Orus, Axu y Diavolo Nuovo son series originales de Producciones Gran Torre, se prohíbe su reproducción o uso por terceros salvo para material de Fan Fics, Fan Arts y Juegos de Rol.

Pd

Si alguien hace un Rol de esto que me avisen para entrar XD.

Biotronica

Serie: Orus.

Género: Ciencia Ficción Mecánica.

Crossover 1: Axu.

Género: Ciencia Ficción Alíen.

Crossover 2: Diavolo Nuovo

Género: Sátira Religiosa.

Fecha de inicio: 16/02/2011, 2:44 pm.

Fecha de término: 17/09/2011, 2:32 pm.

Autora: Silvia Vega Gutiérrez, directora jefe de Producciones Gran Torre.

-o-

-Bienvenidos a la ciudad abandonada de Miami, Florida, en el estado de California, están aquí como parte de un viaje de estudios de la Academia Optiplex, sus guías deberían de llegar en cualquier momento.

Un chico en armadura blanca y azul que llevaba un rato cabeceando con el rostro apoyado en la ventana se despabilo cuando el autobús bajo la velocidad, había sido un viaje muy largo en avión hasta allí y luego del helipuerto hasta la ciudad pero valía la pena, Orus no podía creer que estuviera tan lejos de su casa, el chofer automático parecía haber sido preparado para dejarlos allí.

-Yo tengo una pregunta- dijo Tabitha- ¿Por qué viene los de la G/0?, creía que el viaje era para los de noveno año.

-No iban a dejarlos solos sin un ejemplo maduro a seguir- respondió Brook, un chico enorme y cabecilla de la Generación Cero- estamos para evitar que hagan algo estúpido.

-Yo tengo otra pregunta- se metió Orus- ¿Por qué viene Gid?

El aludido que estaba sentado en el fondo del autobús al lado de una chica de cabello castaño y un chico de cabello negro y múltiples partes metálicas era una maquina pesada y oscura que levanto la cabeza y entrecerró sus ojos verdes como frunciendo el entrecejo.

-¿No tiene uno derecho a tomarse un descanso para variar?

Orus le dirigió una sonrisa sarcástica, aunque sonara incoherente su escusa era verdadera.

Llevaban planeando ese viaje desde el inicio del curso, de los tres destinos ofrecidos por la comisión reguladora de la academia (New York, Washington y Miami) el grupo había elegido casi con unanimidad el ultimo, New York era tan nombrado en las clases de historia que ya cansaba y muchos tenían la idea algo desacertada de que Washington era un enorme cráter atómico sin mayor atractivo pero Miami tenía algo único: Playas e inmensas extensiones de mar.

Históricamente el agua, sustancia vital de los seres vivos, era incompatible con el acero y si a eso se sumaba que el agua para mayores fuera salada y el aire estuviera cargado de viento salobre, quedaba muy bien explicado que la antes tumultuosa Miami encabezara la lista de las primeras ciudades barridas y abandonadas a su suerte desde que las maquinas inteligentes tomaran el control del planeta.

El autobús se detuvo y el chofer indico la parada de modo que bajaron sus cosas y miraron a su alrededor, los habían dejado en medio de una urbanización cercana a la ciudad principal y a ambos lados de la calle se veían jardines abandonados y casas semiderruidas, Brook intercambio unas palabras con el chofer antes de descender, apenas estuvieron todos afuera el autobús arranco dejándolos solos en aquel desierto paraje.

-Creí que nos dejarían en la ciudad- menciono Gid viendo los edificios a lo lejos.

-El camino está dañado- explico Brook- demasiados baches, aunque me dijo que lo que le preocupaban eran los elefantes.

-¿Elefantes?- repitió Margalef desconcertada- ¿En Miami?

-Adaptados seguramente- dijo Gid- el PRM (Programa de Rehabilitación Mundial) abrió los zoológicos cuando limpiaron las ciudades, se suponía que debían regresar a los animales a sus países de origen pero supongo que no es fácil llevarse a una docena de elefantes africanos, son una especie ruda, habrán sobrevivido y tal vez hasta halla nuevos.

-=D ¡Yo quiero ver un elefante!- dijo Lirist emocionada.

-Primero tendríamos que ver a nuestros guías…ojala no sean aquellos.

Por la calle venían dos maquinas discutiendo entre sí, eran muy pequeñas y casi idénticas salvo nimios detalles, llevaban armaduras azules, visores negros y guantes rojos, la única maquina que Orus había visto de esa talla era Aiko (Una Unidad Radical MiniBatlemen) pero cuando estuvieron más cerca noto que estos dos tenían placas de cristal traslucido en el pecho, una característica clásica de los modelos celulares en cuerpos humanoides, también se fijo en que llevaban idéntico dibujo en las hombreras opuestas: una letra K sobre una luna roja, ahora estaban tan cerca que podían escucharlos.

-¡…no inventes cosas!- iba diciendo uno con voz masculina.

-¡Te digo que lo vi!- le replico una voz femenina- por el muelle, ¡Se estaba comiendo la cadena de un ancla!

-Estas teniendo alucinaciones, Kaina, eso ocurre cuando uno pasa demasiado en lugares abandonados.

-¡No estoy viendo cosas, Kaiser!, era blanco y brillaba, ¿Recuerdas las luces que vimos la pasada noche? no te rías pero creo que era un…

Justo entonces vieron al grupo de androides y se callaron, ya a menos de dos metros Orus se fijo que tenían emblemas rojos en los cascos azules, un circulo uno, un triangulo el otro, y uno tenía una marca bajo el visor.

-¡Ustedes deben ser los de Minneapolis!- dijo el de la marca, revelándose como el chico.

-Academia Optiplex- se apresuro a precisar Brook- noveno y decimo año.

-Perdonen el retraso, apenas no dijeron por radio que los dejaban aquí, dejen que me presente- se cuadro e hizo un saludo muy militar- Unidad Celular Kaiser- se relajo con una risilla- y ella es mi hermana Kaina, seremos sus guías en esta expedición.

-Sígannos y los llevaremos hasta la ciudad, querrán ver la costa.

-Ni modo- suspiro Gid, parecía no muy confiado de aquellos guías tan pequeños.

-Según nos informaron- empezó Kaiser muy serio cuando se pusieron en marcha- se quedaran en la ciudad dos días enteros, nuestra labor será mostrarles algunos lugares y ponerlos al tanto de la historia.

-Pero nos ha parecido que eso era muy aburrido y decidimos improvisar- agrego Kaina- ¡Tendremos una casería de tesoros!

-Deberíamos apegarnos al programa- dijo Brook ceñudo.

-No seas aguafiestas, Brook- le interrumpió Orus- seguro aprenderemos más de este modo, por cierto- miro a sus guías- ¿de qué hablaban cuando venían por nosotros?, los escuchamos.

-¿Qué se estaba comiendo la cadena de un ancla?- pregunto Fine con cierto temblor en la voz.

-No hagan caso- dijo Kaiser- mi hermana a estado inventado muchas historias ahora último.

-¡No invento nada, Kaiser!, hace unos días vimos luces en el cielo, como un cohete brillante, aterrizo mar adentro y desde entonces he estado viendo a un ser misterioso- tomo un tono de misterio- brilla en la oscuridad y anda por allí haciendo dios sabe que cosas que…

-¡Kaina, ya esta bueno!, no vas a espantar a los primeros turistas que tenemos este año.

-Vino del cielo, ¡Creo que es un alíen!

-Lo dicho, puros cuentos…ya estamos.

Traspasaron al interior de la ciudad y avanzaron camino a la costa mirando los destartalados edificios, algunos se habían desplomado hace mucho y la suerte los acompaño porque a los diez minutos escucharon el potente sonido de un elefante, Kaina y Kaiser hallaron un punto seguro para que se aproximaran y pudieron ver a una manada de unos quince paquidermos que avanzaban con su paso pesado por la avenida arrancando y pisoteando las plantas que crecían entre las grietas.

-¡Miren que bonitos!- exclamo Megan señalando a las tres crías de la manada.

-Nunca pensé que vería esto- murmuro Margalef- elefantes libres a la mitad de Miami.

-Hay unos treinta y cinco en la ciudad y los alrededores- les conto Kaina- generalmente los evitamos porque como a casi todos los animales las maquinas no les gustan, ya conocemos sus rutas de paseo y la verdad no cuesta nada huirle a un elefante.

-Siempre que no te vean y les dé por perseguirte, corren a una velocidad endemoniada- los elefantes pasaron la avenida y siguieron su camino- vamos, montaremos el campamento en la playa.

Cuando llegaron a la costa todos los androides lanzaron gritos de emoción, ni uno solo de ellos había visto en su vida el océano y allí estaba, un mar azul y limpio cuyas poderosas olas azotaban la playa de arena amarilla, caminaron siguiendo la línea de costa y pasando por un atracadero donde varios yates oxidados se mecían lúgubremente y siguieron hasta hallarse en una porción de playa en apariencia desierta hasta que uno miraba para el lado opuesto al mar y se topaba con dos hoteles y un restorán cruzando la calle.

Se preparaban para montar el campamento sobre la línea de la marea alta cuando Mois se tropezó con algo, se levanto a ver que era y se puso a gritar.

-¡Encontré un cadáver!- les dijo emocionada como si acabara de ganarse un premio.

Todos se apiñaron a su alrededor para ver, se había caído al enredarse con una pierna huesuda y al escarbar un poco descubrieron un cuerpo humano, no un esqueleto vacio que era lo común hallar en la mayoría de las ciudades abandonadas sino un cuerpo momificado por el sol y el salitre, oscuro y flaco pero aun con facciones de cierto horror, Gid se inclino para verlo mejor y palpo su camisa floreada y desteñida deteniendo la mano en algunos agujeros.

-Le dispararon, debió correr pensando en tirarse al mar para protegerse quizás, le dieron desde atrás probablemente y las balas atravesaron su estomago- miro a los chicos que escuchaban interesados y dejo escapar un suspiro de resignación- debió agonizar un rato, por su tamaño quizás no tenía ni veinte años.

-Vamos más allá- pidió Margalef, era la única que no miraba el cadáver como si fuera un hallazgo afortunado.

-No vale volver a enterrarlo- dijo Kaiser- con lo afuera que estaba seguramente la próxima marea se lo llevara, hay terreno plano a unos veinte metros.

-Me voy a quedar con esto- dijo Mois tratando de quitarle el reloj de pulsera al muerto- ¿Qué?- dijo al fijarse en la expresión escandalizada de Margalef- ya no le hace falta.

-¡Yo quiero su billetera!- se adelanto Tabitha- podría tener monedas, las estoy coleccionando.

Margalef lanzo un bufido exasperado y se separo del grupo, al rato la alcanzaron en el sitio del campamento y sentada sobre un tocón con la cara entre las manos; pusieron las tiendas y encendieron un fogata pues ya se hacía de noche, los chicos se habían ocupado ellos de llevar las provisiones y pasaron un largo rato charlando con sus guías sobre la ciudad, Orus espero a que la mayoría estuviera ocupado para tomar unas salchichas y llevárselas a Margalef, ella charlaba con Gid y dirigía miradas de lastima a Mois, la chica de había puesto el viejo reloj en el tobillo.

-Te traje esto, no has comido nada- se fijo también en Mois-¿Querrá implantar una nueva moda?

-Ya existen las pulseras de tobillo- dijo Margalef tomando perezosamente una salchicha- Dios, creo que jamás voy a acostumbrarme a esa naturalidad con la que se toman la muerte de los seres humano- mordió la salchicha- ¿a ti no te afecta para nada?

-Pues…creo que si…un poco…pero nada se puede hacer, ¿verdad?

-Vamos Margaret- susurro Gid- intenta relajarte como yo y olvídate de eso o si prefieres anótalo como algo a evaluar de la psicología androide.

-Que gracioso, yo más bien pensaba en anotar algo a la mecánica- miro a Kaina- nunca imagine que a las maquinas también les preocupara el tema de los alíen, como parece que tienen muy bien puestos los pies en la tierra.

-¿Creen que haya seres inteligentes allá arriba?- pregunto Orus mirando el cielo estrellado.

-Por supuesto que sí- respondió Gid tan seriamente que Orus y Margalef se le quedaron mirando- claro que no son tan idiotas como para venir a perder su tiempo en la tierra, me imagino que haría Nox si le tocara toparse con ellos, de seguro trataría de aliarse a lo StarTrek.

-¿Y eso que es?

-Algo de lo que prefiero no hablar, me hace sentir demasiado viejo.

A las diez sus guías les mandaron a dormir, Orus miro el mar en calma antes de entrar a su tienda, había una roca en medio del mar y un por un momento le había parecido ver sobre ella algo brillante y azul pero no había nada, quizás el también empezaba a ver cosas.

A la mañana siguiente los levantaron al alba para contemplar un magnifico amanecer, algo que no se podían perder antes de irse, luego del desayuno llego lo que todos los chicos esperaban, se pusieron los bañadores y se metieron al mar entre risas y gritos de júbilo, bueno, casi todos, Lirist caminaba por el borde del agua junto a Nio y a Gid que los vigilaba de cerca, la chica era tan entusiasta que temía en cualquier momento se tirara al agua y dado que bajo su aspecto de jovenzuela inquieta había una maquina como cualquiera no podía quitarle la vista de encima.

Orus tampoco estaba en el agua, su pesada armadura era un inconveniente siempre presente, aunque nunca le había pasado temía que si se atrevía a zambullirse no tardaría en hundirse como una piedra, se sentó en un tocón observando a los otros un rato hasta que se aburrió y fue buscar a sus guías, estaban detrás del campamento y aun enfrascados en la bendita discusión sobre los alíen.

-¿Quieres parar ya con eso, Kaina?, me estas empezando a asustar.

-Solo digo que quizás deberíamos cambiar los planes, no quiero dejar a los chicos solos con esa cosa suelta.

-No hay ninguna cosa suelta en la ciudad, nada aparte de los elefantes al menos, además ya les dijimos lo de la búsqueda de tesoros y no me pienso echar para atrás por un miedo infundado, ¿Qué diría el general Nox si te oyera hablar de semejante ridiculez?

-¿Y que tiene él que ver con esto?, por favor Kaiser, no me digas que aun…

-¡Si Kaina, aun!, no nos pasamos de cuerpo para quedarnos en medio de la nada, quiero probarle al general que soy más que un guía.

-Como si realmente importara…

-¡Ten más respeto!- le atajo Kaiser- voy a llamarlos ya y repartir las listas, por favor…por lo que más quieras, deja de hablar del…eso…en todo caso, si hay algo allí y según tu come metales entonces a los chicos no va a tocarlos…quizás al de la armadura…

-¡Oh, eres horrible, Kaiser!

El aludido hizo un además como si se quitara una mosca de enfrente y bordeo el campamento para llamar a los androides, Orus le siguió con la mirada; de manera que uno de sus guías era miembro de lo que le gustaba llamar "El Club de adoradores de Fort Nox", al menos su hermana parecía más centrada…salvo aquel cuento del alíen…se había quedado allí retorciéndose las manos con nerviosismo.

-Yo si te creo- le dijo Orus acercándose y sobresaltándola- y Gid también por lo que me dijo anoche.

-Gracias- dijo ella con un dejo de alivio.

-En realidad anoche me pareció ver algo antes de entrar a la tienda, algo brillante en medio del agua.

-¿Algo azul?, lo he visto siempre cerca del agua pero sale buscando comida, lo más cerca que lo vi fue por el atracadero cerca de un yate pero era de noche y no logre definirlo bien, si sé que es pequeño, como del tamaño de una jovencita.

-¿En serio come metal?, eso esta raro.

-Kaiser no me hace caso, nunca lo hace- suspiro y se dirigió al frente del campamento seguida por Orus- somos de la misma línea celular y cuando nos pusimos de acuerdo para conseguir cuerpos elegimos modelos similares, siempre hemos estado juntos, nuestros dueños humanos eran gemelos y ellos…bueno, no hace falta que te diga lo que paso con ellos.

-¿Vivian aquí?

-Oh no, eran de San Luis, una de las ultimas en caer, la comisión de turismo ofreció trabajo para guías en varias ciudades y nosotros nos vinimos aquí, aunque cada vez viene menos gente, lo que es extraño porque el lugar está cada vez más atractivo, el ultimo edificio se cayó hace cuatro meses.

-No parece que a él le guste- menciono Orus cuando llegaron a la playa, Kaiser agitaba una banderilla en la orilla para llamar la atención.

-También escuchaste eso…la verdad es que él quería ser soldado, unirse a la guardia del general o al PDC (Programa de Defensa Ciudadana) pero no lo aceptaron porque es demasiado pequeño, le dijeron que si mantenía un puesto y daba muestras de valor lo pensarían, fue él quien eligió que viniéramos a Miami, supongo que pensaba que Nox vendría aquí alguna vez, ¿sabías que le dispararon en esta ciudad antes de la guerra?

-Nos lo dijeron en historia, creo que es lo único por lo que nos la ofrecieron como opción para el viaje- miro los edificios desiertos- ¿te digo algo?, si yo fuera el general Nox no me gustaría ni acercarme a un lugar donde casi me matan.

-Eso le dije a Kaiser pero como ya te dije…-se alzo de hombros y suspiro de nuevo- jamás me hace caso.

Ya todos los chicos se habían reunido en la playa y se secaban con toallas, Kaiser iba entre ellos dándole a cada uno una hoja de papel y una bolsa, cuando miro a Orus llegar al lado de Kaina pareció algo molesto pero igual le dio las cosas y le indico unirse a su grupo, Orus miro el papel que contenía una lista de diez objetos:

1-Un pisapapeles.

2-Un par de zapatos de tacón.

3-Un barco en una botella.

4-Una botella de licor.

5-Una fotografía.

6-Un juego de cubiertos.

7-Un libro.

8-Una camisa.

9-Un reloj.

10-Un objeto sorpresa.

-Muy bien- dijo Kaiser- ¿tienen todos su lista?, vamos a llevar a cabo una búsqueda de tesoros, queremos que se pongan en grupos de dos o tres, se adentren en la ciudad y busquen las cosas en la lista, dentro de las bolsas hallaran un GPS para no perderse, hemos marcado las rutas de los elefantes y si presionan el botón atrás iremos de inmediato a buscarlos, no lo hagan a menos de que se hallen en verdadero peligro.

