Disclamer: Debo decir que la canción "Bad Romance" NO me pertenece, es totalmente de Lady Gaga. Yo solo la tome prestada para destrozarla un poquito.

Una historia viejita, dedicada a mi muy querida Mariana Landeros. (Gran Chica, muy insipiradora ella)


Bad Romance

Mariana es el tipo de chica que a todas las mujeres les gustaría odiar, para empezar era muy bonita, tenia el cabello largo y negro, no era muy alta y tenia una sonrisa que hacia que todo aquel que la viera la quisiera proteger eternamente.

Miguel era por otro lado el tipo de chico que suele pasar desapercibido, inteligente, coqueto y tenaz se quejaba de no haber encontrado a la chica que le siguiera el paso. Hasta esa noche.

Oh-oh-oh-oh-oooh!

Oh-oh-oooh-oh-oh!

Caught in a bad romance.

Nunca había creído en el amor a primera vista, pero ahí estaba ella, bailaba en medio de sus amigas y las luces le daban a su largo cabello negro un toque de destellos plateados. Se intento acercar y fue cuando ella solto una carcajada, para Miguel la risa de la chica lleno el lugar, pero antes de que pudiera hacer algo… ella ya se había ido.

Y en su mente solo quedo el deseo de saber su nombre.

Cuando Mariana se deslizaba por la pista de baile, como en un sueño bailaba y reia, y entonces lo vio… un chico como salido de un sueño se acercaba a ella, su única respuesta fue soltar una risa nerviosa. Pero entonces su amiga la jalo del brazo y ambas salieron del lugar, lo único que escucho Mariana fue:

I want your loving

And I want your revenge

You and me could write a bad romance

¿Quién lo diría? A la medianoche unos nuevos enamorados soltaron un suspiro antes de dormir.

El nuevo dia empezó y con el las nuevas promesas y la ida a la escuela, Alan no cesaba de pensar en la misteriosa chica, cuando la vio de nuevo: atorada en los rehiletes de la preparatoria pero antes de que pudiera ayudarla se cruzo la fastidiosa de su ex novia y cuando se pudo librar de ella la chica ya no estaba.

Desde ahí se inicio una serie de coincidencias entre ambos, pero sin que llegaran a encontrarse jamás, fue como si el destino decidiera jugar con ellos para ver cuando tiempo soportaban.

En una ocasión el estaba tocando la guitarra y no la vio pasar, en otra ella platicaba con sus amigas y no lo notó, otra vez el andaba con prisa y no se fijo que estaba sola…

Y el pensaba en ella con demasiada frecuencia….Incluso escuchaba esa canción que ahora se había vuelto parte de su vida:

I want your horror

I want your design

Cause youre a criminal

As long as your mine

I want your love

Love-love-love

I want your love

El nunca había tolerado mucho esa canción, pero ahora agradecía que existiera.

Pasaron los días, que dieron el paso a las semanas, hasta que llego diciembre… el estado perfecto en el que se encontraba su corazón.

Con ese mes también llegaban las campañas de beneficencia, y no había día en que alguien tocara a la puerta pidiendo ayuda para no sé qué….

Pero hoy era diferente.

Se levanto cuando escucho unos golpecitos en la puerta…

Y ahí estaba ella.

Mariana…Con el pelo negro alborotado, la cara manchada de tierra y un botecito de la cruz roja en la mano.

Perfecta.

Mariana estaba fastidiada, un fuerte viento la había despeinado, pero se prometió que esa sería la última casa a la que tocaría.

Y ahí estaba él.

Miguel.

En pijama de ositos y con una camiseta agujereada.

Perfecto.

Él le sonrió y en algún lugar de la casa sonó una canción.

Want your bad romance