aquel entonces estaba enamorada de él.

Mariet sabía que todos esos años enviándose cartas de cordialidad con Archer, estaban dando resultados. De alguna manera a través de las palabras escritas, él había quedado fascinado con Mariet como todo el mundo que la conocía. Prácticamente Archer no había tenido opción ante la adorable Mariet Aubrey.

—¿Por qué estás de buen humor?—Le preguntó su hermana Roslyn, aquella noche antes de recostarse a dormir.

—Porque este es el primer día del resto de mi vida—Susurró Mariet, sin que Roslyn le hiciera mucho caso.

Mariet se encontraba contenta porque en pocas semanas compartiría la cama con un hombre, no con una niña. Aún así, se recostó abrazando a Roslyn, contando los días para ver a su futuro esposo una vez más.


Hola! n.n Bueno, subo esto porque se me ocurrió escribir algo de "epoca", no sé exactamente qué época porque soy malisima para la historia asi que eso se los dejo a ustedes: ubiquen la historia en el tiempo que gusten! XD Escribir asi es algo diferente para mi, no es mi estilo asi que les pido que no sean tan duros U.U Ya llevo otros capitulos además de este, asi que si les gusta y quieren más, por favor haganmelo saber en sus reviews y comentarios (Para los que no saben cómo hacerlo, se van al final de la pagina en donde dice: Review this Chapter y ahi pueden escribir cómo les pareció) En fin, me voy agradeciendoles el apoyo en mis otras historias y locuras...ultimamente mi escritura no ha salido como quiero, pero con esta historia tengo un buen presentimiento.
Gracias a Andrea, Tony, a la gente del Facebook y especialmente a mi esposo/BFF por haber leido antes que nadie y darme sus lindas y sinceras opiniones.
Les quiero, lean y sean felices!
Ale XD