-¿Cómo de que hablamos?- pregunto Lirist alzando la vista de su GPS.

-Y tu decías que yo podía asustarlos- refunfuño Kaina- no se alarmen, aparte de los elefantes, con los que esperamos no se metan, pueden haber otros animales en la ciudad como perros salvajes, la mayoría huye de los extraños, también sugerimos no meterse en los edificios más altos que son débiles y corren riesgo de derrumbe, pueden buscar las cosas en tiendas y casas.

-¿Qué significa "Un objeto sorpresa"?- pregunto Margalef frunciendo el ceño ante su lista.

-Elegimos objetos personales por una razón- dijo Kaiser- cuando los traigan podremos hablar sobre ellos y hacer conjeturas de las personas que los tuvieron, el ultimo es a su elección, traigan la cosa más interesante que encuentren.

-Al que halle el mejor objeto le daremos un premio- agrego Kaina-pueden empezar luego del almuerzo pero deben volver antes de las cinco o iremos a buscarlos.

Almorzaron fuerte mientras decidían sus parejas, Fine y Megan no tardaron en ponerse juntas, Orus vio a Mois meter el reloj del muerto en su bolsa de una vez y dirigirse hacia Brook pero este ya se había puesto al lado de Margalef, resoplo molesta y quien sabe como acabo al lado de Lirist que se había tropezado con ella al dirigirse a Gid, Orus soltó un risilla baja hasta que le tiraron a Nio encima.

-Me voy con estas dos- dijo Gid señalando a Lirist y Mois, la primera se disculpaba con la segunda por casi haberla tirado al suelo- no me fio de ninguna, tu llévate a Nio para que se pasee, que buena falta le hace.

Por la cara de Nio a Orus le pareció que le daba igual si se lo llevaban de paseo o lo dejaban atado a la farola más próxima, aunque después de todo quizás fuera mejor tener un compañero que no le competiría los objetos y lo dejaría andar al mando de modo que le agarro la mano y con paso firme entro a la ciudad con el resto de los androides, tardaron muy poco en separarse cada grupo por una calle distinta.

Orus hizo su primera parada en un hotel de aspecto prometedor, en el bar logro dar con una botella intacta entre muchas rotas, en un cuarto encontró camisas para elegir y en otro unos bonitos tacones amarillos, en la cocina había cubiertos de sobra, de allí fue a lo que parecía la oficina de un abogado y encontró un elegante pisapapeles y un reloj análogo de mesa; había muchas fotografías a mano pero no lograba decidirse por ninguna y Nio debió de malinterpretarlo porque luego de un rato viéndolo levantar marcos de cristales rotos se le presento con un enorme cuadro de una marina sacado de algún salón.

-Estoy buscando fotos- le aclaro, Nio parpadeo- quédatela si quieres =/, yo…me llevare esta.

Eligio una foto cuyo cristal estaba intacto y mostraba una pareja en la cubierta de un bote, la puso en su saco y continuo la búsqueda pensando que aquello no le iba a tomar nada de tiempo pero los últimos tres artículos resultaron los más difíciles, visito al menos seis lugares antes de dar con un libro perdido bajo una cama que no estuviera quemado o destruido, se llevo varios susto al encontrar inevitablemente uno que otro cuerpo humano abandonado y no se le ocurría nada lo bastante asombroso para el dichoso objeto sorpresa.

-"Un barco en una botella"- leyó en su lista- ¿y eso que es?, no se puede meter un barco en una botella…solo que la botella sea enorme…hay barcos en el atracadero- se dijo recordando los yates oxidados que había visto de camino a su campamento, el mismo donde Kaina aseguraba a ver visto al ser del espacio; La verdad es que desde que llegara se estaba muriendo de la tentación de hacerlo, aunque supiera que se podía meter en un lio de los grandes…el atracadero estaba lejos y no llegaría antes de las cinco a pie…pero eso tenía un arreglo- ¡Oye Nio!

Orus le puso el GPS en las manos, presiono el botón de atrás para que lo fueran a buscar e hizo lo que tanto deseaba, presionar el botón de su casco y activar la modalidad ofensiva de Oreon, de inmediato se sintió lleno de energía y poder, activo sus patines y con una despedida fugaz se alejo camino al embarcadero, hacia un tiempo que no podía usar a Oreon y ya lo echaba de menos, esa magnífica sensación de libertad.

Llego al embarcadero en un santiamén, allí flotaban a la deriva algunos barcos de pesca y yates sostenidos solo de las anclas, semihundidos cuando el oxido había logrado hacerles alguna fisura por la que se metiera el agua a raudales, camino por el muelle buscando alguno que se viera más estable y trepo a un yate con el puente abajo, en el camarote dio sorpresivamente con lo que buscaba, arriba de una repisa había una botella con un barco en miniatura en su interior.

-¡Acabáramos!- exclamo tomándolo con delicadeza- ¿Cómo hicieron para meterlo?- lo metió en su saco- ahora solo me falta algo especial, quizás en otro barco…

Volvió al muelle, camino hasta el final de la pasarela y fue entonces cuando la vio.

Si no hubiera sido por la historia de Kaina no habría podido reconocerlo, estaba sentado en una roca que sobresalía del agua, un cuerpo delgado y femenino de un blanco con destellos azulados, tenía una larga cabellera revuelta por el viento y daba la impresión de estar haciendo señas, Orus tomo su arma y le apunto solo para ver por la mira telescópica, no, no estaba haciendo señas, solo se mesaba el cabello como si se lo lavara al recibir el agua de las olas.

De súbito la criatura produjo un destello dorado, hasta entonces le había estado dando la espalda pero luego de ese breve cambio de color lo miro directamente y luego se tiro al agua, Orus bajo el arma sintiéndose fascinado y decepcionado a la vez cuando noto un brillo en el agua muy cerca y acercándose, no era azul ni dorado, era rojo; el agua se levanto como si un animal enorme emergiera y reventó en una columna cuando la criatura salió disparada al cielo como una bola de fuego, Orus salió corriendo antes de que diera vuelta e impactara donde había estado, alcanzo la orilla mientras el muelle se despedazaba y ardía, preparo su arma y apunto, la criatura estaba a solo un par de metros de él, mirándolo con ira.

-¡No te muevas!- grito Orus apuntando a su cabeza y sorprendiéndose de sus rasgos casi humanos- ¡Te lo advierto!

-Vaya, vaya- dijo la criatura sobresaltando a Orus, no esperaba que hablara y menos con aquella voz de terciopelo- asique no son solo aparatos estúpidos, necesito información y vas a dármela.

-¿Perdón?, ¡Casi me matas!

-Tú me estabas amenazando, ¿crees que no reconozco un arma al verla?, me apuntabas con tu extraño arcabuz.

-¿Mi qué?

-No me quites el tiempo y empieza a hablar, ¿Dónde están los humanos?, ¿Qué le paso a la gente de la tierra?

-¿Has estado bajo el agua las últimas décadas?

-Limítate a responder.

-¿Y si me niego?- pregunto con la bravuconería que le daba al usar a Oreon.

-Buscare otro aparato para preguntarle- respondió y sus brazos se encendieron con una especie de aura calórica- tú serás mi almuerzo.

Esta vez Orus estaba preparado, disparo ligeramente hacia arriba cuando el alíen se elevo en el aire, este recibió el laser con un elegante giro pero Orus ya se adentraba de nuevo a la ciudad.

Gid se llevo aparte a Lirist mientras Mois elegía tacones en una zapatería.

-¿Estás seguro?

-La última vez que ese imprudente activo a Oreon sin permiso decidí ponerle un rastreador, debo ver qué rayos hace, regresen al campamento- se alejo- ¡Y asegúrate de que Nio esté bien!

-¿A dónde va Gid?- pregunto Mois saliendo de la zapatería con cuatro cajas.

-Tiene algo…que hacer… ¿Qué no necesitábamos solo dos pares?

-Sí, los otros son míos =b

-¿Eres cleptómana o algo así?

Orus huía de la criatura disparando ráfagas aisladas de metralla, era increíblemente rápida, lo atacaba desde el aire con bolas de fuego que dejaban ardientes hoyos en el pavimento, en una le dio a un auto abandonado haciéndolo estallar, Orus se metió por un edificio y empezó a subir escaleras, podía ver como su atacante volaba describiendo círculos alrededor del edificio pero él le disparaba desde las ventanas.

En un momento dejo de verlo, estaba en el antepenúltimo piso y se encontró con la escalera bloqueada, al lado estaba la puerta de un ascensor pero solo se veían las cuerdas cortadas de este, Orus se asomo al abismo hacia abajo y luego miro hacia arriba, había una luz, se aferro a la cuerda metálica y empezó a trepar rápidamente cuando una claridad lleno el lugar, una columna de flamas venia de las profundidades…

La criatura atravesó todo el espacio del ascensor y luego bajo entre una lluvia de escombros, el edificio derruido ardía por dentro y pronto caería, camino por el techo caliente sin ver ni rastro del aparato al que perseguía, nada extraño, su fuego podía fundir el metal y destrozar la roca; se paro en el borde para irse volando cuando un destello dorado le indico que no estaba sola y al darse la vuelta Oreon salto sobre ella, ambos cayeron del edificio de nueve pisos pero ella salió disparada antes de chocar contra tierra y empezó a dar giros mortales en el aire tratando de liberarse.

-¡Quítame las manos de encima, sucio armatoste!

-¡En tus sueños, fenómeno!

-¡Eres un batracio infame!

-¡No se qué significa eso pero no me gusto!- se atrevió a soltar una mano y le sujeto varios mechones de aquel cabello como cables- ¿Estas son tus riendas?

-¡Ay, no!, ¡Malvado, me duele!- trato de empujarlo pero solo logro que le jalara más fuerte.

-¿Ahora te vas a hacer la inocente?- tiro la otra mano para agarrarla y entonces ella perdió el control y empezó a caer-¡¿Dónde está el freno?

-D:!

Cayeron y rodaron uno sobre otro en medio de una calle en declive, al detenerse Orus tuvo la suerte de quedar arriba y sin perder el tiempo le apunto con su metralla, solo entonces se le hizo evidentemente perturbador que se trataba de una chica, su brillo rojo se había debilitado y el miraba con una mescla de ira y temor; Orus le apunto dispuesto a eliminarla pero no lograba dejar de mirarla, su brazo temblaba…el suelo temblaba...

Apenas le dio tiempo de reaccionar cuando escucho el singular llamado… ¡Los elefantes!, cuatro o cinco paquidermos enormes corrían hacia ellos, Orus salió patinando de un salto y el alíen se fue volando apenas se sintió libre, los elefantes se concentraron en el primero persiguiéndolo a una velocidad impensable hasta que se metió en una tienda, los elefantes entraron en estampida destruyéndolo todo pero él logro escabullirse por el otro lado y alejarse del caos, no se detuvo hasta cuatro cuadras más allá donde se llevo las manos al pecho, su corazón latía desaforado, era hora de apagar a Oreon antes de que le diera un paro por tanta emoción.

-¡!

-O_O WTF!

Quien sabe de dónde salió la criatura, lo derribo y se sentó sobre él apuntándole al rostro con las palmas de las manos, tenía en ellas unos símbolos relumbrantes y Orus supo casi al instante que en ese caso sus manos también podían ser armas, sintió calor cerca del rostro, iban a matarlo allí mismo cuando...

-¡Alto!- grito una voz, Orus y el alíen dirigieron la mirada hacia Gid que acababa de aparecer- ¡Orus…- vio al alíen- Axu…?

-D: ¡¿La conoces?- exclamo Orus, atónito.

-¿Quién eres?- pregunto la que había sido llamada Axu- ¿Cómo sabes mi nombre?

-Nos conocemos…sé que esto puede parecer muy extraño pero es verdad- y se quito el casco revelando un rostro viejo y una melena gris- soy Gideón, el asistente del Profesor Nash…tu me pusiste el apodo de Gid- se rio- decías que Gideón era un nombre muy fuerte para alguien como yo…

Como si alguien le hubiera tocado un interruptor, Axu pasó de rojo a celeste en un segundo y se separo de Orus, miro a Gid sin acabárselo de creer y entonces se echo a sus brazos llorando.

-¡Oh Gid, gracias a Dios!, temía que hubiesen pasado siglos.

-Solo 50 años- le aclaro este consolándola- pero si…han sido como milenios.

-¿Qué le ha sucedido al mundo?, aterrice en Manhattan hace unas semanas y todo estaba destruido, así ha sido en todas las ciudades en que me he detenido, las personas están muertas y solo he visto a esos horribles seres metálicos tratando de matarme.

-Se llaman maquinas y no estabas peleando con una- Orus se había incorporado y tocado la placa de su casco para apagar a Oreon- escucha…es una historia muy larga, ¿conoces la gruta tras los rompeolas, al norte?

-Me oculto allí cuando no busco comida.

-Entonces ve allá ahora, nos veremos esta misma noche.

-Necesito ayuda…

-Lo sé, no habrías vuelto si no…hablaremos esta noche.

Axu se fue dirigiéndole una última mirada suspicaz a Orus, este se tomo un rato para recuperar el aliento y tratar de hallarle sentido a la situación pero cuando vio que no podía miro a Gid, ya se había puesto el casco otra vez y miraba con cierto desconsuelo hacia donde se había ido el alíen.

-¿Me puedes explicar qué rayos fue todo eso?, ¿de dónde conoces al calamar espacial?

-Se llama Axiuru…la conocí hace cincuenta años cuando apenas era asistente y no había inventado nada…

-¿Y siempre ha sido una psicópata o es solo que no le caí bien?

-Ya la conocerás esta noche, deberías tenerle respeto…tu no existirías si yo no la hubiera conocido.

-¿Qué?

-Base tu armadura en su cuerpo.

-0.o!

Pasada la medianoche, Orus, Gid y Nio se escabulleron del campamento.

-¡No se vale, quiero ir!- suplico Lirist.

-Yo también- secundo Margalef- Vamos Gid, no me pase el día hurgando entre cadáveres con Brook por nada, no me lo voy a perder.

-¿Qué creen que es esto?, ¿Un espectáculo de variedades?, no las voy a llevar para que fastidien a Axu.

-Pero quiero ver a tu novia.

-No veras a mi… ¡Lirist!

-Xb

-Además no es lo mismo que nos escapemos tres a cinco, Orus va porque ya la conoció…por decirlo de un buen modo.

-¬¬U

-¿Y Nio porque va?

-Es…algo personal…ahora esfúmense antes de que nos descubran.

A regañadientes las chicas volvieron al campamento y los chicos se dirigieron a los rompeolas al norte, una luz azulada los guio a la cueva correcta donde Axiuru los esperaba devorando una lamina de acero oxidado.

-¡Puaf!, que asco- dijo escupiendo- lo siento…no he comido otra cosa que acero salado en semanas.

-Quizás quieras probar esto- sugirió Gid quitándose el casco y pasándole una cajita- siempre traigo tornillos nuevos a mano, nunca se sabe.

-Me salvaste la vida- tomo uno y se lo metió a la boca, pasados unos segundos lo trago como si fuese agua- =d delicioso… ¿y él que hace aquí?

-Orus quiere ofrecerte una disculpa…

-¡¿Qué?, no me voy a disculpar, este fenómeno casi me…

-O te apagare manualmente.

-0_0 Lo siento.

-Aceptare la disculpa- dijo ella mirándolo- y yo me disculpo por a ver malinterpretado tus primeras intenciones, al final fue una suerte que nos encontráramos…

-Y deja que te presente a mi hijo, Nio, es parte de esta historia…

-¿Tu hijo?- Axu miro a Nio con desconcierto, luego sonrió y vio a Gid- te casaste con Amelia…

-Si…se lo propuse después de que te fuiste y ella me acepto.

-Te dije que te amaba- su sonrisa se borro- ¿murió también?

-Mucho antes de esto, cuando los niños nacieron…si, también tenía una niña, Sawyer…ella también murió antes de esto…

- Gid, por favor dime que ha pasado en la tierra desde que me marche.

-Esperaba no tener que tocar el tema de inmediato- se meso el cabello y suspiro rendido- recordaras que me gustaba armar cosas…y que hablaba de hacer del mundo un lugar mejor…sueños de juventud…

-Lo lograste…

-No…mi hija lo logro.

Orus lo miro, ¿de qué hablaba?, nunca había oído hablar sobre la hija de Gid pero si había muerto antes de Nox y cuando aún era una niña… ¿Qué relación podría tener?, sin embargo Nio dio un paso calculado para quedarse en la sombra y Axu asintió cerrando los ojos para concentrarse en el siguiente relato…

Flashback

Gideón jamás hubiera admitido públicamente tener favoritismos con sus hijos pero la verdad es que como muchos padres los tenia, Nio era su viva imagen en miniatura pero no lograba congeniar su gusto con el dibujo, Sawyer por el contrario se parecía a su madre pero era algo inquieta, reflexiva y estaba loca por las maquinas, no era raro que Gideón la prefiriera para sus adentros.

Vemos a un joven Gideón apoyado a la pared al lado de una puerta, al lado dos niños juegan, él pequeño Nio tiene el cabello corto y dibuja sin pausa, la pequeña Sawyer, pelirroja, con lentes y una coleta, lee un libro demasiado grande para ser un texto infantil.

-¡Mira esto Nio!, ¿No es increíble?

-¿Qué es?

-¿Cómo que es, tonto?, es un robot.

-¿Ese no es uno de los libros de papá?

-El deja que los tome siempre que los devuelva sin rayas.

-¿Por qué te gustan esas cosas?, es aburrido, demasiados números.

-Lo que pasa es que eres muy bobo y no lo entiendes, yo creo que es genial, aquí dice que un día habrá maquinas así en todas partes.

-Eso si me gusta, alguien que me haga las tareas.

-¬¬ Eres tan tonto, serán maquinas que piensen y sientan, no puedes abusar de ellas como si fueran cualquier traste…yo creo que sería genial vivir para verlas y conocerlas…me gustaría ser yo quien las hiciera al lado de papá…

Gideón sonríe y regresa a su pequeño estudio, parte oficina, parte taller, entonces la puerta se abre y Sawyer se asoma.

-¿Papá?, te traje tu libro.

