Silencio.

Hoy todo es silencio…

Puedo escuchar el susurrar del viento que se cuela por alguna estrecha rendija,

puedo escuchar voces, golpes y el trinar de los pájaros en el exterior,

pero aún así todo está en silencio,

porque ya no puedo escucharte.

Eres lo que más necesito,

el universo entero se reduce a ti,

al sonido de tu voz, al latido de tu corazón,

a tu respiración haciendo eco en el salón.

Silencio…

Lapidario, silencio que arrancas mi cordura,

te llevas cada gota de esperanza,

me reduces a una sombra que vaga por esta celda.

burlándote de mí, riendo a mis espaldas,

llenando todo de ti.

Aún recuerdo tu súplica agonizante,

esas escasas palabras que salieron de tu boca,

la sangre fluyendo de tu pecho abierto,

tú muriendo en mis brazos.

Y luego ese último sonido,

el último que significó algo para mí,

ese disparo que acabó con la causante de esto,

mi venganza, todo mi odio contenido en una bala,

su esbelto cuerpo desplomándose frente a mí.

Y ya todo fue silencio…

Y la sombra de los barrotes en el suelo,

y mis recuerdos abstrayéndome de nuevo,

y tu imagen apareciendo frente a mi,

y ese trozo de vidrio que recogí en algún momento realizando su labor…

Estaré contigo mi amor,

como lo prometí,

como debió ser desde un principio,

mientras miro el río carmesí bajo mis pies,

dejo que mis párpados se cierren,

y el dulce silencio de la muerte me envuelva.

Silencio…

[Editado 11/03/2012 12:21 pm –Por motivos de estructura, agradezco a Lusy san por hacerme ver el error.]