Duerme, duerme mi niño amado

Que tu sueño sea el más placentero y reparador

Esta dama que aquí te mira

Sólo añora tu calor

Esos mechones largos

Color castaño, cual dulce chocolate

¡Cuánto desearía esta dama, por Dios, acariciarlos y amarte!

Y amarte

Duerme en el regazo frío de la mesa

Cruza tus brazos y apoya tu cabeza

Ignórame, vamos, que seguiré aquí de todas maneras

Golpea fuerte el otoño hoy

Es cruel y el frío sopla

Cala mis huesos, atraviesa mi ropa

Si supieras que tiemblo gélida, mi abrigo es tu boca

Nada debe perturbar tu paz ahora

Sé que mis palabras te hieren, y a menudo cansan

Sé que te odias tanto, que me dejas ir

Esta mujer no sabe del Amor

No necesita de tu Amor, pues sabes, la lastimará

Como lo hace ahora que veo el asfalto mojado

Y recuerdo Octubre

¡Qué hermosa primavera!

La primera de las primeras que jamás he disfrutado

Si mi alma sufre ahora

Es porque te veo tan frágil

Eras luz y alegría

Amor y poesía

Y ahora te has apagado

Abrázame y llora en mi hombro

Libera de tí todas tus penas

Esa angustia que llevas te está pesando

Si con lágrimas pudieras borrarla, ya estarías llorando

Duerme, duerme mi niño amado

Que Morfeo lleve a tí los sueños más dulces

Y ojalá despiertes, hermosa estrella

Y me cegues con el resplandor de mil luces

Que tu mano extendida sobre las páginas del Derecho

Alcance la mía

Y la asíes con fuerza y no la sueltes más

Cuida mi frágil corazón que se rompe con tu distancia

Brila con ardor y déjame amarte

Y si este sueño no es suficiente, permíteme la espera

Ignórame, vamos, que seguiré aquí de todas maneras