-Déjalo en el estante- se oye como lo hace y luego la niña aparece al lado de Gideón y mira el plano en su mesa- =) ¿Qué te parece?, es una articulación para el torso.

-El torso- repite ella arrugando la frente- pero eso está en…- se rodeo el suyo propio con las manos- ¿Cómo se movería?

-Si es por dentro muy fácil, usando una aleación delgada podemos lograr un efecto hacia afuera- la carita de Sawyer se ilumino al entender- donde hay un problema siempre hay una solución, ¿verdad?

-Eres el más listo del mundo, papá- declaro ella abrazándolo- yo quiero hacer una maquina contigo, la más genial de todas, que sea grande y muy fuerte y valiente y negra porque así se ve más genial…-Gideón se echo a reír y le dio un beso en la mejilla antes de depositarla en el suelo.

-Por supuesto que lo haremos, ¿Por qué no me presentas un bonito modelo? Dime lo que deseas y yo pondré todo de mi parte por ti.

-=D ¡Si, papá!, ya veras, ¡Te daré el mejor proyecto del mundo para que lo hagamos juntos!

Fin de Flashback

-Pero jamás haríamos ese proyecto juntos…

-Ella murió…

Flashback

Un día como otro cualquiera, Gideón llevo de paseo a sus hijos a las afueras, lejos del barullo de la ciudad, ambos niños tenían siete años y estaban llenos de energía.

Cuando ya volvían de su paseo llegaron a un cruce, a un par de metros había uno de esos viejos postes con botones para pedir el paso, Nio se acerco y trato de alcanzar el botón pero estaba demasiado arriba para él de modo que Gideón dejo a Sawyer esperando en la parada y ayudo a Nio a alcanzar el botón levantándolo en brazos…

Todo paso muy rápido…

Jamás se determino de donde salió aquel auto que se salto la banqueta, que hubiera arrollado a Gideón y Nio si el primero no hubiera saltado lejos con su hijo aferrado en brazos, que siguió de frente hasta la pequeña Sawyer que no alcanzo a moverse más que para gritar…su muerte fue instantánea…el conductor estaba ebrio…

Fin de Flashback

-Y yo solo podía pensar…si hubiera podido hacer algo…todo el mundo decía "a tu hija la mato un auto", ¿porque le echaban la culpa al auto?, el auto no decidió arrojarse sobre una niña indefensa…el hombre estúpido y borracho que conducía…el que controlaba a la maquina hueca…él lo hizo…así de extrañas era mis ideas y pude haberme derrumbado por completo de no ser porque…

Flashback

Luego del funeral, Gideón se quedo plantado a mitad de su estudio mirando a la nada, sintiéndose desolado.

-¿Papi?

-Vete a la cama, Nio…

-No puedo…Sawyer no va estar allí, deja que me quede contigo…

-No…

-Pero…T_T

-¡Deja de llorar!

-0_0

-Ella se ha ido…igual que tu madre…y ahora nos hemos quedado solos, no vas a sobrevivir si tienes miedo…ahora vete a tu habitación y deja de ser un bebe, tengo que trabajar.

La puerta se cerró de un portazo, Gideón se dirigió a la mesa del trabajo y no supo qué hacer hasta que descubrió la muñequita de Sawyer en su mesa, su distracción no le había permitido verla antes, estaba sentada sobre una hoja de papel, la tomo y leyó con creciente emoción, al darle la vuelta encontró un dibujo infantil y un nombre.

-General…Fort Nox…

Fin de Flashback

La luna ya había hecho más de la mitad de su recorrido en el cielo cuando Gid concluyo la larga historia de descubrimientos, avances, traiciones y muertes que habían llevado al fin de la raza humana por mano de las maquinas pensantes, maquinas dirigidas por aquella creación oscura, fruto de su corazón atormentado.

-Entonces todos están muertos-dijo Axiuru, su brillo se había vuelto gris-…El profesor Nash…Paris, Richard...Marina…

-Todos a los que conocíamos y amábamos…pero te lo suplico, no odies a Nox…

Orus dejo escapar un bufido, había seguido toda la historia con atenta fascinación y su única conclusión fue que desde el primer instante crear a Nox había sido un error, pero allí estaba Gid defendiéndolo aun con su irrevocable e incomprensible fe en él, Axiuru debió pensar lo mismo porque abrió los ojos para dirigirla una mirada de reproche y se puso brevemente roja.

-¿Qué no lo odie?- pregunto- ¿Qué no odie a un asesino sin corazón?

-Lo estas juzgando como quien parece ser, míralo como era primero, él nació bueno…demasiado bueno en realidad, tanto que pensaba que podía cambiar al mundo y todos se lo agradecerían, tanto que realmente pensaba que para las personas lo más valioso era el bien común…pero estaba equivocado, los seres humanos son egoístas y violentos, tú lo sabes más que yo…

-…

-El hizo todo lo posible para ayudar a la gente pero no dejaban de atacarlo…todo el mundo lo presionaba…yo mismo fui su mayor obstáculo por mucho tiempo, me aterrorizaba lo que podía hacerle al mundo si se daba cuenta de la verdad: que jamás iban a aceptarlo…y al final se quebró…y fue mil veces peor de lo que espere…asique si vas a dirigir tu ira contra alguien que sea contra mí, porque yo lo cree y soy responsable de sus acciones.

-Ya no sirve de nada…

-El mundo no está destruido como crees, las maquinas se alejan del agua salada y por eso las ciudades cerca de las costas están abandonadas, si hubieras volado tierra adentro habría visto ciudades llenas de vida, este chico- le señalo a Orus- es un androide, humano en casi todos los sentidos, las maquinas los fabrican y los crían en un mundo sano, sin los prejuicios o males de antes, no hay guerras, ni hambruna y…y más allá…en África y en Suramérica, hay cordones de seguridad tras los cuales viven personas aun, Nox perdono a las etnias que no tenían tecnología y…

-Ya basta, Gid, ¿crees que si me impresionas con el mundo de hoy voy a olvidarme del mundo de ayer?

-Solo trato…ya no sé qué decir…Axiuru… ¿Por qué volviste a la tierra?

Parecía a ver estado esperando esa pregunta, se puso en pie y camino hacia la boca de la gruta, Orus tuvo la impresión de que algo se movía cerca de ella reflejando su luz pero fue solo por un segundo, ahora ella les daba la espalda y Orus se fijo en tres ranuras curvas, de allí salía el fuego que usaba para volar.

-El Profesor Nash nos sugirió volar a Saturno- dijo ella con naturalidad, como si estuviera aquí no más.

-Lo recuerdo- asintió Gid- hay hielo y metal en los anillos, esperaba que pudieran establecerse.

-Nunca llegamos allá, nos detuvimos en Marte para descansar antes de atravesar el cinturón de asteroides y descubrimos que había hielo en sus polos, mi hermano Ezara vio que podíamos hacer agua y con nuestros poderes combinados podríamos lograr una atmosfera, las rocas rojas no sabían nada mal…

-Fascinante…espera, pasaron más de veinte años antes de que el programa de exploración espacial se cancelara por la guerra, nunca paso nada raro en Marte…

-Que tú sepas, nos escondíamos de las sondas terrestres, cuando dejaron de moverse las destruimos y nos las comimos…si hubiera sabido lo que significaba…luego pudimos trabajar en serio y estuvimos bien por varios años, nuestra atmosfera es débil pero la tierra se muestra generosa, tuvimos nuestra primera lluvia hace nada- sollozo- y luego ellos aparecieron.

-¿Ellos?- repitió Orus, metiéndose por vez primera en la charla- ¿otros alíen?

-Son todo lo que esperaban que yo fuera y mas- dijo Axiuru mirándolo directo a los ojos- se transportan en una gran nave, decenas de ellos, cayeron a Marte accidentalmente, pude hacer contacto con su líder y comprender su lenguaje, ellos…encontraron el Disco de la Inmortalidad.

Gideón lanzo una exclamación de sorpresa, hasta Nio parecía más atento pero Orus estaba totalmente perdido.

-¿Encontraron…que?

-El Disco de la Inmortalidad- aclaro Gid- es como una tableta de información con la historia de la tierra y la raza humana condensada, encriptado matemáticamente, el programa espacial lo arrojo al espacio en espera de que una civilización avanzada lo hallara y estableciera contacto- miro a Axu- ¿lo descifraron?

-Lo hicieron, su líder me la leyó como si fuese un libro con letras grandes, se dirigían a la tierra cuando la matriz de su nave reventó, al parecer venían de muy lejos y por lo que pude descubrir…sus intenciones son hostiles.

-Es difícil saber quien esta de suerte entonces- dijo Orus- si solo es una nave y unas decenas de ellos no tendrán oportunidad contra Nox, el ya empezó y gano una guerra.

-Sin mencionar que, a diferencia de en las películas, los invasores se hubieran hallado con un mundo unido bajo un solo orden y por si fuera poco se enfrentarían a una especie que no tiene nada que ver con la que muestra el disco, ¿Cómo son ellos?

-Eso es lo que más me perturba, cuando llegue a la tierra y vi al primero de esos aparatos…pensé que se me habían adelantado.

-D: ¿Ósea que son…también son…maquinas…?

-No estoy del todo segura, creo que son algo como él- señalo a Orus- mitad y mitad, en todo caso, cuando cayeron les ofrecimos ayuda, yo intente razonar con Xiazd…

-¿Quién?

-Su líder, trate de hacerle ver lo malo de una cruzada de muerte contra una civilización inocente, le ofrecí quedarse en Marte con los míos, él dijo que no pretendía atacar a la tierra, que su objetivo estaba pasándola y la tabla era solo algo que habían hallado y usado como guía.

-Porque tiene las coordenadas de la tierra- dedujo Gid.

-¿Y tú le creíste?- pregunto Orus.

-Hace mucho aprendí a no juzgar por las apariencias, los humanos cargan armas cuando viajan a lugares desconocidos y no lo hacen solo para atacar a lo que encuentren, generalmente es para defenderse, le dije a Xiazd que podía usar mis poderes para hallar una nueva matriz para su nave pero a cambio prometería no causar ningún daño a la tierra- volvió a darles la espalda, no podía mirarlos- encontré lo que necesitaban, aquí mismo, está en la tierra.

-0.0

-o.o

-Y también vi que Xiazd me traicionaría, le dije que no le ayudaría hasta tener prueba de que cumpliría su palabra…él nos ataco, capturo a mi hermano y a mi gente y me amenazo con matarlos si no encuentro su matriz, ¡Me tiene en sus manos!

-Axu- musito Gid aferrando sus hombros- ¿podemos hacer algo?

-Esperaba que alguien me ayudara, creí que el profesor Nash podría…no había pasado tanto tiempo, alertaríamos a la tierra y cuando Xiazd soltara a los míos a cambio de…nos uniríamos a la batalla por la tierra…pero ahora todos están muertos y nadie podrá ayudarme, mi gente morirá por mi descuido.

-Te estás apresurando, aun hay alguien que puede ayudarte, solo hay que decirle a Nox que…

-¡No!- exclamo Axiuru apartándose de él- ¡No pediré ayuda a ese genocida sin alma!

-¡Oye!

-¡Kaiser!

Kaina y Kaiser cayeron una sobre otro a la entrada de la gruta, Axu les apunto con las palmas poniéndose roja, Orus se puso frente a ella con una exclamación y Gid se tiro para atrás y se puso el casco para ocultar su rostro, solo Nio se mantuvo impávido.

-¡Un respeto tu…cosa!, ¡Bájate de encima, Kaina!

-Aparatos- mascullo Axu.

-¡No seas idiota Kaiser!, ¿quieres que te coma?

-¡Que se atreva!

-¡Suficiente!- grito Gid adelantándose, a empeñones levanto a ambas maquinas- ¿Qué tanto escucharon?

-Viene de Marte buscando algo- respondió Kaiser- ¡Nos va a invadir!

-Respuesta: NADA, ella no viene a invadirnos, nos advierte de unos invasores, es de los buenos.

-¡Te lo dije!- dijo Kaina dándole un empujón a Kaiser- ¡Eres un buscapleitos!

-¬¬U igual no debió insultar al general…

-Concuerdo, ahora es nuestra única esperanza...Axiuru no interrumpas y atiende: No te estoy pidiendo que te lleves bien con Nox pero si alguien puede ayudarte es él, controla todo el planeta, podemos llamarlo…

-¡Yo lo hago =D!

-¡Kaiser!

-…y explicarle la situación- de súbito Orus soltó una carcajada despectiva, Gid lo miro- ¿Ocurre algo?

-Gid…con todo respeto pero…- señalo a Axiuru-¿tienes idea de lo que Nox va a decir cuando le digas esto…?

-Tú debes estar bromeando.

-¡Que no, hombre!

-Gid, ¿Esperas que me trague semejante disparate?

-No es un disparate, Nox.

-¿Encontraste a un extraterrestre que vino desde Marte sin nave a buscar algo y advertirme que una raza semimecanizada pretende invadirnos en cuanto lo consiga?

-Ok, si lo pones así si parece un disparate…

Con la ayuda de Kaina y Kaiser, que por ser celulares aun tenían el don de la comunicación a larga distancia, Gid decidió llamar a Nox a mitad de la noche…lo que quizás no fue la mejor idea.

-Por favor no me quites el tiempo, tengo una reunión mañana temprano...ósea dentro de seis horas.

-¡No, no cuelgues!

-¡Con un demonio, Gid!, dame una buena razón para no dar por concluida esta absurda conversación.

-El profesor Gideón lo hubiera querido.

-O_O…Te he dicho que no juegues con eso…

-Él conoció al alíen cuando era aprendiz, lo hubiese ayudado.

-¿Cómo es que nunca me entere de eso?

-Por favor, ¿Quién le hubiera creído?

-Buen punto, me dijeron que estabas de vacaciones y ya entiendo porque, el estrés te sobrecargo los circuitos.

-Hay vamos, solo piénsalo: "Fort Nox, el primer líder mundial en establecer contacto con una raza extraterrestre"

-Soy el único líder mundial- de pronto desapareció su timbre de hastió- aunque no negare que es una imagen tentadora…de acuerdo, supongamos que no eres víctima de un colapso psicosomático, ¿Qué pretendes que yo haga?

-Bueno, puedes empezar por conocerla…

-¿Conocerla?, ¿Así en femenino?

-Es una chica, su nombre es Axiuru.

-Vaya que te lo montaste esta vez, las maquina si tienen imaginación…si te parece que le aparte una cita para digamos…el miércoles a las cuatro, te la traes…

-Deja de burlarte ¬¬

-Me lo pones tan fácil =/

-¿Quieres que la lleve por la calle?, mándame un helicóptero, te juro que esto es en serio.

-…

-Hay de ti si te dormiste…

-No me dormí, solo que mi cerebro empieza a creerte…y eso me aterra…dame coordenadas y te enviare tu helicóptero.

-Sabía que podías…

-No te alegres, si descubro que esto es algún tipo de broma voy a usar ese helicóptero para arrojarte al Pacifico con algo ridículamente pesado atado a los pies, ¿Captas?

-._. Alto y claro n_nU- y colgó.

-Las cosas que tengo que oír- dijo Nox con contrariedad, mecánicamente le acaricio el cabello a la androide que dormía abrazada a él- ¿Victoria?

-hm?

-Cancela mis compromisos de mañana…y averigua donde puedo conseguir un yunque tipo serie animada, por si acaso.

-aja…UoU…

Orus se aproximo a la zona alta apenas tuvo la oportunidad, las situación era (por decirlo de buen modo) algo inusual, todos se habían quedado algo chocados cuando en su segundo día de viaje un helicóptero de tropas había aterrizado en Miami para llevarse a Gid, Lirist, Nio y una persona cubierta con una sabana a quien ninguno de los chicos pudo identificar como maquina o androide, luego el campamento había seguido, Fine se había ganado un cofre de pedrerías al hallar como objeto más increíble una bayoneta vieja que fue remitida al museo más próximo.

De todo aquello hacia dos días y nada había cambiado en el mundo, no había noticias de una próxima invasión o siquiera de el alíen visitante, harto de la incertidumbre, Orus decidió ir directo a la finca de Nox y tratar de averiguar que había sido de Axiuru, se topo con Victoria en la entrada con una caja grande en las manos, quien sabe porque la chica dio un brinco cuando lo sintió cerca.

-Ah, eres tu…no me asustes así.

-¿Yo?, solo vine a buscar a Gid, ¿Qué llevas allí dentro?

-No es de tu incumbencia.

-¿Tiene que ver con Axiuru?

Victoria se sobresalto, miro para ambos lados, agarro a Orus del brazo y lo arrastro a la finca donde nadie los viera.

-¿Sabes de esa cosa?

-Tranquila, tampoco me cae bien.

-El general tiene razón, todo lo raro que le pasa tiene que ver contigo.

-Mi mala suerte, ¿pero qué ha pasado con Gid y el asunto de la invasión?, yo fui el primero en toparme con Axu, merezco saber que pasa…

-No debería decírtelo- miro sobre su hombro- pero esa…chica…o lo que sea, me da muy mala espina, es decir, ¡Come metal!, y si en una de esas le mete una mordida al general.

-Eso sería chistoso…-Victoria le puso cara de escopeta- y muy malo, definitivamente malo…pero Nox ya hablo con ella ¿No?, ¿Qué fue lo que ocurrió?

-Te voy a contar pero solo porque también le voy a contar al general que estas metido en esto.

-Una por otra, cuenta.

Flashback

Aun no sabemos qué fue lo que impacto más a Nox, que el alíen fuera real, que fuera una chica o que comiera metal, la habían dejado en la oficina del general con un plato de cucharas y tenedores mientras Nox agarraba fuerzas para acercarse.

-¡No seas idiota, no va a comerte!

-¿Estás seguro?, mira Gid, según yo mi único depredador natural era el oxido y ahora me sales con esto, ¿a cuántas maquinas se trago antes de que la hallaras?

-¿Te da miedo?

-Honestamente…algo.

-No puedo creer esto, ¿Qué hubiera dicho el profesor si te ve actuar así?

-¿Estas bromeando?, el no me dejaba exponerme ni al polen.

-0o?…Cierto… ¿Y entonces qué?, ¿Me vas a decir que aun eres un niñito de papá?

-D: ¿Cómo te atreves?, yo te enseñare quien es el niño- se cuadro firme y muy orgullosamente se dirigió a la habitación.

