Mi refugio de paredes blancas

Lo hallé una tarde, de casualidad

Con Abril en su final

Ese día de profunda soledad

En su quietud escribí mis penas

Escapé del llanto por un rato

De esa nube negra que mi andar condena

Voy a tí, refugio, entonces

Es un hábito que deberé adoptar

Si pienso que así hallaré a la que perdí

O lloraré por tí y por mí

Si pienso que así me verás

Amplias ventanas que dan a tu puerta de metal

Sabrás que aquí, sólo hay lugar para imaginarte sentado junto a mí

Esas charlas entre café y besos

Dulce sabor y dulces eran tus labios, mi amor

Que ahora rechazan los míos, adoloridos

Si supieras que busco en estas blancas paredes

Un refugio a mi soledad

Para no quebrarme y llorar

Si supieras que busco en estas blancas paredes

Un refugio a mi soledad

Que me mires desde el ventanal

Y también me vengas a buscar