DULCE FLOR

Por Helena Ertselv

Buenos días mi bella flor, que hermosa eres

Desearte los buenos días y verte es la alegría de mi despertar

Cada día que creces iluminas mi vida

Con solo pensar en ti no sabes lo feliz que soy

Las cosas que siento te las he dicho al atardecer

Cuando estaba todo oscuro previo al regresar de mi sol

Mi dulce y bella flor, desearía siempre estuvieras conmigo

Pero comenzaras a marchitarme pronto y nada podré hacer

Dios sabrá lo que ocurra y en sus manos te pongo

El aroma de tu piel desaparece lentamente

El sonido de tu voz el viento del olvido se lleva

El brío de tus hojas lentamente desaparece

Sabes que no quiero perderte

Lentamente, poco a poco tus pétalos perderán el color

Uno a uno caerán sin que yo te los pueda regresar

Sabes que me gustaría tanto verte crecer

Puedo ver el hermoso arbusto que llegarías a ser

En mi mente veo tu frondoso crecer

Los nuevos brotes, tus botones tan lindos florecer

El dulce aroma que me recibiría junto con el brillante amanecer

Eres la expresión de mi corazón

Tienes miedo de morir mi amada, eso lo puedo sentir

Tus hojas tan hermosas dejare de ver

Pronto ya no podré verte crecer

La luz que posees regresara al creador

No temas pues cada que tus pétalos caigan estarás mas cerca de dios

Hermosa quiero recordarte, siempre vivirás en mi corazón

La luz que ahora posees debes regresar a quien te la dio

Por el creciste tan linda y hermosa, por eso debes entender

El te ha llamado y a él debes volver

No te olvidare pues estarás en mi alma y corazón

Expresión de la luz de mi alma, eso eres mi bella flor.