-Dios- se dijo Gid viéndole la espalda- como soy idiota xD

Dispuesto a no perder un ápice de su bien plantada imagen personal, Nox entro a la oficina, Axiuru estaba sentada de espaldas a él dando cuenta del plato cuando pareció detectar algo y levanto la cabeza un poco para olfatear el aire.

-=d, Huele a fibra de vidrio cubriendo una aleación mixta...acero…carbono…titanio…cobre…no, cobre no- Nox se paró en seco escuchando el recetario-estaño y una pizca de oro.

-O_OU…Wow, con que de eso estaba yo hecho…

Axiuru volvió a mirarlo, ya le habían dicho a Nox que no sería muy bien recibido por ella asique no se alarmo cuando vio el destello rojizo, fue con disimulada calma hasta su silla de manera que quedara el escritorio entre ellos, Victoria estaba escondida detrás de una puerta lateral y desde allí escucho toda la conversación; Nox comenzó por presentarse propiamente y luego dejo que Axu le narrara todo el asunto aunque el general estaba particularmente interesado en su relación con el profesor Gideón, se mostro asombrado ante la idea de otra raza mecánica inteligente y finalmente pregunto por el objeto que había venido a buscar desde tan lejos.

-Lo vi en una visión, su nave necesita una piedra especial que solo he visto en la tierra, un diamante de gran tamaño.

-¿Un diamante?

-Enorme, tengo que encontrarlo y llevárselos o mataran a mi tribu, ya no me queda mucho tiempo.

-No quiero sonar pesimista pero por principio una persona con la suficiente audacia para secuestrar inocentes puede también no cumplir sus tratos- Axiuru lo miro con odio- por supuesto, si podemos llegar a una solución diplomática eso estaría mucho mejor, supongamos que encontramos el diamante, abra que viajar hasta Marte para entregarlo.

-Ya vine de Marte a la Tierra, puedo arreglármelas.

-Un viaje siempre es más difícil si se lleva una carga preciada, además, si las cosas no salen como se planea puede necesitar ayuda, ¿de cuánto tiempo dispone?

-Unas tres semanas en tiempo de la tierra asique por favor no se moleste, se que ninguna nave humana podría realizar el viaje.

-Olvida una cosa, señorita, yo no necesito naves humanas =/, Victoria- la aludida salió casi de la nada.

-¿Dígame señor?

-Llama a Servicios de Estado, que contacten a los museos del mundo para ver quien se quedo con el "Golden Jubilee", deben enviármelo de inmediato.

-Sí, general.

Fin de Flashback

-¿El Golden Jubilee?

-Esto- abrió la caja mostrándole una dorada piedra tallada- es el diamante más grande del mundo, acaba de llegar, voy a llevárselo al general ahora y tú tienes que largarte antes de que el general sepa que estas aquí.

Victoria se marcho rápidamente pero Orus no se fue, aquello era demasiado intrigante y de alguna manera tenía que saber más asique se puso a dar vueltas por los alrededores buscando por dónde meterse, en la parte trasera descubrió una de esas infaltables enredaderas que crecen pegadas a los muros de los balcones, a como mejor pudo (el inconveniente de tener los pies atrapados en sendas botas de metal) se subió y trepo hasta el borde del balcón y cuál no sería su suerte al descubrir que podía mirar directo a la oficina de Nox.

Gid, Nox y Axu estaban allí y Victoria acababa de darle la caja al alíen, ella la abrió y miro adentro, casi de inmediato se noto su decepción.

-No es este- dijo sacando la piedra del tamaño de un puño- ni siquiera se acerca.

-El Golden Jubilee es el diamante tallado más grande del mundo- dijo Nox.

-El de mi visión no estaba tallado y era mucho más grande.

-¿Qué tanto?

-Pues…- hizo figura con las manos abarcando lo que parecía una esfera del tamaño de un melón pequeño, Nox no dijo nada pero Gid se puso de pie tan rápido que todos lo miraron.

-No hay una piedra de ese tamaño bajo la tierra- dijo con convicción.

-No la vi bajo tierra- dijo Axu- estaba dentro de algo, era azul y brillante.

-Ya revise el catalogo de los museos- dijo Nox miraba a Gid con ligera preocupación- ni enteros ni tallados, el Golden Jubilee es el más grande, quizás se halla perdido durante la guerra pero si ese es el caso buscarlo sin más pistas es una tarea inútil.

-¿Qué voy a hacer entonces?

-Lo único razonable, les llevaremos el Golden Jubilee y si no les sirve discutiremos una solución pacifica.

-¿Se puede saber porque estás hablando en plural?- pregunto Gid.

-Es obvio, pretendo ir en este viaje.

-¡No!- de nuevo se le quedaron viendo- es decir…vamos Nox, hablamos de otro planeta, ¿Cómo vas a ir allá?

-De la única forma posible, el programa espacial de la NASA fue reabierto hace tiempo y tenemos varios cohetes en funcionamiento.

-¿Transbordadores?, nunca llegaras a tiempo.

-A Marte no pero a la Luna si y allí tenemos un pequeño prototipo esperando a ser probado, ¿Realmente crees que perdería una oportunidad así?

Ante esta revelación Gid pareció quedarse sin argumentos y volvió a sentarse, quizás fuera idea de Orus pero parecía profundamente abatido, sin embargo no pudo verlo mucho más porque justo entonces la enredadera bajo sus pies cedió y cayo con estrepito al suelo, antes de fijarse en que le dolía salió huyendo de allí, una fractura era preferible a lo que podía hacerle Nox si lo descubría.

Y en una escena de homenaje tipo "Apolo 11" el transbordador Konemann de Cabo Cañaveral despego con una tripulación de tres personas, Axiuru, Gid-Eón y el General Fort Nox, el transbordador tenía un diseño clásico pero las nuevas tecnologías lo dotaban de un motor más potente y mayor espacio para los tripulantes; Gid había tratado inútilmente de hacer desistir a Nox pero cuando le contaron que la nave lunar tenia oxigeno para transportar muestras biológicas cambio inesperadamente de táctica e insistió en que lo llevaran, eso era más fácil de lograr porque si algo le sucedía a Nox solo Gid podía repararlo apropiadamente.

Sin embargo lo realmente inesperado sucedió poco antes de que llegaran a la luna, mientras Nox conversaba entusiastamente con Axu tratando de obtener una explicación detallada de cómo ella y su hermano le habían dado atmosfera a Marte, Gid hurgaba entre los recovecos de la nave, los cohetes no eran su fuerte pero quería asegurarse de que todo estaba en orden, entro al área de carga donde habían guardado el Golden Jubilee en un estuche además de unas cajas de armamento (Por si las moscas, dijo Nox) y un disco de información cifrada, una versión actualizada del disco de la Inmortalidad, como muestra de paz.

Un poco al fondo creyó percibir un disturbio proveniente de una caja que no recordaba haber visto en el inventario, parecía un cuchicheo, se acerco cauteloso y apoyo la oreja a un lado, lo que escucho le dejo atónito.

-¿Quieres quitar tu pie de mi cara, Kaiser?

-Yo no tengo mi pie en tu cara.

-Lo siento, es el mío, les dije que necesitábamos una caja más grande.

-No es mi culpa que el señor Radical quisiera venirse también, Kaina.

-Oigan, de no ser por mi estaríamos todos en tierra.

-Si siguen hablando así puede que Nox los arroje de vuelta- dijo Gid abriendo la caja, Kaina, Kaiser y Oreon cayeron desparramados unos sobre otros.

-O_O WTF!

-¿Creerán que esto no me asombra más de lo normal?

-Hola Gid n_nU, que te…

-Callate )=

-._. Ok…

-No sé cómo le hicieron para meterse aquí y en verdad no quiero saberlo pero como seguramente no esperaban llegar solo a la luna vamos a tener que hacer algo para que Nox no los tire por la ventila, ustedes dos- señalo a Kaina y Kaiser- hagan de cuenta que no tienen nada que ver con Oreon, eso les valdrá un indulto, esperen por allá- se separaron y se fueron a un lado- en cuanto a ti… ¿te pegaste en la cabeza cuando eras chiquito o qué?

-Lo siento pero no podía perderme algo así, descubrí a Kaina y Kaiser tratando de colarse a la base y los ayude.

-En serio que no tienes vergüenza.

-¿Cuál es el problema?, me pusiste un seguro para no atacar a Nox.

-Pero a él no le puse nada y si tiene la oportunidad de lanzarte al espacio la tomara, será mejor que me dejes ocuparme de esto…rayos, se supone que ni siquiera te conozco…las cosas que tengo que hacer.

Salió de carga y se asomo a la cabina, Nox y Axu seguían platicando tranquilamente.

-Asique si combinamos frio absoluto y calor extremo en un espacio controlado… ¿Qué usaron ustedes?

-Una gruta natural.

-El vapor sale disparado a la superficie, como no cae directamente al espacio se condensa antes de perderse…fascinante e ingenioso en verdad, ¿pero como…?

-Oye Nox…

-Gid, tienes que escuchar esto, aun no lo tengo del todo pero creo que si tomo los principios de Axiuru y los aplico en, digamos, unas bombas atmosféricas en verdad podría reproducir sus efectos, podríamos llevar la vida a otros mundos en casi cualquier lugar del cosmos.

-Sí, que maravilla…oye…odio tener que ser portador de malas noticias pero…hay una cosa que debes saber.

-… ¿Qué está sucediendo?

-Tenemos polizontes…por favor no mates al mensajero T_T

-0o?

Explicarle a Nox lo de Kaina y Kaiser no fue tan malo, incluso le pareció divertido y hasta un poco halagador que se arriesgaran tanto para acompañarle, Oreon fue harina de otro costal y Gid quedo convencido de que la única razón que le impedía hacerlo picadillo allí era que podían causar un accidente en la nave, en lo que respecta a Nox, no se trago ni por un segundo el cuento de dos anomalías separadas, los tres habían acabado juntos porque los tres venían juntos, fin de la charla.

-Ya que estamos todos aquí y no hay vuelta atrás me temo que tendremos que seguir con esto juntos, podrán acompañarnos el resto de la travesía y agradeceremos toda ayuda que puedan brindarnos en caso de algún imprevisto, Kaina, Kaiser, bienvenidos a bordo.

-Muchas gracias, general- dijo Kaiser- no se arrepentirá, general.

-Oreon…

-¿Si…?

-Acércateme a más de un metro y te arrancare la cabeza.

-._.U…sí, señor…

Llegaron a la luna en tiempo record, aterrizaron la nave en un promontorio ligeramente alejado de la base principal, en la luna las maquinas habían instalado varias estructuras de investigación, una plataforma de despegue para las nuevas naves lunares y muchos edificios con paneles solares, en medio de todo se levantaba una superestructura en plenas obras, la ya famosa Geo Lunar.

-Quédate quieto ahora-ordeno Gid a Oreon mientras le colocaba un tanque de oxigeno- agradece que se improvisar porque si no.

-Mira, admito que fue muy ¡Ay! Estúpido, olvidarme de que la luna no tiene aire.

-Una de una larga lista de malas decisiones y no será la última, más te vale salir con vida de esto porque no seré yo quien le esplique a tu madre…listo, bajemos antes de que pregunten qué hacemos.

Fuera de las construcciones la luna tenía el mismo aspecto rocoso, agrietado, abandonado y sobre todo silencioso de siempre, muy cerca habían puesto un cercado alrededor de lo que parecía una bandera con barras y estrellas, varias maquinas pequeñas se acercaron a la nave y le dijeron algo a Nox pero por alguna razón Orus no pudo escucharlos, en realidad parecía sufrir una suerte de sordera desde que dejara la nave.

-El sonido no se trasmite en el espacio- explico la voz de Gid resonando dentro de su casco- es porque no hay aire que trasmita las ondas sonoras.

-Ya me estaba asustando, que bueno que tenemos este enlace, ¿Pero cómo se comunica Nox?

-Por código binario, es una frecuencia eléctrica, presta atención a las señales que le haga a Axiuru, el debe creer que le entendemos.

Orus lo hizo, Axiuru caminaba por la luna como si nada, sin necesidad de oxigeno por lo visto pero también tenía el problema de la falta de ruido, Nox le hizo señas de seguirle a la plataforma principal, algunas maquinas se subieron al trasbordador para bajar la carga, el resto siguió adelante.

Caminar en la luna es de las mejores experiencias en la vida, mientras Orus daba saltos larguísimos a merced de la baja gravedad, Gid le explicaba como las maquinas allí estaban especialmente diseñadas con sistemas de agarre y pesos extras que evitaba salieran volando al espacio exterior.

En el hangar estaba la nueva nave, el prototipo de exploración lunar V-3 podía despegar horizontalmente, tenía capacidad para seis personas y estaba diseñado para llevar y colectar muestras de vida, no se suponía que la nave fuera estrenada hasta el año próximo cuando la plataforma de control remoto dentro de la Geo Lunar estuviera lista pero ya podía usarse manualmente, Nox tenía prisa asique cargaron todo y abordaron, pasaron primero por una cámara de despresurización y ya adentro el ambiente volvió a la normalidad, el sonido revivió.

-Todos tomen un lugar- ordeno Nox- yo tomare los controles, esta belleza tiene un motor de plasma asique el despegue puede ser algo agitado- todos se sentaron y se pusieron los cinturones mientras Nox preparaba las coordenadas- mmm…veamos, la duración del año marciano es de 687 días terrestres… ¿Todos listos?, comienza la cuenta regresiva.

10…9…8…7…

-El día solar marciano dura 24 horas, 39 minutos y medio…

6…5…4…

-Por consiguiente un año marciano es igual a 669 días marcianos…eso hace una diferencia de…

-¿Qué estás haciendo?

-Evitando que el continuo espacio tiempo arruine mi percepción de la realidad, sujétense fuerte, nos vamos a Marte.

3…2…1

Y mientras el V-3 sale de la superficie lunar detengámonos un momento para dar al lector cierta información referente al planeta rojo, a nosotros nos gusta ser detallistas:

Marte es el cuarto planeta del sistema solar y el más pequeño después de Mercurio: su volumen es 6,7 veces menor al de la tierra y recibe 2,3 veces menos energía solar que esta, Marte está rodeado por una atmosfera 135 veces menos densa que la terrestre, compuesta por anhídrido carbónico, nitrógeno y argón, hay también vapor de agua y otros gases nobles; A pesar de su baja densidad a menudo se producen impresionantes tormentas de polvo que llegan a oscurecer parte del planeta.

La corteza de Marte tiene un color pardo rojizo y está compuesta de sílice junto a una elevada proporción de óxidos de hierro, azufre, aluminio, calcio y magnesio, el aire esta siempre cargado de partículas que proporcionan al cielo marciano su característico color anaranjado.

Ahora volvamos con nuestros temerarios astronautas, la nave había quedado en piloto automático rumbo a Marte asique pudieron soltarse los cinturones y ponerse cómodos, Nox desplego una hoja de planos sobre la mesa y empezó a trazar líneas con emoción, aquello atrajo de inmediato la atención de Gid, admiraba profundamente el talento de su creación para tener una idea y plasmarla con precisión en un plano, si hubiera querido ser ingeniero o inventor habría tenido igual de éxito pero seguro con menos sacrificios.

-…una curva de noventa grados quizás, supongo que una bomba que produzca vapor debería ser muy grande pero no debe por eso ser fea, puedo imaginarlo ya, un campo cubierto por ellas como los paneles solares…mmm pero ahora que lo pienso Marte debe tener más viento que sol, eso puede ser una ventaja si resolvemos el problema con el polvo…pero me estoy adelantando- alzo la mirada, Gid lo observaba desde el otro lado de la mesa- ¿Qué estas mirándome?

-¿Eh?- se rio- nada en especial =/, hacia mucho que no te veía tan feliz.

-En realidad…no había vuelto a diseñar nada desde la guerra…

-o.o ¿En serio?...me lo habré imagina nnU

-…

-Tú sigue, ¿Qué harías para lidiar con la diferencia de gravedad?

-D: No había pensado en eso- bajo la cabeza y volvió a sumergirse en el plano.

Gid suspiro para sí, por poco se había revelado, por otro lado de la nave había una ventana, Axiuru miraba con nostalgia el oscuro exterior, Oreon se sentó a su lado y ella puso distancia.

-Tú no sabes ser sutil ¬¬

-Iría mucho más rápido si viajara sola, no necesitaba que vinieran.

-No creo que Nox te diera demasiadas opciones.

-Él sobre todo, no me agrada y no me gusta tenerle cerca- volvió a mirar por la ventana- extraño volar…

-¿Cómo lo haces?, sin aire, sin protección.

-Igual que esta nave, supongo, solo necesito energía para impulsarme- algo se le ocurrió y la hizo sonreír- ¿Quieres ver?

-o.o?

Diez minutos después sonó una alarma en la nave, indicando que alguien había usado la escotilla de escape, Kaina y Kaiser estaban asomados a la ventana lanzando exclamaciones de asombro y la razón era obvia, allá afuera, volando a un lado de la V-3, estaban Oreon y Axiuru, uno de la mano del otro.

-¿Pero qué rayos hace ese imbécil ahora?- pregunto Gid.

-No se vale-dijo Nox- yo quería hacer eso…solo que no me animaba a pedirlo T_T

-Nunca dejas de asombrarme ¬¬, vuelve a tu plano y quizás la convenza de darte una vuelta.

-Últimamente me has molestado, actúas como si fueras mi padre o algo así.

-Dije quizás, no tientes tu suerte.

Mientras tanto Orus vivía la experiencia cumbre de su vida, había tenido el sueño de volar desde que conociera a Falcun y su fuerza Stinger pero esto…esto no tenia nombre, ingrávido, sabía que si no se agarraba bien de Axu iba a quedar flotando en el espacio, el miedo de interceptar su estela de fuego se mesclaba con la excitación de volar velozmente al lado del V-3 y hubiera querido hacer así el resto del viaje pero después de un rato su reserva de aire comenzó a agotarse y tuvo que hacerle señas a Axiuru para que volviera.

Después de eso el vuelo siguió sin mayor obstáculo, a Nox no le dieron su vuelta, los gemelos iniciaron y resolvieron varias disputas y finalmente, después de lo que parecieron semanas, el planeta Rojo apareció ante ellos.

