« Mayday, mayday.
Para mi querida R. porque, coñe, que tus pj's son lo más sakdjsakdj de este mundo, srsly.
Todo aquí es mío, excepto las hijas de R, as always. (Y Nicole, maldita, te odio {?}). Kim, te loveo mucho.
Copia, plagia, o algo así… Y amanecerás bajo el agua. He dicho.

.

Chains

«Me has vuelto a romper el corazón.
Descuida, esta vez ya no dolió».

.

A veces Kim se llama tonta a sí misma. Es algo así como un nuevo hábito adquirido. Lo hace cada vez más seguido y le molesta. (Nicole le molesta), pero calla y lo acepta porque, ¿de qué otra manera podría sentirse completa? No sabe estar sin ella. No conoce los días en que el sol de su mañana no brilla por ella y el aire no revolotea a su alrededor, esparciendo su perfume por todos lados. No sabe de esas noches en que Nicole no le sonríe en la oscuridad y le dice 'ven aquí, Kim' y entonces la rodea con sus brazos, ríe en su oído y la confunde más y más conforme transcurren los segundos.

No sabe lo que pasa, no sabe qué siente. (¿Qué debería sentir?). Es complicado encontrar una respuesta. Kim es complicada y también le molesta. Entierra el rostro en las manos, pero sabe que no va a llorar. (¿Debe llorar?), ¿valdría la pena? Y le duele que la respuesta sea no cuando desea un sí. A Nicole no le importa, nunca lo hará. No lo sabe. Kim no quiere decírselo aún porque está convencida (no en realidad) de que eso que siente está mal. Porque Nicole nunca podrá llegar a quererla, (y entonces todo se le viene encima).

Porque Nicole es ese lado que nadie ve, la sonrisa que se le pinta cuando la ve caminar con tanta gracia y la amargura que siente al darse cuenta de que no le cuesta ser tan delicada. (A ella nunca le ha costado nada). Puede tener a todos, a quien sea y después botarlos con la misma facilidad porque es ella, sólo ella y Kim sabe que nunca será la única. (Porque aunque Nicole le acaricia el cabello y duerme abrazada a Kim, jamás contesta cuando con la mirada le pregunta un tímido ¿me quieres?). Nicole no pertenece a nadie y Kim ha visto a (y sabe, sabe tan bien sobre) tantos chicos que salen de casa en la madrugada y también está consciente de que para Nicole son nada. (Que probablemente al despertar ni siquiera recordará sus nombres o el simple hecho de que no los quiere).

(A veces) la odia. Piensa que la odia y que ya nunca más llegará a quererla. Sabe que no debería dolerle y le dan ganas de llorar una vez más porque se da cuenta de que sí, duele, arde, quema. Parece que la ve en todas partes y la recuerda cada que puede. (Sólo hay un nombre en su boca). Nicole, Nicole, Nicole. Es lo que Kim mira, no comprende, lo que oculta, lo que le hace daño, lo que no se permite olvidar. (Es el murmullo que se le escapa en medio de la noche) y la hace suspirar sin en realidad hacerlo.

Pero de nuevo las estrellas brillan en el cielo y es hora de ir a la cama. Es momento de que con una risa bajo el aliento Nicole se acurruque con Kim en la misma cama y mientras la mira de esa forma, la obligue a quererla de nuevo. A Kim se le rompe el corazón pero no lo entiende. (Hay tantas cosas que no entiende). Pero Nicole la abraza y se siente en las nubes, lejos, muy lejos de ahí.

Entonces piensa que tal vez nada en ella está mal.

(Tal vez es sólo Nicole).