Hace mucho tuve un sueño con Macaulay Culkin, quien en aquel entonces creía que era el amor de mi vida (¿Qué?, ¿nunca viste "Mi Primer Beso"?). En él éramos una feliz pareja hasta que todo terminó trágicamente cuando lo vi besándose con una niña al menos diez veces más bonita que yo (¡MUERE, Anna Chlumsky!).

Sentí una tristeza que a mis doce años no había vivido, a pesar de ser un sueño. Ahí estaba él besándose con alguien más en mis narices y ni siquiera se acordaba de mí, ¡de su novia! En ese mismo instante tuve una de esas reacciones que se ven en las películas tan ad hoc a la situación, es decir, empecé a llorar desconsoladamente y corrí en dirección contraria hacia un campo lleno de margaritas donde se veía una hermosa puesta de sol; entonces, siguiendo la misma línea de acciones pertinentes al romper el corazón de una amada, él se dio cuenta de su error inmediatamente y corrió tras de mí a explicármelo todo.

Como me lo temía, no había sido un error. Ella no lo había obligado y lo que es peor, adivinaste, estaban enamorados (¡auch!). Aún así dijo que me tenía todo el afecto del mundo y lo único que realmente lamentaba era verme llorar, o siendo más precisos: "Lis, por favor entiende que yo no busqué nada de esto, pero yo la quiero…" entonces llegaba ella y lo tomaba de la mano, cabizbaja, también pidiendo perdón por la horrible situación en la que estábamos y en la que realmente era inútil buscar culpables. Yo entendí y le dije con un nudo en la garganta: "está bien, ve con ella", di media vuelta y seguí corriendo hacia el atardecer. Con todo y lo que les perdoné, recuerdo haberme sentido horrible al despertar y toda esa mañana.

Ya sé que se oye muy deprimente, pero dada mi experiencia personal, el anterior parece ser el mejor de los casos. El asunto es que este tipo de cosas sucede todo el tiempo y no sería tan horrible si tan solo fueran honestos como Macaulay, me dejaran tener mi momento telenovelezco y llorar desconsoladamente, corriendo hacia el atardecer para después seguir con mi vida.

Pero no siempre tengo tanta suerte (nota mental: cambia "no siempre" por "NUNCA"). A veces todo lo que te dan para deducir que no está funcionando y que están pensando en alguien más son pequeñas señales, pequeños gestos que no cuentan para nadie, mas que para tu lado neurótico. "¿Por qué se tarda tanto en contestar?", "no sabía que él y mi amiga tuvieran TANTO en común", "¿qué quiso decir con esa canción en su muro/Tweet/estado?", etc., ¿te suena? Tal vez no significa nada. Puede ser. Pero ultimadamente si estuvieras COMPLETAMENTE segura de lo que él siente por ti, ¿te harías este tipo de preguntas constantemente?

A veces todo lo que te dan es un "estoy cansado", en vez de "esto fue lo que no me pareció". Un "no sé" en vez de la razón que sabes que no te quieren dar. Y después de todas las frustraciones, ya que te decidiste a terminar la relación por él, todo lo que esperas es un "hola" por teléfono, por mensaje o ya de plano por chat para contestarle "¿Qué CHINGADOS quieres?" Pero ni eso.