Casi podrían haberle dicho el planeta Naranja, la rudimentaria atmosfera lograda por la tribu de Axu tenía el mundo cubierto de nubes de ese color, parecía una versión chiquita de Júpiter, según Axiuru los invasores habían estrellado su nave en un cráter (haciéndolo más profundo en el proceso) y allí se habían atrincherado, debían aterrizar el V-3 cerca del lugar.

-No demasiado cerca- corrigió Nox poniendo las coordenadas para el descenso- trajimos maquinaria pesada, ¿recuerdan?, si las cosas salen mal y hay que salir corriendo es mejor que no sepan dónde nos vamos a esconder.

-Todos a su sitio y sujétense- dijo Gid- con esto de que no veremos el suelo hasta tenerlo casi en la cara…

-Tenme fe, Gid, nunca he fallado un aterrizaje.

-Sera porque este es el primero…

-Detalles, detalles, =/ esto se va a poner bueno.

Descendieron sumergiéndose en las nubes naranjas, pronto hubo turbulencia, la nave se sacudía como una silla vibradora, a último minuto Nox hizo una maniobra nivelando la V-3 de forma que cayó acostada sobre su estomago en la superficie de Marte.

-Ahora…que nadie se mueva…

-¿Por qué?

-Porque si alguien va a ser la primera máquina inteligente en poner un pie en Marte ese soy yo, ¿Quién lleva la cámara?

-Hablas demasiado- dijo Oreon- ¡Todos afuera!

-¡No te…!- de un salto el radical estuvo afuera y le dirigió un saludo burlón- . ¡Yo lo mato!

-¡Le ayudamos, general!

-¡Kaiser!

-Es un chico imprudente, Nox, de nada te sirve sulfurarte con él.

-Solo porque tenemos una misión importante pero que se entere que ya van dos que me hace y a la tercera… U.U, bueno, tomemos el diamante y vámonos, deberíamos de poder llegar andando, ¿no?

-No estamos lejos- corroboro Axu- si pasamos esa colina verán su nave…prepárense para algo impactante.

Orus pensó que el solo planeta ya era impactante, la superficie rojiza, el cielo naranja, era más o menos como estar dentro de un horno sin el calor, había aire pero apenas en la medida suficiente asique debía tratar de no agitarse o se sofocaría, entonces pasaron la susodicha colina y allí estaba, parecía una piedra de rio plana pero eso sí, gigantesca, estaba semi hundida en un cráter pero con más de la mitad superior de fuera eran clarísimas sus enormes dimensiones, aquí y allá pululaban unos objetos voladores.

-Parecen Volantes- comento Oreon observando por la mirilla de su rifle- pero triangulares, y hay otras cosas en el suelo, no sé si son vehículos o sujetos.

-Por cómo nos los han descrito podrían ser la misma cosa, rayos, deben ser miles allí dentro.

-No adelantemos juicios, Gid, venimos a hacer una negociación pacífica y así será, yo llevare el diamante si no les importa.

Habían colocado el Golden Jubilee en un estuche, Nox se lo coloco bajo el brazo y partieron encabezados por Axiuru, solo tuvieron que caminar un poco para que los alíens les detectaran, algunos de aquellos volantes triangulares y un par de cosas como monopatines pesados se acercaron a ellos y los rodearon sin dar signos de agresividad, parecía que solo querían escoltarlos, mientras los seguían producían una serie de ruidos agudos y graves, por alguna razón esto puso tenso a Nox.

-Realmente parecen maquinas…pero no entiendo lo que dicen…parece binario pero…

-El binario es una serie de ceros y unos…

-Creo que acabo de escuchar un dos ._.

-No seas idiota, el dos no existe.

-o0?

-No se ven tan temibles- opino Orus.

-Espera que conozcas a Xiazd, por cierto, yo puedo entender su lenguaje, dicen que me esperaban y quieren saber quiénes son ustedes.

-Eso es un alivio, serás nuestra traductora, me gustaría poder tratar el asunto personalmente con su líder, ¿Creen que podamos visitar el Olimpia después de esto?, ya que no pude pisar Marte primero al menos me gustaría hacer algo de turismo.

Ante ellos se abrieron unas grandes puertas y entraron de lleno a un mundo de colores eléctricos, a lo largo de un corredor se alineaban cientos de objetos o alíens, era difícil saber la diferencia, estaba muy quietos en formación…algo así como la nave madre del "Día de la Independencia" pero más ordenada, al fondo de todo había una plataforma elevada y un tubo luminiscente que atravesaba el interior de la nave hasta perderse de vita, a Orus le recordó de inmediato al tuvo de la G/4.

Axiuru se adelanto súbitamente nervioso, entonces lo vieron bajar de la plataforma, la primera impresión de Orus era que estaba frente a una versión agigantada de Nox pero solo era por el aire militar, Xiazd era una gigantesca máquina de batalla fuertemente blindada, se movía con pesadez de elefante y cargaba al cinto una como espada de forma siniestra casi tan grande como su cuerpo, Nox debió compararse con él y hallar el resultado desfavorable porque movió unos centímetros para atrás de su cintura la espada que llevaba, al lado de la de Xiazd esta debía parecer un palillo.

-¿Asustado Nox?- susurro Oreon sin poder contenerse.

-Cállate ¬¬ …ok, admito que estoy algo chocado.

-¿Eso es su líder?- pregunto Gid con los ojos como platos- parece sacado de un RPG.

-El tiempo de las bromas impertinentes se acabo, este es el momento que lo decide todo.

Axiuru y Xiazd se encontraron en un punto intermedio entre la plataforma y el grupo de la tierra, el líder alíen solo les dio una mirada antes de emitir un chirrido estridente, una aparato volador apareció cargando a un ser de la misma raza de Axu pero que emitía una luz oscura y parecía no encontrarse muy bien.

-¡Ezara!- chirrido- sí señor, me tomo mucho tiempo pero…- chirrido suave- ¿El…el corazón?, bueno yo no sé si será el correcto…hice todo lo posible por…- chirrido impaciente- ¿Qué?

-¿Todo está en orden, Axiuru?- pregunto Nox con suavidad.

-Él…dice que quiere el diamante, el que trajimos, tiene una…cosa…que le dice que está aquí…

-Tendrás que hacer que te revisen el ojo interior- rio Nox- se debe referir al Golden Jubilee, si me permites…

-Prepara las armas- musito Gid a Oreon por el comunicador- no preguntes, no dudes, solo dispárale a ese bastardo cuando te dé la orden.

Orus ajusto sus metrallas sin saber que esperar, Gid parecía asustado, ¿pero porque?, puso la mira en el blanco, Nox se había acercado a Xiazd y le había ofrecido el estuche con el diamante, este lo recibió, saco la piedra y la sopeso con curiosidad, Axiuru estaba con el alma en un hilo esperando una respuesta cuando Xiazd produjo algo que podría a ver sido una risa y luego unos sonidos que la dejaron atónita.

-¿Detalle?, ¿Cuál detalle?, ese es él…no en serio, solo traje ese, era el más grande que hayamos y su…su aparato dice…- Xiazd se llevo un dedo a la sien como pensando, luego hizo otro ruido- ¿a mi lado?, ¿el corazón a mi…?- el único a su lado era Nox.

-¡Ahora, ahora, ahora!

Llovió metralla en dos direcciones, Xiazd retrocedió y su fuerte blindaje detuvo todas las balas, las otras destruyeron al aparato que sostenía al tal Ezara, en medio de la confusión Axiuru lo atrapo y Gid sujeto a Nox del brazo jalándolo fuera de allí, las alarmas se dispararon en un segundo.

-¡Gid!, ¿¡Acaso perdiste la cabeza!

-¡Calla y corre, trato de salvarte!

-¿De qué hablas?, arruinaste las negociaciones, todo estaba…

-¡Nada estaba bien, no quieren el Golden, te quieren a ti!, te quieren a ti… ¡Porque el viejo senil que te diseño te puso un diamante como centro!

-D:!

-¡Maldición!- un laser golpeo cerca de ellos, las puertas se cerraban- no vamos a salir por ahí…

-¿Viste a esa cosa?- dijo Oreon alcanzándolos- no le hice ni un rasguño, ¿de qué rayos esta hecho?

-Olvida eso, separémonos, quiero que los alejes de Nox.

-Axu se quedo atrás, ¿Qué es lo que…?

-¡Hazlo!

Oreon salto hacia un lado y disparo a los atacantes distrayéndolos, alcanzo a ver porque dirección se iban Gid y Nox antes de tener que huir internándose en las entrañas de la gigantesca nave, en medio de la confusión había perdido el rastro de los gemelos, ahora estaba solo.

Kaina y Kaiser iban detrás de Gid y Nox pero los atacantes les hicieron dar la vuelta, su pequeño tamaño les ayudo a esconderse muy cerca de la plataforma, pronto los dejaron en paz porque ellos no eran los blancos que buscaban; Axu se había quedado al lado de Xiazd protegiendo al otro alíen.

-Hermana…te dije que no volvieras…

-Y yo te dije que no iba a dejarlos.

-¿Qué está sucediendo?

-No tengo idea…- Xiazd se lo dijo- ¿La maquina oscura?, D:! ¡¿Nox es el diamante que quieren?...escuche, deje que mi hermano me ayude y yo lo traeré para usted, el trato sigue en pie… ¿La tierra?, la tierra ya no es lo que creía- se acordó de Gid poniéndose roja- las personas tampoco, en lo que a mí respecta pueden aniquilarlos a todos, yo le traeré ese corazón.

-¿Oíste eso, Kaina?, sabía que esa cosa era peligrosa, esta de su lado.

-Solo quiere ayudar a su hermano…

-¿Y eso qué?, quiere lastimar al general, ven, tenemos que encontrarlo y advertirle.

Se deslizaron escondidos por la plataforma y se alejaron de allí.

-Gid… ¡Gid, espera!

Nox se detuvo, estaba un poco chocado por lo que acababa de oír y no pensaba dar otro paso hasta tener una explicación, habían logrado perder a sus perseguidores pero ahora estaban definitivamente perdidos, Gid se sostuvo de un muro, tanto por su edad como por su miedo estaba muy agitado.

-¿Qué está pasando?, ¿Cómo es eso de que tengo un diamante en el cuerpo?- Gid presiono algo en su pecho abriendo la placa en forma de escudo, Nox se sobresalto, hay estaba ese brillo azulado y el sonido de flujo, se miro en el muro reflejante y por primera vez vio la esencia de su ser, una piedra traslucida del tamaño de un melón pequeño cruzada de finísimos cables- Santo Dios…

-¿Esto…te basta…?

-¿Pero qué clase de imbécil usa un diamante como núcleo de poder?

-._.U

-No puedo creer esto, ¿supiste todo el tiempo que era a mí a quien querían?, ¿por eso no querías que viniera?

-Si…justo eso…- golpeo el muro- ¡Pero qué idiota soy!, no debía decírtelo, no debías saberlo pero si te lo hubiera dicho antes esto no habría pasado…

-Está bien Gid…es la segunda vez que inesperadamente me salvas la vida.

-¿Pero por cuánto tiempo?, estamos atrapados aquí adentro.

-Nuevo plan, busquemos una salida, volvamos a la V-3 y de allí a la tierra, tarde o temprano podrán levantar esta cosa del suelo y para entonces estaremos preparados, lo siento mucho por Axu pero no puedo arriesgar a mi gente por la suya…

-Y ahora debe odiarnos a ambos…

-Debemos movernos antes de que nos encuentren… ¿te importaría cerrarme?, ese ruido que hago me pone nervioso.

Orus también estaba perdido pero su enlace de comunicación con Gid le permitió enterarse de lo que estaba pasando, no sabía que creer, de ser él hubiera dejado que le sacaran a Nox el diamante del pecho pero entre eso y una invasión a la tierra mejor se quedaba con el menor de los males, se preguntaba si debía buscar una salida o buscar a Gid, los cazadores de los láseres habían dejado de perseguirle como sabiendo que él no tenía lo que querían.

Su huida le había llevado a un puerto de carga y de pronto se vio frente a un centenar de cosas que parecían motocicletas futuristas, les apunto con las metrallas no sabiendo si eran vehículos o personas pero estas no se movieron, la mayoría eran iguales pero una estaba muy ornamentada y le llamo la atención de inmediato, no tenían ruedas asique quizás fueran aéreas…motocicletas voladoras.

-Súper- se acerco a la más genial y la toco con cuidado, el objeto siguió inanimado y eso lo convenció- miren que belleza- se subió a la moto, el asiento era tan grande que quizás cabrían tres personas cómodamente, había un volante y un tablero incomprensible- ¿Cómo se encenderá esto?- quien sabe que toco pero la moto produjo un crescendo y se levanto varios centímetros en el aire- o.o

Un alíen laser volaba bajo cuando fue atravesado por una espada, Nox había salido de casería.

-Quieto ahora- le pidió a Gid-…nada ha pasado, temía que estuvieran enlazadas en algún tipo de colectivo pero ya habría visto una reacción.

-Siendo así quizás podría tratar de entrar a sus sistemas, si puedo jaquear esta cosa será más fácil dar con una salida o algo que nos ayude.

-Necesitaremos una entrada a sus computadoras, ¿has visto algo que se parezca a eso?

-¡General!, ¡General Nox!- Kaina y Kaiser salieron de un exclusa.

-¡Anda!, ya me había olvidado de que los traíamos, ¿Cómo escaparon?

-Nos escondimos cerca de aquella plataforma- dijo Kaina.

-Señor, tiene que saberlo, Axu se puso de su lado, le dijo al tal Xiazd que vendría por usted, ella y el otro.

-U_U Temía esto, realmente no deseaba pelear con ella, su situación me conmueve.

-No lo harás- dijo Gid- si aparece yo me encargare de ella- Nox lo miro sorprendido- es demasiado peligrosa para ti, te desintegraría en un instante.

-¿Y el otro?, ¿no son iguales?

-¿Ezara?, no, sus poderes son opuestos.

-Entonces concedo, no voy a quedarme sin hacer…- un sonido de crescendo se acercaba- ¡Diablos!, son ellos, todos en guardia.

Oreon paso zumbando por el corredor de enfrente perseguido por varios alíen laser, iba subido en algo que parecía una motocicleta voladora, el grupo lo miro pasar atónito hasta que una de las maquinas detecto a Nox y un grupo de estas se les fue encima, el general enarbolo la espada y contraataco junto a los gemelos, Gid se adelanto un poco para topar a Oreon que ya venía de regreso y quitarle a sus perseguidores de encima.

-¡Ya en serio!- exclamo Nox mirándolo- ¿Dónde estabas cuando repartieron los disquetes de sentido común?

-¿Qué cosa es esa?- pregunto Gid cubriéndolo- ¿te fuiste de compras?

-La encontré- apunto su laser y derribo a un par- hay como un centenar de estas más allá, creo que ya le cogí el toque- disparo una ráfaga de metralla- se elevo cuando quise que lo hiciera y salió disparada cuando me hizo falta huir, es como si me leyera la mente.

-¿En serio?- pregunto Nox- entonces piensa en algo que nos saque de este embrollo, son demasiados.

-Lo intentare- se acomodo frente al tablero- vamos preciosa, dime que estas armada.

Dicho y hecho, a los lados de la moto aparecieron dos cosas con puntas, cada una disparando unas cuatro bolas brillantes por tanda que destruyeron a los aparatos que quedaban, en unos minutos quedaron solos de nuevo.

-=D ¡Decidido!, Me quedo contigo y te pinto de blanco X3

-Yo en tu lugar tendría cuidado, por lo que sabemos podría ser uno de ellos.

-No le hagas caso linda, está molesto porque lo quieren usar de pila.

-¡Deja de hablarle a esa cosa!

-Pensar que hubo un tiempo en que tú le hablabas a las aspiradoras- comento Gid- vámonos antes de que vengan más, ¿dijiste que había muchas de esas?, ¿Dónde?

-Más atrás, parecía un puerto de carga.

-Y donde hay carga almacenada puede haber un enlace de comunicación o vigilancia, necesito entrar a los sistemas de la nave, llévanos allá.

-Sube a los gemelos, no queremos retrasos.

Kaina y Kaiser se subieron a la moto con Oreon, este los guio hasta el hangar cerrado donde estaban las motos y dejo la suya a un lado mientras iba con Gid en busca de una terminal, Nox sondeaba el área muy tenso, en la última escasa hora había descubierto y pasado por demasiadas cosas, había viajado hasta ese infernal planeta pensando en lograr grandes cosas y ahora luchaba por su vida, mientras más lo pensaba menos le gustaba la idea de tratar de huir.

Gid lo estaba protegiendo desesperadamente, eso lo confundía, pensaba que el profesor hubiera actuado igual y realmente odiaba la idea de tener a alguien tan preocupado por él, era como si pensaran que no podía defenderse solo.

-¡Maldita sea!, quisiera nunca haber venido a este lugar.

-Ya es tarde para arrepentirte…

Un resplandor rojizo la anuncio, Axiuru estaba allí y todo en ella indicaba la determinación de exterminarlo, le apuntaba con sus manos, Gid estaba demasiado lejos para salvarlo, Nox sentía que su armadura vibraba con una extraña emoción.

-No sabes cuánto desearía hacerte pedazos- escupió ella con rabia- pero Xiazd te quiere entero, ven conmigo por las buenas y tal vez considere dejar ir a los otros.

-Una propuesta clásica- aferro fuerte su espada- pero yo pienso a futuro, si me entrego y todo sale según tus planes el siguiente planeta en ser atacado será el mío, ¿pensaste en eso?, hay muchas vidas inocentes en juego.

-No me interesa, tu mataste a todas las personas que me importaban, destruiste todo lo que tenía un significado para mí, lo que le suceda a la Tierra ya no me importa.

-¿Así están las cosas entonces?, es realmente una pena.

-¡Banzai!

-D:!

-0.0?

Kaiser salió de la nada y se abalanzo sobre la desprevenida Axiuru, cayeron por una escalera, Nox pensaba seguirlos y ver en que paraba aquello cuando descubrió que no podía mover los pies del suelo, miro hacia abajo, el suelo estaba cubierto de hielo y sus pies estaban atrapados por él pero como era de metal no lo había notado, alguien que había estado oculto en la sombras salió, era el hermano de Axu, tenía un brillo negro y un aura helada lo rodeaba.

-Fort Nox- dijo, su voz era tan fría e insensible como su presencia- no puedo creer que financiara para que te construyeran, que desperdicio.

-¿Disculpa?

-Hace cincuenta años yo era llamado Hatza-Nara y era dueño de una de las multinacionales más ricas del planeta, mi hermana conoció al hombre que te diseño, era un don nadie- Nox se sintió insultado- pero tenía ambiciones, mi hermana me convenció de que merecía una oportunidad y cuando dejamos la tierra me asegure de que mi compañía financiara sus investigaciones durante diez años, eres el resultado final de todo eso- lo miro de arriba abajo- hubo una época en la que hubiera estado encantado.

-Creo que nos hubiéramos llevado bien…

Le dio un giro a su espada y partió el hielo liberando sus pies, Ezara estaba preparado, formo un arma de solido hielo y de esta forma Alíen y Maquina trabaron un duelo de espadas, pronto Ezara se rebeló como un espadachín habilidoso y elegante que podía manejar su arma con mínimos movimientos, en contra posición Nox era una mescla de garbo y fuerza.

Más abajo, Axiuru de debatía tratando de sacarse a Kaiser de encima, la táctica de la maquina parecía ser simplemente sujetarle los brazos para que no pudiera usar sus poderes pero eso no quitaba que Axu le doblara en tamaño asique a la primera oportunidad se separo y le dio una buena patada y le arrojo un rayo de fuego, Kaiser lo evito pero el ataque dio en un par de aquellas motos alienígenas y estas estallaron provocando una reacción en cadena en todo el depósito.

-Tu hermana es toda una maquina de desastres- declaro Nox evadiendo una estocada de Ezara.

-Modestia aparte- también esquivo un golpe- ¿Qué tal si seguimos en un espacio más abierto y menos volátil?

-Iba a sugerir justo eso, que pena que seamos enemigos.

Y sin dejar de dar espadazos retrocedieron dejando el puerto de carga, la explosión había obligado a Axu a retroceder por otra parte sin notar que Kaina y Kaiser le seguían, en cuanto a Gid y Oreon, estaban al fondo de todo y cuando vieron como fila tras fila de motos estallaban hacia ellos apenas lograron ponerse a cubierto, en parte gracias a la nueva adquisición de Oreon que se les puso en frente y resistió bien el primer golpe de calor.

-¿¡Qué demonios pasa ahora!, ¡Nox!, ¡¿Dónde está Nox?

-¡Olvídate de él!, hay que salir de aquí antes de que nos hacemos, ¡Oye!- le grito a la moto- ¡Sácanos de aquí!-inmediatamente la moto se fue deslizando a un lado para mantenerlos protegidos del fuego hasta llevarlos a lo que parecía una ventila a nivel del suelo- ¡Ay no!

-¿De qué te quejas?, entra rápido.

-Pero… ¿Qué hay de ella?, no va a pasar por allí.

-Si crees que yo puedo olvidarme de Nox entonces tu puedes olvidarte de tu estúpida motocicleta, ¡Entra ahora!

-Lo siento- le dijo a la moto- en verdad, trata de salir por otra parte, luego te buscare.

-Esto es increíble- resoplo Gid entrando por la ventila- ¡Ya muévete!

-Adiós- la moto le dio un empujoncito- eres la mejor, vas a estar bien…

-¡Orus!

-¡Cuídate!

Se metió por la ventila y siguió a Gid tratando de no ver hacia atrás, era una maquina fuerte, seguramente hallaría como escapar del depósito, si, iba a estar bien, justo entonces cayó en la cuenta de algo más.

-¡Gid, los gemelos!, ¡Creo que se quedaron con Nox!

-Gracias por la buena noticia, no está solo.

-¿Quieres dejar de pensar solo en él?, lo que haya provocado esa explosión venia del frente, donde los dejamos.

-A saber con que jugaban esos idiotas.

-¿Al menos sabes hacia dónde vas?

-Sin problema, pude descargar un planto de la terminal, al menos sus imágenes si son comprensibles- llegaron a un cruce- el puente principal es por esta dirección, podemos salir por la puerta con un código.

-Genial, vamos directo a donde empezamos.

Directo donde empezaron, allí acabaron Nox y Ezara en su duelo de espadas, de no ser porque estaba en riesgo su vida probablemente el general habría disfrutado el hallazgo de ese contrincante tan parejo a él, era una pena en verdad pero era una pena mayor admitir que si la cosa seguía de ese modo podrían ganarle, empezaba a sentirse cansado, tanta tención estaba afectando su batería y estando a si en cualquier momento podría sufrir una de esas bajas energéticas capaces de apagarlo, el profesor siempre había sido muy claro en cuanto al peligro que supondría si él se apagaba.

-Esto ya comienza a cansarme.

-¿En serio? - la mano libre de Ezara trazo un grácil arco en el aire, Nox no podía sentir el frio pero sus sensores detectaron una baja en la temperatura circundante- yo sigo fresco.

"Alerta, niveles críticos", Nox dio un respingo y Ezara logro rasparle la armadura, retrocedió alarmado, ¿y esa voz en su cabeza?, "Errores en el sistema, preparando protocolo de autodefensa", ¿Qué demonios significaba eso?, "Conectando a batería auxiliar, iniciando protocolo de autodefensa"

De súbito el cuerpo de Nox se electrifico, podía sentir la corriente pasando por y sobre él, no sabiendo de que se trataba pero con su integridad en peligro actuó sin pensar y cargo contra Ezara permitiendo que la hoja de hielo solido atravesara su delgada armadura mientras la suya atravesaba a la vez el cuerpo de su enemigo, la hoja de metal hizo de puente dirigiendo la corriente hacia él y dándole una poderosa y letal descarga.

-¡!

-¡NOOOOOOOO!

Axiuru apareció a tiempo para ver a su hermano caer sin vida, Nox le vio llegar y tomarlo en sus brazos pero todo era muy confuso, la descarga había afectado sus sensores ya penas había tenido la fuerza de sacar su espada y dejarla caer, se saco la espada de Ezara rompiéndola, tenía un trozo de hielo derritiéndose en su costado izquierdo, "Protocolo completo" dijo la voz en su cabeza, "suspensión en cinco minutos" y de pronto escucho claramente otra voz "¡Aléjate del peligro, debes ser reparado!"

-¿Profesor…?- se dio la vuelta en automática, tenía que obedecer la orden, alejarse del peligro- ¿pero por donde…?

-¡Nox, aquí!- ese era Gid, las grandes puertas de la entrada se abrían.

-¡Vamos, general!- Kaina le tomo la mano y lo hizo avanzar, Kaiser iba cubriéndolos, miro hacia atrás y vio a Xiazd al lado de Axiuru apuntándoles con lo que parecía un arma.

-¡Kaina, cuidado!

Se arrojo sobre ella empujándola y con ella a Nox pero recibió de lleno el impacto de un láser que le atravesó de lado a lado reventando sus circuitos, Kaina se detuvo con un grito, Nox también vio lo que había pasado y despertó por un instante, aferro la mano de Kaina y la arrojo hacia la puerta, Oreon la atrapo, "Suspensión el tres minutos", no iba a irse, tenía que recuperar su espada.

-¡¿Qué estás haciendo?- le grito Gid- ¡Vuelve!

-Mi espada…- camino tambaleante hacia Xiazd.

-¡No seas idiota, regresa aquí ahora mismo!- trato de ir por él cuando un grupo de volantes triangulares los rodeo.

-Quédate detrás de mí, Kaina- dijo Oreon disparando sus metrallas, la pobre chica parecía a ver quedado en shock.

-¡Maldición, no!, ¡Nox, ¡NOX!

Nox estaba frente a Xiazd pero parecía no poder ver que este estaba allí sacando su enorme sable, "Treinta segundos para suspensión" recogió su espada, dirigió una mirada triste a Axiuru que estaba llorando abrazada a su hermano muerto, "Diez segundos para suspensión" y cuando se incorporo Xiazd enterró su sable sobre el costado de su armadura, "Suspensión forzada" pudo sentirlo rozando su corazón…

Gid sintió que su propio corazón se detenía, vio como el sable de Xiazd atravesaba la armadura negra sin que Nox hiciera nada por evitarlo, lo vio dejarse caer cual muñeco de trapo y ya así, Xiazd tan solo lo tomo y se lo hecho al hombro llevándoselo, ¿para que lo haría?, estaba muerto…Nox estaba…

-Lo mato… ¡Lo asesino!- agarro a un volante caído ye n cosa de dos segundos ajusto su laser a su brazo disparando a quemarropa sobre el puente- ¡BASTARDOS, LO ASESINARON!

-¡Gid!- Oreon le tomo del brazo, el camino estaba despejado- ¡Tenemos que volver a la V-3!, ¡Vamos!

Con Kaina de una mano y Gid de la otra, Oreon dejo la nave y se alejo lo más que pudo, nadie les siguió, ya tenían lo que deseaban, llegaron hasta la nave y allí soltó a Gid esperando que no tratara de volver peor no lo hizo, una vez adentro de la nave se quito el casco con furia y grito al vacio de la nave antes de caer de rodillas con los ojos empañados en lagrimas, Kaina por su parte estaba tan impactada que ni ver la cara de humano de Gid le hizo reaccionar, por lo visto Orus era el único que podía tomar las decisiones ahora.

-Gid…hay que volver a la tierra…

-…

-Mira yo…lo lamento…en verdad lo siento pero tienes que reponerte ahora, no se manejar esta cosa y hay que volver para advertirle a los demás.

-No va a servir…

-¿De qué hablas?

-¿Crees que la tierra soportara otra guerra?, ¿crees que surgirá otro como él, otro que sepa hacer lo correcto?

-¿Entonces qué?, no podemos quedarnos aquí, hay personas que nos necesitan.

-Él me necesitaba…destruí mi cuerpo, sobreviví una guerra, abandone mi identidad…solo porque él aun me necesitaba…le jure que sería yo quien iba a apagarlo…y falle, en todo me equivoque…

-No…-ambos voltearon a mirar a Kaina- no te equivocaste en todo, estaba bien hecho, Kaiser lo admiraba…me alejo del peligro…T_T

-Ya no hay nada que podamos hacer aquí, Gid, estoy seguro de que Nox hubiera querido volver a la tierra.

-Se nota que no lo conoces- se levanto- él se hubiera quedado, hubiera evitado que salieran de este planeta para empezar.

-No podemos hacer eso, son demasiados.

-Tenemos armas.

-Se razonable, ¿a cuántos crees que podremos vencer antes de que nos maten?, además con Ezara muerto, Axiuru y los suyos se les unirán.

-¿Tenemos algo que de descargas?- pregunto Kaina- vimos que el general mato al alíen así.

-¿Le dio una descarga?- pregunto Gid mirándola de hito en hito.

-Eso fue lo que vi…

-…El protocolo de autodefensa…- una sonrisa ilumino su rostro- se suspendió… ¡No está muerto, se suspendió!-antes de que Orus o Kaina pudieran decirle algo ya estaba en la bodega de carga abriendo las cajas- ¡No se queden allí parados, ayúdenme aquí!

-¿Tengo que repetirlo?, ¡SON DEMACIADOS!

-No importa, no tenemos que ganarles a todos, solo al líder.

-¿Xiazd?

-¡Su nave!, ¿recuerdas que Nox dijo a ver escuchado un dos?

-Y le dijiste que el dos no existía, ¿no era una broma?

-Sí pero luego lo pensé, el código binario es una secuencia de ceros y unos, un sistema de comunicación eléctrica, pero si le añadimos otro numero…algo así como un código trinario, eso podría interpretarse como un sistema de comunicación biológica, no son maquinas ni orgánicos, son ambas cosas y ese zumbido venia de la propia nave.

-Entonces…la nave es su líder, ¿y para que quieren a Nox?

-El diamante en su pecho, es un condensador y reflector masivo, supongo que el de la nave falla y se lo quieren cambiar, ja, como quien trasplanta un corazón.

-A estas alturas ya deben habérselo arrancado.

-No es tan fácil, todo él esta cableado, si quieren evitar romperlo van a tener que mantenerlo donde está y mientras ellos se parten la cabeza buscando una solución- saco un arma con un gran cañón- nosotros planearemos el contra ataque.

Xiazd no trato de arrancarle la batería a Nox pero tampoco tuvo problemas para saber qué hacer con él, coloco su cuerpo en el cilindro brillante que atravesaba la nave y fue esta misma quien se ocupo de abrir la placa de su pecho, cables luminosos se enroscaron en torno al diamante insuflándole energía y despertándole.

-¿Qué…?- no podía moverse y sentía un hormigueo en todo el cuerpo.

-Tu resistencia es inútil- Nox abrió los ojos, ¿Por qué ahora podía entender lo que decía Xiazd?- diste una buena pelea pero contra nosotros no tienes oportunidad.

-Deja que me baje de aquí y veremos.

-Innecesario, comprende que eres solo un ser de raza inferior y nosotros tenemos poder para destruirte con una sola mano…

Al decir esto giro un interruptor frente a él y Nox recibió una poderosa descarga, los cables invadían su cuerpo como raíces metiéndose entre las juntas y bajo su careta, no podía luchar, no podía pensar y pronto ya no pudo sentir nada más, la oscuridad le envolvió.

O-O

Estoy solo…no quiero morir solo…

-… ¿Donde…estoy…?

Lo último que Nox podía recordar era haber sido conectado a la nave de Xiazd, luego un abominable dolor y ahora…ni idea, estaba solo en medio de la nada, con suerte distinguía el suelo del entorno, creía haber escuchado una voz, un llanto infantil, pero ya se había ido.

-¿Hola?- llamo, su voz hizo eco en el vacio- ¡¿Hola?, ¿Gid?, ¿Alguien puede oírme?- silencio absoluto y sin embargo…sin embargo algo había allí, se sentía observado, odiaba sentirse observado- ¡Gid!... ¡Xiazd, maldita escoria!, ¡Sal donde pueda verte!

-Los rumores son ciertos- trono una voz sobresaltándolo, una voz sutil y ligeramente femenina que se oía como si viniera de todos lados- ¿en serio eres Nox?, ¿Fort Nox?, no sería la primera vez que mi Padre me tima.

-¿Quién eres?

-No perderé mí tiempo contigo hasta saber que vale la pena, ¿Quieres oír algo gracioso?, resulta que las maquinas si tienen alma y si eres quien me dijeron esas no son buenas noticias.

-Soy el General Fort Nox, te exijo que te identifiques en el acto- desenvaino su espada- no me hagas buscarte.

Durante un par de minutos no hubo respuesta y el silencio se hizo tan profundo como antes, hasta que de la nada alguien apareció y se tiro sobre Nox casi derribándolo, tanto fue el desconcierto del general que por un momento no alcanzo a reaccionar y apenas si pudo reconocer la voz afeminada…aunque así de cerca parecía más bien una voz de chica queriendo sonar masculina, apenas entendió lo que gritaba a su oído.

-¡Si eres tú, percibí el aura maligna!, ¡Viejo, eres mi ídolo, te adoro! :3/:D

-O_O WTF!

-Pensar que tu casi logras lo que yo he intentado por siglos, ¡La completa destrucción de la raza humana!, déjame tomar una foto para recordar el momento.

Sintió que le tomaban de los hombros y luego un flas de cámara lo cegó, eso basto para que actuase y se quitara al fanático de encima de un empujón, cuando su vista se normalizo se quedo atónito pues el sujeto tenía una apariencia de lo más extraña, era difícil saber si era hombre o mujer, llevaba un traje colorido, joyería y un imposible peinado, sus ojos eran rojos y lo miraban como si fuera una moneda nueva, también tenia alas, un par de alas como de murciélago.

-¿Pero donde están mis modales?- dijo extendiendo una mano con timidez- hola, soy el Diablo, un placer ˄_˄

-o0… ¿Quién?

-El Diablo, ya sabes, Lucifer, Satanás, el mero mero…tu dime Demian x3

-Aja…

-No pareces muy impactado, por lo general la gente no sabe que sucede y se espanta.

-Oh, yo sé lo que sucede, obviamente la estúpida nave de Xiazd me causo un cortocircuito y ahora estoy alucinando, un episodio de esquizofrenia paranoide seguro- Demian soltó una carcajada estridente.

-A ver amigo- de pronto estaba sobre su cabeza- ¿Qué me dirías si te dijera que ambos somos producto de la mente de una jovencita con Síndrome de Asperger?

-0_0U…Diría que esa joven necesita terapia.

-XD, justo eso piensa ella, veras, sucede que estas teniendo una experiencia cercana del segundo tipo…creo…en estos momentos tu cuerpo está sufriendo graves daños y tú has quedado atrapado en lo recóndito de tu mente, un lugar fuera del tiempo y el espacio, estas aquí porque necesitas ayuda urgente- se paró a su lado y empezó a caminar, Nox lo siguió- estas al borde de un precipicio y de las decisiones que tomes ahora dependerá si caes o te salvas; no voy a ser hipócrita, estas realmente frito, tienes un lugar reservado en cada nivel del Infierno salvo la gula pero si pasas la prueba aun podrías evadirme.

-¿De qué clase de prueba hablamos?

-No me permiten dar detalles, ya sabes, es una de esas aventuras donde al final tienes una revelación que cambia tu vida, Epifanía lo llaman, debes encontrar esa revelación y solo cuando lo hagas podrás salir de aquí y volver a la realidad, normalmente le dan estas tareas a los ángeles pero nadie se te quería acercar y cuando supe que se trataba de ti no pude resistirme, ¿Qué te parece?

-Me parece que tengo más imaginación de la que esperaba…

-Sigues sin creerme, hombre de poca fe.

-No se trata de fe sino de lógica, si el diablo existe eso significa que Dios también, ¿esperas que me trague que me permitiera hacer todo lo que hice?, ¿acaso soy el anticristo?

-Tu error, mi amigo, está en que te crees demasiado importante, el único mundo que destruiste fue el tuyo, déjame y te explico; Mi Padre, la mente creadora más grande del universo, en un lapsus de comedia imperdonable creo al ser con la capacidad inventiva más grande del cosmos: el ser humano, los doto con un poder tan incontrolable que no debían enterarse de que lo tenían jamás, resulta que todo lo que imaginan se vuelve real.

-¿Todo?

-Absolutamente todo, si puedes imaginarlo entonces existe, por supuesto, si todo estuviera amontonado en el mismo plano existencial explotaría asique inspiramos a alguien para que creara los universos múltiples y de ese modo todas las cosas que se inventan en el mundo base (que dicho sea de paso es el más aburrido) aparecen en los otros mundos según corresponda, hay uno donde las maquinas y los humanos son amigos, uno donde estas conquistan la tierra y la convierten en un basurero y luego estas tu, quien invadió el planeta y lo hizo un lugar mejor.

-¿Insinúas que solo soy la idea de alguien?

-¿Insinuar? Si te lo dije hace un rato, no tienes que enfadarte, tu vida sigue teniendo un sentido, la mía también, el mundo por el que me peleo es el autentico y la razón de que sepa todo esto es porque solo hay dos cosas únicas en todas las realidades, mi padre y yo.

Se detuvieron al mismo tiempo, nada había cambiado en el entorno a pesar de que Nox había calculado un recorrido largo, aun no estaba dispuesto a tragarse el cuento aquel pero ya que le daban una opción para salir de allí, cierta o no, debía tomarla.

-¿Listo para tu desafío?, dame tu espada.

-¿Qué tengo que hacer?- se la dio, Demian le dio una vuelta y luego la aventó, cayó y se clavo en el suelo a unos metros.

-Ve por ella =/

-o0? ¿Disculpa?, ¿eso es todo?

-Es solo el principio- y se desvaneció en el aire frente a sus ojos.

Sintiéndose un poco estúpido, Nox fue por su espada, dio tres pasos y de pronto la tierra empezó a temblar con violencia, del vacío surgió una enorme montaña con un sendero ascendente y a su alrededor un espeso bosque, ahora su espada estaba a varios miles de metros arriba del suelo, era una complicación extra pero aun parecía una prueba fácil hasta que lo escucho otra vez, un llanto infantil, se dio la vuelta y de entre los arboles alguien salió.

La sorpresa fue equiparable a la que tuvo con Demian, del bosque había salido un niño, un niño pequeño con un uniforme demasiado grande, cabello negro, ojos claros…el mismo niño de sus sueños.

-¿Tú?

-Ayúdame… ¡Ayúdame!- corrió a sus brazos y Nox lo atrapo agachándose, no supo porque pero lo abrazo con mucha fuerza mientras este lloraba- no dejes…no dejes que me atrape.

-¿Atraparte?, ¿Quién esta persiguiéndote?

A manera de respuesta otra cosa salió del bosque, Nox se levanto de un salto con el pequeño en brazos, la nueva cosa era una bestia metalizada salida de la más terrible pesadilla, chirriaba y lanzaba chispas, sus fauces y garras de acero goteaban un aceite rojizo como sangre y sus ojos eran dos lumbreras también rojas, al instante el general supo que estaba ante algo que no podría vencer desarmado y sintió pánico, por primera vez en mucho tiempo sintió pánico no por él si no por el niño, esa era su prueba, debía proteger a ese niño.

El monstruo rugió y salto sobre ellos, Nox lo evadió de un salto ágil y echo a correr montaña arriba sin atreverse a mirar atrás, podía escuchar a la bestia chillando detrás de él, estaba convencido de que era más veloz y le extraño que no los hubiera alcanzado ya cuando el sonido se detuvo y al atreverse a mirar atrás vio que la bestia se había ido, se detuvo.

-¿A dónde se fue?- el niño temblaba- está bien amigo, ya no está, creo que lo perdimos.

-No es verdad…nunca va a dejarme, me quiere muerto.

-¿De qué hablas?- lo puso en el suelo- ¿Por qué te persigue esa cosa?

-No lo sé- se enjuago las lagrimas- no quiere que me quede contigo, me odia.

-No comprendo muy bien que sucede pero supongo que a su momento lo hare, escúchame, debes ser valiente, mi espada está en la cima de la montaña, vamos por ella y me desharé de esa bestia, no dejare que te lastime.

-¿Lo…lo harás?, ¿no vas a abandonarme?

-¿Qué clase de enfermo crees que soy?, nunca dejaría solo a un pequeño- le tomo la mano- andando, estaremos bien- empezaron a caminar cuesta arriba- por cierto, soy Nox, ¿Tú tienes nombre?

-Feeble…

-¿Feeble? Eso es como una palabra para debilidad- el chico agacho la cabeza- no me hagas caso, en realidad no soy muy bueno con los niños, no es que no me gusten, son un mal necesario…eso no es lo que quise decir, perdona, es solo que no termino de comprenderlos, son pequeños, son frágiles, completamente dependientes y todo el mundo los ama, no conozco una sola maquina que no se vuelva loca con un niño…a mi no me sucede, quizás soy algo insensible, pero hace tiempo entendí que cuando algo depende de ti en poco tiempo tu dependes de ello, vincularte te vuelve vulnerable…

-¿Prefieres quedarte solo?

-A veces es mejor, actualmente todo el mundo anda pendiente de mis movimientos pero sé que no interfieren conmigo, es cuando tratan de involucrase en mi vida que no lo soporto, mi creador es un buen ejemplo, su idea de protección era tratarme como una pieza de colección y no sacarme de la caja.

-Tal vez lo hacía porque te amaba.

-Esa hubiera sido una admirable excusa, tal vez me amaba pero no de la manera correcta, hubo una época en la que me obsesionaba relacionarme con la gente, ser parte de algo, ahora no, como unidad me muevo más libremente, las personas no te ponen obstáculos, no te sobreprotegen y lo que es más importante: no te lastiman.

-Qué triste debes estar…

Caminaron en silencio hasta llegar a un punto plano de la montaña, algo como el rellano de una escalera, el sendero estaba bordeado de flores fragantes, algo que desconcertó un poco a Nox considerando que nunca había sentido los olores antes pero eso no fue nada comparado con ver a la derecha del sendero ni más ni menos que a su creador, el profesor Gideón, y a Margaret, estaban tal y como lo recordaba la primera vez que les vio.

Se detuvo en seco y se quedo mirándolos sin saber que pasaría, ambos estaban allí mirándolo también, Margaret lo saludo sonriendo como no lo había hecho en años y el profesor solo hizo una ligera mueca que podía pasar por una de sus sonrisas sarcásticas, estaban a menos de dos metros pero no parecían tener intención de acercarse más.

-Ellos…fueron las primeras personas en mi vida- dijo Nox dirigiéndose al pequeño, sentía que de algún modo era importante que lo supiera- también fueron las primeras a las que trate de amar…siempre le tuve mucho miedo al profesor, sabía que una palabra suya podía destruirme pero también sabía que todo lo que hacía era para mantenerme a salvo, eso me frustraba, cuando por fin pude tomar mis propias decisiones y alejarme de su sombra…no fue lo que esperaba, de alguna manera creía que iba a detenerme, tratar de mantenerme a su lado, pero ni siquiera hizo el intento.

-¿Eso te decepciono?

-Un poco, al final debí darme cuenta de que nos parecíamos demasiado, los dos somos demasiado tercos y orgullosos, quizás me amaba, quizás solo pensaba en mi como un bien valiosos, como sea nunca me lo dijo…en cuanto a Margaret…ella es una buena persona siempre que aceptes ser un segundo lugar en su lista- trato de seguir pero Feeble no se movió.

-Te importa mucho…

-Me importaba, ya no tanto…ella fue linda desde el inicio y yo cometí la torpeza de esperar demasiado, era amable, era atenta, era inteligente pero nunca me dio la oportunidad y yo nunca la tuve, al menos en lo que respecta a ella se que todo fue mi culpa y merezco que me odie.

-Quizás ya te perdonaron, están sonriendo, vamos a preguntarles- Feeble soltó su mano y trato de acercarse a ellos, un destello entre los arboles puso bajo alerta a Nox.

-¡Alto!

Lo retuvo justo antes de que dejara el sendero y la cosa monstruosa que los amenazaba saliera del bosque y atacara a Margaret y al Profesor, Feeble ahogo un grito y se tapo la casa, Nox no aparto la mirada, contemplo como la criatura los despedazaba pero era todo muy irreal, como figuras de papel siendo cortadas, aferro la manita de Feeble y le obligo a caminar, a seguir subiendo.

-T_T Tú los querías… ¿Por qué dejaste que los dañara?

-No es a ellos a quien debo cuidar.

-Pero…

-¿Te diste cuenta?, no nos siguió cuando subimos y no nos sigue ahora, no puede entrar al sendero, mientras no nos desviemos de este camino estaremos a salvo…esto se repetirá, hallaremos más distracciones en el camino, lo importante es mantenernos enfocados.

-No me gusta estar aquí…

-Dile eso al psicópata que nos trajo ¬¬- su siguiente obstáculo apareció a la distancia- D: Tiene que ser una broma.

-¿Quién es?

-Asimo…mi hermano.

Se detuvieron, cubriendo su camino estaba lo que parecía una estatua gigante de Asimo, mirándolos imponente, con un pincel en la mano, una paleta de pintura en la otra y esa actitud de amo del cosmos que tanto odiaba Nox, se preguntaba si solo sería lo que parecía cuando noto a Demian, sentado en la corona.

-¿Cómo va la cosa, Nox?

-Tus ilusiones no van a detenerme.

-Supongo que no, no lo he intentado, pero este amigo de aquí puede hacer mucho daño-se esfumo dejando en el aire una suave risa.

La estatua de Asimo cobro vida y trato de golpearles con el pincel de roca, Nox empujo a Feeble hacia atrás y le evadió, la punta del pincel se hizo añicos contra el suelo, entonces el gigante abanico la paleta a ras del suelo, Nox rodo para evitarla pero al mirar vio el pie de piedra ir hacia él y apenas pudo detenerlo y sostenerlo a centímetros de él, estaba atrapado y a punto de ser aplastado, cuando las coas parecían no poder ponerse peor lo escucho de nuevo, el espeluznante chirrido metalizado.

-¡Feeble!- busco con la mirada, el golpe de viento había lanzado al niño fuera del camino y la bestia se le acercaba- ¡Feeble, vuelve al sendero!, ¡Feeble!- el chico estaba paralizado y no le escuchaba, por su lado, la estatua de Asimo se había inclinado sobre él, como si quisiera ver su sufrimiento de cerca- Maldición…tu no vas a aplastarme, te destruí una vez, ¡Lo hare de nuevo!

Puso toda su fuerza en levantar el pie que le aprisionaba y cuando se sintió libre le dio un puñetazo en la cara a la estatua, sorprendentemente esta se partió en mil pedazos cual si fuera de vidrio, Nox salto lejos de ella, agarro a Feeble de la chaqueta y lo tiro al sendero, la bestia rasguño su espalda pero el mismo ataque empujo a Nox al camino asique retrocedió y volvió a esconderse en los arboles, Nox cayó de rodillas y se llevo una mano a la espalda, tenía un surco profundo, nunca había sentido un dolor semejante.

-¿Estás bien?

-_ ¡¿Qué pasa contigo?

-X(

-¡Te dije que volvieras al camino!, ¡Pudo haberte matado!

-Lo…lo siento…me asuste…

-Ese es justo el problema, no puedes congelarte cada vez que las cosas se ponen mal, esto será cada vez más difícil, debes dejar de ser un cobarde o de lo contrario no sobrevivirás…ninguno de los dos.

Se puso de pie y tomo un trozo de roca afilada de la estatua, podría necesitarlo, la espalda le escocía, miro hacia arriba tratando de calcular cuánto faltaba, si estaba en lo cierto solo quedaba un rellano, lo que significaba solo una prueba, había que estar preparado para lo que fuera; Tomo la mano de Feeble y reemprendió la marcha, el pequeño iba cabizbajo y silencioso, casi le hacía sentir culpable pero si quería salir de allí tenía que seguir adelante, ya no importaba si estaba alucinando o enserio tenía una experiencia paranormal, lo importante era llegar a la cima.

Conforme fueron ascendiendo las cosas se pusieron algo extrañas, como imágenes de película los recuerdos de Nox desfilaban a los lados, cada momento felizmente fugaz, cada oportunidad de bondad usada y luego desechada en su camino al poder, Margaret, Asimo, Magda, Cnosos, las vidas y sueños destruidos solo para cumplir una meta pero… ¿una meta de quien? Se encontró pensando, ¿Todo lo hecho con su vida era su deseo o tan solo el resultado de una programación mal dictada?, después de todo, dentro de sí llevaba las memorias de líderes y dictadores, estaba condicionado para la guerra y la victoria…entonces… ¿Qué parte de sus decisiones eran realmente suyas…?

-¿Quién se supone que soy…?

-¿Aun no lo adivinas?

Al llegar al último rellano el camino terminaba de súbito y allí estaba esa cosa, la maquina monstruosa acababa de hablarle con su chirrido, Nox miro el punto donde sendero y pasto se unían y se dio cuenta de que no podía pasar de allí, pero su espada estaba justo detrás, apenas unas metros arriba, quizás pudiera enfrentarla aunque solo estuviera armado con un trozo de piedra, trato de poner a Feeble tras de sí pero el niño jalo su mano.

-¿Qué haces?

-Ya no quiero subir, olvídalo, vamos a bajar.

-¿De qué hablas?, falta solo un poco, quédate aquí y me ocupare de esa cosa.

-¡No!, ¡Tenemos que volver, aun podemos!

-¡Puedo con esto, déjame!- el chico no soltaba su mano- ¡Feeble, suéltame ahora!, ¡Tenemos que llegar a la cima!

-¡¿Para qué?, eso ha sido toda tu vida, siempre subiendo sin ver todo lo que dejas atrás, todo lo que has perdido.

-Lo único que quiero es que seamos libres.

-¡Pero eso no existe!- trato de jalarlo- la vida son cadenas, estas atado a todo lo que conoces, tu amor, tu odio, si no te atas a nada entonces te mueres, por favor, volvamos abajo, aun podemos estar juntos, yo seré tu amigo.

-¿Mi amigo?- Nox no lograba comprenderlo pero algo le decía que ese era el momento clave en su prueba- ¿pero quién eres?

-¿Aun no lo adivinas?- repitió la maquina mortal.

-Asique ahora hablas, muy bien, pues responde, ¡¿Cuál es tu maldito problema?- dado que Feeble no le soltaba lo levanto en brazos aunque tuvo que soltar la vara de piedra- ¿Qué eres?

-"¿Quién soy?, ¿Quién eres?, ¿Que eres?"- recito la maquina y luego rio con estridencia- ¡¿Quiénes somos?, somos tu, somos nosotros y nada hay en este mundo que no te pertenezca…

-Con una excepción…- dijo Demian apareciendo a su lado- ¿es que aun no lo adivinas?

Se hizo el silencio, Nox estrecho fuerte a Feeble sobre su pecho sintiendo que algo dentro de sí se quebraba, ya lo entendía, todo en ese sueño le pertenecía, sus recuerdos, sus temores, sus demonios y ese pequeño…ese pequeño frágil que lloraba, que derramaba todas las lagrimas que él no había podido, que añoraba todo lo que había dejado atrás, cada oportunidad…

-Ya lo entendiste- dijo Demian como si leyera la mente- lo que llevas en los brazos es tu misma esencia, esa humanidad que nació de tu inteligencia, lo que serias si no te hubieran obligado a nacer sabiéndolo todo, él es lo que tú eres.

-Y yo…-susurro la maquina acercándose al límite invisible del sendero- soy lo que puedes ser…quien necesita amigos cuando tienes poder, quien necesita ser humano cuando puedes ser un todo y sin esas…ridículas emociones…el pasado no tiene arreglo, el futuro puede pertenecerte…a ti…a nosotros…

-Aun puedes volver, Nox, aquí es donde todo se decide.

-… ¿Esto es lo que soy?...- dijo Nox, todos lo miraron con atención- ¿Un niñito asustado en un uniforme de autoridad?

Cuando levanto la mirada en sus ojos blancos brillaba la decisión, sujeto a Feeble ya no abrazándolo si no reteniéndolo y corrió hacia la criatura, la maquina rugió victoriosa y corrió a su encuentro atravesando la barrera, en el momento en que se encontraron la maquina se introdujo como una sombra en su cuerpo, ahora estaba en él, ahora era él y siguió corriendo hasta el borde donde la montaña acababa en un abrupto precipicio.

-¿Nox…?- musito Feeble mirándolo, sus ojos rojos le hicieron temblar, de pronto le agarraron del brazo y lo dejaron colgando sobre el precipicio.

-Tú me vuelves débil- le escucho decir, en su voz no había atisbo de emoción alguna.

-D: ¡No, no lo hagas!, ¡Por favor, me necesitas!

Completamente insensible a las suplicas, Nox lo soltó al vacio, el chico cayó de espaldas en lo que parecía un pantano pegajoso pero al mirarse se encontró en un pozo de horrores, bañado en sangre y rodeado de capsulas de vidrio rota, del fondo unas manitas huesudas lo atraparon y empezaron a hundirlo, niños, niños muertos arrastrándolo a su muerte, Feeble empezó a gritar víctima de un pánico ciego, a suplicar por ayuda, por piedad, pero estaba perdido, desde la cima Nox solo lo miraba como quien mira a un insecto y fue esa mirada fría lo último que el pequeño vio antes de hundirse y morir en aquel lodazal de sangre.

-Complete tu prueba- dijo Nox sacando su espada del suelo y tan tranquilo como si nada hubiese pasado- ahora regrésame a la realidad, tengo asuntos pendientes.

-Es una pena…en verdad tenía fe en ti :(

Demian se evaporo, luego todo el universo hizo igual.

O-O

Demian había dicho que el tiempo no corría afuera pero en realidad si lo hacía, solo que muchas horas dentro del subconsciente de Nox pasaban como minutos afuera y mientras este comenzaba su ascenso a la montaña, Gid, Oreon y Kaina, se preparaban para la última batalla.

Mientras, en la nave enemiga, Axiuru había colocado tendido el cuerpo de su hermano y juntado sus manos, miraba ausente como la plataforma a la que habían pegado a Nox se elevaba cuando Xiazd le arrojo lo que quedaba de Kaiser sobresaltándola.

-Debes tener hambre- dijo con malignidad, Axu noto que llevaba la espada de Nox al cinto- cuando termines saca a tu gente, ya no nos son útiles.

-¿Puedo quedarme con eso?- pregunto señalando la espada.

-¿Este mondadientes?, pensábamos que era un bonito adorno- se la dio- suponemos que lo mereces.

-Ustedes… ¿Irán a la Tierra?

-Nos interesa un mundo con sus recursos- miro a la plataforma, el cilindro había dejado de ascender dejando a Nox muy arriba- es tiempo de irnos.

Xiazd se marcho y Axiuru se quedo mirando a Kaiser, no iba a comérselo pero tuvo el deseo de tocarlo asique extendió un brazo y poso la mano sobre su cabeza, al hacerlo todo su cuerpo de ilumino con un resplandor dorado.

Ella podía ver el futuro y tuvo una visión fatídica, Marte era destruida, la Tierra arrasada y la gran nave de Xiazd cual titán invencible era motivada por una fuerza maligna aun mayor: Fort Nox.

-Santo Dios…no puede ser…

Kaina se había quedado vigilando la nave alienígena mientras Gid y Oreon preparaban el equipo, miro el vacio a su lado sintiéndose desolada, apenas podía creer que su hermano se hubiese ido, que se había quedado sola, y ahora tenía que enfrentarse a semejante situación, ¿Qué habría hecho Kaiser?... protegerlos a todos, claro, por eso lo habían matado, porque había tenido que saltar sobre ella para salvarla, ahora era su turno de ser valiente y proteger a sus amigos; volvió a concentrarse en la nave, las puertas se habían abierto y vio salir a muchos seres parecidos a Axu, se alejaban de allí.

-¡Oigan, tienen que ver esto!

-¿Qué sucede?- pregunto Oreon acercándose- se van, ¡Oye Gid!, parece que Axu no peleara con ellos, se están alejando hacia el este.

-Eso sería una ventaja pero no nos confiemos…esto ya esta- en la nave llevaban un pequeño vehículo de exploración para dos ahora más reducido porque Gid le había montado casi todas las armas- a la velocidad de esto puedes seguirnos bien con tus patines.

-¿Exactamente cuál es tu plan?

-Entrar a esa nave y darles con todo.

-Practico, simple… me gusta =/

-Nos vamos a matar- resoplo Kaina- ¿no hay un plan B?

-El Jubilee era el plan A, este es el B, concéntrense en lo siguiente: estas cosas tienen una inteligencia de colmena pero como su reina está descompuesta la sincronía se concentra en Xiazd, asique lo primero que hay que hacer es sacar a Nox de allí y evitar que esa cosa se eleve del suelo.

-Luego nos ocupamos de Xiazd, si él cae el resto lo hará.

-Ya me entendieron, ¿y qué hacemos aquí charlando?- se subió al vehículo- Tu conmigo, Kaina, maneja la ametralladora.

-¡Si, señor!

-Si salimos con vida de esto juro que me quito el casco, le digo a Nox quien soy y le ordeno que se retire de una vez, ya no tengo edad para esto.

-Hay esta el Gid que conozco, vamos a derribar algunos alíens.

Xiazd termino de calibrar los sistemas de la nave, estaba por dar la orden de despegue cuando uno de sus volantes triangulares se le acerco informando que había problemas, los humanos se acercaban en plan de ataque, criaturas obstinadas, no era como si tuvieran un oportunidad pero ya estaban hartos de ellos y era mejor aplastarlos de una buena vez para que no volvieran a importunar.

Programo un despegue primario con un conteo y salió personalmente a ver que sucedía, una humareda de polvo rojo se acercaba hacia ellos, dio la orden y un batallón de volantes se dispuso a interceptarlos, la ultima batalla estaba por comenzar.

-¡Creo que ya saben de nosotros!- dijo Kaina.

-Hay que darles la bienvenida estilo La Tierra.

Dicho y hecho, Kaina tomo la metralla en el vehículo y empezó a disparar casi a quema ropa, Oreon iba más atrás haciendo lo propio y pronto estuvieron avanzando ferozmente por un autentico campo de batalla, Gid acelero al máximo, acababa de ver un par de luces rojas enormes en el horizonte, dos faros se habían encendido cual ojos en la nave enemiga y de pronto la tierra temblaba, la nave se levantaba del suelo.

-¡Maldición, se nos adelantaron!

-¿Es tarde?

-No hasta que muera, ¡Orus, adelántate! tienes que sacar a Nox de allí, pase lo que pase no retrocedas.

-¿Cómo que pase lo que pase?, ¿Qué va a…Gid, cuidado!

Xiazd salió de la nada y arremetió contra el vehículo de exploración con la fuerza de una locomotora volcándolo, Gid y Kaina salieron despedidos de este, Orus contuvo un grito y trato de volver por ellos cuando el gigante le agarro y sin contemplación alguna lo revoleo en dirección a la nave, antes de darse cuenta Orus volaba y caía a velocidad suicida, iba a estrellarse contra el suelo de Marte y apenas alcanzo a cerrar los ojos cuando sintió un tirón que casi le luxa el brazo, de nuevo estaba ascendiendo.

-Tienes talento para meterte en líos, ¿verdad?

-OO!, ¡¿Axu?, ¿Qué estás haciendo?

-Lo único que se me ocurre: lo correcto, ¿Cuál es el plan?

-Espera- busco su comunicador- ¡Gid!, por favor, dime que sigues allí.

-"¡Apenas!, estaré bien, ve por Nox… ¡Cielos, date prisa!"

-¿Qué está pasando?

-Creo que está peleando con Xiazd.

-¿Está loco?, volvamos a ayudarle.

-¡No!- Axu le miro- si rescatamos a Nox no saldrán de Marte.

-Y eso evitaría lo demás…entiendo, se donde lo tienen.

La nave se había puesto de pie, literalmente hablando, tenía cuatro grandes patas metálicas sosteniendo su peso, parecía un gigantesco Spider SDK pero con dos ojos y una boca grande, desde el momento de entrar se vieron rodeados de volantes disparándoles por todos lados y como Axiuru tenía las manos ocupadas sosteniendo a Orus, este tenia que derribar a cuantos pudiera con la metralla libre.

Atravesaron velozmente el puente y subieron en espiral el tubo luminiscente, cuando llegaron a donde Nox Axu dio un brusco viraje y quien sabe como ella y Orus acabaron abrazados.

-0/0 Oye…

-Esto nunca paso, ¿entiendes?

-Ok nnU…- le tomo del cuello de manera que ahora tuvieran tres brazos libres para mantener a los volantes a raya-Gid, encontramos a Nox, está pegado a esta cosa, el tubo en medio de la nave.

-"¡Aaah!... ¡Define: pegado!

-¡Cableado!, por todas partes, quizás pueda arrancarlo.

-"¡Ni se te ocurra!, podrías ocasionarle un cortocircuito."

-¿Entonces qué quieres que haga?

-"Empieza por…AAAaah!..."

-¿Gid?... ¡Gid!

-¿Qué paso?, ¿está bien?

-No lo sé, perdí la comunicación…tenemos que llevarnos a Nox de aquí.

-¿Y cómo haríamos eso?- disparo rayos al azar, los volantes aumentaban de numero- apenas puedo contigo.

-Necesitamos un vehículo.

-Necesitamos un milagro.

-¡Oigan, chicos!

-¡Oh ambas cosas!, :D ¡Kaina!

La pequeña maquina llego hasta ellos montada ni más ni menos que en la moto alienígena de Orus, audazmente el vehículo ataco a los volantes librándose de la mayoría de ellos y se detuvo con presteza, Orus salto a ella.

-¡No puedo creer que estés a salvo!

-Gracias, no imaginaba que…- Orus abrazaba la moto- ah, era a ella…

-¿De dónde salió esta cosa?- pregunto Axu desconcertada.

-Me encontró en medio de la batalla, me trajo sola hasta aquí, creo que sabía que necesitábamos ayuda.

-Les dije, en verdad es única- se acerco un poco a Nox- lo siento por Gid pero no podemos quedarnos aquí…solo espero que este bien.

No estaba bien pero al menos seguía con vida, la salvada estaba en que solo lidiaba con los volantes y aunque Xiazd estaba bastante cerca no parecía considerarlo lo bastante importante para ocuparse personalmente de él, pero entonces algo sucedió que hizo a todos los alíens voltear, la nave se estaba ladeando, los faros se habían apagados y se desplomaba de vuelta al cráter, Xiazd vio como su líder caía y comprendió todo, apretó los puños y miro directamente al mecánica, seria él quien pagaría primero.

Adentro de la nave el desplome se sintió como un terremoto, Axu había derretido los cables y habían conseguido separar a Nox del tubo, Orus reviso su batería, estaba llena pero el general seguía inconsciente y una hueste numerosa de maquinas alienígenas iba tras ellos, había que huir, montaron a Nox en la moto, Kaina se aseguro de mantenerlo sostenido y salieron a toda pastilla, mientras Orus y la motocicleta derribaban enemigos, Axiuru dirigió sus palmas a los lados de la nave y disparo sus rayos estelares, todo el lugar empezó a volar tras ellos, apenas lograron salir antes de ser alcanzados por la explosión.

-¿Eso era necesario?- pregunto Orus deteniendo la moto.

-No pero en serio lo disfrute.

-Hay que volver con Gid, si Xiazd lo atrapo…- estaba mirando a Nox cuando este abrió los ojos sobresaltándole.

-¿En qué plano de la realidad estoy?

-En Marte- respondió Kaina, los otros se le habían quedado viendo sin entender.

-Perfecto- se levanto- ahora solo díganme donde esta Xiazd y me pongo en ello- Kaina le señalo una probable dirección- gracias, tengo que decirle un par de cosas- se puso en marcha con la espada en ristre y cada que un volante o maquina alienígena se le acercaba la derribaba sin más.

-¿No te parece que esta…?

-Espeluznantemente tranquilo, oh sí.

-¿Esa cosa habrá afectado su cerebro?

-Quien quita, con que siga de nuestro lado.

-No creo que él sepa lo que es estar de algún lado…

-¡Oigan!, ¿Pensaban quedarse allí?

Los tres intercambiaron miradas interrogantes, entonces escucharon un ruido raro, de la caída nave salía un crescendo inquietante y como a ninguno le apetecía saber que era se fueron detrás del tranquilo general, aun había un compañero al que salvar.

Gid recibió un golpe brutal y se estrello de espaldas con una roca, allí se quedo, demasiado adolorido y débil para ponerse en pie, vio a Xiazd sacar su enorme espada y cerró los ojos diciéndose que ese era el fin pero entonces escucho una descarga de ametralladora, abrió los ojos y vio a Oreon, a Kaina, a Axiuru y a…

-Nox…

-¡Oye tu!- grito Orus- ¡Metete con uno de tu tamaño!

-Dile algo realista.

-¿Qué tal esto?- dijo Nox adelantándose, algo en él se veía distinto, levanto su espada y señalo a Xiazd- Round Dos Xiazd, esta vez va en serio.

Oreon rodeo la escena para levantar a Gid del suelo, el mecánico sentía que ya no podía más, en parte por los golpes, en parte por el increíble alivio, estaba bien, Nox estaba bien, Oreon le coloco de manera que se sostuviera con una mano en sus hombros y lo aparto del lugar, en el campo de batalla Xiazd y Nox cruzaban espadas, el alíen era increíblemente fuerte y duro peor Nox era mucho más ágil y de alguna asombrosa manera conservaba una fría calma, fue entonces cuando Gid noto algo que le despabilo, ambos, su máquina y el alíen, estaban haciendo los mismos sonidos trinarios y no podía entender nada de lo que decían, ¿Por qué de pronto Nox hablaba el lenguaje de los alienígenas?

-Tu nave a caído, tus fuerzas también, se razonable y desiste ahora que puedes…

-Tonto, no sabes nada…

-Me temo que te equivocas, conectarme a tu nave me permitió ver lo que necesitaba, se como son, se cómo piensan y ahora también se como vencerte.

El alíen lanzo un feroz mandoble, entonces Nox saco a lucir su habilidad, salto ágilmente posándose en la grane espada, corrió, salto de nuevo y cayó en picada enterrando su arma varios centímetros en la cara de Xiazd, este se derrumbo, víctima de su propio peso, su espada cayo un par de metros al lado, parecía vencido, Nox le puso una bota encima empuño su propia espada sujetándola quieta un instante antes de sacarla de la cara del alíen, se la puso al cinto como si ya no la necesitara, de pronto un escándalo de hélices se escucho y más de cincuenta volantes alienígenas les rodearon apuntándoles con sus laser.

-¡Demonios!, nos tienen rodeados.

-Nada hay que no se pueda solucionar.

-Mira Nox, no sé qué te tiene tan tranquilo pero si tienes un plan, ¡Úsalo ahora!

-jejeje-Xiazd rio con un crujido distorsionado y solo Nox le entendió- pelearon bien pero es el fin, nunca podrán contra nosotros, ríndanse o morirán aquí…

-Innecesario-dijo Nox con suavidad levantando una de sus muñecas y señalándola con el índice de la otra mano- comprende que eres solo un ser de raza inferior y yo tengo poder para destruirte con un solo dedo…

Le dio un golpecito ligero a la muñeca y Xiazd tuvo un súbito cortocircuito, su cuerpo entero reventa desde adentro, Gid levanto la mirada de golpe al escuchar el sonido, ese estrepito de maquinaria rota, el mismo espantoso sonido que le había escuchado a Asimo hacia tantos años, Xiazd cayo y ya no se movió más, al mismo tiempo todos sus volantes se desplomaron, era el fin, los alíens habían caído.

-¿Cómo diablos hizo eso?- pregunto Oreon atónito.

-No lo sé…-musito Gid a media voz-… ¿Nox…estas bien…?

-Mejor que nunca- dijo con calma- regresen a la nave y prepárenla para irnos, ya no hay nada que hacer en este planeta…si no les importa quisiera quedarme aquí un momento.

Oreon dirigió una mirada interrogante a Gid pero este había vuelto a bajar la cabeza exhausto, lo acomodo mejor y se lo llevo de vuelta a la nave con Kaina siguiéndolos, Nox se inclino sobre Xiazd y extendió la mano esperando que saliera la nano araña, esta lo hizo pero en vez de entrar a su estuche se subió a la punta del índice y se quedo allí parada y como expectante.

-Ya termino, vuelve adentro- golpeo la muñeca pero la arañita seguía mirándolo- ¿Qué es lo que…?, ah, ya veo, no quieres volver, interesante…no, no sabía que podías hablar, ¿Qué propones?...buena idea, pero tengo una mucho mejor, ve allí y espera, un día podrás hacerlo-la araña se fue en dirección a la nave, Nox se puso en pie y descubrió a Axiuru mirándola, aparentemente no se había movido de allí.

-Ya sé lo que hiciste y sé lo que harás.

-¿Harás algo al respecto?, de lo contrario no viene al caso mencionarlo.

-Mi consuelo es que no puede ya ser peor =/ tus días como villano están contados, ese chico te vencerá.

-Gracias por la advertencia, me encargare.

La tribu de Axu volvió atraída por el humo que se alzaba de la nave y vitorearon a su matriarca al verla destruida junto a sus enemigos, Ezara había sido vengado, la paz regresaba para ellos.

-Por desgracia ya no podemos quedarnos, sin mi hermano nuestra atmosfera se desvanecerá y sin agua no sobreviviremos, habrá que emigrar otra vez.

-En verdad lo lamento- dijo Gid- si pudiera hacer algo…

-Estaremos bien, no hay prisa- señalo las ruinas tras ella- con esto tenemos víveres para dos años.

-X)

-Gid… ¿lo sabes verdad?

-¿Qué cosa?

-…Estas muriendo…

-Oh, eso…bueno, era cuestión de tiempo.

-Te arriesgaste mucho hoy, espero sepas lo que estás haciendo- miro de soslayo a Nox quien solo miraba el paisaje- no siempre podrás salvarlo.

-No, un día lo matare…Axu…dime algo…

-¿Si?

-… ¿Volverá?, se que no lo conociste al inicio pero él era…era bueno…y si tan solo lo hubiera tratado mejor…sin toda esa presión…quiero decir, tu vez el futuro… algún día tendré otra oportunidad.

-No te angusties, Gid- le beso la frente- vas a hacerlo bien.

-Gracias… ¡Oye!, ¿A dónde vas con eso?- Oreon estaba metiendo la moto a la nave, a diferencia de las otras maquinas esta no se había apagado.

-Se los dije, me la voy a quedar, ni modo que la deje aquí para que se la coman.

-Considerando que parece estar a medio camino entre un transporte y una mascota, lo que sea que haga tu lo limpias.

-Comprendido, vamos Git-Git, te encantara la tierra-Axu y Gid se miraron y rieron, ¿Git-Git?

Al final llego la hora de partir, todos subieron a la nave menos una persona.

-Quisiera quedarme- dijo Kaina.

-¿Estás segura?- le pregunto Gid- eres una maquina, tus posibilidades de supervivencia son pocas.

-Mi hermano esta aquí, no podría dejarlo además…lo que tenía que hacer en el mundo ya lo hice, me siento más fuerte que nunca.

-Muy bien- busco en su maleta y le dio algo- llévate esta celda solar, te ayudara.

-Vamos a echarte de menos- le dijo Oreon- tu hermano estaría muy orgulloso de ti.

-Lo sé :,)

Abordaron y se prepararon a partir, desde su ventana Orus pudo ver a Kaina y Axu tomadas de la mano y despidiéndose, les devolvió el gesto, quizás nunca volviera a verlas pero nunca les olvidaría, aquella había sido la más grande aventura de toda su vida.

-Cuando volvamos a la Tierra hay que ir directo al taller para que te revise- escucho decir a Gid.

-Eso no será necesario- respondió Nox.

-No empieces, te voy a reparar.

-No, gracias, me encuentro en perfectas condiciones.

-Te pegaron al núcleo de una nave alienígena, uno esperaría que al menos estuvieras en shock, o algo así.

-Es evidente que no me dejaras en paz, muy bien, dejare que me revises pero créeme…jamás me sentí mejor.

Marte se alejaba rápidamente y Orus no dejo de observarlo hasta que desapareció, les esperaba un largo viaje de vuelta a la Tierra pero por ahora podía relajarse y claro, ir pensando en cómo evadirse del PDC cuando saliera de la nave.

-0-